Cuento popular

Señor Sapo y señor Ratón

frog_sapo_by_marciojlima-d54b2b7

Ilustración: marciojlima

Érase una vez un sapo que estaba tranquilamente en su charca croando bajo la luz de la luna, cuando se le acercó su nuevo vecino, un ratón que acababa de trasladarse a una lujosa madriguera cercana, y le dijo:

—¡Buenas noches, señor Sapo! ¡Ya está bien de dar la lata! ¡No puedo pegar ojo! ¿Por qué no se va usted con la música a otra parte!

El señor Sapo dejó de cantar y observó largamente al ratón en silencio con sus ojillos saltones. Luego replicó:

—Siempre he croado en esta charca, señor Ratón. ¿No será que tiene usted envidia porque es incapaz de cantar tan melodiosamente como yo?

—¿Melodiosamente? ¡Ja!  Afortunadamente no soy capaz de cantar tan mal como usted pero, a cambio, puedo correr y saltar a la perfección y hacer muy bien otras muchas cosas que usted es incapaz de hacer porque es demasiado torpe y vulgar —repuso el ratón desdeñosamente.

Y dicho esto, sin esperar respuesta, le dio la espalda al señor Sapo y regresó a su gran casa con la cabeza muy alta y con una sonrisa de oreja a oreja.

El señor Sapo, dolido, quería vengarse del desprecio del señor Ratón y estuvo reflexionando largo rato hasta que, al fin, se le ocurrió una idea.

Se dirigió a la entrada de la casa del señor Ratón y empezó de nuevo a cantar. Esta vez croaba aún más fuerte que antes y desentonando aún más.

El señor Ratón, fuera de sí, salió dispuesto a hacer callar a tortazos al sapo cantante que perturbaba su descanso, pero este lo contuvo diciendo:

—Querido vecino, a golpes no se arregla nada, ¿qué le parece si solucionamos esto con una carrera?

A punto estuvo de desternillarse de risa el señor Ratón al oír la propuesta del sapo.

Pero el señor Sapo, golpeándose el pecho, exclamó:

—¡No se ría tanto! ¿Qué apostamos a que corro yo más por debajo de la tierra que usted por encima?

—Me apuesto lo que quiera. Es más, tan seguro estoy que me apuesto mi confortable madriguera contra su inmunda charca. Si gano yo, usted se larga con viento fresco bien lejos, a croar a otro lugar y me deja tranquilo. Si gana usted, puede tomar posesión de mi mansión y seré yo el que me marcharé a dar la vuelta al mundo.

—¡De acuerdo! —respondió el señor Sapo.

—Quedamos así entonces. Empezaremos la carrera cuando salga el sol.

El señor Sapo regresó a su charca y gritó:

—¡Señora Sapo, ven, por favor, tengo que hablar contigo!

La señora Sapo acudió para ver qué quería su marido.

—Señora Sapo —le dijo—, he desafiado a correr al señor Ratón.

—¿¿¡¡Al señor Ratón…!!?? Pero, pero…

—Si señora, al mismísimo señor Ratón. Pero tú tranquila, que tengo un buen plan. Mañana al amanecer correremos la carrera, yo ganaré y nos podremos quedar con su casa y croar toda la noche si nos apetece. Haremos esto: tú irás, al otro lado de la colina y te meterás en un agujero, cuando oigas llegar al señor Ratón, sacas la cabeza y gritas: “¡Ya estoy aquí!” No dejes de hacer esto hasta que yo vaya a buscarte.

Poco antes del amanecer, la señora Sapo se puso en movimiento para seguir el plan y el señor Sapo se dirigió a casa del señor Ratón, hizo un agujero junto a la puerta y cuando hubo terminado se tendió junto a él a dormir.

Al salir el sol, salió el señor Ratón frotándose los ojos y al ver al señor Sapo que estaba roncando sonoramente junto a su puerta lo despertó:

—¡Arriba, holgazán! ¿Empezamos a correr o ya se ha arrepentido?

—¡Nada de eso! ¡Cuando usted guste!

Se colocaron uno junto al otro y al tercer ¡croac! del señor Sapo emprendieron la carrera. El señor Ratón empezó a correr a tal velocidad que parecía que volaba y sus patitas casi ni rozaban el suelo. El señor Sapo se metió tranquilamente en el agujero que había hecho.

Estaba ya llegando el señor Ratón a la cima de la colina, cuando la señora Sapo lo oyó y sacó su cabeza por el agujero:

—¡Ya estoy aquí!

El señor Ratón se quedó asombrado, pero no sospechó el engaño, pues los ratones son muy despistados. Aunque también es cierto que no hay nada que se parezca tanto a un señor Sapo como una señora Sapo.

—¡Esto parece cosa de magia! —murmuró el señor Ratón— ¡Veamos si puede volver a hacerlo!

Y corriendo aún más si cabe, emprendió el camino de regreso diciendo:

—¡Sígame si puede!

Cuando estaba a punto de llegar a su casa, el señor Sapo asomó, la cabeza y dijo:

—¡Ya estoy aquí!

El señor Ratón estuvo a punto de enloquecer de rabia.

—¡Descansemos cinco minutos y después correremos otra vez! —murmuró casi sin aliento.

