Skip links

Main navigation

El abecedario

Gallo

Ilustración: Yudaev

Érase una vez un hombre que compuso nuevos versos para un abecedario; dos por letra, exactamente como se suele ver en las antiguas cartillas escolares. Decía que hacía falta algo nuevo, pues los viejos pareados estaban muy sobados, y los suyos le parecían más acertados.

De momento, el nuevo abecedario estaba solo en manuscrito, guardado en el gran armario-librería, junto a la vieja cartilla impresa; aquel armario contenía muchos libros eruditos o entretenidos.

Pero el viejo abecedario no quería por vecino al nuevo, así que había saltado del anaquel en el que estaba y, al hacerlo, había pegado un empellón al intruso, el cual también cayó al suelo, y allí estaba ahora con todas las hojas dispersas.

El viejo abecedario giró su primera página, que era la más importante, pues en ella estaban todas las letras, mayúsculas y minúsculas.

ABCCAP

Aquella hoja contenía todo lo que constituye el alma de los libros: el Alfabeto, las letras que, quiérase o no, gobiernan el mundo. ¡Qué poder más terrible! Todo depende de cómo se las dispone: pueden dar la vida, pueden condenar a muerte; alegrar o entristecer. Por sí solas nada son, pero ¡puestas en fila y ordenadas!…

Allí estaban, cara arriba. El gallo, Ave de la A mayúscula, lucía sus plumas rojas, azules y verdes. Hinchaba el pecho muy ufano, pues él sabía lo que significaban las letras.

Al caer al suelo el viejo abecedario, el gallo había batido las alas y se había encaramado de una volada en uno de los bordes del armario y después de atusarse las plumas con el pico, lanzó al aire su penetrante quiquiriquí. Todos los libros del armario, que, cuando no estaban de servicio, se pasaban el día y la noche dormitando, oyeron la estridente trompeta. Y entonces, el ave se puso a discursear, con voz clara y perceptible, sobre la injusticia que acababa de cometerse con el viejo abecedario.

—Por lo visto, ahora ha de ser todo nuevo, todo diferente —dijo—. El progreso no puede detenerse. Los niños son tan listos, que ya saben leer antes de conocer las letras. «¡Hay que darles algo nuevo!», dijo el autor de los nuevos versos, que yacen esparcidos por el suelo. ¡Bien los conozco! Más de diez veces se los oí leer en alta voz. ¡Cómo gozaba el hombre! Pues no, yo defenderé los míos, los antiguos, que son tan buenos, y las ilustraciones que los acompañan. Por ellos lucharé y cantaré. Todos los libros del armario lo saben bien. Y ahora voy a leer los de nueva composición. Los leeré con calma y tranquilidad, y creo que estaremos todos de acuerdo en lo malos que son.

A. Ama
Sale el ama endomingada
por un niño ajeno honrada.

B. Barquero
Penas y fatigas pasó el barquero,
pero ahora reposa placentero.

—Este pareado no puede ser más estúpido —dijo el gallo—, pero seguiré leyendo.

C. Colón
Navegó Colón el mar ingente,
y ensanchó la tierra enormemente.

D. Dinamarca
De Dinamarca la leyenda es bella,
que ningún mal caiga sobre ella.

—Muchos daneses encontrarán bonitos estos versos —observó el ave— pero yo no. No les veo nada de particular. Sigamos.

E. Elefante
Siempre es pesado el elefante,
incluso cuando solo es un infante.

F. Flor
Al llegar la primavera,
se abre al mundo lisonjera.

G. Gigante
Este individuo tan ingente,
a menudo, asusta a la gente.

H. Hurra
Con este grito, en nuestra tierra,
empieza la fiesta y acaba la guerra.

—¿¡Cómo podrá un niño comprender estas alusiones!?  —protestó el ave— Y, sin embargo, en la portada leemos: Abecedario para adultos y niños. Pero los adultos seguro que tienen mejores cosas que hacer que leer los versos de un abecedario, y los pequeños no lo entenderán. ¡Esto es el colmo! Sigo.

I. Isla (Imaginada)
Cada martes allí vamos
y de cuentos disfrutamos.

—Este es el único pareado que se salva —aprobó el gallo.

J. Jardín
Tantas plantas hay en él,
que más que un jardín, es un vergel.

K. Kilo
Pesa más un kilo de plomo que de paja,
¿será que está de rebaja?

—¡A ver cómo explican esto a los niños!

L. León
Si furioso lanza un rugido,
corre para no ser mordido.

M. Mañana (sol de)
Cada amanecer asoma puntual,
y no es porque cante el ave en el corral.

—¡Vaya!, ahora se mete con nosotras —exclamó el gallo—. Suerte que estamos en buena compañía; en compañía del sol. Sigamos.

