Cuento popular

Las tres princesitas delicadas

Ilustración: Arbetta

En vete a saber tú dónde y en tiempos de no sé quién, vivieron, una vez, una reina y un rey que tenía tres hijas. Las tres eran inteligentes, hermosas, simpáticas, listas… En fin, que tenían todos aquellos dones que la naturaleza suele conceder a las princesas de un cuento. Pero ¡ay!, las tres tenían el mismo problema: eran en extremo delicadas.

La mayor se llamaba Dina y era delicada como una azucena. La segunda llevaba por nombre Nina y era delicada como un clavel. Y la más pequeña, llamada Tina, era tan delicada como una rosa.

Vivían todos felices en su castillo hasta que una mañana de otoño decidieron salir a pasear por los jardines que rodeaban el palacio.

Mientras deambulaban entre los parterres, de un árbol se desprendió una hoja y quiso la mala suerte que aterrizara justo en medio de la cocorota de la princesa Dina, la mayor, la cual, al sentir el golpe, exclamó:

—¡Ay, mi cabecita!

No pudo decir más. Dina cayó al suelo desmayada.

Fue atendida enseguida por los más eminentes médicos de la corte, que le aplicaron hielo y le pusieron una tirita en el enorme chichón que le había salido por culpa de aquella hoja, pero desde entonces, la pobre Dina ya siempre tuvo fuertes jaquecas.

Pasó el tiempo, y hete aquí que, una mañana, Nina, la segunda princesita, se despertó llorando desconsoladamente:

—¡Ay, mi espaldita!

Se quejaba Nina mientras sollozaba e hipaba sin parar.

Al examinar su espalda, las criadas descubrieron en ella un enorme cardenal. Intentaron darle friegas con alcanfor para calmar el dolor, pero cada vez que acercaban la mano, los desgarradores gritos de la princesa retumbaban por todo el palacio.

Acudieron los médicos sin perder ni un segundo y después de estudiar la situación, concluyeron que la culpable del mal que aquejaba a la princesa era una arruga que había en sus sábanas de seda.

Con sumo cuidado, le pusieron emplastos y le vendaron el morado, pero a la pobre Nina, desde aquel día, su espalda no dejó de darle problemas.

Los reyes, abatidos, se lamentaban:

—¡Qué pena más grande! De nuestras tres hijas, dos están muy delicadas, ¿qué podemos hacer para que no le ocurra nada a la tercera?

Después de dar vueltas al problema y después de mucho pensar, los reyes decidieron poner a salvo a la más pequeña de sus hijas, la única que hasta ese día no había sufrido percance alguno.

Resolvieron que lo mejor, para no correr riesgos, sería encerrarla en una urna de cristal. Creyeron que si la mantenían aislada la princesita Tina estaría segura. Así que ordenaron a los mejores arquitectos del reino que construyeran para ella una habitación del vidrio más puro y transparente.

Pasó el tiempo y la princesita vivía al amparo de su refugio transparente alejada de cualquier peligro. Pero un día, al abrir la puerta para darle la comida, se coló dentro una mosca, la cual, al verse encerrada, se puso nerviosa y empezó a volar sin parar alrededor de la princesa, que con la corriente de aire que producían las alas del insecto, se constipó:

—¡Achís, achís, achís!

Los reyes no se han repuesto jamás del disgusto.

Todavía hoy, en aquel reino, se discute sobre cuál de las princesas es la más delicada de las tres, pero siguen sin ponerse de acuerdo.

FIN

Cabeza hueca

Ilustración: Gennady D. Pavlishin

A orillas del río Amur vivía un muchacho llamado Chungú. Aparentemente, era un chico como todos los demás, con dos orejas, dos ojos, una nariz, dos piernas, dos brazos y una cabeza. Pero cuentan de él que tenía la cabeza totalmente hueca.

Chungú no trabajaba demasiado, aunque zampaba mucho. También pensaba poco y todo se lo creía. Así iba viviendo. Comía, dormía, se sentaba, se rascaba la cabeza y no iba a ninguna parte.

Su padre intentó enseñarlo a cazar en la taiga.

Le compraron todo el equipo necesario: chaqueta de alce con adornos de seda; una cinta, también de seda, que le ceñía la cabeza y que asomaba por debajo del gorro de ciervo almizclero, del que pendía una cola de ardilla; rodilleras bordadas; pantalones del mejor cuero, una chaqueta blanca de piel de reno; un cinturón adornado con cabezas de pato que llevaba dos cuchillos sujetos a él: uno de hoja recta y otro de hoja curva. En las manos le pusieron una jabalina con el mango tallado y del hombro, le colgaron un arco con sus correspondientes flechas. Lo cierto es que daba gusto verlo ataviado de cazador.

También a él le encantó aquel atuendo. No hacía más que acariciar su chaqueta y no paraba de reír de contento.

Su padre le dijo:

—Ya basta, Chungú. ¡En marcha!

Pero Chungú negó con la cabeza. No quería moverse para no estropear su indumentaria.

El padre habló de nuevo:

—Recuerda, hijo, que lo que vale en una persona no es su atuendo, sino lo que hay debajo de él. ¡Vamos!

Pero Chungú, como si tal cosa. Se contemplaba embelesado.

Luego se puso a bailar. Daba palmadas y se acariciaba los pantalones y la chaqueta, sin parar de girar moviendo los brazos.

Con tanta vuelta, las flechas se le cayeron y como agitaba la jabalina en todas direcciones, corría el riesgo de sacarle un ojo al que estuviera más cerca.

Finalmente, el padre, enfadado, le dio un coscorrón en medio de la cabeza y la cabeza de Chungú hizo el mismo ruido que un caldero de cobre. ¡Qué susto se llevó el padre!

—Uy, uy, uy —se lamentó—-. Parece que este hijo mío tiene la cabeza hueca… ¡Mala cosa! ¿Qué haré con él? —Y decidió no llevarlo de caza—.  ¿Qué va a cazar teniendo la cabeza hueca?

