Skip links

Main navigation

El mal aliento

laugh_like_a_hyena_by_freddyjasonv-d6d3gko

Ilustración: CrazyCrocuta

Hace mucho tiempo, en el África subsahariana, reinó un león que tenía un carácter terrible. Todos sus súbditos lo temían y nadie se atrevía a abrir la boca en su presencia porque la fiera, a la más mínima, los hacía callar de un zarpazo.

Después de una larga enfermedad que lo mantuvo postrado en su cueva durante semanas, volvió el rey a ocupar su trono y convocó a sus principales ministros: un dromedario, un asno y una hiena.

—Como ya sabéis —les dijo malhumorado—, he estado muy enfermo y con fiebres muy altas. Lo último que me dijo el licaón médico, antes de que le cerrara la boca de un zarpazo a causa de sus impertinencias, fue que sabría que estoy completamente curado cuando mi aliento dejara de oler mal. Así que tengo que comprobarlo. Me han dicho que vosotros tres tenéis un olfato excelente.

—Cierto, muy cierto, majestad.  Sobre todo, yo —se apresuró a decir el asno.

—Entonces acércate a mí el primero y dime cómo huele mi aliento —ordenó el rey de los animales.

Abrió su gran bocaza y esperó. El asno olfateó y cuando llegó hasta sus narices el fétido aliento del león, echó la cabeza hacia atrás apresuradamente.

—¡Pero qué ascooooo! ¡Tu aliento apesta! ¡Un poco más, y me ahogo!

El rugido del león se oyó en varios kilómetros a la redonda:

—¡Insolente! ¿Cómo te atreves a insultarme de ese modo? —Y de un zarpazo lo hizo callar.

Muy enfadado, se giró hacia el dromedario y le hizo señas para que se acercara. Cuando lo tuvo a menos de un palmo le mandó:

—¡Tú!, dime si tengo buen aliento.

Y echo su hálito hediondo en la mismísima cara del dromedario, que disimuló una mueca de disgusto, pero no pudo contener las náuseas.

—¡Huag!.. Esto… Gran rey… Tu aliento… ¡Tu aliento huele de maravilla! Yo diría que es como una mezcla de almizcle y tripas podridas, con un toque de ámbar y un rastro de jazmín.

—¡Pero, ¿¡qué te has creído!? ¿Acaso quieres burlarte de mí! ¡Desvergonzado! —respondió el león.

—¡No, majestad! Por nada del mundo me burlaría yo de t…

Pero no pudo acabar la frase, porque el rey no lo creyó y, de un solo zarpazo, lo hizo callar.

La hiena estaba muerta de miedo; temblaba de pies a cabeza. Llegaba ya su turno y el león estaba cada vez más y más furioso.

—Ahora te toca a ti decir lo que piensas —ordenó el león—. ¡Ven aquí y huele mi aliento! Hay de ti, hiena, si no me conviene lo que me dices.

La hiena se acercó inquieta y, con el alma en un hilo, husmeó el pútrido aliento del león y fingió estornudar.

—¡Atchíssssssssssssssss! Berdona, bero no huelo nada de nada ¡Cof, cof, cof! ¡Mil berdones de nuevo! Estoy algo gostibada desde hace unos días —dijo, fingiendo tener la voz tomada.

El león comprendió lo que ocurría, pero lejos de enfadarse soltó una gran carcajada y añadió:

—Muy bien, hiena, tu astucia te ha salvado —dijo el rey de los animales—. Por ser tan lista, esta vez te perdono. Ya te puedes marchar.

Y la hiena, muy feliz, pudo volver tranquilamente a su madriguera.

Dicen que ese día las hienas aprendieron a reír.

FIN

Si quieres, también puedes escuchar “El mal aliento” con la voz de Angie Bello Albelda

logoAngie

Reader Interactions

Comments

  1. Muy buen cuento, real como la vida misma, todo el mundo te pide que seas franco y digas lo que piensas pero si las dices te miran mal, conclusión que cada uno se busque sus soluciones y no pida opiniones jejeje
    Besos guapa

  2. Es el sentimiento más habitual que despiertan estos animales, María 😀 😀
    La verdad es que son un poco feas, pero ellas no tienen la culpa. Hay animales que, en general, despiertan nuestro más absoluto rechazo, sea por su aspecto, por sus costumbres o por su mala prensa y, sin duda, la hiena está muy arriba en ese ranking, compitiendo por el primer puesto con ratas, serpientes o cucarachas 😀 😀 😀 ¡no sé yo cuál de ellos ganaría! ¡Un abrazo!

