Skip links

Main navigation

El pollito que llegó a rey

baby_chicken_i_by_snake_silent-d7s3id8

Ilustración: snake-silent

Érase una vez un pollito muy chiquitín, muy chiquitín que vino al mundo siendo ya huérfano, y lo primero que dijo al romper el cascarón fue:

—¡Qué injusticia! ¡Mis papás han tenido que morir de hambre y el rey les debía un grano de maíz!

Estaba muy triste, pero el valeroso pollito se enjugó las lágrimas, descolgó el zurrón de su difunto padre, se puso la bufanda de su difunta madre  y, anda que te anda, se dirigió hacia la capital decidido a cobrar la deuda.

Apenas había andado media docena de pasos, cuando en medio del camino encontró un palo que lo hizo tropezar y caer.

El pollito se levantó se sacudió el polvo y dijo:

—¡Hola, Palo!, he tropezado contigo. No te había visto.

—¿Adónde vas? —le preguntó el palo.

—A la ciudad, a cobrar un crédito de mis difuntos padres —contestó.

—Vamos juntos —dijo el palo.

El pollito cogió el palo y lo metió en el zurrón.

Anda que te anda, topó con un gato que, al verlo, exclamó:

—¡Oh!, un dulce pollito ¡Qué bocado más tierno!

—No valgo la pena —replicó el pollito—,  tengo poca carne.

—¿Adónde vas? —preguntó el gato.

—Voy a cobrar un crédito de mis padres.

—Pues voy contigo —dijo el gato—. Tal vez encuentre por el camino algo bueno para comer.

El pollito cogió al gato y lo metió en el zurrón.

Poco después, encontró a una hiena que le preguntó:

—¿Adónde vas con ese zurrón?

—Voy a ver al rey para cobrar un crédito de mis padres —explicó el pollito.

—Me gustaría conocer la ciudad. ¡Vayamos juntos! —dijo la hiena.

El pollito cogió a la hiena y la metió en el zurrón.

Anda que te anda, topó con un fiero león.

—¿Adónde vas pequeño pollito? —rugió la fiera.

—A cobrar un crédito de mis difuntos padres.

—Vamos allá juntos —dijo el león.

El pollito cogió al rey de la selva y lo metió en el zurrón.

Encontró después a un elefante que estaba hartándose de plátanos.

El elefante le preguntó alegremente:

—¿Adónde vas, chiquitín?

—A cobrar un crédito de mis difuntos padres.

—¡Pues vayamos juntos! —exclamó el paquidermo.

El pollito cogió al elefante y lo metió en el zurrón.

Anda que te anda, encontró a un guerrero, que le preguntó:

—¿Adónde vas con ese zurrón tan pesado?

—Voy a cobrar una deuda.

—¿A casa de quién? —preguntó el guerrero.

—Al palacio del rey —contestó el pollito.

—Pues iremos juntos —dijo el guerrero.

El pollito lo cogió y lo metió en el zurrón.

Por fin, cargado con su zurrón, llegó a la ciudad donde vivía el rey. La gente corrió a anunciar al soberano que el pollito había llegado y que pretendía cobrar el crédito de sus difuntos padres.

—Haced hervir un caldero de agua, que echaremos a ese insolente polluelo dentro y haremos un buen caldo con él, así no tendremos que pagar la deuda.

El hijo del monarca se puso a gritar:

—¡Yo haré el caldo! ¡Yo haré el caldo!

Cuando el pollito vio que se acercaba el príncipe, le dijo al palo:

—¡Palo, ahora es la tuya!

El palo hizo tropezar y caer al hijo del rey, que derramó el agua y quedó escaldado.

La gente de la ciudad dijo entonces:

—Hay que encerrarlo en el gallinero con las gallinas; ellas lo matarán a picotazos.

Pero el pollito sacó al gato del zurrón y le dijo:

—¡Te devuelvo la libertad!

El gato mató a todas las gallinas, cogió la más gorda y se escapó con su botín.

La gente dijo entonces:

—¡Que lo encierren en el establo con las cabras; allí lo pisotearán!

El pollito dijo entonces:

—¡Hiena, ya eres libre!

La hiena mató a todas las cabras, escogió la más gorda y con ella se escapó.

La gente dijo entonces:

—¡Que lo encierren en el establo de las vacas!

