Skip links

Main navigation

La oportunidad

friends_by_shinga

Ilustración: shinga

Un día de verano, harta de vivir en su aldea, Briseida decidió recorrer mundo para probar de cambiar su suerte.

Anduvo durante tres días y el anochecer del tercero la sorprendió mientras caminaba por un sendero que atravesaba un espeso bosque. Para no extraviarse, decidió encender una fogata y esperar a que amaneciera para reemprender su viaje.

No muy lejos de allí, tenía su guarida un ladrón que, al ver la hoguera, se acercó y le preguntó a la muchacha si estaba sola, de dónde venía y adónde se dirigía.

Contenta por la compañía y sin desconfiar de aquel desconocido, Briseida lo invitó a compartir cena y conversación pero, en un momento de descuido, el bandido le robó lo poco que poseía y aunque ella lo persiguió, no pudo darle alcance.

Se quedó Briseida perdida en la espesura, desorientada, sin pertenencias y, muy triste, decidió encaramarse a un árbol para pasar la noche alejada de más peligros.

Ya estaba a punto de quedarse dormida sobre una de las gruesas ramas, cuando un lobo, un león y un toro se reunieron al pie del añoso nogal en el que estaba Briseida y empezaron a hablar:

—¡Qué alegría reencontrarnos después de un año! ¡Contémonos nuestros secretos!

—Amigo lobo, ¿qué novedades hay? —preguntó el toro.

—Poca cosa. Este año he estado en el país en el que todos son ciegos, y un tuerto es el rey. Si supieran que solo con frotarse los ojos con las hojas de este árbol recobrarían la vista… ¡imaginad lo que darían por ello!

Después habló el león y le preguntó al toro:

—Y tú, ¿qué cuentas de nuevo?

—Pues yo he pasado el año en aquel país que sufre una terrible sequía desde hace décadas. Sus habitantes no saben que solo con hacer un corte en el tronco del árbol que hay en la plaza mayor, el agua brotaría a raudales.

—Y tú, león, ¿qué nos cuentas?

—Yo he pasado el año en mi país, y allí la hija del rey se muere, porque nadie sabe que se salvaría si la envolvieran con la manta que esconde dentro de un cofre un enano que vive en lo más profundo de la gruta de la montaña de las Precauciones, a la que solo se puede acceder diciendo tres veces en voz alta: “¡Abracadabra!”

Se despidieron, no sin antes acordar que justo al cabo de un año se volverían a reunir los tres en aquel mismo lugar.

Briseida, muy contenta con toda la información obtenida, bajó del árbol y después de llenarse los bolsillos de hojas de nogal, se encaminó hacia el país de los ciegos.

Al llegar allí, se puso a vender hojas para curar la ceguera y pronto reunió una gran cantidad de monedas de oro.

Después, se dirigió al país azotado por la sequía e hizo brotar agua del árbol que había en la plaza mayor haciendo un corte en su tronco. Los habitantes, muy agradecidos, la colmaron de piedras preciosas y perlas.

Con todas las riquezas obtenidas, viajó al país del león y allí ofreció al rey salvar la vida de la princesa. El monarca le prometió que la nombraría Consejera del reino y la colmaría de incontables bienes si tenía éxito en la empresa.

Briseida salvó a la princesa y el rey no solo cumplió su promesa, sino que, además, como las dos chicas se habían enamorado, ordenó celebrar una fastuosa boda que duró varios días, a la que fueron invitados los reyes y reinas de todos los países vecinos.

Un día, al salir del palacio real, Briseida vio a un mendigo y se acercó a él:

—¡Pero si tú eres el ladrón del bosque!, ¿no me reconoces? Soy yo, Briseida, aquella chica a la que robaste. Ven conmigo y te contaré lo que me ha ocurrido desde entonces, porque con tu mala acción cambiaste por completo mi suerte.

Briseida le refirió toda la historia y le dijo que, precisamente, aquel día hacía justo un año de su encuentro. Al despedirse, le regaló una bolsa llena de monedas de oro para que dejara de robar, pudiera establecerse en algún lugar y llevara una vida honrada. Pero el randa, envidioso de la suerte de la chica, se dirigió al bosque donde, un año antes, Briseida había vivido su aventura y se encaramó al mismo árbol.

No tardaron en llegar los tres animales.

