Skip links

Main navigation

La cocina de los abrazos

abrazo_by_neko_hana

Ilustración: Neko-Hana

Dedicado a los magos que transforman una receta de cocina en arte, en especial a Maribel, de Picoteando ideas 

Cocinar un abrazo es lo más sencillo del mundo. Incluso aquellos que no tienen ni idea de freír un huevo son capaces, si se lo proponen, de hacer un sabroso guiso de abrazos.

Los abrazos se pueden tomar solos, combinados con besos, aderezados con caricias, salteados con cosquillas, untados con sonrisas, pochados con amor… Hay recetas para todos los gustos. Y lo mejor de todo es que, se cocinen como se cocinen, nunca sientan mal, ¡ni siquiera los abrazos muy picantes! Eso sí, algunos abrazos repiten, aunque al contrario de lo que ocurre con otros manjares, cuando lo hacen, suelen mejorar su gusto.

Seguro que cada uno de vosotros cocina los abrazos de un modo distinto y también seguro que cada uno tiene algún abrazo preferido del que nunca se harta. Aquel que le gusta más que nada en el mundo y del que jamás tiene bastante. Porque con los abrazos pasa como con el chocolate, que cuando empiezas ya no puedes parar… ¡Vale!, de acuerdo, hay personas que odian el chocolate, pero es infinitamente más difícil encontrar a alguien que odie los abrazos.

Los abrazos son muy energéticos, pero no engordan aunque se tomen kilos y kilos. Si se consumen antes de ir a dormir, previenen el insomnio; si se toman al levantarse, el día transcurre sobre ruedas; y como tentempié, a cualquier hora, provocan sonrisas.

Aunque hay quien aconseja no abusar de ellos, lo cierto es que es mejor la abundancia que la escasez, puesto que al abrazar el corazón se alegra y bombea la sangre con más fuerza, la salud mejora y el sistema inmunológico se refuerza. En cambio, se ha constatado que en épocas de escasez hay terribles epidemias de tristeza y de ira y que la gente puede incluso morir de congoja si pasa grandes temporadas sin consumir abrazos.

Es por eso que en remotos tiempos, cuando la sabiduría del mundo aún se atesoraba en libros, después de haber pasado un periodo de terrible penuria, alguien decidió empezar a recopilar las mejores recetas de abrazos en un libro mágico que hoy se custodia en Isla Imaginada.

En la portada de ese grueso ejemplar de tapas verdes, escrito en kjidsituinko, el idioma de los shkrimtar de los Lagos Pálidos, se puede leer:

“La cocina de los abrazos. Las mejores recetas.”

En él hay miles y miles de recetas en miles y miles de idiomas, pero lo más increíble es que cada vez que se inventa un nuevo abrazo… ¡la nueva receta se escribe sola!

Este ejemplar único contiene recetas de abrazos de todos los tiempos y lugares como, por ejemplo, el de sapo, el de mamá en invierno, el tierno de Luna, el sin brazos de papá, el enfadoso, el rápido con luz verde, el quejicoso, el apretado sombreado, el con cuento de abuela, el de pantalla de ordenador…

Como sería imposible nombrar todas las recetas incluidas en él, solo os dejamos un par, pero si necesitáis cocinar un abrazo para una ocasión especial decídnoslo, que intentaremos complaceros.

Abrazo salado de oso loco

—Ingredientes:

  • Veintitrés pelos de oso loco.
  • Agua pura de manantial.
  • Tres kilos de sal de Uyuni.
  • Dos brazos macerados durante siete minutos.

—Tiempo de preparación: según temporada y osos.

—Dificultad: muy, muy, pero que muy difícil.

—Indicaciones: relaja los músculos.

Esta receta es mejor prepararla en invierno, cuando los osos están hibernando, porque es mucho más fácil conseguir los pelos que nos hacen falta. ¡Advertencia!, si no sabes tratar con osos locos, es mejor que no te arriesgues.

