Skip links

Main navigation

El Hada del sueño

Fada de la Son 006

Ilustración: Puig Deulofeu

Pau no podía dormir. Cerraba los ojos y le parecía ver figuras amenazadoras entre las sombras que Fúsoc, el Dragón de la Oscuridad, tejía a su alrededor para que se durmiera.

Goum, el Dragón del Miedo, rondaba también por su habitación y el pequeño no podía pegar ojo sin sentir que su aliento escarchado le helaba con vehemencia el corazón.

Ya había llamado a su madre dos veces y cuando acudió la última vez, no parecía muy contenta. Ella no comprendía que los dragones de Nataú jugaban a asustarlo en la oscuridad, a atemorizarlo y que lo hacían temblar bajo la manta que usaba como escudo contra el miedo.

Joan, su hermano mayor, lo oyó lloriquear desde su habitación y se acercó a hurtadillas para saber qué le sucedía.

—No pasa nada, Pau…, —le dijo con ternura—  soy yo…., ¿qué te ocurre?

—Los dragones… me dan miedo…

Joan lo miró un instante y sonrió comprensivo.

—Son Goum y Fúsoc que juegan contigo… —Lo tranquilizó— ¿Sabes qué hago yo cuando tengo miedo de ellos?

—No…

—Pronuncio bien bajito el nombre del Hada del sueño para que venga en mi ayuda.

—¡¿El Hada del sueño?!

—Sí… ¿Acaso no la conoces?

Joan se sentó cerca de su hermanito y empezó a contarle todo lo que sabía de aquella hada maravillosa que ayudaba a los niños a ahuyentar el miedo de sus corazones.

—El Hada del sueño es muy pequeña; tanto, que ni Fúsoc ni Goum la ven pasar ante ellos cuando un niño pronuncia su nombre en secreto. Es una criatura mágica como los dragones, pero es aún más difícil verla que a ellos. Puede oír cómo la llaman en silencio por lejos que se encuentre y tiene especial habilidad para ahuyentar cualquier miedo que pueda asustar a un niño por la noche. Cuando escucha que la llaman, el Hada del sueño se acerca de puntillas hasta el borde de la almohada y allí comienza a chisporrotear con su luz dulce, para alejar la oscuridad que Fúsoc teje como una telaraña invencible. Produce lucecitas que se ven, incluso, al cerrar los ojos y dibuja infinidad de colores y formas caprichosas que solazan el corazón asustado de los niños de los miedos que Goum les inspira cruelmente. ¿Y sabes qué hace para conseguir tantos colores?… Baila incansablemente, como si oyera una música maravillosa, y con cada giro de su baile, estallan multitud de chispas multicolor que son como dardos que se clavan en la dura piel de Goum. Lo hacen sentir tan incómodo, que siempre tiene que acabar huyendo de la habitación… Eso sí, ¡se marcha muy enojado!
Cuando ya ha conseguido echar a Goum, el Hada del sueño entona una dulce canción que relata alguna antigua historia del viejo país de Nataú y deja que Fúsoc se quede cerca, ya que sabe que el Dragón de la Oscuridad es inofensivo cuando lo ha abandonado su cruel compañero Goum. A Fúsoc le gustan mucho las canciones del Hada del sueño y las escucha embelesado mientras el niño al que acompañan se duerme despacito. Los cuentos que cuenta el Hada del sueño se convierten en sueños maravillosos para soñar y tienen el poder de mantener las puertas de la magia de Nataú bien abiertas a todos los niños que tienen la suerte de soñarlos.

—¿Y yo puedo gritar su nombre? —preguntó Pau con los ojos muy abiertos.

—No tienes que gritar su nombre, Pau, solo tienes que susurrarlo muy bajito. Tan bajito, que Goum no lo pueda oír jamás, porque si él te oyera, todo el poder del Hada se esfumaría y ella ya no podría ayudarte.

Entonces, Joan se acercó mucho a su hermano y le susurró al oído el nombre secreto del Hada del sueño, para que él también lo pudiera pronunciar cuando tuviera miedo.

—Recuerda. Debes pronunciarlo muy flojito, casi como si lo pensaras. Ahora que ella ya sabe que la necesitamos, si cierras los ojos vendrá enseguida para hacerte compañía y hará que se marche el feo Goum para que tengas unos sueños bien bonitos. Buenas noches, Pau.

—Buenas noches, Joan.

Esa noche, el Hada del sueño hizo compañía a Pau y lo ayudó a dormir tranquilo y contento. La suave magia de Nataú llenaba todos los rincones de la oscura habitación, en la que ya solo quedaba espacio para los sueños.

FIN

Si quieres, también puedes escuchar “El Hada del sueño” con la voz de Angie Bello Albelda

logoAngie

Reader Interactions

Comments

    • A mi también me encanta esa imagen, Aquileana, y celebro que el cuento te inspire dulzura, te agradezco mucho el comentario y también a ti, Martes de cuento, la maravillosa oportunidad de visitarte. Ha sido un placer y un honor.

