El Árbol (o ¿por qué tenemos historias nuevas constantemente?)

En un remoto lugar de la Tierra, a salvo de la codicia humana, en un lugar que ni siquiera aparece en los GPS y que los satélites desde el espacio no pueden espiar, allí, en aquel recóndito lugar, vive el Árbol de las Historias.

El Árbol de las Historias existe desde el mismo momento en que apareció la primera palabra. De hecho, no se sabe muy bien si el Árbol nació con la primera palabra o bien la primera palabra apareció porque el Árbol brotó. Sea como sea, el Árbol lleva allí tanto tiempo, como tiempo lleva el hombre sobre la Tierra.

Su tronco es de color marrón y es retorcido. Si lo miras con atención, tienes la sensación de que de sus raíces nacen troncos y más troncos. Todos ellos se van entrelazando hacia el cielo, hasta llegar a la gran copa. Allí, infinidad de hojas se despliegan en un espectáculo magnificente de luz y color. Pero si observas con más atención, te das cuenta de que cada una de las hojas del carrujo es una historia.

De cada historia, de cada cuento, de cada narración, de cada fábula contada por un chamán, una bruja o brujo, un abuelo o una abuela, por padres, profesores, bibliotecarios y escritores… de cada uno de los que cuenta o escribe alguna, nace una nueva hoja. De este modo, el Árbol, a través de las palabras, se va nutriendo y va creciendo.

Aun así, la tierra que lo rodea está llena de hojas marrones, secas, muertas, sin vida. Todas aquellas historias que por algún motivo han dejado de contarse, las que han caído en el olvido y ya nadie guarda en la memoria, se han ido marchitando en su copa y han caído del Árbol. Pero, como ocurre en la naturaleza, esto no es tan grave; ellas son el alimento de nuevas historias.

Por ese motivo, el Árbol ha podido vivir durante tantos y tantos años. En algunas épocas se ha visto vacío, casi sin hojas, aguantando con pocas historias. En otras épocas, en cambio, su esplendor creó una sombra tan alargada, que era capaz de proteger del sol a kilómetros de distancia.

Cada cuatrocientos años el Árbol florece y da un único fruto; un fruto grande, redondo y granulado. De color naranja. No se sabe muy bien cuál es su sabor, pero cuentan las leyendas que aquel que pueda comerse el fruto se convertirá en un gran creador de historias. Algunos dicen que Cervantes, William Shakespeare, Julio Verne, Virginia Woolf o Àusias March llegaron hasta el Árbol y pudieron comer su fruto.

Allí, al pie del Árbol, vive una persona vieja como la misma Tierra, antigua como el Árbol y sabia como la humanidad entera. Esa persona tiene un solo cometido: nutrir al Árbol de las Historias. Cada día se sienta allí y le cuenta historias, cuentos, fábulas, narraciones. Así el Árbol no morirá jamás.

Conoce el Árbol a la perfección; se enamora, como el Árbol, de todas las historias escritas en las hojas; llora con el Árbol cuando una hoja se marchita y cae; y se alegra por cada nueva hoja nacida. Cuando le cuenta historias, es capaz de percibir como el Árbol se estremece de emoción y siente cómo se alimenta con las palabras.

Hay una historia que al Árbol siempre le ha gustado mucho. El hombre siempre la empieza del mismo modo:

En un remoto lugar de la Tierra, a salvo de la codicia humana, en un lugar que ni siquiera aparece en los GPS y que los satélites desde el espacio no pueden espiar…

FIN

Reader Interactions

Comments

    • Estamos muy felices de que nuestros cuentos te ayuden en tus clases, Juan Humberto 🙂
      Puedes suscribirte, si lo deseas, al blog y cada martes te llegará puntualmente a tu correo el cuento que publiquemos.
      En la parte superior derecha solo tienes que hacer click en el botón que pone «Envíame el cuento».
      ¡Un saludo!

  1. Madre mía martes, estoy sin leerte un tiempo y los comentarios son infinitos. Muy buena la idea de este cuento, un árbol que se retroalimenta y que también utiliza energía externa para nutrirse. Yo me lo imagino con hojas de colores en función del tipo de cuento, amor rojas, amistad azules, tristes marrones, etc. Y con formas distintas, alargadas, estrelladas. Qué árbol más bonito, precioso diría yo.
    Muy bonito cuento.