En un recipiente no muy hondo extenderemos la sal de Uyuni e iremos vertiendo sobre ella, muy despacio, agua de manantial hasta que quede totalmente empapada. A continuación, tomaremos en la mano izquierda veinte pelos de oso loco y en la derecha tres y pondremos a macerar durante siete minutos las manos y los antebrazos en la mezcla. Pasado ese tiempo, el abrazo ya está listo para consumir y solo hay que abrazar con toda la fuerza de un oso loco, hasta que se corte casi la respiración.

Este abrazo es muy intenso, por lo que recomendamos reducirlo con risas y cosquillas. Es preferible tomarlo antes de ir a dormir, puesto que favorece los sueños divertidos.

No es aconsejable su consumo en cuerpos frágiles, ni tampoco en personas menores de tres años o mayores de noventa y nueve. En estos casos, es mejor cocinar un “Abrazo de mariposa tartamuda”.

Abrazo de algodón de azúcar

—Ingredientes:

  • Una bolita de algodón.
  • Un terrón de azúcar.
  • Tres sonrisas.
  • Seis o siete caricias.
  • Dos brazos.

—Tiempo de preparación: casi nada.

—Dificultad: requetefácil.

—Indicaciones: eleva la autoestima y consuela las penas.

Adecuado para cualquier época del año, cualquier edad y cualquier hora. Es una de las recetas de abrazos más versátil y fácil de hacer y siempre hace quedar bien con los invitados, sobre todo si se sirve salteada con calidez y aderezada con cariño.

Tomaremos una bolita de algodón y durante el tiempo que tarda en deshacerse un terrón de azúcar dentro de nuestra boca, la iremos frotando con suavidad por los brazos, desde la punta de los dedos hasta los hombros. ¡Muy importante! No se debe morder nunca el azúcar, porque el abrazo perdería parte de su dulzura.

Una vez que solo quede el dulce sabor del azúcar en la lengua, nos sentaremos junto a la persona triste y pasaremos, con suavidad, nuestro brazo izquierdo por encima de sus hombros al mismo tiempo que alargamos la mano derecha y acariciamos su mejilla. Sabremos que el abrazo está en su justo punto de cocción si su cabeza se apoya en nuestro hombro. Entonces podemos hacer una reducción de sonrisas y decirle lo mucho que la queremos. Las sonrisas son importantes porque, aunque no se vean, se escuchan y el abrazo queda más suculento.

Como es un abrazo muy, muy, muy dulce, recomendamos no cocinarlo a menudo, ya que puede empalagar. Consumido en exceso puede producir alergia, sobre todo a los huraños. En caso de detectar erupciones de cualquier tipo, deberemos sustituir el azúcar por una pizca de canela.

***

Esperamos que estas recetas os sean de utilidad. Si os animáis a prepararlas, ya nos contaréis cómo os han quedado. En el libro se asegura que en caso de que sea muy difícil conseguir alguno de los ingredientes, se puede sustituir por una pizca de imaginación; la receta resultará igual de sabrosa.

Cocinad muchos abrazos, porque son muy sanos, mejoran el carácter, desarrollan la inteligencia y afinan el humor. ¡Tened presente el refrán!:

Se cura de tonterías el que abraza cada día.

FIN

Reader Interactions

Comments

  1. Ay!! quiero el de algodón de azúcar!!..en cuanto tenga a mi lado a alguien se lo pido que ahora estoy solita.
    Yo tengo uno muy especial, le llamo “abrazo de vallado” pero no puedo dar la receta ,no pienses que es a mala idea es que las brujas guardamos algún secreto que otro imposibles de desvelar.
    Muchas gracias por tu recomendación, me ha encantado y me he sentido abrazada por ti e incluso parece que mi alma esta menos caladita.
    Me pasaré más a menudo por aquí,,un cálido abrazo.

  2. El abrazo de oso loco es mi preferido, no solo da energía al que lo recibe sino que el que lo da se recarga de nuevo, es mágico y maravilloso. Suelo dar estos abrazos a mis hijos y siempre les pregunto: “¿hasta cuándo me dejareis dar abrazos?”. Es algo que me preocupa enormemente. Espero que ese momento no llegue nunca. Seré la típica madre plasta abrazadora. A mi marido también le doy grandes abrazos aunque con menos frecuencia, pobre!!, es que tiene mucha competencia.
    Me han encantado las recetas, muy divertidas.