Chungú se sentó en la orilla del río y descubrió un entretenimiento que le encantó: contemplarse en el río para admirar su atuendo al mismo tiempo que se daba golpes para oír cómo sonaba su cabeza. El ruido que hizo se escuchó en toda la aldea.

Acudió gente de todas partes pensando que a alguien se le había ocurrido tocar música sobre troncos huecos, aunque no fuera día de fiesta. Pero cuando vieron que era Chungú el que golpeaba su cabeza, que también estaba hueca, se rieron un rato y se marcharon.

El tiempo fue pasando. Mientras el padre de Chungú cazaba en la taiga o pescaba en el río Amur, la madre salaba pescado o curtía pieles, y Chungú no servía para nada. Se quedaba en la orilla del río, rascándose la cabeza hueca.

Llegó el día en el que los padres envejecieron y empezaron a perder fuerzas.

La madre dijo un día a su marido:

—Ya no podemos con todo el trabajo, ¿qué haremos?…

Se sentaron los dos a cavilar y, por fin, el padre habló:

—No hay más remedio que casar a Chungú. Así habrá alguien que nos ayude.

—¿Cómo vamos a casar a Chungú, si tiene la cabeza hueca? —preguntó la madre—. ¿Quién va a querer casarse con alguien así?

—Alguien habrá si ofrecemos una buena dote  —contestó el padre.

Así que el matrimonio decidió preparar un gran ajuar.

Después de rebuscar, amontonaron todas las cosas que tenían valor: un gran perol de cobre; un sable de allende los mares; tres abrigos de lana y tres de piel; un espejo con marco de plata; doce pares de pendientes; una jabalina con el mango incrustado de zafiros; tres rollos de tela de seda; un cofre de bambú con cierres de latón que unos parientes les habían traído de unas islas lejanas; una cuerda de arco a medida; un arco con incrustaciones de hueso…

A pesar del valioso ajuar, ninguna muchacha de aquella aldea consintió en casarse con Chungú.

Sin embargo, en la aldea vecina vivía una anciana con su hija Angá. Vivían tan pobremente, que ni siquiera tenían mantas en la casa, así que los padres de Chungú pensaron que no rechazarían la oferta y fueron a pedir a Angá que se casara con Chungú.

Angá lloró mucho, pero no tuvo más remedio que aceptar pensando que su pobre madre viviría un poco mejor.

Se celebró la boda y Chungú y Angá se fueron a vivir a su nueva casa.

Chungú se sentó en una butaca después de darse un atracón de carne y le dijo a su flamante esposa:

—Tú no sabes con quién te has casado. En ninguna parte hay otro como yo. ¿Sabes la cabeza que tengo? iNadie tiene otra igual!

Chungú se atizó un golpe en la cabeza, que resonó como el tronco de un roble seco en día de vendaval.

Angá se llevó un gran disgusto. «¡Pero si mi marido tiene la cabeza hueca! ¿Cómo saldremos adelante?». Y rompió a llorar.

Chungú, que no comprendía por qué lloraba su mujer, se quedó mirándola un rato en silencio y luego se durmió.

Angá lo miraba. Tenía una cara agradable, como todo el mundo, con dos ojos, dos orejas, una nariz… Y le dio rabia pensar que aquel hombre de cabeza hueca tuviera la cara como todas las personas.

Tan enfadada estaba que se dijo:

—No puede seguir con esa cara, engañando a la gente. Tomó un poco de arcilla roja y luego un poco de hollín de la chimenea y fabricó pintura. Con la pintura negra y roja le pintó a Chungú toda la cara de tal manera, que ella misma se asustó cuando vio terminada su obra.

Cuando Chungú se despertó al cabo de muchas horas, tenía sed. Tomó un gran tazón, lo llenó de agua, se la llevó a los labios y, como era su costumbre, contempló su reflejo en el agua, pero al ver su cara pintada no se reconoció y preguntó alarmado:

—iEh! ¿Tú quién eres? ¿Qué haces en mi tazón?

Miró a su alrededor y lo reconoció todo: era su casa, su mujer estaba cerca, su silla, su tazón… ¡Pero esa cara no era suya!

Llamó a su mujer:

—iAngá, ven! Alguien se ha metido en mi tazón. Hay una cara rara dentro de él…

—¿Quién me llama? —preguntó Angá.

—Soy yo, Chungú, tu marido.

Angá sacudió la cabeza:

—¡De eso nada! Tú no eres Chungú, él es muy guapo. Tiene una cara agradable y no espantosa como la tuya.

—Pues tienes razón —dijo Chungú—, yo tengo la cara agradable. Soy un muchacho muy guapo. Me he visto muchas veces…

Después de pensarlo un buen rato Chungú habló de nuevo:

—¡Esto no me gusta nada! Está claro que he perdido mi cara en alguna parte, así que iré a buscarla.

Se levantó Chungú de su sillón y salió de casa. Iba por el camino mirando el suelo, por si veía su cara. Mientras andaba, tropezó y se dio un gran golpe en la cabeza, que sonó a hueco, como siempre, por lo que Chungú se llevó una gran alegría.

—¡Suena a hueco! ¡Soy yo! —Pero su alegría duró muy poco cuando se dirigió al río para mirarse y vio el reflejo de una cara extraña—. No, no soy yo.

Siguió caminando Chungú muy disgustado y a todo el mundo le preguntaba:

—¿Habéis visto a Chungú?

La gente se burlaba de él.

—No, no lo hemos visto —contestaba.

Chungú se rascaba la cabeza.

—Es extraño… Parece que aquí no está Chungú. Iré a buscarlo a otro lugar.

Y allá que se fue Chungú, a buscarse a sí mismo. Partió de su aldea y no volvió, y dicen que aún hoy no se ha encontrado.