El león dijo:

—Amigos, hoy hace justo un año alguien oyó nuestra conversación encaramado a este árbol. Comprobemos si ha vuelto para darle su merecido.

Al levantar los ojos, descubrieron al ladrón que, temblando y muy asustado, empezó a gritar:

—¡No fui yo, no fui yo! ¡Fue Briseida! ¡La encontraréis en el país del león, vive allí y se ha casado con la princesa!

Sin escuchar sus palabras, el toro embistió el árbol y el ladrón cayó de cabeza al suelo, donde lloró, pataleó y suplicó tanto que los animales, finalmente, hartos de oír sus gritos y lamentos, dejaron que se marchara.

Corriendo, muerto de miedo y arrepentido de todas sus fechorías, regresó a su pueblo y allí, con las monedas que le había regalado Briseida, abrió un taller y ahora es zapatero. Desde entonces, tanto Briseida como la princesa le encargan a él todos sus zapatos.

FIN

Si quieres, también puedes escuchar “La oportunidad” con la voz de Angie Bello Albelda

logoAngie

Reader Interactions

Comments

  1. ¡Me gusta! ¡Me gusta! 😀 😀 😀 Cada martes con su cuento, claro; pero cada historia con todas sus lecturas, interpretaciones, detalles y moralejas. Un abrazo gigante (como los de los cuentos)

    • 🙂 ¡Me gusta que te guste! Este, en especial, tiene muchas historias en su historia, aunque no a todo el mundo le guste o comprenda ciertas realidades. ¡Gracias por tus ánimos, Verónica! 🙂

  2. Me encanta, ser mas abierto y dar mas oportunidades ante las situaciones complicadas y la gente dañina sería lo ideal. Dale la vuelta a la tortilla,,, (siempre pensando en comida jejejejeje besitos)

  3. Seguiremos intentando, desde este rinconcito, normalizar una situación que siempre debió de ser normal, con cuentos que reflejen la realidad 🙂
    En cuanto al zapatero, no te creas tú que es tanto chollo, que desde que es proveedor de la casa real anda loco de trabajo y ha tenido que contratar a un tal Manolo, que según le han dicho hace zapatos muy monos 😀 😀 😀
    ¡¡Gracias por tu comentario!! 🙂

  4. Me ha encantado vuestro cuento. Moderno, innovador y rompedor. Estupendo! Me quedo con la idea de que perdonar es bueno y sanador. Y que hay que aprovechar las oportunidades en la vida, porque es posible que no vuelvan a pasar.
    Sé que me repito, pero me gustan vuestros martes de cuento porque es reconocer a ese niño que todos llevamos dentro y que nunca desaparece.
    Un abracete desde este verano muy caluroso.

    • Estamos de acuerdo contigo, María, porque aunque a veces cuesta mucho perdonar, porque el orgullo nos frena, pasar página y seguir adelante es bueno y sanador 🙂
      Y puedes repetirte tanto como quieras, porque recordar a nuestro niño interior es una buena fórmula para ser felices y ser felices lo hemos de recordar a diario. ¡Un abrazo grande y “caluroso”! 😀 😀 😀

  5. Más que bueno y estoy de acuerdo con muchos comentarios que te han puesto… los políticos tendrían que aprender… robar no es bueno. Y no comento más, no sabría que añadir con tanto “piropo”. Hs¡asta otro martes.
    Muchas veces no te pongo comentario, estoy bastante cansada, creo que te dije los motivos… mi femur!!!!

    • Siento lo de tu fémur, Rosa. Cuando la salud nos juega malas pasadas, no hay ánimo para nada 🙁
      No te preocupes por poner comentarios, en este blog estás en tu casa y tanto si comentas como si solo lees, está muy bien lo que hagas 🙂 Un beso y espero que te mejores.

  6. Los cuentos son pequeñas linternas que iluminan un ratito feliz dentro de la rutina diaria. Sorprendentes son historias de leones toros y lobos que son amigos, que saben hablar, que saben contar el tiempo, hojas mágicas que curan la ceguera…etc. De eso se trata, de fantasear para disfrutar. Sencillo pero muy difícil. Felicidades por iluminarnos cada semana y saludos cuenteros!!