  3. Me encanta abrazar y que me abracen. Creo que en los abrazos transmiten muchas veces lo que las palabras no pueden.
    Lo siento por los ariscos, pero hay que practicar. Un mundo que no abraza es un mundo con carencias, y lo creo firmemente.

    • Qué cierto eso que dices, Natalia. En ocasiones, un abrazo sincero dice más que siete tomos de letras escritas. Esa sensación de calor que pasa de cuerpo a cuerpo, junto con buenas vibraciones, amor, simpatía… ¡tantas y tantas cosas nos cuenta! 🙂 Un abrazo sincero cura el alma.

  4. Yo soy una mezcla entre Ferrán Adriá y el chiringuito de playa de los abrazos. Entremezclo (o lo intento) cantidad y calidad a partes iguales, para que las sonrisas y la alegría reinen por doquier en mi entorno. Lo mejor es que mis brazos siempre tienen ganas de más, igual que yo. Igual que los demás. Qué bonito cuento, martes. Te mando un súper abrazo tan mágico como los besos de mi entrada de hace unas semanas.

    • ¡Es una mezcla ideal! Porque la cocina de diseño suele ser escasa y la de chiringuito, un poco grasienta. Así que sería una maravilla comer mucho de lo especial 😀 😀 😀 😀 ¡Gracias por esos besos! 😉

  5. jaja muy bueno pero es que yo es que soy un poco arisca para esto de los abrazos y los besos. Creo que la única persona a la que se los doy,o dejo que me los de, es mi hijo! Mi marido de vez en cuando también tiene ese permiso jeje.

  6. Increíble ;me ha encantado voy a probarlos mañana mismo y me encanta como me he sentido abrazada con tus palabras y esa sonrisa que salia mientras me contabas este cuento.muchas gracias

  7. Simplemente ¡Excelente! Un tipo de cocina que no se me había ocurrido practicar y que en delante trataré de hacer más seguido. Un gran abrazo, aunque no tan bien cocinado como los tuyos

    • Bienvenido a Isla Imaginada, Arpon Files 🙂 La gran maravilla de cocinar abrazos es que si los cocinas con cariño nunca se pasan, ni se queman y siempre son exquisitos, así que… ¡a cocinar! Abrazos también para ti 🙂

  8. Me encanta el chocolate, me encantan los abrazos y los abrazos de los Martes que duran tiernos toda la semana…. Abrazos chocolateados de vuelta y vuelta y vueltas sin parar.

  9. Preciosooooo!!!! A mi se me ocurre que no estaría mal un Teleabrazo. Llamas y pides tu abrazo preferido, o bien el que te apetezca en ese momento. Un amable motorista te lo sirve a domicilio y hasta podéis haceros amigos y charlar un ratito…. Abrazos cuenteros!!!!

    • Pero bueno, Juani, ¡qué genialidad! Estoy por poner este negocio. ¡Ya lo estoy viendo! Un número de teléfono fácil de recordar y motos pintadas de colores. Los abrazos a domicilio para personas solas, tristes o deprimidas 🙂 ¡Si hasta se podrían envolver los abrazos con papeles brillantes! ¡Has tenido una idea magnífica! Ahora solo falta encontrar un buen nombre y un teléfono fácil de recordar 😉

  10. Yo los abrazos, que me encantan son esos que improvisas sobre la marcha. Pero me gustan esas estupendas recetas que nos habéis regalado. Las voy a usar, pero mucho, por difíciles que sean 😉 😉
    Un gran abrazo aderezado con sabor salino y cobertura de nubes blancas y esponjosas.