La verdad es que nadie sintió su marcha. ¿Qué puede ofrecer a sus semejantes un holgazán que, además, es tonto?

FIN

Si quieres, también puedes escuchar «Cabeza hueca» con la voz de Angie Bello Albelda

El conejo y el venado

Cuentan, que hace mucho, mucho tiempo los animales no eran como son ahora. Dicen, que cuando el Gran Señor de los Montes los creó les dio otro aspecto…

El conejo, por ejemplo, no era como lo conocemos, porque en lugar de sus grandes orejas tenía dos cuernos en medio de la cabeza… Sus cuernos eran casi del tamaño de su cuerpo y pesaban una barbaridad, así que el pobre animal casi no podía brincar, que ya se sabe que es su modo favorito de moverse por el campo.

Entre los seres creados estaba también el venado, un animal veloz y hermoso pero al que algo, en su aspecto, lo afeaba: su cabeza parecía demasiado pequeña en comparación a su cuerpo y de ella colgaban dos largas orejas, que aún le daban un aspecto más extraño.

Un día, el venado oyó que el conejo tenía unos majestuosos cuernos, así que fue a buscarlo y después de mucho andar, dio con él.

—¡Conejo, conejo! —gritó con todas sus fuerzas.

—¿Quién me llama? —inquirió el conejo.

—Soy yo, el venado. He venido hasta aquí para admirar tus bellos cuernos.

—¡Ay, venado!, cierto que son muy bonitos, pero ¡ni te imaginas lo que pesan! Apenas puedo brincar con ellos —contestó compungido el conejo.

Al venado se le iluminaron los ojos. Era el momento de poner en marcha su plan:

—Conejo, ¿qué tal si te libero un rato de tu peso? Préstame tus cuernos, que quiero ver cómo me quedan a mí.

El conejo se los prestó, y el venado se dirigió al lago para admirarse con su nueva imagen.

—Estos cuernos me quedan mucho mejor que mis orejas largas —pensó el venado.

El conejo, entretanto, esperó y esperó, pero el venado no volvía con los cuernos que le había prestado.

—¡Venado!, ¿dónde estás? —llamó a gritos—. ¡Devuélveme mis cuernos!

Pero el venado, que ahora corría feliz entre la hierba, le contestó también gritando:

—¡No! ¡Ni hablar! ¡Ahora son míos!

Muy enfadado, el conejo se lanzó en su persecución dando grandes brincos, pues ahora, sin la cornamenta sobre su cabeza, era mucho más ligero.

—¡Venado, devuélveme los cuernos! ¡Venado, devuélveme los cuernos! —gritaba cada con cada salto.

Cuando los dos se cansaron de correr, se sentaron sobre la hierba y el venado, mirando al conejo, le dijo:

—Ay, conejo, te veo raro sin nada sobre la cabeza. La verdad es que estás un poco feo. ¿Sabes qué?, como no pienso devolverte tu cornamenta porque a mí me queda mucho mejor que a ti, te regalo mis orejas.

Dicho y hecho. Puso junto al conejo las dos largas orejas y se marchó veloz de allí.

El conejo no tuvo más remedio que colocarse aquellas largas orejas sobre la cabeza y, en cuanto lo hizo, empezó a escuchar el canto de los pájaros, el ruido del viento y hasta oyó, a lo lejos, el ruido de las pezuñas del venado contra el suelo. Se puso muy contento, pues ahora tenía las mejores orejas del mundo, y, además, se había librado de sus pesados cuernos y podía brincar tan alto como quisiera.

Feliz, el conejo pensó que, después de todo, aquel cambio no había sido tan mala idea.

FIN

Si quieres, también puedes escuchar «El conejo y el venado» con la voz de Angie Bello Albelda

Sabias palabras

Ilustración: oasiswinds

Vivió en lejanas tierras una reina muy poderosa y rica que una noche soñó que se le caían todos los dientes. Asustada por lo que había soñado, envío emisarios por todo el reino para que encontraran a un gran sabio que supiera interpretar lo que quería decir aquello.

Después de recorrer pueblos y aldeas, los emisarios dieron con un anciano que sabía interpretar lo sueños y lo condujeron a presencia de la reina. Después de escuchar lo que esta le contó habló de esta manera:

—Gran soberana, ¡qué desgracia más grande! Cada uno de vuestros dientes representa a un miembro de vuestra familia y que se caigan significa que esos parientes van a morir.

—¡Qué insolencia! —gritó fuera de sí la reina— ¿Cómo osas decirme tal cosa? Seguro que te has equivocado. ¡No sirves para nada!

Muy enojada, llamó a sus guardias y ordenó que encerraran al sabio en prisión durante cien días como escarmiento por su atrevimiento.

Envió de nuevo la reina a sus mensajeros para que localizasen a otro sabio que supiera interpretar sus sueños.

Después de muchos días, los emisarios dieron con una anciana muy sabia que vivía sola en lo alto de una lejana montaña y que sabía interpretar los sueños. Sin pérdida de tiempo la llevaron a presencia de la reina.

La sabia mujer, después de escuchar a la reina, interpretó de este modo su sueño:

—Gran soberana, ¡qué gran felicidad! Vuestro sueño indica que tendréis una vida muy larga. ¡Dichosa vos, que sobreviviréis a todos vuestros parientes!

La cara de la reina resplandeció llena de felicidad al oír estas palabras y, como recompensa, ordenó a uno de sus ministros que le entrega cien monedas de oro a la anciana.

Cuando el ministro le hizo entrega del premio, le comentó admirado:

—Anciana, aquí tienes el pago por tus servicios, aunque no lo comprendo. Tú y el otro sabio habéis interpretado el sueño de la misma forma. A él lo castigó con cien días de prisión y, sin embargo, a ti te premia con cien monedas.