  2. Ay… qué emotivo este árbol, este cuento, esta historia… esta realidad que sentimos quienes amamos las palabras y todo lo que ellas despiertan. Me enamoré de este árbol y qué bueno que esté ese guardián apoyado en su tronco, alimentando y acompañando este ser que no debe desnutrirse jamás. Me generó mucha emoción este cuento, se nota que nace del corazón. Esto es algo que uno no puede buscar afuera, es algo que se encuentra dentro y habla por uno. Gracias. Beso!

    • ¡Cierto, Ana Claudia! Solo las personas que amamos las letras entendemos este relato. A los que no han descubierto la maravilla de la imaginación no se les puede hacer entender. Como decía Borges, “el verbo leer, como el verbo amar y el verbo soñar, no soporta el modo imperativo.» Por eso no todo el mundo tiene la sensibilidad para comprender y emocionarse con ciertas letras 😉
      Cuando leí este cuento me pasó como a ti: me enamoré de él. Por eso le pedí a Quim Fargas, su autor, que me dejara compartirlo con todos vosotros 🙂
      Me alegra que te haya gustado. ¡Un gran abrazo!

  3. 🙂 Una gran verdad, Mara, sin perderse no hay sorpresa, y sin sorpresa no hay aprendizaje. En cualquier camino, en cualquier viaje hay que perderse un poco para encontrar mucho 🙂 ¡Gracias por tan magnífica reflexión!

  4. Me encanta tu cuento Quim, muchas felicidades.
    Victoria, he estado paseando por tu portafolio. Enhorabuena, tus ilustraciones son chulísimas.(el de la niña subida a la tortuga es precioso)
    Martes, muchas gracias, siempre me gusta lo que traes por aquí.
    Un abrazo para todos.

  5. El maravilloso árbol de las bonitas historias nos ha regalado un cuento precioso. Otro más!!! Cómo me gustaría plantar en mi jardin un esqueje y ver brotar nuevas aventuras día a día y poder regalároslas!! Por si acaso voy a regar todos los rincones con fantasía y cariño, a ver qué pasa!!! Felicidades al autor . Me ha encantado!!! Y la ilustración también. Saludos cuenteros!!!

  6. Buenas a todos y todas. Soy el autor del cuento. Estoy muy ilusionado con todos los comentarios sobre el cuento. La verdad es que soy solo un escritor amateur y ver como gustan mis historias, és el mejor regalo para todos.

    MUCHAS GRACIAS!!

    Muchas gracias a martes de cuento por contar con uno de mis cuentos, por la dedicación de responder a todos y cada uno de nosotros, por darnos un cuento nuevo cada martes y también a todos los ilustradores que hacen maravillas con el pincel.

    Esto anima a seguir escribiendo, más y más. MUCHAS GRACIAS!!

  7. Estoy de acuerdo no hay nada mas gratificante que sentarse debajo de una árbol a leer un buen libro. Un cuento muy bonito. felicidades

    • Síííííí, ¡¡a nosotros también nos encanta sentarnos bajo a un árbol a leer!! Aunque ahora recordamos que, una vez, una niña llamada Alicia se metió en un buen lío mientras leía con su hermana preferida bajo un árbol 😀 😀 😀 ¡Miles de besos, Nini! Gracias por visitarnos y gracias por comentar.

  8. 🙂 🙂 🙂 Sortearemos unos cuantos entre los seguidores para agradeceros el que estéis tan cerca, así que os enteraréis seguro porque pensamos hacer una entrada muy especial. ¡No sabes lo que nos alegra saber que hay lectores a los que les apetece tenernos entre sus manos! Eso nos da gasolina, al menos, al menos, para un montón de martes y «un montón» en Isla Imaginada es ¡un montón! 😀 😀 😀

    • ¡Qué lindo lo que has dicho, Natalia! Somos felices de contribuir los martes a hacer crecer el Árbol compartiendo historias en el blog. Y tú, a tu vez, haces crecer también nuevas hojas al contarlas a tus chicos. Creo que este Árbol nos cobija a todos nosotros bajo su gran sombra 🙂

    • Nos alegramos de haber sabido elegir bien.Tanto la maravillosa historia de Quim como de haberle pedido a Victoria, la ilustradora, que le diera color al texto. ¡Gracias por venir puntualmente, Toni! 🙂

  9. Por cierto. Cuando era pequeña, tenía una colección de audio-cuentos que me fascinaban. No podía dormir ni una sola noche sin escuchar uno de ellos y seguirlo con el libro que tenía de apoyo. ¿No se os ha pasado por la cabeza hacer algo así? Sería maravilloso!!!!!