Y allí lo metieron, pero el pollito dijo:

—¡León, ahora es la tuya!

El león salió del zurrón y terminó con todas las vacas, escogió la más gorda y la devoró en un abrir y cerrar de ojos.

El pueblo entero estaba furioso y decía:

—¡Este polluelo es un desvergonzado y no quiere morir! ¡Lo encerraremos con los camellos! Ellos acabarán con él.

Lo encerraron allí, pero el pollito dijo:

—Elefante, buen amigo, ¡sálvame la vida! Ahora es la tuya.

Y sacó al paquidermo del zurrón.

El elefante miró desafiante a los camellos y los aplastó, del primero al último.

La gente del pueblo fue a ver al rey y le dijo:

—Aquí en la ciudad no podemos con este polluelo insolente; paguémosle lo que se les debía a sus padres y que se marche. Le daremos caza en el bosque y recuperaremos lo que le hemos dado.

El soberano ordenó abrir su real tesoro y entregarle al pollito el grano de maíz que se le debía.

Y el pollito, feliz y contento, abandonó el pueblo con su grano de maíz.

Cuando vieron que se alejaba camino adelante, montaron en sus caballos, incluido el mismísimo rey, y se lanzaron en pos del pollito. Pero el pollito, que se dio cuenta del peligro, sacó rápidamente al guerrero del zurrón y le pidió:

—¡Guerrero, por favor! ¡Ayúdame! ¡Demuéstrales que eres de armas tomar!

Y el guerrero, antes de lo que se tarda en contarlo, hizo trizas a todos.

El pollito volvió entonces a la ciudad del rey y se quedó con todas las riquezas del palacio y él mismo se proclamó rey de aquel pueblo al que había conseguido vencer con la ayuda de todos sus amigos.

FIN

Si quieres, también puedes escuchar “El pollito que llegó a rey” con la voz de Angie Bello Albelda

logoAngie

Reader Interactions

Comments

  1. El cuento habría sido más rápido si el pollito coge al reino al completo y lo mete en el zurrón… No quiero imaginar el tamaño del zurrón de doble fondo y el de la mano del pollito… Sigo pensando que el de la oreja es más gore. Besitos cariño

    • 😀 😀 Pero hombre, Óscar, vaya cuento corto sería entonces. Imagina, si con el título casi habría bastante… ‘El pollito que se metió un reino en su zurrón’. 😀 El de la oreja es un cuento popular español y, que sepas, que yo lo hice menos gore sacándome de la manga el pegamento súper. ¡Imagina como era el original! 😀 A ver si lo vuelvo a encontrar y te lo paso 😉

      • Jajaja, qué linda eres madre!! Es que eres una artista, digas lo que digas. Está genial aún así, eh? Y el del pollito está muy bien también, si en vez de un grano le deben unos dos mil, arrasa con el planeta polleril… 😛

  2. Lo mejor de llegar ‘tarde’ es poder disfrutar tanto de las entradas como de los comentarios. Gozo con ese privilegio. 🙂
    ¿No pensaste en armar una entrada-cuento con las respuestas?
    Abrazo potente. 🙂 🙂

    • 🙂 Hay algún refrán que cuadra con esta idea: “Amor con amor se paga” o “Ayúdame que te ayudaré” 😉 Y es que lo mejor es hacer lo que se pueda por los demás para que todo funcione mejor en el mundo. ¡Un abrazo!

  3. Tengo un reto. Saber cómo es el día después, es decir, cómo transcurre el día siguiente al de la victoria del héroe. En este caso, qué hace pollito? Premia a sus amigos?como ejerce de rey? A qué problema se enfrenta primero? Cuál es la primera petición de sus súbditos?