La anciana lo miró sonriente y le respondió así:

—Amigo mío, no solo debes cuidar aquello que dices, sino la forma de decirlo. Comunicarse bien es de sabios. De la forma en la que hablas a tus semejantes puede depender que estalle una guerra o que reine la paz. Siempre debes decir la verdad, no lo dudes, pero cuida cómo la dices. La verdad se asemeja a una piedra preciosa; si la lanzas a la cara de alguien, hiere y duele, pero si la pones en un precioso estuche y la entregas como un regalo será aceptada con agrado y alegría. Recuerda bien mi consejo: si tus palabras no son un regalo, es mejor que no las pronuncies.

FIN

Si quieres, también puedes escuchar «Sabias palabras» con la voz de Angie Bello Albelda

El lobo bobo y la zorra astuta

Ilustración: Evolvana

Había una vez una zorra que tenía dos zorritas de corta edad. Cerca de su casa, que era una chocita, vivía un lobo, su compadre. Un día que pasaba por allí, vio que este había hecho mucha obra en su casa y la había puesto que parecía un palacio. Díjole el compadre que entrase a verla, y vio que tenía su sala, su alcoba, su cocina y hasta su despensa, que estaba muy bien provista.

—Compadre —le dijo la zorra—, veo que aquí lo que falta es un tarrito de miel.

—Verdad es —contestó el lobo.

Y como acertaba a la sazón a pasar por la calle un hombre pregonando:

¡Miel de abejas,

zumo de flores!

comprola el lobo, y llenó con ella un tarrito, diciéndole a su comadre que, estando rematada la obra de su casa, la convidaría a un banquete y se comerían la miel.

Pero la obra no se acababa nunca, y la zorra, que se chupaba las patas por la miel, estaba deshaciéndose por zampársela.

Un día le dijo al lobo:

—Compadre, me han convidado para madrina de un bautizo, y quisiera que me hiciese usted el favor de venirse a mi casa a cuidar de mis zorritas, entre tanto que estoy fuera.

Accedió el lobo, y la zorra, en lugar de ir al bautismo, se metió en casa del lobo, se comió una buena parte de la miel, cogió nueces, avellanas, higos, peras, almendras y cuanto pudo rapiñar, y se fue al campo a comérselos alegremente con unos pastores, que en cambio le dieron leche y queso.

Cuando volvió a su casa, dijo el lobo:

—Vaya, comadre; ¿qué tal ha estado su bautizo?

—Muy bueno —contestó la zorra.

—Y el niño, ¿cómo se llama?

—Empezili —respondió la supuesta madrina.

—¡Ay, qué nombre! —dijo su compadre.

—Ese no reza en el almanaque. Es un santo de poca nombradía —respondió la zorra.

—¿Y los dulces? —preguntó el compadre.

—Ni un dulce ha habido —respondió la zorra.

—¡Ay, Jesús, y qué bautismo! —dijo mal engestado el lobo—. ¡No he visto otro! Yo me he quedado aquí todo el día como una ama de cría con las zorritas por tal de comerlos, y se viene usted con las patas vacías. ¡Pues está bueno!

Y se fue enfurruñado.

A poco tuvo la zorra grandes ganas de volver a comer miel, y se valió de la misma treta para sacar al lobo de su casa, prometiéndole que le traería dulces del bautismo. Con esas buenas palabras convenció al lobo, y cuando volvió a la noche, después de haberse pasado un buen día de campo y haberse comido la mitad de la miel, le preguntó su compadre que cómo le habían puesto al niño. A lo que ella contestó:

—Mitadili.

—¡Vaya un nombre! —dijo el compadre, que, por lo visto, era un poco bobo—. No he oído semejante nombre en mi vida de Dios.

—Es un santo árabe —le respondió su comadre.

Y el lobo quedó muy convencido de este marmajo, y le preguntó por los dulces.

—Me eché un rato a dormir bajo un olivo, vinieron los estorninos y se llevaron uno en cada pata y otro en el pico —respondió la zorra.

El lobo se fue enfurruñado y renegando de los estorninos.

Al cabo de algún tiempo fue la zorra con la misma pretensión a su compadre.

—¡Que no voy! —dijo este—. Que tengo que cantarle la nana a sus zorrillas para dormirlas, y no me da la gana de meterme al cabo de mis años a niñera, sin que llegue el caso que traiga usted un dulce siquiera de tanto bautizo a que la convidan.

Pero tanta parola le metió la comadre y tantas promesas le hizo de que le traería dulces, que al fin convenció al lobo a que se quedase en su choza.

Cuando volvió la zorra, que se había comido toda la miel que quedaba, le preguntó el lobo que cómo le habían puesto al niño, a lo que contestó:

—Acabili.

—¡Qué nombre! ¡Nunca lo he oído! —dijo el lobo.

—A ese santo no le gusta que suene su nombre, respondió la zorra.

—Pero ¿y los dulces? —preguntó el compadre.

—Se hundió el horno del confitero y todos se quemaron —respondió la zorra.

El lobo se fue muy enfadado, diciendo:

—Comadre, ojalá que a sus dichosos ahijados Empezili, Mitadili y Acabili, se les vuelvan cuantos dulces se metan en la boca guijarros.

Pasado algún tiempo, le dijo la zorra al lobo:

—Compadre, lo prometido es deuda; su casa de usted está rematada, y tiene usted que darme el banquete que me prometió.

El lobo, que tenía todavía coraje, no quería; pero al fin se dejó engatusar, y se dio el convite a la zorra.

Cuando llegó la hora de los postres, trajo, como había prometido, la orza de miel, y venía diciendo al traerla:

—¡Qué ligera que está la orcita! ¡Qué poco pesa la miel!

Pero cuando la destapó se quedó cuajado al verla vacía.

—¿Qué es esto? —dijo.

—¡Qué ha de ser! —respondió la zorra—. ¡Que usted se la ha comido toda para no darme parte!

—Ni la he probado siquiera —dijo el lobo.

—¡Qué! Es preciso, sino que usted no se acuerda.