—Como usted quiera, estimado amigo —respondió el señor Sapo con tono indolente.

Y se puso a croar con una malévola sonrisita en la boca.

Al cabo de un rato de descanso, el airado ratón le dijo al señor Sapo:

—¿Preparado?

—Sí, sí. Empiece usted a correr cuando guste. Total, llegaré yo antes.

La carrera del señor Ratón solo era comparable a la de la liebre contra la tortuga. Corría tan veloz, que ni su color se adivinaba.

Le faltaban apenas dos pasos para llegar a la meta cuando la señora Sapo, sacando la cabeza de su agujero, gritó:

—¿¡¡Pero qué ha estado haciendo por el camino!!? ¡Hace rato que estoy esperando!

Sin parar siquiera, el ratón dio la vuelta para regresar al punto de partida a una velocidad vertiginosa, pero cuando aún le faltaban cuatro o cinco pasos, llegó hasta él el croar del señor Sapo, que al verlo le dijo:

—¡Por fin! Estaba ya tan aburrido de esperar, que me he puesto a cantar para pasar el rato.

Cubierto de sudor, con el rabo entre las piernas, jadeando y fatigado, el señor Ratón se dio media vuelta y, sin decir nada, se marchó a dar la vuelta al mundo.

El señor Sapo fue a buscar a la señora Sapo y ambos tomaron posesión de la mansión del ratón, junto a la gran charca.

Y aunque aquella noche los dos, muy felices, croaron a coro sin parar, siempre es…

Mejor no apostar

Vivía en una laguna
tranquilamente aquel sapo;
tan apacible y tan guapo
vestidito de aceituna.
Cantaba bajo la luna…
Hasta que llegó un ratón
muy altivo y corretón…
Hicieron una propuesta
y el sapo ganó la apuesta
con sabia imaginación.
test_by_ludolik
Colaboró la sapita
esposa del señor sapo;
y la trampa fue un sopapo
de astucia jamás escrita.
El ratón se debilita
y el sapo le solicita
que repita, que repita
su corre-vuela aventura…
Nadie vence a la postura
que un acuerdo facilita.

FIN

Perezosos y testarudos

13505584-essay-mexican

Había una vez un matrimonio que hubiera vivido felizmente de no ser por la pereza, que atacaba con intermitencia a una y otro. Además, para colmo, los dos eran terriblemente testarudos.

Cuando uno de ellos se sentía con pocas o ningunas ganas de trabajar, el otro se empeñaba en hacer lo mismo que hacia el otro, o menos.

Cierto día, se levantó la mujer con unas tremendas ganas de no hacer absolutamente nada, pero el caso es que aquel día, el marido se había levantado con más hambre que de costumbre y le dijo a su mujer:

—Edelmira, tengo un hambre que me muero, tendrías que cocinar algo sabroso.

—No serán mis manos las que se metan en guisos —respondió ella. Si te apetece, cocina tú.

—¿No pensarás que pasemos sin comer?

—No es mi intención, pero resulta que tú tienes un par de brazos hermosísimos; mucho más fuertes que los míos. ¡Cocina tú!

—¡Edelmira, no me hagas enfadar!

—¡Timoteo, no me pongas nerviosa!

—¡Yo no cocino!

—¡Pues yo tampoco!

—No discutamos.

—De ti depende.

—Te diré lo que se me ha ocurrido.

—Seguro que la manera de no hacer nada…

—Y también la forma de no discutir…

—Eso me interesa… ¡Dime!

—Ya que no tienes ganas de cocinar…

—Ni tú tampoco…

—De acuerdo… Ya que no tenemos ninguno de los dos ganas de cocinar…

—Así mejor.

—…y para no enzarzarnos en discusiones inútiles, ¿qué te parece si acordamos que el primero que hable sea el que cocine?… ¿Qué contestas?… ¿De acuerdo?…

En vano esperó el marido respuesta de su esposa que, aunque muy perezosa y testaruda, no tenía ni un pelo de tonta y enseguida comprendió que si contestaba le tocaría a ella cocinar.

Pasaron horas y horas y ninguno de los dos abría la boca. Ni comieron ni cenaron, tal vez por miedo a que, si despegaban los labios, se les pudiera escapar alguna palabra. Se acostaron poco después de anochecer con el estómago vacío, dándose la espalda y se durmieron en silencio.

A la mañana siguiente, cuando se despertaron, se miraron disimuladamente de reojo. El marido tenía la cara seria. A la mujer le faltaba poco para romper a reír; pero ninguno de los dos dijo nada.

Sonaron en la iglesia del pueblo las doce campanadas de mediodía y el matrimonio seguía en la cama, sin haber abierto la boca, como no fuese para bostezar, pues tenían un hambre espantosa.

Llegó la noche y no hubo modificación alguna en su actitud, excepto que bostezaban aún más que antes.

Los vecinos, asombrados de no haber visto en dos días a ninguno de los dos, ni haberse abierto en la casa puerta ni ventana alguna en ese tiempo, temieron que una desgracia irreparable fuera la causa de aquel incomprensible silencio. No tardaron en congregarse frente a la casa, pero medrosos de obrar por su cuenta, fueron a ver al alcalde para contarle lo que sospechaban.

Marchando el propio alcalde en cabeza, se dirigieron, sin perder ni un segundo y en tropel, a casa de Timoteo y Edelmira y llamaron al timbre con insistencia, pero nadie contestó, ni tampoco se oía ni el menor ruido en el interior.

Empezaron a mirarse los unos a los otros, temerosos e inquietos, e insistieron en las llamadas, pero con el mismo resultado negativo. El alcalde propuso entonces que se derribara la puerta.

Entraron con extrema precaución; las piernas les temblaban a muchos de los allí presentes y por temblar, temblaba hasta la vara del alcalde, que más que vara parecía la batuta de un director de orquesta, yendo como iba de uno a otro lado.

Por fin llegaron al dormitorio de Timoteo y Edelmira, los cuales ni se movían ni daban la menor señal de vida. Tenían los ojos cerrados y las caras pálidas y desencajadas. Nada extraño, puesto que habían pasado horas sin comer ni beber.

El alcalde, alzando la vara, tartamudeó:

—¡Timoteo! ¡Edelmira! ¡Os ordeno que respondáis al Alcalde!

Ni una palabra. Ni el menor movimiento.

Entonces, la primera autoridad del pueblo se quitó respetuosamente el sombrero, adoptó un aire compungido y anunció a los vecinos presentes:

—Me temo, estimados convecinos, que nuestros estimados Edelmira y Timoteo han muerto. Por tanto, por el poder que me confiere mi autoridad, ordeno que los enterremos ahora mismo.

Seis de los allí presentes, fornidos lugareños, cargaron con los cuerpos inertes de la infeliz pareja y los condujeron hacia el cementerio y al llegar allí los depositaron sobre el suelo de tierra, de costado y frente a frente.

Nadie advirtió que el marido y la mujer abrieron los ojos y se miraron enfurruñados. Hubo un instante en que pareció que Timoteo, desfallecido, iba a decir una palabra; pero no quiso darse por vencido, así que cerró de nuevo los ojos y apretó los labios.

Edelmira bostezó, con riesgo de ser vista por los improvisados sepultureros que, abierta ya la fosa, se aproximaban a recogerla para echarla dentro.

Estaba ya colocada en la hoya la mujer, cuando fueron en busca del cuerpo del marido.

De pronto, un grito de horror se escapó de la garganta de todos los presentes y acto seguido, con el alcalde a la cabeza, echaron a correr en todas direcciones como alma que lleva el diablo.

Y es que el pobre Timoteo comprendió que estaba a punto de no volver a contemplar la luz del sol, y ante la horrorosa perspectiva de ser enterrado vivo, dio su brazo a torcer, abrió los ojos desmesuradamente, para demostrar que no estaba muerto, y gritó a viva voz:

—¡No me enterréis! ¡No estoy muerto! ¡Socorro! ¡Socorro!

No le costó poco trabajo convencer a todos de no era un fantasma y de que no había motivo para asustarse.

Pero el colmo de la sorpresa fue ver a Edelmira asomando por la abertura de la fosa mientras exclamaba triunfante:

—¡Cocinarás tú!

FIN

La montaña de oro

mont

Ilustración: Pencil-guy

Hace mucho tiempo, vivía en un aldea un muchacho labrador. Era tan pobre, que casi ni podía comer, así que no tuvo más remedio que buscar trabajo como jornalero y se dirigió a la ciudad.

Cuando llegó allí, esperó en la plaza del mercado, junto a otros, a que alguien lo contratara y he aquí que un terrateniente único entre setecientos, porque era setecientas veces más rico que los demás terratenientes de aquella tierra, acertó a pasar por allí en su coche de oro.

Apenas los jornaleros lo vieron, corrieron en todas direcciones a esconderse y solo quedó, en medio de la plaza, el joven labrador.

—¡Chico!, ¿quieres trabajar? —preguntó el terrateniente único entre setecientos.

—¡Claro! Por eso estoy aquí.

—¿Qué sueldo pides?

—Cien monedas de oro al día.

—¡Eso es demasiado!

—Pues si te parece demasiado, busca a otro que cobre menos. Aunque me parece a mí que te será difícil, porque en cuanto has llegado, todos han desaparecido.

—De acuerdo, te daré cien monedas. Mañana al alba te espero en el puerto. ¡Sé puntual!

A la mañana siguiente, el joven se dirigió al puerto, donde ya lo estaba esperando el terrateniente único entre setecientos. Embarcaron en un velero de oro y navega que navegarás, llegaron a una isla solitaria en medio del océano. Era una isla de altísimas montañas, y en la costa algo resplandecía como el fuego.

—¿Qué es ese fuego? —preguntó el labrador.

—No es fuego; es mi castillo de oro.

Arribaron a la isla y amarraron el barco. Las puertas del castillo se abrieron y la mujer y la hija del terrateniente único entre setecientos salieron a recibirlos y, todos juntos, entraron al castillo, se sentaron a la mesa y empezaron a comer, a beber y a divertirse.

—Regocijémonos hoy —dijo el dueño del palacio—, que mañana ya trabajaremos.

Durante la cena, el joven labrador y la hija del terrateniente no hacían más que mirarse y al retirarse a sus habitaciones a dormir, la muchacha visitó al joven en secreto y le entregó un pedernal y un eslabón:

—Toma, no me preguntes, pero utiliza esto cuando estés desesperado.

Al día siguiente, el terrateniente único entre setecientos cogió un azadón, montó un borrico y se dirigió con el labrador a la montaña de oro que había en el centro de la isla. Sube que subirás, trepa que treparás, no llegaban nunca a la cumbre.

—Bueno —dijo el terrateniente—, ya es hora de que echemos un trago.

El terrateniente le ofreció una bebida mezclada con un narcótico y después de comprobar que su jornalero se había quedado completamente dormido, sacó su cuchillo, mató al burro que iba con ellos, le arrancó las entrañas, puso en el vientre al joven con el azadón, y después de coser la herida, fue a esconderse entre las malezas.

Inmediatamente bajó volando una bandada de cuervos de acerados picos, que cogió el cadáver del animal y se lo llevó a la cumbre para cebarse con él. Allí las aves empezaron a mondarlo, hartándose de carne, hasta que hundieron los picos en el muchacho, que al sentir los picotazos se despertó, ahuyentó a los negros pájaros, miró a su alrededor y preguntó:

—¿Dónde estoy?

—En la montaña de oro —le contestó el amo gritando desde abajo—.  ¡Ea! ¡Coge tu azada y cava oro!

El chico se puso a cavar y a tirar oro montaña abajo. El terrateniente lo cogía y lo cargaba en los carros. Por la tarde había llenado nueve enteros.

—Ya me bastará —gritó el terrateniente único entre setecientos—. Gracias por tu trabajo. ¡Adiós!

—¿Y yo qué hago?

—Arréglate como puedas. Noventa y nueve como tú han perecido en esta montaña. ¡Contigo serán cien! —Y dicho esto, se alejó.

—No sé qué hacer —pensó el muchacho—. Bajar de esta montaña es imposible. Seguramente moriré de hambre.

No podía bajar de la montaña y sobre su cabeza se cernía la bandada de cuervos de acerados picos, oliendo su presa. Reflexionando estaba en su desventura, cuando recordó que la hermosa muchacha le había dado, en secreto, un eslabón y un pedernal, aconsejándole que los utilizase cuando estuviese desesperado. «Tal vez no me lo dijo en vano. —pensó— Probaré». Sacó el eslabón y el pedernal y al primer golpe que dio se le aparecieron dos mancebos.

—¿Qué deseas? —le preguntaron.

—Que me saquéis de esta montaña y me llevéis de regreso a la ciudad.

No había terminado de hablar, cuando lo tomaron uno por cada brazo y cumplieron su deseo.

Tiempo después, el chico se dirigió nuevamente al mercado a ver si alguien lo contrataba y, de nuevo, volvió a pasar el terrateniente único entre setecientos en su coche de oro. Apenas lo vieron los jornaleros, corrieron en todas direcciones a esconderse y solo quedó en la plaza el muchacho.

—¿Quieres trabajar para mí? —le preguntó el rico terrateniente sin reconocerlo.

—Con mucho gusto, si me das doscientas monedas de oro al día.

—¿No es demasiado?

—Si lo encuentras caro, busca a otro jornalero más barato. Pero ya has visto cómo echan a correr al verte.

—Bueno, no se hable más. Mañana al alba te espero en el puerto.

Al día siguiente se encontraron en el puerto, subieron a la embarcación y se hicieron a la mar. Pasaron aquel día comiendo y bebiendo y al día siguiente se dirigieron a la montaña de oro. Al llegar allí, el rico terrateniente sacó una botella y dijo:

—Ya es hora de que bebamos.

—Espera —advirtió el criado—, deja que te obsequie con mi vino, porque quiero celebrar que tengo trabajo.

Y el joven, que había tenido la precaución de desleír un potente narcótico en la bebida, llenó un vaso y se lo ofreció al terrateniente único entre setecientos. Este, sin sospechar nada, se lo bebió de un trago y se quedó dormido. El muchacho mató el caballo más viejo, lo destripó, metió a su amo dentro con la azada, cosió la herida y se ocultó entre la maleza. Inmediatamente bajaron los cuervos de acerado pico, cogieron el cadáver, se lo llevaron a lo alto de la montaña y empezaron a comer. El terrateniente que era único entre setecientos, despertó y miró a todas partes.

—¿Dónde estoy? —preguntó.

—En la montaña de oro —gritó el chico—. Coge la azada y cava oro; si arrancas mucho, te diré cómo bajar.

El terrateniente único entre setecientos, cogió la azada y se puso a cavar y a cavar hasta que se llenaron de oro veinte carros.

—Descansa, ya tengo bastante —gritó el muchacho—. ¡Gracias por tu trabajo y adiós!

—Y yo, ¿cómo bajo? Me dijiste que me dirías cómo hacerlo.

—Es fácil, baja como bajaron noventa y nueve antes que tú.

Y dicho esto, el chico se dirigió al castillo con los veinte carros de oro, se casó con la hija del terrateniente único entre setecientos, y ambos se quedaron como dueños de todas las riquezas que el avaro había acumulado a lo largo de toda su vida. Eran tantas, que nunca jamás necesitaron volver a cavar oro.

FIN

Garbancito

patufet1_by_ethanael-d4i0k39

Ilustración: Ethanael

 Este cuento nos lo pidió Marisa Alonso y a ella se lo dedicamos.

Érase una vez que un hombre y una mujer tuvieron un hijo. El niño era tan pequeño, tan pequeño, tan pequeño que parecía un garbanzo y, por eso, decidieron ponerle por nombre Garbancito.

Pasó el tiempo, y a pesar de que Garbancito seguía sin crecer, cada día era más listo. Además, era muy bueno y trabajador y siempre estaba dispuesto a ayudar a sus padres.

Un día, su mamá estaba cocinando y se dio cuenta de que se había quedado sin azafrán:

—iVaya, qué contratiempo! No tengo ni una hebra de azafrán y el guiso no me quedará tan bueno como siempre.

El niño, que no andaba lejos, le respondió enseguida:

—¡No pasa nada! ¡Ahora mismo voy corriendo a comprarlo!

—iNi pensarlo, Garbancito! Eres demasiado pequeño para salir solo a la calle. La gente no te vería y alguien, sin darse cuenta, podría pisarte.

Pero Garbancito insistió:

—Mamá, tú no te preocupes, que Iré cantando todo el rato y aunque la gente no me vea, me oirá. Así que nadie me pisará.

Finalmente, aunque muy preocupada, la mamá de Garbancito accedió. Le dio una moneda y le advirtió:

—Ve directamente a la tienda sin dejar de cantar durante todo el camino. ¡Y ándate con mucho ojo para que nadie te pise!

Garbancito cogió la moneda, que casi abultaba más que él, se la cargó a la espalda y salió de su casa entonando su canción:

¡Pachín, pachín, pachín!

¡A Garbancito no piséis!

¡Pachín, pachín, pachín!

¡Mucho cuidado con lo que hacéis!

Todos los que pasaban junto a él se quedaban admirados, porque como no veían a Garbancito, creían que era la moneda la que cantaba y andaba sola.

Sin parar de cantar, llegó por fin a la tienda y gritó bien fuerte para que lo oyeran:

—iBuenos días! Mi mamá me manda para comprar azafrán.

El tendero miraba sorprendido a su alrededor sin ver a nadie, hasta que se dio cuenta, por fin, de que en el suelo había una moneda y que bajo ella estaba Garbancito. Preparó la bolsita con azafrán y se la dio al niño, que salió de la tienda y de nuevo empezó a cantar:

¡Pachín, pachín, pachín!

¡Mucho cuidado con lo que hacéis!

¡Pachín, pachín, pachín!

¡A Garbancito no piséis!

Cuando lo vio llegar, su mamá respiró aliviada al comprobar que estaba sano y salvo.

Con el azafrán que Garbancito le había comprado, terminó de preparar la comida y cuando ya se disponía a salir con ella para llevársela a su marido, que labraba la tierra en un huerto cercano, su hijito le dijo:

—Mamá, ya has visto que he ido a la tienda y no me ha ocurrido nada. ¿Por qué no me dejas que lleve yo la comida a papá?

—Pero Garbancito, ¿no ves que la cesta es demasiado pesada y no podrás tú solo con ella?

Pero Garbancito, que aunque era pequeño era muy fuerte, cargó la cesta a su espalda y le dijo a su madre:

—¿Lo ves mamá?, puedo con ella. Tú no te preocupes, que iré cantando para que nadie me pise.

Así que la madre se dejó convencer de nuevo y Garbancito se marchó cantando a llevar la comida a su padre:

¡Pachín, pachín, pachín!

¡A Garbancito no piséis!

¡Pachín, pachín, pachín!

¡Mucho cuidado con lo que hacéis!

Estaba a mitad de camino, cuando lo sorprendió un terrible aguacero. La lluvia caía con furia y para que la comida no se mojara, Garbancito se escondió bajo una gran col, decidido a esperar a que amainara la tormenta. Cómodo como estaba y arrullado por el ruido que hacían las gotas de agua sobre la col, Garbancito se quedó dormido.

Muy cerca de allí, pastaba un gran buey que al ver la hermosa col, y sin saber que alguien dormía bajo ella, se acercó y se la comió de un solo bocado y con ella se tragó también al pequeño niño.

Entretanto, el papá de Garbancito, que hacía rato que esperaba hambriento, decidió ir a ver qué ocurría. Al llegar a casa, preguntó a su mujer por su comida y su esposa, muy asustada, le contó que Garbancito había ido a llevársela hacía ya un buen rato. Muy preocupados, salieron a buscar a Garbancito:

—¡Garbancitooooooooo!, ¿dónde estaaaás?

Pero nadie respondió.

Caminaron y caminaron, sin dejar de llamar a su hijito. Buscando y rebuscando por todos los lugares:

—¡Garbancitooooooooo!, ¿dónde estaaaás?

Ya salían del pueblo, camino del huerto, cuando al atravesar el sembrado en el que el gran buey pastaba volvieron a llamar:

—¡Garbancitooooooooo!, ¿dónde estaaaás?

Fue entonces cuando oyeron una voz muy lejana que decía:

¡Estoy como un reeeey,

sin lluvia ni nieve,

en la panza del bueeeey!

Los padres de Garbancito pensaron y pensaron en cómo sacarían a su hijito de la panza del buey, hasta que se les ocurrió hacer cosquillas al animal en el hocico con unas briznas de hierba.

El buey estornudó sonoramente y Garbancito salió disparado por uno de los agujeros de la nariz y, sano y salvo, aterrizó sobre una gran col.

Contento y espabilado, como si nada hubiera pasado, abrazó a sus papás y los tres, felices de estar juntos de nuevo, regresaron a su casa cantando:

¡Pachín, pachín, pachín!

¡Mucho cuidado con lo que hacéis!

¡Pachín, pachín, pachín!

¡A Garbancito no piséis!

FIN

El conejo y el cocodrilo

Hace mucho tiempo, el conejo y el cocodrilo eran amigos. Un día, la madre del cocodrilo se puso muy enferma y su hijo la llevó al hospital. Después de atenderla, el médico le dijo al cocodrilo:

—La cura de la enfermedad de su madre es el corazón del conejo.

Al oír eso, el cocodrilo salió desesperado y atravesó el río en busca del conejo. Cuando éste lo vio venir con una gran cara de tristeza, le preguntó:

—¿Amigo estás bien? ¿Qué ocurre?

—No, no estoy bien, mi madre está enferma y no consigo llevarla al médico por eso vengo a pedirte ayuda —le contestó el cocodrilo.

El conejo, sin desconfiar, aceptó ayudar a su amigo y se fueron juntos. Pero al rato, el cocodrilo le dice al conejo:

—Discúlpame amigo mío. La verdad es que vine a sacarte de tu casa para matarte porque el médico dice que tu corazón sirve para curar la enfermedad de mi madre.

Y el conejo, espabilado y listo, le contesta:

—Si es así, ¿por qué no me lo dijiste en mi casa? Tenemos que volver porque a mí no me gusta andar por ahí con mi corazón y siempre lo dejo en casa. Pero no te preocupes, que te daré no uno sino dos corazones.

Y así volvieron juntos a la casa del conejo.

Cuando llegaron este le advierte:

—Amigo mío aquí en casa tengo muchos corazones y nadie tiene que saber dónde los guardo, así que tendrás que esperarme aquí fuera.

El conejo entró dentro y escapó y nunca más volvieron a encontrarse. Y no sabemos si la madre del cocodrilo se murió o no, pero lo que sí sabemos es que colorín colorado este cuento ha terminado.

O casi ha terminado…
¡Sigue leyendo, por favor!

 –

Esta preciosa historia la ha escrito e ilustrado un alumno de 7º curso de la Escuela Primaria de Wimbe, situada en Pemba (Mozambique), y es solo una pequeña muestra de lo que encontrarás en el libro Cuentos de los Niños del Mañana. Fábulas tradicionales de Mozambique.

Imagen 4

Si alguna vez te has preguntado cómo aportar tu granito de arena para conseguir que el mundo sea un lugar mejor para todos, la respuesta es tan sencilla como invertir 7€ para adquirir el libro completo en formato pdf, o invertir 10 € y adquirir el libro completo en formato impreso, como el que ya tenemos nosotros y del que, con el permiso de Lara Ripoll, la persona que lo ha hecho posible, hemos copiado el cuento de este martes.

Pincha sobre la imagen para saber más cosas sobre estos pequeños artistas y de cómo puedes ayudar a construir un futuro mejor para muchos niños.

¡Comparte cultura!

IMG_3721

FIN

La Ratita presumida

Victoria Assanelli 1

Ilustración: Victoria Assanelli

Había una vez una Ratita que cada día barría su casita y un día se encontró una moneda de oro.

—¡Oh! ¡Qué suerte he tenido! ¿Con qué la gastaré?

Y pensaba y pensaba:

—Si me compro caramelos, los dientes se me pondrán feos… Y si me compro avellanas, las muelas se me pondrán malas…. ¡Ay! ¡No sé qué hacer!… ¿Y si me comprara un lacito para la punta del rabito? Un gran lacito, para que luzca bien bonito. ¡Sí, sí! ¡Eso haré!

Y eso hizo. Se dirigió a la mercería de Doña Corneja y allí estuvo mirando y revolviendo muchos lazos. Al final, se decidió por uno precioso de seda de color rojo.

—¡Este me gusta! —dijo mientras pensaba— Todo el mundo me envidiará en el barrio. Todos los vecinos se girarán para admirar mi lazo—. ¡Quiero este! No me lo envuelva, que me lo llevo puesto.

Con el lacito anudado en la punta de su rabito, se fue a su casa y se colocó ante la puerta para lucirlo y para que todo el mundo pudiera admirar lo bien que le quedaba.

Así estaba, cuando acertó a pasar por allí el señor Pato, que al verla tan linda le dijo:

—¡Ay!, Ratita, mi Ratita, tú que eres tan bonita, ¿no querrías casarte conmigo? Soy formal, buen mozo y muy estudioso. ¡Juntos aprenderíamos mucho!

—No sé, no sé. A ver, dime algo para que pueda escuchar tu voz.

—¡Cuac, cuac, cuac!

—¡Uy! ¡No, no! ¡Qué horror! Si me casara contigo me dejarías sorda. ¡No te quiero por marido!

Y Don Pato se alejó triste y cabizbajo, con sus libros bajo el ala.

Al poco rato, se acercó un hermoso gallo con la cresta muy roja y le dijo a la Ratita:

—¡Ratita preciosa!, tú que eres tan bonita, ¿te quieres casar conmigo? Soy buen mozo y tengo una gran casa.

—No sé, no sé. A ver, dime algo para que pueda escuchar tu voz.

—¡Kikirikí, Kikirikí!

—¡Uy! ¡No, no! ¡Qué alboroto! Si me casara contigo no podría dormir en toda la noche. ¡No te quiero por marido!

Y Don Gallo muy ofendido, se marchó de casa de la Ratita con la cresta muy alta y sin volver la vista atrás, seguido por siete gallinas.

También se acercaron a casa de la Ratita un perro de aguas, un cerdo y un cordero. Pero al escuchar sus voces, a todos rechazó.

Ya caía la tarde y de vuelta a su establo, después de trabajar todo el día, se acercó a casa de la Ratita un burrito:

—¡Ratita guapa!, tú que eres tan preciosa, ¿te quieres casar conmigo? Soy muy buen mozo, fuerte y trabajador. Conmigo nunca ha de faltarte de nada.

Y la Ratita, haciéndose de rogar, le dijo:

—No sé, no sé. A ver, dime algo para que pueda escuchar tu voz.

—¡¡Iiiiaaaa, Iiiiiaaaaaa!!

—¡Ahhhhhhhhhh! ¡Que espanto de voz! ¡Lárgate ahora mismo, que por tu culpa me dolerán los oídos tres días enteros!

Muy triste se marchó Don Burrito por la negativa de la linda Ratita, arrastrando su pesado carro.

Ya empezaba ella a pensar que jamás encontraría a nadie hecho a su medida, cuando pasó por allí un gatito que le dijo:

—¡Marramiaumiaumiau, Ratita! En ninguna de mis siete vidas he visto ni veré a una dama igual que tú. ¿Te quieres casar conmigo? Soy buen mozo y conmigo correrás aventuras sin fin y te divertirás de día y de noche.

Y la Ratita, haciéndose de rogar le dijo:

—No sé, no sé. A ver, dime algo para que pueda escuchar tu voz.

—¡Miauu, Miauuu! –maulló Don Gato con voz melodiosa.

—¡Qué voz tan dulce que tienes! ¡Contigo me he de casar!

Al poco tiempo, celebraron una gran boda, a la que todo el mundo fue invitado. Aquel día, todos los que asistieron a la gran fiesta advirtieron a la Ratita:

—¡Ve con cuidado con este gato! No vayas a despistarte y te dé un bocado.

—Cuidado, Ratita, no vayas a ser tú su cena.

Al terminar la fiesta, cada animal regresó a su casa y, por fin, el Gato y la Ratita se quedaron solos:

—Ratita, Ratita, ¿que puedo darte un besito?

Y acercándose mucho a ella abrió tanto la boca que ¡casi se la come de un bocado! La Ratita, dando un gran salto se alejó de allí gritando:

—¡Socorroo, socorro! ¡Que el gato me come!

Al oír los gritos, pato, gallo, perro de aguas, cerdo, cordero y burro acudieron corriendo:

—¡Cuac, cuac, cuac!

—¡Kikirikiiiiiiii!

—¡Guau, guau, guau!

—Oinkkkk, oinkkkkk!

—¡Beeeeee, beeeeeeee!

—¡Hiaaaaaaaaaaa hiaaaaaaaaa!

Y el gato, espantado con tanto alboroto, huyó por los tejados y jamás regresó.

Por eso dicen que, desde aquel día, ratones y gatos dejaron de tener amistad y cuando un ratón ve a un gato huye despavorido.

FIN

Si quieres, también puedes escuchar «La Ratita presumida» con la voz de Angie Bello Albelda

logoAngie

El ave que hechizaba con su canto

colorful_flight____work_in_progress__by_caym_kun-d6j9wsp

Ilustración: CaymArtworks

A un poblado protegido por altas montañas, llegó un día una extraña ave multicolor. Desde entonces, el poblado ya jamás pudo vivir en paz.

Lo que los habitantes sembraban durante el día, desaparecía por la noche. El número de ovejas, cabras y gallinas disminuía sin cesar. Y llegó incluso el día en que a plena luz del sol, mientras la gente estaba trabajando en los campos, el ave entraba en los graneros donde se almacenaba el grano para el invierno y lo robaba.

Los aldeanos, desolados, ya no sabían qué hacer. La tristeza se apoderó de todo el pueblo y solo se oían llantos y lamentos.

Habían intentado dar caza al ave, pero ni el más valiente guerrero había conseguido atraparla. Era demasiado veloz para ellos. Apenas podían distinguir una sombra, solo oían el batir de sus alas cuando se posaba en la espesa copa de un gran mpingo que le servía de refugio.

