Perlas de sabiduría

Ilustración: Victoria Rivero

En el lejano Oriente, habitó una vez un hombre al que consideraban el más sabio de la tierra. Una joven viajera decidió cruzar el mundo y visitarlo para aprender de él.

—Maestro, me gustaría saber cómo llegar a ser una persona tan sabia como usted.

—Es realmente sencillo, —le dijo— yo únicamente me dedico a descubrir las perlas de sabiduría que me rodean. ¿Ves aquel gran baúl allí?

—Sí.

—Está lleno de las perlas que he acumulado durante mi existencia.

—Sí, pero ¿yo dónde puedo encontrarlas?

—Las perlas están por todas partes. Es cuestión de abrir bien los ojos y aprender a descubrirlas. Las perlas de sabiduría siempre están preparadas para quien esté dispuesto a encontrarlas. Es como una planta que nace dentro de las personas, evoluciona dentro de ellas, se nutre de otras personas y da frutos que nos alimentan a nosotros y a los demás.

—Ah, ya, ya…. ¡Ya lo entiendo! Lo que me está diciendo es que tengo que ir descubriendo las perlas de sabiduría que hay en el interior de cada persona para coleccionarlas y así ir creando mi propia sabiduría, que después podré ir compartiendo con los demás…

En aquel momento, las palabras de aquella joven formaron una pequeña nube de vapor de agua que se condensó hasta solidificarse en una pequeña perla. Inmediatamente el maestro la recogió para ponerla junto al resto de perlas dentro de su baúl.

El maestro le dijo:

—Ya lo ves, la única sabiduría que poseo es la de recopilar estas pequeñas perlas que después utilizo en el momento oportuno.

FIN

rainbow_pencil_avatar_by_shirokuro_chan¿Quién ha escrito y quién ha ilustrado este cuento?

Reader Interactions

Nos encanta que nos cuentes

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.