      • Ni te imaginas lo bonito que es leer que te ha gustado el cuento, Margarita. poner cariño a lo que uno ama es lo más natural, pero eso tu – Martes de cuento – ya lo sabes, ¿verdad? Un gran abrazo a las dos y mi sincero agradecimiento. Besos.

  1. Muy bonito!!!! A mi hija nunca le expliqué cuentos que apareciesen fantasmas o seres que fuesen malignos, cada noche le explicaba algo que yo me inventaba, de una hormiguita, una mariposa.. , los que fuese, e iba creando el cuento según hablaba, pero siempre cosas sencillas pero con alguna intención para aprender, lo bueno del caso es que cuando empezaba yo a narra algo, me decía, “mamá, el de la hormiguita (por ejemplo) y como todos eran inventados al momento me despistaba y en lugar de decirle que llevaba chaqueta roja, pues le decía azul… y ella me rectificaba..”te has equivocado la chaqueta era roja”!!!!. Ahora lo recuerdo y me sonrió…

    • 😀 😀 😀 Es asombrosa esa capacidad de retener pequeños detalles que tienen los niños. Para ellos es especialmente importante que las cosas sean siempre iguales y sucedan del mismo modo, porque los cuentos son una herramienta psicológica que los ayuda a poner orden en su mundo y si ese mundo se altera, es un drama, así que el que la chaqueta fuera roja y no azul, era de vital importancia 🙂 La repetición es tranquilizadora.
      Por otra parte, no estamos de acuerdo en evitar los personajes malignos a los niños ya que, al hacerlo, los estamos privando también de los recursos necesarios para vencer sus miedos (oscuridad, monstruos…), sus temores (abandono, muerte, dolor…), que ellos encauzan y solucionan al vencer, precisamente, a esos seres que los asustan y en los que personifican sus temores. A los niños no se les debe esconder lo malo, sino darles las armas suficientes para enfrentarse a ello y una de las armas son los cuentos, en los que mediante la imaginación pueden liberarse de aquello que les preocupa, temen, odian, aborrecen… sin sentirse culpables por ello 🙂 ¡Los cuentos son infinitamente más importantes para los niños de lo que parecen a los ojos de un adulto!

      • Sí, en parte tienes mucha rezón, tampoco le privaba a mi hija que viera o leyera otras fantasias, pero ahora que soy muy mayor, la vida ya es muy cruda incluso para los niños y con ella van aprendiando y estoy de acuerdo de colmarles de cuentos, con mi hija lo hice pues mis padres así lo hicieron y por supuesto que aprendí mucho. Larga vida a los cuentos!!!!!!!!!

      • el mundo infantil es fascinante en si mismo, tiene su propio lenguaje y los cuentos lo hablan a la perfección, estoy completamente de acuerdo con lo que dices, martes de cuento, sobre el papel de los cuentos en la elaboración simbólica de “lo malo”; es cierto, Rosa, que vivimos una realidad que a menudo es demasiado cruda, yo diría que excesivamente violenta, pero precisamente por eso -como bien dices- el papel de los cuentos es más que importante, tenemos que armar a los más pequeños de valores y estrategias para la vida y los cuentos son un gran recurso. Creo que las tres coincidimos en nuestra devoción por los cuentos y su gran valor. Un abrazo enorme a las dos.

  2. 😀 😀 😀 Mark, ya nos gustaría ser el blog más famoso del mundo, pero lo que sí es verdad, es que esta historia que nos ha prestado Puig Deulofeu, la persona que lo ha escrito, es encantadora. Seguro que ella podrá darte el nombre de esa hada mágica. ¡Un abrazo y gracias por el esfuerzo de leer el cuento en español! 😉

  3. Precioso cuento! Me encantan las hadas y los dragones y los hermanos buenos y los sueños que me hacen soñar y los miedos que me hacen crear y los susurros secretos de la noche… y los cuentos donde el Hada y Sueño acompañan la inocencia y son Amor. Me quedé muy feliz leyéndote. Besos.

  4. Oh que bonito!!! Nosotros si somos de leer cuentos, además, procuro evitar los típicos cuentos donde mueren papa, mama o los dos jaja..no se, prefiero que siga siendo inocente y lea cuentos feliz en la ignorancia sin esas típicas historias disney donde se cargan a los padres. Como Eva, coincido en el detalle de que sea el hermano quien lo cuenta es una novedad y de un tierno..