    • ¡Qué preciosa imagen, Juani! Cuentos como linternas para iluminar mentes y almas y para dar un poco de luz al gris de algunos días 🙂 Así debería ser para todos nosotros la lectura, ¡una alegre fiesta de luz!
      Seguiremos, como detectives de cuentos, buscando con nuestra linterna mágica otras historias mágicas para vosotros.
      ¡Un abrazo!

    • Aunque algunos cambios nos cuesta aceptarlos más que otros, es verdad que nunca podemos quedarnos estáticos y tenemos que aprender a cambiar con los tiempos o, al menos, tener la mente abierta para aceptar que existen otras realidades además de la nuestra 😉 ¡Un abrazo inmenso, Toni!

    • ¡No podría estar más de acuerdo contigo! Yo creo que esa es una de las primeras cosas que los amantes de la lengua y la literatura aprendemos, ¿verdad Victoria? Que un clásico es, precisamente un clásico, por esa maravillosa adaptación que es capaz de hacer a cualquier época. El mensaje que leemos en ellos no tiene edad, solo es preciso adaptarlo a otras realidades. ¡Un abrazo! 🙂

  7. Me ha encantado el cuento.
    Entre otras cosas, porque tras el daño causado hay una renovación y además perdón.
    Los hechos, además, se enlazan unos con otros hilando realidades distintas a las que viven normalmente.
    Pero también el hecho de que en nuestra búsqueda y nuestros anhelos, el desconocimiento de la realidad es el mayor causante de nuestro fracaso. Repito mucho el “Sólo sé que no sé nada.” de Sócrates, por eso llamó mucho mi atención.
    Moderno y atrevido, que rompe con los moldes a los que estamos acostumbrados.

    ¡Mi enhorabuena!
    Un abrazo.

    • ¡Gracias por comentar, Gema! Has hecho un lujo de análisis que te agradezco una enormidad 🙂 Estoy de acuerdo en todo lo que dices, pero en especial, me quedo con esta brillante frase tuya: “el desconocimiento de la realidad es el mayor causante de nuestro fracaso.” Porque sin duda, como indicas, ha causado y sigue causando más daño y dolor al mundo la ignorancia que la maldad y si todos intentáramos llenar la mente convenciéndonos de esa verdad socrática y nos convenciéramos de que somos ignorantes y aún tenemos muchos que aprender, es posible, solo posible, que las cosas nos fueran un poco mejor a todos en el mundo.
      ¡Muchísimas gracias por la visita y muchísimas gracias por compartir tu opinión! 🙂

  8. Me ha gustado mucho la historia, donde el vanguardismo de una boda lésbica se mezcla con el pasado, con animales que hablan y donde se deja entrever (o quizás solo a mis ojos) que quizás, lo que en un principio se puede valorar como algo negativo, puede dar un giro de 180º y convertirse en algo positivo.
    Me gusta el tema de la compasión de la pareja hacia el ladrón, ya que a pesar de que su intención era mala, deciden ayudarlo.

    Me ha encantado, gracias por compartirlo.

    Un abrazo, feliz martes (de cuento) 😉

      • Hola,

        me quedé reflexionando un poco sobre tus amables palabras, muchas gracias.
        A veces, cuando sufro mucho, te aseguro que me cuesta a mí también perdonar. Lo que intento es aferrarme a lo positivo de la persona y pensar, que “eso” que no me ha gustado, seguramente, sea una ínfima parte de esa persona, una pequeña parte de su tarta. El resto seguro que es chocolate, que tanto me gusta, jajajajja.
        Es un placer leerte, tus cuentos me invitan a una mirada introspectiva desde un punto de vista que tal vez, nunca había tenido.
        Uf, lo de cortar cabezas me da pavor, ¿quién soy yo? Ah, ya lo tengo, ni soy reina ni princesa, eso será. 😉
        Un abrazote, gracias mil!

    • 🙂 Afortunadamente, aunque a veces más poco a poco de lo que nos gustaría a muchos de nosotros, la realidad se impone y algún día, cualquier niño y cualquier niña podrán leer con naturalidad cosas que hoy en día algunos todavía no comprenden o, directamente, rechazan. Gracias por tu comentario, Tejas, y, sobre todo, gracias por estar cerca 🙂

  9. Muy inspirador, Martes. Sin duda te hace reflexionar y pensar eso de: “¿y si esto que estamos viviendo es para algo que debemos conocer para luego vivir mejor?”. Lo tendré en cuenta. feliz martes, Martes 🙂
    Un abrazo

    • Nunca se sabe, pero lo que está claro es que las cosas malas son inevitables que ocurran y que en nuestras manos está llorar siempre sobre ellas o intentar sacar algún provecho y salir adelante. ¡Un abrazo!

