Cuento de Martes de cuento

Cosas de letras. «Las cinco hermanas»

01vocalsversio2

Estas cinco hermanas son muy resaladas,

todas las mañanas, bien acicaladas,

las caras lavadas, se esconden radiantes,

entre consonantes y forman palabras.

Las ves en el sol y en el corazón.

Sobre un gato van y en un alacrán.

Vuelan en las nubes, con mantas las cubres.

Soplan las trompetas, montan bicicletas.

Tocan la guitarra, ¡vaya una jarana!

Comen caramelos, muerden regalices,

y chupan anises.

¿Sabes dónde están?

Si las quieres encontrar, vas a tener que escuchar,

te las voy a presentar:

00_2013-11-08 11 38 07

¡Repítelo tú!:

00_2013-11-08 11 38 07

¡Estas son!, ¡es genial! su apellido es Vocal.

Al llegar la noche, el sol se va en coche,

salen las estrellas y la luna vela,

ellas, muy cansadas, se van a sus camas.

Las cinco vocales se van a dormir,

que hay que descansar después de jugar.

Y ahora a soñar, que por la mañana

hay que madrugar y ¡vuelta a empezar!

que muchas palabras tienen que inventar.

FIN

El elefante azul

elefant

Ilustración: César Samaniego

Todo el mundo sabe que los elefantes azules dan la felicidad a quien consigue verlos.

También sabe todo el mundo que solo aparece uno cada mil años, después de que se haya marchado el anterior, porque en la tierra no puede haber dos elefantes azules al mismo tiempo.

Pero lo que nadie sabe es de dónde vienen, ni tampoco qué es lo que los hace venir aunque, lo cierto, es que aquel que consigue ver un elefante azul, es feliz mientras vive.

Por si alguien lo ha olvidado, los elefantes azules necesitan estar al aire libre, porque su peculiar color lo obtienen del cielo, del mar y de las flores de nomeolvides, que crecen junto a los ríos.

Cuando llegan a la tierra, lo primero que hacen es buscar un lugar bonito en el que vivir y se hacen amigos de los animales que allí habitan, es por eso que los animales siempre están felices.

No suelen tener amigos entre los humanos, porque los humanos crecen demasiado deprisa y, al crecer, se olvidan de los elefantes azules, cosa que a ellos los pone un poco tristes. ¡Los adultos tienen muy mala memoria para las cosas bonitas!

Os hablaré del último elefante azul y de lo que le ocurrió. Tal vez así comprendáis muchas cosas…

Cuando el elefante azul llegó hace ya algunos años, tal vez cien, se dio cuenta de que era muy difícil encontrar un buen lugar en la tierra en el que vivir, por lo que decidió marcharse a la Isla Imaginada.

Esta isla queda a medio camino de ninguna parte y solo se puede llegar a ella cerrando los ojos y quedándose muy quieto y callado. Después de un rato, uno empieza a ver…

Al principio, solo se ven nubes blancas pero, poco a poco, se van abriendo claros y entonces vuelas sobre un mar azul, tan lleno de peces de colores que casi ni pueden nadar y a lo lejos divisas una pradera muy verde por la que corren multitud de seres extraños y en la que hay árboles cargados de frutas jamás vistas.

Vas descubriendo que es un lugar infinito en el que puedes encontrar cualquier cosa: seres que no tienen boca y que, sin embargo, no paran de hablar; piedras que andan ágilmente sobre sus largas piernas de alambre; extraños monstruos irisados que cambian de color según les da el sol; pájaros, gente, edificios, barcos, hadas, ogros, genios… ¡Hay tantas cosas allí que ni aun viviendo siete vidas sería posible llegar a conocer toda la isla y a todos sus habitantes!

Durante un tiempo todo fue bien y el elefante azul viajó por toda la Tierra e hizo felices a muchas personas pero, un día, mientras descansaba bajo una jacaranda en flor, una araña negra, peluda y con veinte patas, que hacía tiempo que lo vigilaba, tejió una tela enorme y pegajosa y capturó al elefante.

Quería toda la felicidad del mundo solo para ella, así que lo encadenó y lo escondió en lo más profundo de una cueva sin sospechar que, al tenerlo encerrado, el elefante perdería su color y ya no podría darle la felicidad que tanto anhelaba.

Desde entonces, nadie ha conseguido ver al elefante y por eso cada vez hay más personas tristes en el mundo. Permanece cautivo y la araña aún no es feliz; sigue tan negra y peluda como siempre.