—Digo a usted que no, ¡canario! Lo que es que usted me la ha robado, y que sus tres ahijados, Empezili, Mitadili y Acabili, han sido empezar, mediar y acabar con mi miel.

—¿Conque tras que usted se comió la miel por no dármela, encima me levanta un falso testimonio? Goloso y maldiciente, ¿no se le cae a usted el hocico de vergüenza?

—¡Que no me la he comido, dale! Quien se la ha comido es usted, que es una ladina y ladrona, y ahora mismo voy al león a dar mi queja.

—Oiga usted, compadre, y no sea tan súbito —dijo la zorra—. El que comió miel, en poniéndose a dormir al sol la suda. ¿No sabía usted eso?

—Yo, no —dijo el lobo.

—Pues mucha verdad que es —prosiguió la zorra—. Vamos a dormir la siesta al sol, y cuando nos despertemos, aquel que le sude la barriga miel, no hay más sino que es el que se la ha comido.

Convino al cabo, y se echaron a dormir al sol.

Apenas oyó la zorra roncar a su compadre, cuando se levantó, arrebañó la orza y le untó la barriga con la miel que recogió. Se lamió la pata y se echó a dormir.

Cuando el lobo se despertó y se vio con la barriga llena de miel, dijo:

—¡Ay, sudo miel! Verdad es, pues yo me la comí. Pero puedo jurar a usted, comadre, que no me acordaba. Usted perdone. Hagamos las paces, y váyase el demonio al infierno.

FIN

Si quieres, también puedes escuchar «El lobo bobo y la zorra astuta» con la voz de Angie Bello Albelda

La liebre exagerada

Ilustración: shmeeden

Érase una vez una liebre que vivía en la taiga. Aparentemente era igual que todas las liebres: con dos orejas largas, dos patas delanteras cortas para sostener la comida y dos patas traseras largas para huir velozmente de sus enemigos. Pero esta era, además, una liebre exagerada. Tan exagerada era, que nunca se había oído hablar y, probablemente jamás se oirá hablar, de una igual de exagerada que ella entre el pueblo leporino.

Una vez, se comió una raicita de musgo y le faltó tiempo para ir a contar su historia a las demás liebres:

—Iba yo corriendo por el bosque, en busca de algo de comer, cuando, de pronto, tropecé con algo. Faltó bien poco para que me rompiera la cabeza. ¡Fijaos! ¿Lo veis? ¡A resultas del golpe, ahora tengo el labio partido!

—¡Es verdad!, tienes el labio partido. —Rieron las demás liebres—. Pero es que todas las liebres lo tenemos partido.

Y nuestra liebre:

—Cierto. Todas las liebres lo tenemos así, pero el mío está más partido que el vuestro… Y si os queréis enterar de lo que me pasó, será mejor que no me interrumpáis … Decía que tropecé y al mirar con qué había topado, me encontré con que era musgo. Pero un musgo como nadie ha visto hasta ahora. El tallo era más alto que un alerce y cada hoja gigantesca. La raíz era del tamaño de un oso. Me puse a escarbar la tierra y, como ya sabéis que yo soy una liebre especial y tengo los dientes afilados y las patas fuertes, escarbé y escarbé hasta que conseguí amontonar una montaña de tierra a cada lado y logré desenterrar la raíz. Una raíz que ya llevo comiendo diez días seguidos y de la que no he conseguido comerme ni la mitad. Pero aún y así, ¿habéis visto cómo me he engordado?

Las liebres la miraron.

—Estás como todas las liebres —dijeron—. No estás mucho más gorda que nosotras.

—Eso es que me he adelgazado de tanto como he corrido para llegar hasta aquí. Como soy tan generosa y tengo tan buen corazón, os quiero llevar hasta la raíz que queda, así podréis comer también. Ya que yo ya me he dado un hartazgo para toda la vida, he pensado que podríais terminar vosotras lo que queda de esa raíz, tan rica que no habéis probado jamás algo igual.

¿Qué liebre que conozcáis le haría ascos a una rica raíz? Aquéllas no. Con la boca hecha agua, preguntaron:

—¿Y cómo se llega a ese sitio?

—Yo os llevaré encantada.

Echaron a correr las liebres detrás de la exagerada hasta que esta se detuvo en un sitio y dijo:

—Aquí encontré el musgo del tamaño de un alerce. Y aquí escarbé con las patas hasta formar las dos montañas de tierra.

—¿Dónde están esas montañas? —preguntaron las otras.

—Se las ha llevado el río.

—¿Dónde está el río?

—Se ha ido al mar.

—¿Dónde está el musgo grande como un alerce?

—Se ha marchitado. Como yo me comí la raíz…

— ¿Y el tallo de musgo?

—Se lo comió un tejón.

—¿Dónde está el tejón?

—Se marchó a la taiga.

— ¿Dónde está la taiga?

—La quemó un incendio.

—Y la ceniza, ¿dónde está?

—Se la llevó el viento.

— Y los tocones, ¿dónde están?

—Los ha tapado la hierba.

Allí estaban las liebres, aleladas, sin llegar a entender si era cierto lo que les contaba la otra.

Y ella seguía con la suya:

—¡Pero si es muy fácil encontrar un musgo así! ¡Lo más fácil del mundo! No hay más que ir corriendo y mirando hacia todos los lados. Si a un lado no la ves, seguro que la ves al otro …

¡Había que ver la carrera que emprendieron las liebres! Tanto se afanaban en mirar hacia los lados, que veían su propio rabo, pero no veían lo que tenían delante. ¡Y venga a mirar a los lados para que no les pasara desapercibida el rico musgo del tamaño de un alerce!

Así estuvieron corriendo hasta que se desplomaron sin fuerzas. Y entonces, del hambre, la simple hierba les pareció más rica que el musgo fresco.