  3. Ese final alternativo me encanta, Sensi. ¿Sabes que hay amigos de los cuentos del martes que escriben continuaciones o finales distintos? 😀 😀 😀 ¡Parece mentira lo que dan de sí los cuentos! Un abrazo.

    • 😀 😀 No siempre uno es tan rápido. A veces, dices una cosa y después piensas: ¡tenían que haber dicho eso otro! 😀 😀 😀 Por eso tenemos que leer mucho, porque así vamos cogiendo ideas de aquí y de allá 😉

  4. Me ha encantado el cuento, Martes, dicen no una, dice muchas verdades que vivimos a nuestro alrededor, y una mentira va sonriendo a la otra mentira, y la verdad se va ocultando porque la astucia es la que impera… Y si, muchas veces funciona, las hienas son muy astutas. Yo prefiero mirar esa otra parte del cuento que me afecta en esta sociedad que vivimos hoy. Sin duda el cuento tiene muchas lecturas… Te dejo mi décima. Un beso.

    Prefiero ser dromedario
    a que un fingido estornudo
    exprese lo que yo dudo
    y afirme ser lo contrario,
    en tan incierto escenario
    no me encontrará el león,
    soy asno de corazón,
    rebuzno en la soledad
    me gusta oler la verdad
    y hasta evitar, la opinión.

    JS

    • Tienes toda la razón, amiga, el cuento tiene muchas lecturas y es verdad que, en ocasiones, le bailamos el agua a los poderosos o nos hacemos los locos ante las injusticias. En general, los seres humanos no somos solidarios y solo pensamos en cómo salvar nuestra propia cabeza. Tal vez sí deberíamos ser más valientes y plantar cara 😉
      Yo creo que también soy un poco asno de corazón, suelo decir las cosas con demasiada claridad y más de un zarpazo me llevo 😀 😀 😀

  5. Muy lista la hiena! No me gustan mucho, pero en el cuento me ha parecido muy graciosa y ocurrente. Habrá que cambiar de opinión sobre ellas.
    Un cuento muy gracioso, Martes.
    Besetes de… martes 😉 😉

  6. Creo que es la primera hiena en la historia de los cuentos que no sale perjudicada y gana con astucia!!

    Brindo por ella y su astucia, por cierto muy ocurrente….. 🙂

  7. La gente que sabe hacer reír a los demás tiene muchas puertas abiertas, una vez conocí a una persona fantástica, sobreviviente de una vida cargada de experiencias muy duras; esa persona me dijo “El humor es mi mejor patrimonio, es una de las cosas que nadie me puede quitar” … Gracias por tu cuento, como siempre GENIAL

    • Pues sí, lo mejor es estar en la dorada medianía.
      Me viene a la memoria aquella viñeta de Mafalda. Ella dice: ‘¡Prefiero morir de pie, que vivir de rodillas! A lo que Felipe responde: ¿y no sería posible sobrevivir sentado?’ 😀 😀

  8. Las hienas, esos animales que a simple vista parecen repelentes y desagradables, pero que en el fondo son portadores de una gran inteligencia. Nunca hay que criticar a la mentira, pues te puede sacar de muchos apuros 😀
    Un abrazo.

    • Las hienas son animales con muy mala prensa. ¡Habrá que reivindicarlas! 😉
      En las ocasiones en que una “mentira” nos saca de un apuro, deja de ser mentira para ser “imaginación” 😀 😀 😀

  9. Jajaja, qué lista la hiena. Si es que más vale caer en gracia…
    Lo que no sé es como se tomaría el rey que las hienas se estén riendo todavía de aquella. ¿Será por eso que leones e hienas son enemigos acérrimos?

  10. Listilla la hiena!!! Pudo con el fiero león. Empezamos este lluvioso día con una sonrisa. Gracias Martes!!!

    • Cuando las oyes reír, sin querer, te ríes tú también. Puse una grabación en el apartado «¿Quién ha escrito y quién ha ilustrado este cuento?», si la escuchas, no puedes evitar soltar una carcajada.

Nos encanta que nos cuentes

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.