Skip links

Main navigation

El conejo y el cocodrilo

Hace mucho tiempo, el conejo y el cocodrilo eran amigos. Un día, la madre del cocodrilo se puso muy enferma y su hijo la llevó al hospital. Después de atenderla, el médico le dijo al cocodrilo:

—La cura de la enfermedad de su madre es el corazón del conejo.

Al oír eso, el cocodrilo salió desesperado y atravesó el río en busca del conejo. Cuando éste lo vio venir con una gran cara de tristeza, le preguntó:

—¿Amigo estás bien? ¿Qué ocurre?

—No, no estoy bien, mi madre está enferma y no consigo llevarla al médico por eso vengo a pedirte ayuda —le contestó el cocodrilo.

El conejo, sin desconfiar, aceptó ayudar a su amigo y se fueron juntos. Pero al rato, el cocodrilo le dice al conejo:

—Discúlpame amigo mío. La verdad es que vine a sacarte de tu casa para matarte porque el médico dice que tu corazón sirve para curar la enfermedad de mi madre.

Y el conejo, espabilado y listo, le contesta:

—Si es así, ¿por qué no me lo dijiste en mi casa? Tenemos que volver porque a mí no me gusta andar por ahí con mi corazón y siempre lo dejo en casa. Pero no te preocupes, que te daré no uno sino dos corazones.

Y así volvieron juntos a la casa del conejo.

Cuando llegaron este le advierte:

—Amigo mío aquí en casa tengo muchos corazones y nadie tiene que saber dónde los guardo, así que tendrás que esperarme aquí fuera.

El conejo entró dentro y escapó y nunca más volvieron a encontrarse. Y no sabemos si la madre del cocodrilo se murió o no, pero lo que sí sabemos es que colorín colorado este cuento ha terminado.

O casi ha terminado…
¡Sigue leyendo, por favor!

 –

Esta preciosa historia la ha escrito e ilustrado un alumno de 7º curso de la Escuela Primaria de Wimbe, situada en Pemba (Mozambique), y es solo una pequeña muestra de lo que encontrarás en el libro Cuentos de los Niños del Mañana. Fábulas tradicionales de Mozambique.

Imagen 4

Si alguna vez te has preguntado cómo aportar tu granito de arena para conseguir que el mundo sea un lugar mejor para todos, la respuesta es tan sencilla como invertir 7€ para adquirir el libro completo en formato pdf, o invertir 10 € y adquirir el libro completo en formato impreso, como el que ya tenemos nosotros y del que, con el permiso de Lara Ripoll, la persona que lo ha hecho posible, hemos copiado el cuento de este martes.

Pincha sobre la imagen para saber más cosas sobre estos pequeños artistas y de cómo puedes ayudar a construir un futuro mejor para muchos niños.

¡Comparte cultura!

IMG_3721

FIN

Reader Interactions

Comments

    • Todo arte rompe fronteras. Tú, como musicóloga, conocedora de toooooodaaaassss las canciones del mundo, 😀 😀 😀 😀 😀 😉 sabes que también la música hermana gentes. ¡¡Un abrazo, Soraya!!

    • Que pensamiento tan lindo, Madame Bovary 🙂 Sería un sueño precioso que este cuento se convirtiera en algo real y que muchos niños en el mundo pudieran optar a la enseñanza. ¡Un abrazo de vuelta y varios besos! 🙂

    • Es verdad Mirtateresa, el corazón de los niños es capaz de las más hermosas historias.
      Admiramos profundamente la labor que lleva a cabo Lara en Mozambique y por eso quisimos compartirla con todos vosotros.
      Muchas gracias por leernos y muchas gracias por comentar. ¡Un abrazo grande! 🙂

  1. La enhorabuena para Lara.
    Estos proyectos solidarios son importantes, como también lo es, darles difusión. Es una maravilla como crean los pequeños. Por supuesto que voy a hacerme con algún ejemplar.
    Un gran abrazo y gracias por todo, por los cuentos y porque estáis.