  11. ¡Que recetas tan dulces! Y fáciles de cocinar. Tendrían que hacer menos programas de cocina común y más de cocina como esta. Todos estaríamos más felices (aunque tal vez más delgados jaja)

  12. Qué ricas recetas de abrazos!!
    Quiero probarlas todas!
    Te sugiero Martes de cuento un buffet libre, de abrazos,
    con recetas internacionales, de cocina tradicional y de vanguardia.
    Y por supuesto, la receta original que nunca debemos olvidar
    y que además siempre tienes los ingredientes disponibles…
    El abrazo al natural en su jugo…
    Qué delicias!
    Besosss

    • ¡Qué sugerencia más genial eso del buffet libre! 🙂 ¡¡Pueden salir mezclas geniales!! Y sin duda estamos muy de acuerdo en que si los ingredientes son de calidad, lo mejor es vuelta y vuelta y el abrazo natural en su jugo suele ser insuperable 😉

    • ¡No, no, Zenaida! Usar en esta receta pelos de un oso alegre da como resultado “El abrazo salado de oso alegre”, en este no se abraza con la fuerza de un oso loco hasta estrujarse, sino que los que se abrazan, lo hacen con una fuerza entre suave y moderada mientras dan vueltas y más vueltas bailando al son de una música que solo ellos son capaces de oír. ¡Cuidado! Porque si se hace en un lugar público se corre el riesgo de tropezar con alguien.

    • 🙂 Es tan gordo el libro que necesitaríamos un ejército de traductores. Para algunos idiomas no hay problema, pero para el kjidsituinko, que es muy complicado… ¡buf! eso ya es más difícil. También hay recetas en idiomas ya olvidados que serían imposibles de traducir… Pero lo intentaremos, pataleta 2.0, ¡prometido! 😉

  13. Soy de las que improvisa abrazos. ¡Qué suerte que en el libro se escriben por sí mismos! ¿Mi receta favorita? Los abrazos de gol 😉 son futbolísticos, sí ¡y multitudinarios! Son abrazos inclusivos. 🙂 🙂
    Abrazos. 🙂

    • Para fabricar esos abrazos… veamos… Se necesitan camisetas del equipo favorito, una buena pantalla de televisión, cerveza fría, unas pizzas o algo para picar, un grupo de amigos… y ¡¡¡goles!!! 😀 😀 Si son de Messi, la receta es de gourmet 😀 😀
      Por cierto, Veronica, ¿River o Boca? 🙂

        • Podéis enviar a los jugadores de viaje a la cueva de los Golaridos, el lugar en el que se concentra el eco de todos los ¡¡goooool!! gritados desde que se inventó el fútbol. Dicen, que cuando los jugadores escuchan ese eco, en el siguiente partido marcan más goles de lo normal 😉

          • ¡Mujer! Vaya imaginación 😉 ¿Será por ella, y por los demás ingredientes, que siempre me dan ganas de prodigarte mil abrazos?

          • ¡Ssssssshshhhs!, ¡Será mejor que no te oigan los Golaridos decir que son imaginaciones mías o tu equipo puede perder el próximo partido! 😀 😀 😀 ¡Un abrazo rivereño, querida Verónica!

  14. Me habéis arrancado por lo menos veinte o treinta sonrisas, y ese también es un tipo de abrazo “el sacasonrisas” pero, como ya tenéis esa receta, yo os mando una mía muy especial, se trata del “Abrazo vía satélite 3G”.
    Yo diría que su complejidad es media, y los ingredientes se pueden encontrar en cualquier casa, o mejor dicho, en dos casas simultáneamente.

    Ingredientes:
    -Dos amigos de verdad de la buena que vivan lejos el uno del otro.
    -Dos teléfonos (móvil, fijo o inalámbrico, no importa)
    -Dos tazas de café o té al gusto de cada uno.

    Se marca el número del amigo y se empieza la conversación; mientras os vais contando los acontecimientos recientes, cada uno en su casa, vierte la leche y el café o el té en la taza que tiene delante.
    ¡Ojo que ahora viene lo importante!
    Como los buenos amigos, los de verdad de la buena, siempre se echan de menos, se lo cuentan todo y se apoyan en los malos ratos (y en los buenos), cuando uno de los dos se ponga triste, ambos deben dar un sorbito de su taza correspondiente.
    Es muy importante ir bebiendo el contenido de las tazas al tiempo que se conversa, pues es la única forma de que la distancia se acorte y, al final del todo, cuando cuelguen los teléfonos, parezca que salen de un bar donde han estado sentados toda la tarde, uno frente a otro, como han hecho siempre, y que así ninguno de los dos se apene por la distancia que les separa.

