Skip links

Main navigation

Un bonito sueño

il_fullxfull-1031118432_romx

Ilustración: Claudia Tremblay

Beatriz corrió alegre hacia su madre, llevaba el pelo recogido en dos largas coletas que saltaban al compás de sus movimientos.

—¡Mamá! ¡Mamá!

—Hola, cariño.

—Mamá, mira qué vestido más bonito llevo, es el que me compraste tú.

—Estás muy guapa, hija mía.

—¿Adónde iremos hoy?

—¿Qué te parecería ir a un lugar mágico, donde el sol brilla y el cielo es de un azul claro precioso?

—¡Sí! ¡Vamos mamá!

Beatriz le dio la mano a su madre y juntas avanzaron por un camino cubierto de flores de muchos colores.

Al pasar un río, vieron un bancal de naranjos; los frutos desprendían una suave fragancia que envolvía el aire.

—Mamá, ¿qué sitio es este?

—«El bancal del río». Es del abuelo, pero todos ayudamos para que crezcan las naranjas. Y cuando ya están maduras, las recogemos.

—¿Puedo comerme una?

—¡Claro que sí! Toma.

Beatriz peló la naranja y la mordió. Estaba muy jugosa y el dulce sabor le llenó la boca. Era deliciosa.

Guardaron algunas para el camino y siguieron adelante.

El paisaje se llenó de árboles frutales, de los que pendían limones, manzanas, peras y muchas más frutas de delicioso aspecto.

—Mamá, ¿por qué hay tantos árboles y por qué todo es tan bonito?

—Porque es un lugar mágico. Aquí todo crece libremente y sus habitantes pueden coger todo aquello que deseen, siempre y cuando respeten la naturaleza y no le hagan daño.

—¡Mira mamá!, también hay animalitos. ¿Has visto ese perrito tan bonito que viene hacia nosotras?

—Se llama Pulgarcito; es mi perro. Te gustará jugar con él.

—¿Tú tienes un perro?

—¡Claro!, lo tuve hace tiempo, y ahora nos hemos vuelto a encontrar.

Pulgarcito se acercó retozando, muy contento de verlas. Beatriz lo acarició y los dos se pusieron a jugar. La madre los miraba contenta, sintiéndose dichosa de tenerlos cerca y de disfrutar de aquel momento.

Juntos se dirigieron a un hermoso paraje, en el que había fuentes de aguas cristalinas y en ellas contemplaron cómo nadaban los peces.

Cantarinas cascadas daban frescura y sofocaban el calor del sol. Los animalitos jugaban mientras Pulgarcito corría de un lado a otro, moviendo el rabo sin parar. Todo el mundo era feliz y sonreía contento y alegre.

Realmente, aquel era un lugar mágico, en el que la dicha y la felicidad envolvían cada instante, llenándolo todo de luz.

Justo aquel día, había una feria y Beatriz montó cuantas veces quiso en los caballitos. Comieron algodón de azúcar y caramelos con sabor a macedonia. Todo era muy divertido. Beatriz no se separaba de su madre y en su cara se dibujaba una permanente sonrisa de felicidad.

—Mamá ¿vendremos más veces aquí?

—Cariño, este lugar no es siempre el mismo. Ya te he dicho que es mágico; por eso cada día es diferente.

—¿Cómo de diferente?

—Eso nunca se sabe. Cada mañana, cuando amanece, todo cambia y aparece un lugar nuevo, lleno de nuevos rincones que has de descubrir.

—No lo entiendo. Explícamelo, mamá, ¡por favor!

—Beatriz, todavía no te lo puedo explicar; pero cuando llegue el momento, tú también lo descubrirás. Aunque eso será dentro de mucho, mucho tiempo. Aún te queda un largo camino que recorrer para llegar aquí.

—Pero es que yo quiero quedarme contigo. Te echo mucho de menos.

—Yo también te hecho mucho de menos, por eso te he traído hasta aquí, para compartir este momento especial y diferente. Y aunque no puedas quedarte, recuerda que sigo a tu lado. No olvides que este camino lo empezamos juntas, pero ahora debes seguir adelante tú sola; yo te acompañaré desde aquí.

—Mamá, dame un beso. ¡Pero corre!, dámelo antes de que suene el despertador.

Su madre se acercó con ternura y, abrazándola, la llenó de besos cálidos y dulces.  Esos besos que jamás se olvidan.

—Te quiero mucho, mamá.

—Yo también te quiero mucho, bonita mía. Pero debes marcharte ya, es hora de despertar. Nos veremos en tu próximo sueño.

El despertador sonó, como cada mañana, pero aquel día, Beatriz se despertó envuelta en una sensación de felicidad.

FIN

Si quieres, también puedes escuchar “Un bonito sueño” con la voz de Angie Bello Albelda

logoAngie

Reader Interactions

Comments

  1. Vaya cuento más hermoso por lo que enseña! Me ha gustado mucho sobretodo por el buen sentimiento que queda después de leerlo, tratando de lo que trata. Muchas gracias a la autora.