Desde entonces, los ojos de las liebres se mueven como locos y no han vuelto jamas a su sitio…

FIN

Si quieres, también puedes escuchar «La liebre exagerada» con la voz de Angie Bello Albelda

La Quarantamaula

Ilustración: Maaot

Cuentan que empezaba y no empezaba la primavera y que ocurrió en aquel lugar, o en cualquier otro; que venía por arriba o por abajo; pero siempre, siempre, lo hacía al caer la noche. Aparecía por los alrededores del pueblo y alguien afirmó que su nombre era Quarantamaula.

Nadie sabía cómo era; nadie la había visto, pero todos hablaron de aquel misterioso ser.

Unos afirmaban que parecía un gato negro y que su sola vista helaba la sangre; otros decían que tenía forma de caracol; otros, que era como un demonio peludo; y había quien aseguraba que era un ser mitad humano, mitad gallina.

Un día, una chica llegó al pueblo corriendo; afirmaba que había oído a la Quarantamaula. La gente, asustada, se escondió en su casa.

La chica, sin embargo, como era muy valiente y no temía nada, se propuso descubrir, de una vez por todas, cómo era aquella fiera de la que todo el mundo hablaba. Así que otro día que andaba por los cañaverales del pantano cercano al pueblo, al oír un extraño ruido, pensó que era la Quarantamaula y se escondió para poder sorprenderla… ¡Pero no vio nada! Regresó al pueblo y advirtió a los vecinos de que debían ir con mucho cuidado si se aceraban al pantano.

Pocos días después, se acercó hasta allí una mujer, que llevaba a pastar a sus ovejas, y mientras estaba sentada cerca de la orilla, oyó un terrible grito. Pensó que era la Quarantamaula, huyó despavorida, sin ni siquiera recoger su ganado, y se encerró en su casa.

No pasó mucho tiempo cuando un hombre, que paseaba por el camino que bordeaba el pantano, oyó un extraño crujido y pensó que la fiera era la causante. Como era un hombre muy anciano y no podía correr para huir de allí, pensó: «Me esconderé tras ese árbol. Quizá pueda ver qué aspecto tiene la Quarantamaula.

Pero no vio nada. Solo una sombra, que corría de un lado a otro haciendo mucho ruido. El terror invadió al anciano y, en cuanto pudo, regresó al pueblo. Del susto, no podía casi ni hablar; con mucha dificultad pudo contar a los del pueblo lo que le había ocurrido durante su paseo. Todos estaban convencidos de que aquella extraña sombra y aquellos misteriosos ruidos los había provocado la Quarantamaula.

Fueron pasando los días; llegó y pasó el caluroso verano; llegó y pasó el otoño, desnudando los árboles de sus hojas; y al llegar el invierno, la gente encendió las chimeneas para calentarse.

Una de aquellas frías y oscuras noches, cuando no se oye nada, cuando perros, gatos y gente buscan el refugio de las casas, la chica valiente decidió salir de su hogar para ir en busca de la fiera y verla con sus propios ojos. Estaba todo oscuro. En la calle no había ni un alma. Las estrellas y la Luna brillaban en el cielo y alumbraban su camino…

De repente, aquella profunda y helada paz se rompió y una voz terrible y profunda gritó en la oscuridad:

—Soy la Quarantamaula, ¡soy la Quarantamaula!

—¡Pies, ¿para qué os quiero? —gritó la muchacha.

Y corriendo y gritando, puso sobre aviso a la gente del pueblo, que cerraron las puertas a cal y canto, muertos de miedo.

A la mañana siguiente, poquito a poco, los vecinos empezaron a asomar la nariz con precaución. Hablaban unos con otros. Decían que la habían oído. Unos afirmaban que parecía un gato negro y que su sola vista helaba la sangre; otros decían que tenía forma de caracol; otros, que era como un demonio peludo; y había quien aseguraba que era un ser mitad humano, mitad gallina.

Y aunque la verdad era que nadie había podido verla, todos estaban aterrorizados.

FIN

Si quieres, también puedes escuchar «La Quarantamaula» con la voz de Angie Bello Albelda

La herencia

Ilustración: Marmaladecookie

En un lejano país vivía una reina que tenía tres hijas y quería elegir a una de ellas como su heredera. Era una decisión terriblemente difícil, porque los tres eran muy inteligentes, muy valientes y todas tenían la misma edad, pues eran trillizas, de modo que no había forma de decidirse.

Entonces preguntó a una gran maga y esta le sugirió que sometiera a las tres a una prueba para decidir cuál de ellas sería la más adecuada para gobernar el reino.

La reina se fue a su casa, reunió a su alrededor a sus tres hijas y les hablo así:

—Queridas hijas, debo emprender un largo viaje. Tal vez me ausente un año, dos o incluso tres… Os entrego a cada una de vosotras una bolsa. Dentro de ella hallareis unas semillas que a mi regreso os reclamaré. Aquella de vosotras tres que mejor las haya protegido, heredará el reino.

Dicho esto, la reina partió de viaje.

La primera hija pensó: «¿Qué haré con estas semillas? Ha dicho que debemos protegerlas». Y se le ocurrió que la mejor forma de hacerlo era encerrarlas en la caja fuerte en la que se guardaban las joyas y los tesoros más valiosos del reino.

La segunda hija pensó: «Si las guardo como ha hecho mi hermana, morirán, y una semilla muerta no sirve de nada; deja de ser una semilla». Y decidió que lo mejor que podía hacer era ir al mercado y vender las semillas. El dinero que obtuvo por ellas, lo guardó en la caja fuerte mientras se decía: «Cuando mi madre la reina regrese, iré al mercado con este dinero, compraré semillas nuevas, las mejores que encuentre, y se las devolveré, y serán incluso mejores que las que ella me ha entregado al partir».

La tercera hija se dirigió a los jardines del palacio y esparció las semillas por todas partes.

Pasaron tres largos años y la madre regresó.