    Variaciones: aunque esta receta está pensada en principio para amigos, vale para hermanos y hermanas, padres e hijos, abuelos y nietos, tíos y sobrinos…

    Teniendo en cuenta que existen también aplicaciones informáticas que nos dejan ver la cara de nuestros seres queridos aunque estén al otro lado del planeta, en vez de el teléfono también se pueden usar estos nuevos métodos que tienen la ventaja de poder ver la sonrisa de un amigo, y ese, queridos míos, es el mejor abrazo del mundo mundial.

    • ¡Este “Abrazo vía satélite 3G”.es preciosísimo, Aurora! 🙂 Lo de dar sorbitos al mismo tiempo es un método infalible para acortar distancias, porque hay olores y sabores que despiertan en nosotros los sentimientos con especial intensidad y con ellos nos acercamos a momentos y personas. Hay aromas y gustos que funcionan como una auténtica máquina del tiempo 😉
      Con este abrazo, la distancia y el tiempo se pueden vencer, porque ya no son una excusa para abrazar a quien más quieres 😉
      En Isla Imaginada el recetario ha crecido, porque seguro que ya se ha escrito este abrazo en él. ¡¡Seguro que será uno de los que más éxito tenga!!
      Abrazo salmonero para ti, que aunque es escurridizo, es sabio y colorido 😀 😀 😀

  15. Vayaa, que entrada mas bonita, tu si que sabes escribir, estas recetas me las guardo en el corazón y reparto besitos y abrazotes para crear nuevas recetas tan sabrosas como las tuyas. Gracias por estar ahí guapaaaaa xDD
    Te reblogueo

  16. Hoy en día la gente parece haberse vacunado contra los abrazos… yo los encuentro a faltar, son tan magníficos! y al menos yo… los necesito … que me creerás, una amiga mia me regaló un oso de peluche blanco y como yo vivo en BCN, dejo que se llamaba Copito de Nieve, pues bien, duermo con él, ahora -que estoy mal de la pierna- cuendo me voy a dormir lo abrazo y le doy besitos en el ociquito. Precioso cuento!!!! ABRAZÉMONOS!!!!!!
    El video es una preciosidad!

  17. ¡Ay! Me encanta! Es súper genial!!!!!.
    Me doy por abrazada para que mi día vaya sobre ruedas.
    Esta sí que es una buena forma de empezarlo!!!!.

    Muy dulce y genial. Abrazo de oso loco, rebajado , para tí. 😉

  18. El de oso loco es de mis preferidos sin lugar a dudas. Solo he conseguido diez pelos, no es invierno, compréndelo, y la sal es normal yodada, pero la Intención abrazadora es la que vale. Te mando uno.

    • ¡¡¡Fantástico el abrazo de gallina!!! 😀 😀 😀 ¡si hasta el gallo tiene envidia y se quiere sumar a él!
      Lo que preguntas del abrazo digital es complicado, porque si te pasas con los corazones, puede llegar a ocupar toda la pantalla e ir a spam, pero si no le pones ninguno, puede sonar vacío y metálico.
      Lo que sí aconsejamos es que solo vayan uno o dos por mensaje, porque conocemos un caso que se paso con el “corta y pega” y envió ¡¡200 líneas de abrazos!! Puedes aderezarlos con un par de besos si quieres.
      Nosotros te enviamos este especial 😉
      http://i2.tinypic.com/qnskdy_th.gif

    • Muy hermoso video, lastima que luego de abrazarla tiernamente a la gallina, la maten por sorpresa,cuando ella menos lo espera, le corten la cabeza a sangre fria, esos humanos siniestros comedores de cadaveres, y se la terminen comiendo como cena o almuerzo, sin emoticones que empalaguen…

    • Este tipo de abrazo es energizante al 100 %, alentador en esencia, leal e incondicional por naturaleza.

      Experimentar este tipo de abrazos nos permitiría construir solida y profundamente los cimientos de un Mundo Nuevo en la Tierra de verdad: lazos de amistad, fraternidad, ayuda y cooperación mutua y recíproca.

      Lazos de amor puro e incondicional que deberían considerarse sagrados por aquellos que los experimentasen con lealtad absoluta en cuerpo y alma.

      Pat

Trackbacks

Nos encanta que nos cuentes

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.