Buscando una razón

Ilustración: badusev

Un luminoso domingo de verano, muy de mañana tres amigos decidieron hacer una excursión y subir a una alta montaña cercana al lugar donde vivían. Se calzaron sus botas, se colgaron a la espalda sus mochilas cargadas con provisiones y emprendieron la marcha.

Cada uno de los tres tenía un motivo para pasear. El primero quería estudiar la flora del lugar; el segundo deseaba observar las aves que por aquellos parajes habitaban; y el tercero anhelaba bañarse en las cristalinas aguas del lago que había en la cima.

Una vez arriba, cada uno se dedicó a lo que más le gustaba.

—¡Qué maravilla de flores!

—¡Observad, amigos, esa majestuosa águila!

—¡Estas frescas aguas son mágicas!

Pasaron la mañana incansablemente dedicados a sus actividades y cuando ya se disponían a descansar y comer, vieron, no muy lejos de donde estaban, a un hombre que miraba hacia el horizonte. Estaba solo, inmóvil, sentado sobre una gran roca.

Los tres amigos se miraron y se preguntaron «¿Qué hará allí?». Y, a continuación, cada uno expuso su teoría:

—Está claro. Ese hombre se ha perdido y está esperando a orientarse o a que alguien pase para preguntarle cuál es el camino que debe seguir —dijo el primero de los amigos.

—No. Más bien me parece a mí que durante la subida se ha cansado o se ha hecho daño y ahora está sentado esperando a reponerse —dijo el segundo.

—Pues yo, lo que creo, es que los dos estáis equivocados —repuso el tercero—. Está claro que es más rápido que sus acompañantes y como ha llegado el primero a la cima, ahora está esperando a que llegue el resto del grupo.

Iniciaron los tres una discusión, defendiendo cada uno su hipótesis y se fueron acalorando, cada uno de ellos empeñado en la veracidad de su versión.

Por fin, para saciar su curiosidad, decidieron acercarse hasta el lugar en el que estaba el hombre y salir de dudas.

Habló el primer amigo:

—Buenos días, ¿te has perdido?

—No —repuso el desconocido.

Los otros dos se miraron con una sonrisa.

—¿Estás cansado o te has hecho daño? —preguntó el segundo

—No.

El tercer amigo, seguro de tener razón, finalizó diciendo con orgullo:

—Tú estás esperando a alguien, ¿verdad?

—No.

Desconcertados, los tres amigos se miraron entre ellos y preguntaron al unísono:

—Entonces, ¿qué haces aquí?

Y el desconocido repuso apaciblemente:

—Simplemente estoy.

FIN

Reader Interactions

Comments

  1. ¿Acaso hay mejor razón que el siempre hecho de estar, de ser? ¿Contemplar la vida desde el espacio infinito de uno mismo?
    La única razón es la suya.

    Un beso enorme. Abrazo.

  2. Querida Martes

    Lo más paradójico de todo es que las razones nos las creamos nosotros mismos. Entonces, ¿por qué no crearnos una en la que quedemos bien? 🙂

    Besitos

  3. Buenos días!!! Vaya manía de encontrar siempre una razón para todo. Simplemente dejemos la vida transcurrir.
    Un abrazo!!!

Nos encanta que nos cuentes

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.