La primera hija abrió la caja fuerte. Todas las semillas estaban muertas, apestaban. Al verlas, la madre le preguntó:

—¿Son éstas las semillas que te di? ¡Eso es imposible! ¡Estas no son mis semillas! Huelen muy mal; están muertas.

La segunda hija tomó el dinero que había guardado, corrió al mercado, compró las mejores semillas que pudo encontrar y regresó para entregarlas a su madre:

—Estas son semillas muy buenas, frescas, con muchas posibilidades… Pero no son las semillas que yo te di. Tu idea ha sido buena, pero no es lo que yo esperaba.

La reina, finalmente, se dirigió a su tercera hija y le preguntó:

—Veamos, ¿tú qué has hecho con las semillas?

La joven llevó a su madre al jardín; en él, cientos de flores crecían lozanas, esparciendo su aroma en el aire. Había flores por todas partes.

—Estas son las semillas que me entregaste. Si me das un poco de tiempo, las reuniré de nuevo y te las devolveré.

La madre, emocionada ante aquel hermoso jardín que su hija había hecho florecer, dijo:

—Tú serás la heredera de mi reino, hija mía. Tú has sabido comprender que plantar las semillas y cuidarlas es el único modo de obtener grandes frutos de ellas.

FIN

Si quieres, también puedes escuchar «La herencia» con la voz de Angie Bello Albelda

Intercambio de patas

Ilustración:  Gennady D. Pavlishin

Un día se encontraron la zorra y el alce.

—¿Qué hay de nuevo? —preguntó la primera al segundo.

—Nada de particular, vecina —contestó el alce—. Ayer sí que estuve a punto de tener un percance. Me perseguía un cazador y se me engancharon las astas en unas ramas … Me libre por los pelos… Esto de tener las patas tan largas es un problema… ¿Y tú qué tal vives? —preguntó el alce a la zorra.

—Pues mal, vecino —contestó la zorra—. A mí también me acechan los cazadores. Esto de tener las patas cortas es un problema; no puedo mirar a mi alrededor ni a los lejos, porque los arbustos me lo impiden…

Así siguieron un buen rato, cada cual lamentándose de lo mal que lo pasaba y de lo mal que estaba organizado el mundo. Había quien necesitaba tener las patas largas y las tenía cortas; y el que hubiera necesitado tenerlas cortas, las tenía largas. ¡Qué mal repartido estaba todo!

A la zorra, lista ella, se le ocurrió una brillante idea:

—Oye, vecino, ¿y si intercambiáramos nuestras patas?

—¡Qué idea tan genial se te acaba de ocurrir! ¡Venga! —contestó el alce.

Y dicho y hecho. En un abrir y cerrar de ojos, cambiaron sus cuatro extremidades.

La zorra miró a su alrededor feliz. Sobre aquellas patas tan largas veía muy lejos. Su vista se perdía en el lejano horizonte. Nada se veía en lontananza que fuera sospechoso. Corrió hacia una granja cercana con la idea de cazar una gallina. Intentó deslizarse dentro del gallinero, pero aquellas patas tan largas eran un estorbo. Decidió, entonces, deslizar una de ellas por una rendija del cercado para echarle la garra a una hermosa gallina blanca, pero sus esfuerzos fueron del todo inútiles. Las patas de alce están rematadas por pezuñas y no sirven para sujetar una presa. Suspiró la zorra y lamentó no tener sus patas de garras afiladas, tan cómodas para que la caza no se le escabullera.

En esto pensaba, cuando escuchó ruidos y vio que del interior de la casa salía alguien… La zorra, asustada, no esperó más. Puso patas en polvorosa con la barriga vacía.

El alce, a su vez, se había marchado feliz sobre las patas de la zorra y ahora era tan bajito que podía esconderse cómodamente entre las hierbas y pasar desapercibido.

—¡Qué maravilla de patas! —pensaba encantado—. Ahora nadie me verá desde lejos.

Empezó a caminar despacito con las patas de la zorra, pero eran endebles y les costaba soportar el peso de su cuerpo. Pronto sintió cansancio. Cansancio y hambre. Como siempre hacía, levantó la cabeza para comer los tiernos brotes y las hojas de los árboles. Lo intentó una vez. Lo intento dos. Pero sus esfuerzos eran inútiles. No alcanzaba porque tenía las patas demasiado cortas.

—¡Ay!, ¿por qué cambiaría mis queridas patas? —suspiró el alce—. ¡Con lo estupendas que eran ellas, tan esbeltas y tan recias! En cambio, estas… ¡Acabaran por matarme de hambre!

Y el alce rompió a llorar con desconsuelo.

De pronto, oyó cómo alguien corría a toda velocidad hacia donde él estaba, partiendo ramas y pisoteando la leña seca. El alce quiso escapar para ponerse a salvo del inminente peligro, pero ¿cómo podría hacerlo con las patitas cortas de la zorra? Emprendió la huida, pero no había dado ni dos pasos, cuando tropezó con un arbusto y se cayó. Cerró los ojos. «Creo que ha llegado mi hora», pensó.

Así estaba, cuando oyó que lo llamaba la zorra:

— ¡Eh, vecino!, ¿dónde estás que no te veo?

—¡Aquí!, ¡estoy aquí! —contestó el alce levantándose como pudo—. ¿Eras tú la que armaba tanto jaleo?

—¡Ay, sí! —contestó la zorra—. Estas patas tuyas son un completo desastre. Tenía la intención de deslizarme callandito, pero tus pezuñas, al romper las ramas, hacen un ruido espantoso. ¡Han estado a punto de atraparme y, encima, no he probado bocado en todo el día!

—Yo tampoco me adapto a tus patas —dijo el alce—. Son muy cortas y demasiado débiles… Y también estoy en ayunas. ¿Qué te parece si cambiamos otra vez, vecina?, ¿quieres?

Y, de nuevo, intercambiaron sus patas.