  10. Muy moderno el toque de la boda entre la princesa y Briseida. En cuanto a las oportunidades, a veces están ahí si sabemos verlas y la supuesta mala suerte es lo que nos puede conducir hacia todo lo contrario. Claro que también puede suceder al revés.

  11. Muchas Gracias Martes de Cuento, por el tiempo que te ha llevado hacer posible esta entrada.

    Dime, ¿Cual es el verdadero sentido que se encuentra en la profundidad de este texto?

    De antemano, agradeceria que alguien me tradujera el sentido o los posibles sentidos de este cuento.

    Hay muchas maneras de analizar o leer un texto, in surface structure, in deep structure.

    Honestamente, me ha entristecido leer estas letras. Profundamente me ha entristecido por dentro.

    Si logro inspirarme, Martes, tratare de escribir un cuento que titulare posiblemente:

    “Los cebos y señuelos para la rata de laboratorio como unidad de analisis”.

    Al leer este cuento, simultaneamente fui gestando la idea dentro mio.

    Desafortunadamente, no tengo la destreza verbal ni la maestria que tu manfiestas tan claramente a la hora de aunar las letras, pero no obstante hare el intento.

    Si logro darle forma decorosa a mi idea original, cuenta que tu, seras la primera en leerlo. Esperare ansiosamente tu lectura y tu propia interpretacion de mi posible texto.

    No tengo el comando linguistico en español para escribir todo lo que me gustaria expresar, pero si tengo un profundo desencanto interno que tal vez sea el que me guie a la hora de intentar aunar las letras con coherencia y cohesion discursiva.

    Muchas Gracias por cada una de tus entradas, incluida esta. Te debo el anterior cuento, aun no lo leido, Martes. Apenas lo lea, te dare mi humilde vision, aparte de agradecerte como siempre lo he hecho a la hora de entrar a tu blog.

    Siempre he procurado manifestarte mi respeto, mi admiracion, mi aliento y mi agradecimiento. Espero que hayas percibido la autenticidad y transparencia de mis letras a la hora de articular el verbo en tu blog.

    Recibe un saludo cálido, fraterno y fundamentalmente sincero de mi parte, Martes de Cuento.

    Pat

    • Pat, no te entristezcas. Una de las múltiples lecturas que sacamos del cuento es que algo que puede parecernos malo en un primer momento resulta que es la mejor opción posible. Yo hice un relato para un concurso hace unos meses que subiré después de las vacaciones que se basa en este supuesto. Seguro que si escribes un cuento lo haces muy bien, se te da bien expresarte. Un abrazo Pat.

    • Querida Pat, claro que con tus letras nos llegan tus ánimos y tu cariño y sin lugar a dudas estamos muy contentos por ello 🙂
      El significado de la lectura, como muy bien indicas, tiene varios niveles y algunos de ellos tienen sentido distinto según quién los lee.
      En el caso de este cuento uno de los sentidos es que, en ocasiones, nos pasan cosas que a nosotros nos pueden parecer algo malo y después resulta que, a la larga, se convierten en un bien.
      Tal es el caso de Briseida que fue un mal aparente el que ella confiara en una persona y que esa persona la engañara y le robara. Sin embargo, a raíz de este suceso, aparentemente malo, ella consiguió hacerse rica y encontrar el amor.
      Supo aprovechar la oportunidad que se cruzó en su camino para mejorar su posición.
      ¿Qué hubiera pasado si el ladrón no se hubiera cruzado con ella? No podemos saberlo, pero lo que sí sabemos es que ella supo aprovechar la oportunidad y ganó con ello.
      Y Pat, ¿por qué te ha entristecido leer estas letras? No entender un cuento no debe ponerte triste, precisamente los comentarios de todos nos ayudan a ver otros sentidos en la lectura. Espero que te quede más claro su significado ahora.
      Y por descontado que me encantará leer ese cuento cuando lo escribas.
      ¡Un abrazo!

Trackbacks

Nos encanta que nos cuentes

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.