Pero hay quien dice, que antes de que pierda por completo su color, el elefante azul será liberado; y cuando eso ocurra lo sabremos, porque la felicidad volverá de nuevo a la Tierra.

FIN

Gritón

Gritón

Gritón siempre estaba enfadado. No servía de nada que sus padres se lo consintieran todo, que le dieran todos los caprichos y que le dejaran hacer todo lo que le daba la gana; él seguía enfadado.

Si alguien a su alrededor le llevaba la contraria, se enfadaba. Si no le daban la razón cuando hablaba, se enfadaba. Si no se salía siempre con la suya, se enfadaba…

Y cuando se enfadaba no había quien lo soportara. Sus gritos, y lloros podían dejar sordo a un sordo y acabar con la paciencia del más paciente.

Una mañana, al despertarse, enfadado como siempre, comenzó a gritar:

—¡¡Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!! ¡¡Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!!

Al abrir los ojos, había recordado que aquel día la profesora preguntaría la lección y, como no se la sabía, no quería ir al colegio, algo que le ocurría muy a menudo.

Cuando se despertaba gritando porque quería quedarse en casa, su padre o su madre corrían a su habitación e intentaban convencerlo de que tenía que ir a la escuela, pero él gritaba aún más fuerte y pataleaba, hasta que conseguía que sus padres llamaran a la abuela para que lo cuidara y él, entonces, en lugar de aprender cosas nuevas se pasaba todo el día sin hacer nada.

Pero aquella mañana algo extraño estaba ocurriendo, cada vez gritaba con más ganas y cada vez lloraba con más fuerza, pero nadie iba a consolarlo. Después de estar un buen rato berreando y en vista de que nadie le hacía caso, decidió descubrir qué es lo que estaba pasando y abrió la puerta de su habitación.

No bien había abierto, se quedó pasmado: detrás de la puerta no había nada. Pero lo que se dice nada de nada. Absolutamente nada.

Su casa había desaparecido. Enfrente, arriba, abajo, a la derecha y a la izquierda, por todos lados, hasta donde la vista alcanzaba todo era blanco. Completamente blanco y vacío. Parecía que en el mundo solo quedaran él y su habitación. No había nadie que pudiera escuchar sus gritos.

Como no tenía ni la menor idea de lo que ocurría y como tampoco sabía qué hacer, cerró la puerta de golpe y, muy asustado, se sentó a pensar.

Quizá, se dijo, si grito más fuerte acabará apareciendo alguien. Y así lo hizo.

Comenzó a chillar y en el mismo momento en el que salió de su boca el primer grito, la mesita de noche se esfumó:

—¡Plop!

Se asustó tanto, que gritó aún más fuerte:

—¡Ahhhhhhhhhhh!

—¡Plop!

Ahora fue la lámpara la que se desvaneció.

Empezaba a estar muy, muy asustado y, por primera vez en su vida, sorprendido de que sus gritos y lamentos no sirvieran de nada. Al contrario, para lo único que servían era para hacer desaparecer las cosas.

Empezó a berrear y a chillar como un loco:

—¡Buaaaaaaaaa!, ¡¿qué haré ahora?!, ¡Buaaaaaaaaaaaaaaaa!

Y, con cada nuevo grito,

—¡Plop!, ¡plop!, ¡plop!

Sus juguetes, la cama y la alfombra se evaporaron.

—¡Mamáaaaaaaaaaaaaa, papáaaaaaaaaaaaaaaaaaa!,  ¿qué está pasando?

—¡Plop!, ¡plop!, ¡plop!

Adiós al armario, las cortinas y los libros del colegio.

Gritón estaba loco de miedo y con un último grito, el más fuerte de toda su vida, empezó a caer, a caer, a caer en el blanco vacío, hacia abajo, solo…

Se despertó al oír que su padre le decía:

—¡Gritón! ¡Despierta! ¡No grites, es solo una pesadilla!

Al ver que ya no estaba solo y que la habitación seguía estando tal y como siempre había estado, sintió un gran alivio y exclamó:

—¡¡Fantástico, hoy tengo examen!! ¡¡Llevadme rápido al colegio!!

Sus padres se miraron asombrados y después de ponerle el termómetro, llamaron a la abuela para que lo cuidara.

Al fin y al cabo, aquel día, Gritón se libró de ir a la escuela.

FIN