    • Hemos consultado el Libro de las Crónicas Reales, volumen 1, capítulos 2 a 15, y procedemos a hacerte un resumen de lo que allí hemos leído:

      ¿Cómo transcurre el día siguiente al de la victoria del héroe y qué hace pollito? – Después de arrastrar durante tantas horas el zurrón cargado, nuestro pollito tuvo que guardar cama al día siguiente a causa de las agujetas. El médico imperial le aconsejó que hiciera reposo durante una semana completa si no quería tener problemas con las cervicales.
      ¿Premia a sus amigos? – Cada uno de sus amigos, por la ayuda prestada, recibió un reino en Isla Imaginada. Los reinos de todos ellos son colindantes y han creado los Estados Unidos Animales con moneda única y libre circulación entre fronteras.
      ¿Cómo ejerce de rey? – Después de un corto periodo como monarca, decidió que eso de la monarquía no encajaba con sus ideales de pollito reivindicativo y convocó un referéndum en el país. El pueblo, unánimemente, votó por la creación de un estado republicano y por la adhesión inmediata a los EE.UU.AA.
      ¿A qué problema se enfrentó primero? – El primer reto de Pollito, fue pensar en cómo podría conservar el grano de maíz que había heredado de sus padres y que él, tan heroicamente, había recuperado. Después de consultar con el reconocido experto que consiguió conservar el famoso guisante de la Princesa del Guisante (valga la redundancia), optó por un proceso de criogenización que permite mantener el grano a temperatura constante dentro de una vitrina transparente, para que pueda ser admirado por los visitantes.
      ¿Cuál es la primera petición de sus súbditos? – Los súbditos, apenados por la matanza que se había llevado a cabo entre sus compatriotas y apoyados por las líderes Natalia y María, solicitaron a Pollito que convocara a magos, brujas y hechiceros de Isla Imaginada capaces de resucitar a todos, petición que Pollito atendió. Ahora viven todos en el país, incluso el rey y su hijo, que se dedican al préstamo de granos de maíz a bajo interés.

      Esperamos que tus dudas hayan sido adecuadamente contestadas. ¡Un abrazo!

  4. Yo soy Carmen, sobrina de Julie, y quiero que sepas que leo todos los cuentos y este me gusta mucho. Le he dicho a mi tía Julie que te lo diga. Tengo nueve años y ya todos los martes leo vuestros cuentos…
    El Pollito de hoy me cae muy bien. Besos… Carmen.

    • Bueno, bueno, Carmen, al leer tu mensaje nos hemos quedado asombrados y con los ojos abiertos como platos. Hemos pensado: ¡No es posible, solo nueve años y ya redacta así de bien los mensajes!
      Pero luego lo hemos entendido todo, porque las enanas escribientes de las Tierras de Tinta de Isla Imaginada nos han confirmado que sí, que es cierto, que eres una gran lectora de cuentos tal y como tú nos has dicho (y es que, a veces, hay quien dice que lee, pero luego no es verdad y las enanas nos lo cuentan).
      ¡Ah!, y no solo eso, también nos han dicho que tu nombre, Carmen, quiere decir “poema” en latín y que seguro que además de leer también escribes cuentos 😉
      Así que si quieres, nos puedes enviar alguno y también dibujos si quieres. Será estupendo tenerlos aquí 😉
      ¡Un abrazo grande, grande y vuelve pronto! 🙂

  5. Pollito,pollito….jejeje. ¿No sería un tyrannosaurius rex? Supo rodearse de los amigos convenientes. No sabemos si luego pudo nombrarlos ministros, embajadores o consejeros para agradecerles los servicios prestados. Como es un cuento pensaré que si. Es de bien nacidos ser agradecidos!!! Saludos a todos los lectores del martes!!

  6. 😀 😀 Así me gusta, Sensi, que dejes a un lado la mente racional y pienses como se piensa en Isla Imaginada. Que aceptes que en el zurrón de un pollito cabe de todo: un elefante, un guerrero y ¡hasta un palo! Que creas que en los cuentos pasan cosas que no pasan en la vida real, porque en eso radica su magia; en creer que el genio puso un palacio entero dentro de la lámpara, en creer que Blancanieves pudo vivir en casa de unos enanos o en aceptar que un gato pudo calzarse y andar con las botas de un gigante, que a buen seguro le llegaban más arriba de las orejas. Creer en todo eso nos hace distintos 😉

  7. Ojalá los políticos nos devolvieran lo que nos quitan de más en los impuestos… Pero no dudo que el Rey se dio cuenta de lo que era pollito y la cantidad de amigos que tenía. Y lo que trabajaron sus padres y el poco reconocimiento que se les dio… Y tantas injusticias y tantos trabajos… Hummm es que no hay nada como rodearse de buena gente que te quiera y te defienda y claro, saber defender lo tuyo.
    Pollito me ha inculcado/ tener buenos amigos;/no tener enemigos/y defender lo amado.
    Un cuento precioso del que aprendo mucho. Felicidades por enseñarme tanto… Os quiero siempre.