    • Estamos preparando una primera recopilación de cuentos del martes, entre los que habrá uno de inédito. En total serán 10 y todos llevarán nuevas ilustraciones, hechas por Emma Pumarola especialmente para el cuento. De momento, como es un volumen enteramente financiado de forma privada, no nos da el presupuesto para hacer audiocuentos, aunque nos encantaría poder hacerlo más adelante, así que nos conformaremos y a ver si este primer ensayo-proyecto funciona. Esperamos poder sacarlo antes de final de año 😉
      ¡Gracias por considerar que los cuentos del martes merecen estar en papel! No sabes lo que nos anima tu comentario. ¡Un abrazo! 🙂

  10. Siempre me gustaron los árboles, sentarme debajo de ellos a leer, y creo alguna vez haber escuchado un murmullo… ahora que lo pienso, a lo mejor trataba de contarme una de esas historias :D. Vivo en una provincia donde la naturaleza es la reina y madre de todos. Soy muy afortunada, lo se. Gracias por este cuento. Me tocó muy adentro :*.

    • 🙂 ¡Qué suerte vivir rodeada de naturaleza y poder leer bajo los árboles! Ten por seguro que te hablan y te cuentan historias, aunque sospecho que eso tú ya lo sabes de sobra, aunque ahora disimulas. Te entendemos perfectamente, hay secretos que es mejor guardarlos para uno mismo 😉

  11. Mejor que los GPS no lo encuentren, hay humanos tan avariciosos, tan faltos de corazón, que destruirían la esencia de este Árbol y se dedicarían a buscar la forma de conseguir ese fruto al alcance de tan pocos.
    A mi, como escritora, me encanta pensar que ese Árbol existe y que, con cada historia que contamos, se hace más grande y frondoso, aunque nunca lleguemos a verlo.

    • ¡Ay, Aurora! Nos has hecho estremecer con tu comentario. No queremos ni pensar en que un aprensivo pudiera dar con nuestro amado Árbol y se pusiera a construir bajo él un parque temático. Luego seguro que querría explotarlo en un reality show, al que se apuntarían algunos malos escritores para contar malas historias, que se convertirían en horrendos best seller, que en lugar de una sombra fresca darían cincuenta sombras. ¡¡Argggggg!! Solo de pensar en ello al Árbol le hierve la savia y a nosotros nos coge un dolor de letras horrible. ¡Vamos ahora mismo a tomarnos un clásico efervescente para el dolor! 😀 😀 😀 😀

    • ¡Seguro que sí, Ángel! Porque una buena idea es el primer paso de una buena historia 🙂 Casi seguro que también es un Árbol muy grande y frondoso y no debe de estar lejos del de las Historias. Le preguntaremos a Quim, el autor del cuento, o a Victoria, que ha hecho el dibujo si alguno de los dos lo ha visto 😉

  12. Hermoso sitio, hermoso árbol. Frondoso y cumpliendo sus ciclos, nos ofrece frutos eternos cargados de sueños, ilusiones, fantasías, conocimiento, ciencia, diversión, juego, reflexión, gozo… Y qué bien que a su cargo esté una persona vieja y sabia y no un orgulloso ángel con su espada flamígera y vengativa.
    Gracias por el símbolo que nos acabas de descubrir, a salvo de GPS, satélites y agencias de viajes. Cuida de él, tú que lo conoces.

    • Cuidaremos de él entre todos los que escribimos historias. Tú también, Madame Bovary, con lo que nos cuentas desde tu blog, contribuyes a que el árbol siga dando sombra a todos los que nos cobijamos a la sombra de las buenas letras 😉 Tal vez ninguno de nosotros probará jamás el fruto dulce y naranja que nos describe Quim en su cuento, pero cada una de nuestras humildes ficciones hace crecer una hoja que mantiene vivo el Árbol para que otros puedan comer sus frutos.

      • «…pero cada una de nuestras humildes ficciones hace crecer una hoja que mantiene vivo el Árbol para que otros puedan comer sus frutos….»
        Que hermoso pensamiento, que hermosa manera de expresar amor mediante las letras, literalmente hablando, Martes de Cuento.

      • Especificamente me refiero a los primeros CUATRO enunciados, microrelatos, o como prefieras llamarlos…Esos si me hicieron sonreir.