  2. Muchísimas gracias por vuestros comentarios. Me alegra que os haya gustado mi cuento y poder compartirlo con vosotros. Gracias a Martes de Cuento por publicarlo.
    En el cuento quise transmitir lo que se siente, al despertarte, cuando sueñas con aquellas personas que ya no están contigo. Por un lado está la tristeza de que no la vas a ver y por el otro la felicidad de saber que puedes encontrarte otra vez con ellas. Por eso siguen viviendo en nosotros, mientras no las olvidemos nos acompañarán y vivirán en nuestros recuerdos.
    Mi madre sigue siendo mi mejor amiga, la persona que más quiero y la mejor madre que se pueda tener. Saber que la puedo ver en mis sueños me ayuda y es muy bonito.
    Un saludo a todos

    • 🙂 Ha sido un placer tenerte en Isla Imaginada y compartir contigo momentos de recuerdos y emociones 🙂 Gracias a este cuento, tu madre vivirá de nuevo cada vez que alguien lo cuente y alguien lo escuche 🙂

  3. Me ha encantado la lectura en voz alta del cuento… Escucharlo es estupendo (((: Se lo puedes poner a u niño antes de dormir que la voz resulta completamente familiar. ¡Felicidades por el cuento!

  4. ¡Qué maravilla poder soñar con aquellos que, de momento, no están a nuestro lado!
    Muy bonito, triste y enternecedor cuento, Martes. Se me han llenado los ojos de lágrimas.
    Un abrazo muy, muy grande.

  5. Es un cuento muy tierno y bonito pero da un poco de pena. De todas formas, qué maravilla es poder soñar y construir mundos paralelos por los que transitar al margen del real.

    • Así es Aurora, has descrito el cuento a la perfección: conmovedor y real.
      Al leerlo, pensé que Begoña trataba el tema de la muerte con una suavidad y calma envidiables y me hizo recordar las veces que he soñado con las personas queridas que ya no están cerca.

  6. Cuando soñamos con los que se han ido nos da una rabia inmensa despertarnos. Nos consolamos esperando otro bonito sueño en su compañía. Un maravilloso cuento, lleno de sensibilidad. Felicidades a la autora. Ah! y la ilustración una maravilla!!

  7. El cuento es muy bonito, pero el simple hecho de pensar en esa niña sin madre, se me encoge el corazón. Me he negado a ver la película tan de moda “Un Monstruo viene a verme” porque creo que es demasiado emocional para mi, tengo el llanto muy fácil, sin embargo mis hijos la han visto y tan panchos que se han quedado, desde luego, qué poca sangre.

    • ¡Ay, Sensi!, hay realidades terribles por las que tarde o temprano pasamos todos y también se deben abordar en literatura. El tema de la muerte es muy difícil y delicado, porque nunca sabes si llegas o te pasas, pero creo que en el cuento de Begoña se trata con una delicadeza extrema. Sin dejar de ser triste, porque perder a un ser amado siempre lo es, abre la puerta a la esperanza y cuando acabas de leerlo te sientes reconfortado y un poco menos triste.
      La película aún no la he visto, pero iré porque tiene unas críticas excelentes y, sobre todo, porque es un cuento y los cuentos son una de mis debilidades 😉

    • Hola, Sensi, yo fui a verla ayer, soy muy de llorar en el cine pero esta es tan lacrimógena que no me emocionó, salí como tus hijos, tan pancha. No sé, es que cuando te quieren forzar la lágrima a veces consiguen lo contrario.

  8. Me ha gustado mucho este cuento porque nos enseña que no debemos dejar de soñar nunca. Creo que tanto la vida, como la muerte es un sueño, tal y como lo afirmaba Calderón y tantos poetas. No debemos dejar de soñar nunca, dormidos, despiertos, y felicito a su autora. Este es un día de sueños, y me ha encantado leerlo, porque me hizo recordar a mis padres, a mis amigos, incluso a mis enemigos… Felicitaciones. Mi abrazo y mi pequeño poema. Os quiero.

    Un sueño. Todo es un sueño
    de la vida y de la muerte;
    si sueñas, tu buena suerte
    ensalzará tu diseño.
    Porque es grande lo pequeño
    Y hasta el vestido que llevas
    con él te luces, te elevas
    vives un mundo de amores
    y hasta los cardos son flores
    mostrándote cosas nuevas.

    Julie Sopetrán

  9. Bonito sueño repleto de colores, aromas, sabores, magia…
    Por la blogoteca también pasé aunque en estos momentos se encuentra adormilada.
    Ya despertará.
    ¡Feliz noviembre!

  10. Me ha gustado muchisimo. Entiendo el mensaje. Una madre es una madre y nunca se olvida. Felicidades y ya puedes empezar a pensar en otro maravilloso cuento

  11. Me ha gustado mucho y entiendo el motivo por el cual esta escrito. Una madre es una madre y nunca se olvida. Felicidades me ha gustado muchisimo

  12. Me ha emocionado mucho su cuento. Yo hace 16 años que perdi a mi padre y siempre que estoy triste intento recordar las cosas bonitas que hacíamos. En nuestro bva del río. Muchas gracias.

Nos encanta que nos cuentes

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.