    • Bueno, que sea el hermano el que lo cuenta tiene su “explicación” en la “realidad”. Nataú, como país de fantasía lleno de dragones, hadas, duendes, gigantes y demás… nació como nacen las cosas del corazón, por amor a mi sobrino mayor, Joan. Él fue el primer experto en la fantasía de Nataú, creada para él, como un regalo, como uno de nuestros eternos juegos infantiles… así que apliqué la lógica al cuento para ayudar a mi sobrino menor, Pau, a superar el miedo a la oscuridad.
      Celebro que te haya gustado y, por mi parte, te agradezco mucho el comentario. También a Martes de cuento por acogernos en su maravilloso blog y hacer posible el regalo de poder leer vuestras opiniones… Muchas gracias, ¡un abrazo enorme!

    • 😀 😀 😀 Pues anda, que para no gustarte los cuentos de lagrimones has ido a elegir un buen nombre. Creo que junto con Bambi, Dumbo es la película con la que más he llorado, querida Sr. Jumbo 😀 😀

  5. Me gustan los dragones, quizá porque en un bosque sentí la presencia de un hada y sé que me protege. Puedes sacar algunas cosas de un hada si te lo curras y logres que confié en ti, pero nunca su nombre… el verdadero al menos. Campanilla por ejemplo… Cómo se va a llamar campanilla? Es su nombre “artístico”.
    No le preguntéis nunca a un hada su nombre, desconfiará… Dejad que ella os lo susurre…

  6. Qué cuento tan bonito… Ahora que el mío puede entrar en la edad de las pesadillas por miedo, puede ser bueno contarlo. Gracias Puig, por deleitarnos con él, y a ti martes, por hacérnoslo llegar a todos. Sois geniales. Besitos.

    • Muchas gracias a ti, Oscar. Gracias a Martes de Cuento aquí siempre me siento como en casa… Espero que el cuento te sea útil y que lo disfrutéis . ¡Un gran abrazo!

    • 🙂 Esa Hada ayudará a tu pequeño, pero tú también, porque tienes muuuchaaaaaa paciencia y no lo dejarás solo hasta verlo dormido. Le contarás muchos cuentos, lo acunarás, y lo tranquilizarás hasta que logre conciliar el sueño. ¡Eso segurísimo! 🙂 La ternura se suele escapar mezclada en las palabras y las tuyas suelen estar impregnadas, así que no puedes esconderla del todo 😉

      • Gracias martes. Me estoy empezando a preocupar por las cosas que empezáis a saber de mí sin que yo las diga. ¿Tanto se me nota que la mayoría de las noches me quedo con los peques hasta que se duermen?

      • Querida Natalia, bien sabes que el poder de la magia está de tu parte y que toda nuestra fantasía y nuestro cariño mueve su poder para impulsarte adelante. Un beso enooooorme y lleno de luz.

  7. Las pesadillas son el enemigo número uno de los niños. Cuando mis hijos eran pequeños les tenía que dar las buenas noches así: “adiós, hasta mañana y que no tengas malas pesadillas sobre todo”. Era un ritual para librarse de ellas. No conocía este maravilloso cuento. Crear en tu mente una bonita imagen, es un remedio estupendo. El pequeño todavía me lo pide a veces, los mayores se conforman con un beso. A veces, los hermanos mayores son capaces de consolar mejor que una madre, ellos lo tienen todo más reciente y son capaces de ponerse en su lugar.
    Pues aunque ha sido un cuento de dragones, no me ha dado nada de miedo, me ha gustado mucho.

    • Pues ya sabes, le tienes que leer al pequeño el cuento.
      Yo al mío le ponía objetos mágicos cerca. Primero pasábamos un buen rato “hechizándolos” y después, cuando ya eran efectivos, los poníamos bajo la almohada para proteger los sueños 😀 😀
      Son dragones que dan miedo cuando se hace de noche, de día parecen inofensivos y hasta simpáticos 😉

      • Me fascinan las estrategias mágicas que aparecen en caso de necesidad, el cuento coincide en algo que comentáis: la atención a la emoción infantil, la compañía y el consuelo de una solución. El hada es una más de las soluciones posibles y me alegra compartirla. ¡ un beso enorme !

  8. Es un precioso cuento para comenzar el día!! Felicito a Puig por esa manera tan dulce de contarlo. Creo que esa Hada del Sueño ha ido a la misma academia de Hadas Buenas que mi Pequeña Hada, en la Isla Imaginada. Aunque me gustaría saber su nombre para poder invocarla yo también cuando no me dejan descansar mis propios monstruos. Precioso!!

    • Más que seguro que los cuentos de Puig y los tuyos, viven muy cerca en Isla Imaginada. La sensibilidad que desprenden vuestras historias enriquecen los cuentos del martes. ¡Gracias a las dos por mejorar este rincón!
      El nombre del Hada, ¡qué gran misterio! Quizá se esconda en la mochila de los cuentos pequeños 😀 😀

  9. ¡Qué bonito! siempre es preferible tranquilizar con bellas imágenes la imaginación infantil que quitarle importancia a sus temores. Muy buen cuento y muy buena lección. Felicidades.

Nos encanta que nos cuentes

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.