        No conozco la terminologia de ciertas y curiosas redes sociales INTERNACIONALES….

        Sorry for my poor language, cibernetic one, tierno y dulce ratoncito de biblioteca.

        Hay un ojo que todo lo ve, pero yo no lo llego a ver…con absoluta claridad…

        Tu si??????

        Saludos risueños para ti…

        Pat

  13. Mil Gracias por este nuevo cuento, Martes. Lo leere con el tiempo que amerita un cuento contado por ti, en este rincon magico de letras que tanto amo visitar y participar. Un abrazo magico, te envio Martes de Cuento

    Pat

    • Ya me he sumergido en la profundidad del mar de sus hermosas letras.

      ¡Que hermoso cuento!

      Bellisimo en forma y contenido. Muy preciosa la historia que da testimonio de la existencia de miles de historias que nacen cada año, que mueren cada año, que vuelven a renacer cada año.

      Me ha encantado este cuento. Estuve pensando en estos dias como remover las malezas de mi tierra interior donde habia sembrado con extremo amor semillas mágicas.Estuve pensando como purificar el agua de mi mar interior, con agua pura y cristalina para limpiarlo y remover impurezas. Estuve viendo como hacer para que las estrellas de mi cielo interior volvieran a brillar y a irradiar el destello de una nueva luz renovadora en esencia.

      Este bellisimo cuento, me indica el camino a seguir, el camino que me permitira ver germinar esas semillas, poder llegar a deslumbrar sus frutos. Las sembre con tanto amor y dedicación de mi parte. Las regue constantementecon paciencia y esmero, en silencio y a viva voz, en soledad y compañia, en armonía y adversidad, en serenidad y en peligro. Utilice todos los medios a mi alcance para que sus raices penetraran la profundidad mas celestial de mi propia alma.

      Este cuento me dice claramente, lo que debo seguir haciendo para ver los frutos valiosos que nacen de la magia del amor puro, cuando es verdadero y genuino, cuando nace de la nobleza de nuestro propio espíritu creativo y soberano.

      Mil Gracias Martes, por seguir iluminando mis dias y mis noches con tus cuentos, con tus letras magicas, tan amadas y atesoradas por mi alma.

      Pat

      Nota: Bellisima ilustracion. Mis mas sinceras felicitaciones al autor, al escritor de este cuento. Muchas Gracias Martes, por compartir parte de su obra.

      • Ciertamente, Pat, tu pensamiento es muy acertado, porque ese renacer continuo del árbol bien se puede aplicar a nosotros. A nuestros pensamientos, a nuestras vidas. Cada sentimiento olvidado o muerto, puede ser el abono para nuevas ideas y nuevos retos.
        Esta magnífica historia es obra de Quim Fargas, que ya nos prestó otro de sus cuentos hace un tiempo “El escondite (o ¿Por qué hay montañas tan altas?)”
        Y la ilustradora que ha sabido captar tan bien la esencia de la historia es Victoria Flores, de la que puedes ver más cosas en su Pinterest.
        Gracias por tu contribución, Pat. ¡Un abrazo muy, muy grande!

  14. Que preciosa metáfora.

    Pues, he de decir que he pensado en compartir con ustedes un cuento desde aquella vez que me invitaron. Quizá un día de estos sus hojas y las mías estén aún más cerca de lo que han estado.

    Un saludo grande 😀

    • Será un honor para nosotros, Daniel. Esperamos que una de tus “hojas” pueble el Árbol y arroje su fresca sombra sobre uno de nuestros martes, tal y como esta semana lo ha hecho Quim con su estupendo cuento.
      Si te animas, prometemos intentar buscar una artista tan buena como Victoria para que nos haga la ilustración. O mejor aún, intentaremos convencerla a ella para que repita, porque nos ha encantado su delicada forma de plasmar en una sola imagen toda la esencia de la historia 🙂

    • Eso de que no acabe nunca también nos encantó a nosotros, Óscar, cuando lo leímos en el blog de Quim. Además, es la forma más hermosa de decirle a un niño que los cuentos son infinitos y eternos y que siempre habrá alguien en un rincón de mundo que cuente una historia que haga crecer sus hojas.

    • 🙂 Cada vez más escasos, por cierto. Aunque, además del árbol, siempre habrá un lugar lejos de ellos: nuestra mente volando en pos de un sueño.
      Gracias por tu comentario y gracias por «pasearte» por aquí 😉

Trackbacks

Nos encanta que nos cuentes

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.