N. Negro
Lo negro, negro siempre será,
aunque lo laves con asiduidad.

Ñ. Ñu
Ciertamente es un bicho raro,
tal vez vaca y antílope cruzado.

O. Olivo
Hoja más hermosa nunca fue
que la que le regaló la paloma a Noé.

P. Pensador
La mente del pensador mueve el mundo,
de lo más alto a lo más profundo.

Q. Queso
El queso se utiliza en la cocina,
y con otros manjares bien combina.

R. Rosa
Entre las flores, es la rosa bella
lo que al cielo la más brillante estrella.

S. Sabiduría
Muchos presumen de tener sabiduría
y en verdad su mollera está vacía.

—¡Permitidme que cacaree ahora un poco! —dijo el gallo—. De tanto leer pierdo las fuerzas y he de tomar aliento.

Y se puso a cantar de tal forma, que no parecía sino una trompetilla de latón que daba gusto oír —al gallo, entendámonos—.

—Prosigamos.

T. Tetera
La tetera tiene rango en la cocina,
pero la categoría del puchero es aún más fina.

U. Urbanidad
Virtud indispensable es la urbanidad,
para no ser un ogro en sociedad.

—Esto tiene que ser muy profundo —observó el gallo—, pero por más que lo intento, no puedo llegar al fondo.

V. Valle (de lágrimas)
Valle de lágrimas, Madre Tierra
a ti iremos todos, en paz o en guerra.

—¡Esto es muy crudo! —se lamentó el ave.

W. Waterpolo
El waterpolo es un gran deporte,
aunque al de secano no le importe.

X. 

—Aquí no ha sabido encontrar nada nuevo:

Xilófono
Tu melodía a los niños encanta,
tanto como a los viejos espanta.

—Al final, ha tenido que contentarse con «xilófono».

Y. Yggdrasil
En este árbol, dioses nórdicos vivieron,
pero cuando el árbol murió, enmudecieron.

—Estamos casi al final —dijo el gallo—. ¡No es poco consuelo! Ahí va el último:

Z. Zapato
El zapato, un gran invento,
que al pie protege o da tormento.

—¡Por fin! ¡Se acabó! Pero aún no estamos al cabo de la calle. Ahora viene imprimirlo. Y luego leerlo. ¡Y lo ofrecerán en sustitución de los venerables versos de mi viejo abecedario! ¿Qué dice la asamblea de libros eruditos e indoctos, monografías y enciclopedias? ¿Qué dice la biblioteca toda? Yo ya he hablado, ahora que actúen los demás.

Los libros y el armario, todos en pie, permanecieron mudos, mientras el gallo voló, muy orondo, y se volvió a situar, de nuevo, bajo la A de Ave.

—He hablado muy bien y he cantado aún mejor. Esto no me lo va a quitar este nuevo abecedario. Seguro que fracasa. De hecho, ya ha fracasado. ¡Porque él no tiene gallo!

FIN

Si quieres, también puedes escuchar «El abecedario» con la voz de Angie Bello Albelda

Reader Interactions

Comments

  1. Notable cuento, Nona; creo que es un excelente trabajo como para iniciar a los pequeños en el arte de las letras. Lo tiene todo: fantasía, prosa, versos, juegos, humor. Sin duda, un estupendo trabajo.
    Por cierto, la ilustración de Yudaev es perfecta para ilustrar la entrada.

    Un abrazo.

    • Mi mérito solo radica en algunos pequeños retoques sobre un texto genial de Andersen. Las buenas letras se detectan en las primeras líneas 😉 Ya sabes lo que me gusta la buena lectura.
      ¡Un abrazo inmenso!

  2. Es un cuento delicioso, como todo lo de Andersen en tus manos… Y hoy inspirada por los dos, sólo puedo decirte que…

    Las letras son baluartes
    que fortifican los martes

    En sus murallas me asiento
    para disfrutar el cuento.

    Lindo el viejo abecedario
    me gusta su itinerario

    Disfruto con las palabras
    y hasta con esas… macabras

    las torpes y las más cultas
    las bellas y las ocultas…

    Y ante el A B C del Gallo
    kikirikí… yo, me callo.

    Julie Sopetrán

    • Cuando yo sea mayor, quiero escribir como Andersen 😀 😀 No puedo evitar adorarlo. Espero que no se enfade por las licencias que me permito con algunos de sus textos. Las hago con todo el amor del mundo. Supongo que él lo sabe 😉

    • 🙂 Es un lujo, como pocos, contar con Angie. Me alegra que te guste, Isabel.
      Te contaré un secreto: escuchar a Angie, es como conocerla. Todas las buenas vibraciones que sientes al escucharla, las transmite, aumentadas, en persona 😉

Nos encanta que nos cuentes

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *