La Luna

Ilustración: photonensauger

En tiempos muy lejanos hubo un país en que de noche siempre estaba oscuro y el cielo se extendía como una sábana negra, pues nada brillaba en el firmamento.

De aquel país salieron un día cuatro amigas a recorrer el mundo en busca de aventuras y llegaron a una tierra en la que al anochecer, en cuanto el sol se ocultaba detrás de las montañas, aparecía sobre un roble una esfera luminosa que esparcía a gran distancia una luz clara y suave. Aun cuando no era brillante como la del sol, permitía ver y distinguir muy bien los objetos. Las forasteras se detuvieron a contemplarla y preguntaron a una campesina, que acertaba a pasar por allí en su carro, qué clase de luz era aquella.

—Es la Luna —respondió la mujer—. Nuestro alcalde la compró por cuatro monedas y la sujetó a la copa del roble. Hay que ponerle aceite todos los días y mantenerla limpia para que arda claramente. Para ello le pagamos una moneda a la semana.

Cuando la campesina se hubo marchado, dijo una de las amigas:

—Esta lámpara nos prestaría un gran servicio. En nuestra tierra tenemos un roble tan alto como este, podríamos colgarla de él. ¡Qué ventaja no tener que andar a tientas por la noche!

—¿Sabéis qué? —dijo la segunda—. Iremos a buscar un carro y un caballo y nos llevaremos la Luna. Cada una de nosotras que ponga una moneda para comprarla. Dejaremos una bolsa con el dinero atada en la copa del roble para que el alcalde compre otra Luna.

—Yo sé subirme a los árboles —intervino la tercera—. La descolgaré.

La cuarta fue a buscar el carro y el caballo y la tercera trepó a la copa del roble, abrió un agujero en la luna, lo atravesó con una cuerda y la bajó. En su lugar, dejó la bolsa con las cuatro monedas dentro.

Cuando ya tuvieron en el carro la brillante bola, la cubrieron con una manta para que nadie se diese cuenta de que se la llevaban y, de este modo, la transportaron sin contratiempos a su tierra, donde la colgaron de un alto roble.

Viejos y jóvenes sintieron gran contento cuando vieron la nueva luminaria esparcir su luz por los campos y llenar sus habitaciones y aposentos. Los enanos salieron de sus cuevas, y los duendecillos, con sus rojas chaquetitas, bailaron en corro por los prados.

Las cuatro amigas se encargaron de poner aceite en la Luna y de mantener limpio el pabilo y por ese trabajo les pagaban una moneda semanal. Pero envejecieron y cuando una de ellas enfermó y previó la proximidad de la muerte, dispuso que depositasen en su tumba, al enterrarla, la cuarta parte de la Luna, de la que era propietaria. Cuando hubo muerto, subió el alcalde al roble y, con las tijeras de jardinero, cortó un cuadrante, que fue colocado en el féretro. La luz del astro quedó debilitada, aunque poco. Pero a la muerte de la segunda hubo de cortar otro cuarto, con la consiguiente mengua de la luz. Más tenue quedó aún después del fallecimiento de la tercera, que se llevó también su parte; y cuando llegó la última hora de la cuarta, las tinieblas volvieron a reinar en el país. La gente que salía por la noche sin linterna chocaba y discutía.

Mientras, al unirse en el mundo subterráneo los cuatro cuadrantes de la luna e iluminar el reino de las eternas tinieblas, los muertos comenzaron a agitarse y a despertar de su último sueño. Se extrañaron al comprobar que veían de nuevo. La luz de la Luna les bastaba, pues sus ojos se habían debilitado tanto, que no habrían podido resistir el resplandor del sol. Se levantaron de sus tumbas y, alegres, reanudaron su antiguo modo de vida. Unos empezaron a jugar, otros a bailar, otros a cantar, a reír, a correr… El ruido era cada vez más estruendoso y acabó por oírse en todo el universo.

Los dioses pensaron que el mundo de abajo se había vuelto loco y corrieron a cerrar las puertas del cielo para rechazar al enemigo, caso de que intentara invadir sus dominios. Pero viendo que no llegaba nadie, un mensajero montó en su caballo y se dirigió al mundo subterráneo para comprobar qué ocurría. Al llegar allí, puso orden y mandó a los muertos volver a sus sepulturas. Después, se llevó los cuatro trozos de luna y los colocó en lo alto del firmamento, donde siguen brillando desde entonces.

FIN

Reader Interactions

Comments

    • Bueno, Ratonet, ya sabes que los cuentos tienen mucha paciencia. Este, en concreto, esperará a Qamarporque, como tú, en Isla Imaginada estamos seguros de que le va a gustar muco.
      ¡Un abrazo y felices lecturas!

  1. Si fuera tan fácil transportar la Luna ¿Quién no pondría una en la plaza de su pueblo? Pero nada de andar repartiéndola entre los muertos.
    Un cuento encantador. Feliz semana, y feliz de volver a los Martes. Ya sabes que he andado muy liada.¡Besos miles!

    • Yo desde luego pondría una cerca de mi ventana 🙂
      Puedes venir cuando quieras, querida amiga, ya sabes que los cuentos siempre esperan.
      Un beso grande de toda la Isla Imaginada. ¡Te echábamos de menos! 😉

Nos encanta que nos cuentes

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.