El alce golpeó el suelo con fuerza con sus pezuñas. ¡Qué bien!

—Esto de que los alces tengan las patas recias y las pezuñas duras está muy bien pensado —dijo.

Las duras pezuñas permitían al alce correr rápido sobre cualquier terreno, así podía escapar de los cazadores y como eran tan esbeltas, podía alcanzar la comida de los árboles.

La zorra, sobre las suyas, emprendió una veloz carrera. ¡Qué estupendo!

Ahora pisaba blandamente, sin hacer ruido, y sus patas terminaban en unas garras afiladas, ideales para atrapar a sus presas. Podía deslizarse y cazar sin que nadie la oyera.

—Esto de que las zorras tengan las patas cortas y las garras bien afiladas está muy bien pensado.

Se despidieron y cada cual tiró por su lado.

Desde entonces, los animales ya no intercambian sus patas.

FIN

Si quieres, también puedes escuchar «Intercambio de patas» con la voz de Angie Bello Albelda

La astucia de la tortuga

Ilustración: TehChan

El elefante y el hipopótamo eran muy bueno amigos y siempre comían juntos. Como eran tan grandes, comían mucho y para el resto de animales quedaba poco. Pero aún quedaba menos para la pobre tortuga, tan lenta ella, que como llegaba siempre la última,  siempre andaba con el estómago medio vacío.

Y como dicen que el hambre aviva el ingenio, la tortuga ideó un plan para proveer su despensa durante una larga temporada.

Una noche, mientas el elefante y el hipopótamo se daban el gran banquete, la tortuga se acercó a ellos:

—Feliz cena, amigos, ¿qué tal? —saludó—. En verdad sois una pareja grande y fuerte, aunque ninguno de vosotros dos es tan fuerte como yo. Me apuesto algo, a que ni el uno ni el otro es capaz de sacarme del agua tirando de esta cuerda. ¡Me apuesto cien kilos de hierba fresca!

El elefante, al ver lo pequeña que era la tortuga, no tuvo ni la más mínima duda:

—Muy bien, acepto tu apuesta y la subo. Si no soy capaz de sacarte del agua, no te daré cien kilos de hierba, ¡te daré quinientos!

Así pues, se despidieron y a la mañana siguiente se encontraron en el río tal y como habían acordado. La tortuga ató la cuerda alrededor de su pata y se sumergió en las aguas del río mientras el elefante la observaba, sujetando con su trompa el otro extremo de la cuerda.

Ya dentro del agua, y como la tortuga conocía a la perfección aquel lugar, se sumergió hasta el fondo y, rápidamente, desató la cuerda de su pata y la ató con fuerza a una enorme roca que había en el lecho del río y permaneció sumergida a la espera.

No tardó el elefante en tirar de la cuerda. Primero con suavidad, después con todas sus fuerzas y durante mucho rato. Cuando el exhausto elefante estaba a punto de rendirse, ¡chas!, la cuerda se rompió. La tortuga, que esperaba aquel momento, desató la cuerda, la volvió a anudar alrededor de su pata y se dirigió a la superficie sin mostrar ningún signo de cansancio. Arriba, todos pudieron comprobar que el elefante había sido incapaz de vencer a su pequeña contrincante, así que al paquidermo no le quedó más remedio que pagar el precio acordado en la apuesta.

Feliz marchó la tortuga a su casa y el elefante tras ella con toda la carga de hierba.

Pasaron algunos meses y la despensa de la pequeña tortuga volvió a vaciarse, así que pensó en utilizar el mismo truco para obtener más provisiones, está vez, engañando al hipopótamo.

El hipopótamo estuvo de acuerdo, pero recordando lo que había ocurrido meses antes con su amigo el elefante, le dijo a la tortuga:

—Acepto tu apuesta, pero esta vez seré yo el que me quede en el agua tirando de la cuerda mientras tú permaneces en tierra. Y como estoy seguro de mi fuerza, en lugar de quinientos kilos de hierba fresca, te daré mil si logras ganarme.

La tortuga aceptó el trato.

A la mañana siguiente, la tortuga ató una soga nueva alrededor de su pata y corrió hacia las altas hierbas que rodeaban el río. Mientras, el hipopótamo sujetó el otro extremo con su enorme bocaza y se sumergió con parsimonia en el agua.

Tan pronto como la tortuga estuvo fuera del alcance de las miradas de los testigos curiosos, desató la cuerda de su pata y la anudó alrededor del tronco de un gigantesco árbol.

Cuando el hipopótamo empezó a tirar de la soga, esta permaneció firmemente atada y por más que tiró y volvió a tirar de ella, el hipopótamo no pudo hacer nada.

Cansado y jadeante, se rindió. Salió del río echando agua por la nariz. En cuanto la tortuga oyó sus jadeos, desató la cuerda, la anudó a su pata y salió de entre los matorrales.

El hipopótamo tuvo que admitir que la tortuga era más fuerte que él y pagar la deuda.

Tanto el elefante como el hipopótamo estuvieron de acuerdo en que era mejor tener a la tortuga como amiga que como enemiga, ya que era el animal más fuerte de aquel lugar y así se lo dijeron.

—De acuerdo —aceptó la tortuga—. Seré vuestra amiga y viviré cerca para poder protegeros y vosotros, a cambio, llenaréis mi despensa. Pero como me será un poco difícil atenderos a los dos a la vez, he decidido que mientras yo protejo al hipopótamo en e l agua, una de mis hijas hará lo propio con el elefante en tierra.

Es por este motivo que, desde ese día, existen las tortugas de tierra y las tortugas de agua. Y si os fijáis, las últimas son mucho más grandes, pues la sabia tortuga de esta historia eligió el agua porque, aunque veces en la tierra la comida escasea, siempre es posible pescar algún que otro pez.

FIN

Si quieres, también puedes escuchar «La astucia de la tortuga» con la voz de Angie Bello Albelda