    • María, has conseguido emocionarnos con tus palabras, pero te has dejado algo muy importante: vosotros los lectores. Ni los libros, ni los cuentos, ni las palabras serían posibles ni tampoco tendrían sentido sin personas sensibles a las que llegar y, además, personas solidarias como tú dispuestas a invertir en el futuro de muchos niños. ¡Un abrazo! 🙂

  2. Felicidades a Lara por crear un proyecto tan bonito y también a Martes de Cuento por traerlo hasta nosotros y darlo a conocer. ¡Quién dice que los cuentos son un género menor! ¡Ja! Los lectores del futuro son los niños a los que inculcamos la pasión y el disfrute por la lectura y la fantasía. Una labor que se ve recompensada con creces cuando vemos sus caritas ilusionadas al leer o escuchar un cuento.
    Un abrazo a todos los que han hecho posible este proyecto.Por cierto, el dibujo también es muy bonito ¡Me encanta el mono colgando de la rama!

    • 🙂 ¡Cuánta razón tienes, Juani! Y la responsabilidad es nuestra si los niños no leen más, porque eso quiere decir que no hemos sabido transmitir el amor a las letras. ¡Tendremos que esforzarnos más! 🙂

  3. Doble magia la de este relato, la de haber sido un relato transmitido de manera oral de padres a hijas, madres a hijos y la de recuperarlo para una nueva generación y un nuevo mundo: el que desde fuera de Mozambique admira y aprende. Un abrazo. Sonia

    • ¡Sonia, que bonito lo que dices! 🙂 Tus palabras nos traen también magia, porque han sabido resumir muy bien lo que pensamos.
      Sobre todo, ese “Admira y aprende” ¡Exacto! Has sabido concentrar lo que hemos sentido al leer el libro completo. ¡Muchas gracias por tus palabras! 🙂

    • 🙂 La fantástica imaginación de los niños que ha hecho posible el cuento escrito a partir del relato oral popular que escuchó Eugenio Elías.
      Nos alegramos muchísimo de que los cuentos que elegimos te gusten, Toni. ¡Un abrazo! 😉

  4. Pues deberás animarlo a que escriba más cuentos. A él y a los demás chicos de Secundaria 😉 Ya estamos deseando leer la segunda parte de ese libro tan chulo con más cuentos y leyendas. Y le dices de nuestra parte que esperaremos el siguiente, el que escriba cuando llegue a la Universidad 😀

    • Seguro que sí, Jerby, porque se trata de historias populares de Mozambique y, como todas las historias populares, su sabiduría es aplicable a cualquier época y lugar, incluidos los modernos soportes digitales. Son historias que se van modificando, pero jamás pasan de moda 😉

  5. Hola!

    Me parece increíble que este cuento haya salido del corazón (hablando de corazones) de un niño de siete años, felicidades! Si es lo que desea, a mí me encantaría que siguiera escribiendo cuentos, tiene talento. Me chifla.

    Los niños son mi debilidad, 😉

    Gracias por compartirlo, un abrazote!

    • ¡Hola, Ana! 🙂 Los niños deberían ser la debilidad de todas las personas del mundo porque son ellos los que nos hacen mejores y de ellos podemos aprender muchas cosas si sabemos escucharlos. Nunca debemos perder la capacidad de ser un poco niños.
      ¡Ah!, por cierto, Eugenio Elías escribió el cuento a los 13 años, era pequeño, pero no tanto 😀 😀 Lara nos dirá si aún sigue escribiendo y si lo hace, tal vez nos pueda enviar un nuevo cuento 😉

  6. Gracias por hacernos un huequecito en este mágico lugar. Besos para todos los amantes de los cuentos desde Mozambique.

    • Nosotros te agradecemos a ti que nos hayas dejado compartir uno de los estupendos cuentos contenidos en el libro. Lo que más nos gusta saber es que, gracias a los cuentos, Mozambique está más cerca. La literatura rompe distancias y barreras ¡que siga siendo así siempre! 😉

    • Gracias Pat por tus palabras. Nos gustaría que siempre fuera así, que los cuentos, la literatura, las letras en general fueran el vehículo para unir a las personas y hacerlas un poquito felices en cualquier rincón del mundo.

Nos encanta que nos cuentes

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.