    • Gracias, Julie, por tus palabras. Lo de los políticos seguirá siendo, de momento, una asignatura pendiente porque de pequeños no leyeron este cuento y ahora, de mayores, tampoco. Por lo tanto, no sospechan la existencia de pollito. Pero que se preparen, porque un día no muy lejano vendrá desde Isla Imaginada y nosotros seremos los amigos que lo ayudarán a que las cosas cambien. ¡Ya verán, ya!

    • 😀 😀 😀 Los hay que se dejarían sacar una muela por un euro.
      En cuanto al zurrón… mmmmm, creo que era como los que llevas tú, Sra. Jumbo, tamaño elefante, más o menos 😀 😀 😀 ¡Un abrazo!

  8. Me quedo con esa bonita moraleja, si te rodeas de buenos amigos puedes llegar a conseguir lo que te propongas. Lo de la matanza generalizada de animalillos y demás, me ha dejado un pelín asi… pero como es un cuento 😉 😉
    Sigo disfrutando de vuestra magia.
    Besetes y no de cuento.

  9. Me gusta la enseñanza, porque el pollito no desiste en su propósito. Pero lo de que hagan trizas, maten….ay…ya sabes como soy Martes. El cuento es maravilloso como siempre pero tú sabes como es mi sensibilidad….Un beso fuerte.

    • 🙂 ¡Ay, Natalia! Es verdad que hay cosas que son tristes, pero ya sabes que son reales. Al menos este pollito lo que hace, lo hace en defensa propia y no de forma gratuita, como pasa en algunos videojuegos, por ejemplo. Y lo que tienes que ver es que la enseñanza que obtienen los más pequeños, es que si en el colegio son víctimas de violencia de compañeros más mayores, pueden confiar en alguien mayor que ellos para solucionar sus problemas y salir victoriosos de los abusos. El bullying, por desgracia, está a la orden del día y en este cuento es posible encontrar recursos 🙁 no debemos leer con mentalidad de adulto, sino ver en qué puede ayudar el relato en un determinado problema. ¡Un beso, duendecilla!

  10. 😀 😀 😀 😀 Para los ataques de “adultez” se recomienda acercarse al niño más cercano, sentarse con él en el suelo y escuchar lo que cuenta. En caso de no tener niños a mano, salir corriendo a la calle, comprarse una bolsa de chuches y dirigirse al parque más cercano para respirar vidas.
    Pero a pesar de todo, has captado la esencia del cuento, así que no todo está perdido 😉 ¡Un abrazo!

  11. Es un pollito muy bien acompañado, eso no se puede negar. Tal vez un poco agresivos sus amigos pero como los del otro lado se lo merecían por tacaños y crueles y esto es un cuento, les dejaremos que se carguen a media ciudad. Todo sea por la moraleja final: rodéate de buenos y variados amigos.

    • 😀 😀 😀 Se ha de reconocer, Eva, que el fue por las buenas y que solo se defendió de los ataques. Está bien ser pacífico, pero si abusan de ti tienes que defenderte para salvar la vida 😉 En cuanto a los amigos, ya sabes que dicen que hay que tenerlos hasta en los blogs… ¡Ups! ¿o era hasta en el infierno? 😀 😀 😀 😀

  12. No me imagino a un pollito tirando de un zurrón con un elefante dentro. Pero así son los cuentos…

    Sobre el trabajo en equipo, me lo imagino de otra forma.

    En cualquier caso, hay que ver la que se ha montado por un grano de maíz. Más vale pagar las deudas; sobre todo, cuando son de pequeña cuantía.

    • 😀 😀 😀 😀 Uyuyuy si no imaginas a un pollito con un elefante en el zurrón es que tienes un ataque de “adultez” y eso es muy grave 😉
      En todo “equipo” hay un líder que cohesiona, en este caso nuestro amigo pollito 😉 Es hábil para rodearse de los mejores. No es trabajo “en” equipo, sino el trabajo “del” equipo. Si quieres leer un cuento de trabajo en equipo, aquí te dejo uno
      ¡Un abrazo, Jerby!

Nos encanta que nos cuentes

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.