El jefe de la aldea estaba desesperado y ya no sabía qué hacer. Hasta que un día, después de que el ave diezmara los rebaños y acabara con las reservas invernales, ordenó que todos los ancianos de la tribu, como si de un solo hombre se tratara, cogieran sus armas para atacar al pájaro:

—Talad el árbol en el que se esconde —les dijo.

Con hachas y cuchillos, los ancianos se acercaron hasta el árbol y empezaron a golpearlo para derribarlo, hundiendo las afiladas hojas en su tronco.

Al sentir en su carne las primeras heridas, el árbol se estremeció y en lo más alto de su copa, de entre las espesas ramas, emergió la cabeza de la misteriosa ave. Cantaba una dulce canción, que hablaba del hermoso pasado. Un tiempo perdido que jamás había de regresar.

Tan hermoso era su canto, que ablandó el corazón de los ancianos. Consiguió que, uno tras otro, soltaran sus armas y cayeran de rodillas, con lágrimas en los ojos, para escuchar aquella dulce canción cargada de añoranza y nostalgia. Entre ellos se decían:

—Es imposible que esta ave tan dulce haya causado tanto mal.

Cuando el sol se ocultó, regresaron a la aldea andando despacio, como sonámbulos y le dijeron al jefe de la tribu que, por nada del mundo, le harían daño al ave.

El jefe, ante la negativa de los ancianos, decidió recurrir a los jóvenes para acabar con el pájaro:

—Que sean ellos los que destruyan su poder.

A la mañana siguiente, los muchachos tomaron hachas y machetes y se dirigieron hacia el árbol. Con el vigor y la fuerza de su juventud, hundieron las cortantes hojas en la carne del mpingo. Pero tal y como había ocurrido el día anterior, entre las enmarañadas hojas de la copa, apareció la cabeza del pájaro multicolor. De nuevo, una melodía de extraordinaria belleza resonó en los cerros. Los jóvenes escuchaban extasiados aquella canción que hablaba a sus almas de amor, valentía y hazañas heroicas y, mirándose unos a otros, se dijeron:

—Esta ave dulcísima no puede ser malvada.

Hachas y machetes cayeron de sus manos y se arrodillaron a escuchar el canto del pájaro hasta que se ocultó el sol. Volvieron a la aldea y le dijeron al jefe de la tribu que por nada del mundo harían daño al ave misteriosa.

Ante este nuevo fracaso, el jefe montó en cólera.

—Ya solo quedan los niños. Ellos son los únicos capaces de distinguir la verdad de la mentira, porque oyen y ven con el corazón. Mañana iré con ellos y acabaremos con el pájaro.

Al día siguiente, se encaminaron juntos hacia el árbol. En cuanto los niños asestaron los primeros golpes, el ave, deslumbrante de hermosura, apareció en lo alto de la copa, pero ellos no miraron hacia arriba, siguieron con la vista puesta en sus hachas y golpeando el tronco, sin prestar atención a los lisonjeros cantos del pájaro.

Finalmente, el árbol se partió y con un fuerte chasquido cayó pesadamente al suelo, arrastrando consigo a la misteriosa ave, que murió aplastada por las ramas del mpingo.

Todo el pueblo acudió para ver lo que los niños habían conseguido con sus pequeños bracitos.

Aquella noche, el jefe organizó en el pueblo una gran fiesta en honor de los pequeños, para recompensarlos por haber salvado a toda la aldea de aquel extraño pájaro:

—Vosotros sois los únicos que sabéis distinguir la verdad de la mentira. Vosotros seréis para siempre los ojos y los oídos de la tribu.

FIN

Si quieres, también puedes escuchar “El ave que hechizaba con su canto” con la voz de Angie Bello Albelda

logoAngie

La niña sabia

56c031b4498d759cf2831af46ea9f4d9-d4o2btr

Ilustración: YaninSalas

Dos hombres viajaban juntos por el mismo camino. Uno de ellos era pobre y montaba una yegua; el otro era muy rico y montaba un caballo.

Ambos se detuvieron a pasar la noche en la misma posada y dejaron a los dos animales juntos en la cuadra. Mientras todos dormían, la yegua del pobre alumbró un potro y este, después de dar un par de pasos, se fue a acurrucar junto al caballo del rico.

A la mañana siguiente, el rico despertó a todo el mundo con sus gritos:

—¡Levantaos! ¡Mirad! A mi caballo le ha nacido un potro.

El pobre se levantó y al ver lo ocurrido exclamó:

—¡Eso no puede ser! ¿Dónde se ha visto que de un caballo nazca un potro? El potro es de mi yegua.

El rico repuso:

—Si lo hubiese parido tu yegua, estaría a su lado y no junto a mi caballo.

Discutieron largo tiempo sin llegar a un acuerdo y al fin se dirigieron a los Tribunales. El rico sobornaba a los jueces para que le dieran la razón y el pobre solo podía apoyarse en la lógica.

Tanto se enredó aquel pleito, que la cuestión llegó hasta el mismísimo zar, quien mandó llamar a los dos hombres y les propuso cuatro enigmas para poder impartir después justicia:

—¿Qué es lo más fuerte y rápido del mundo?

—¿Qué es lo más ancho y nutritivo?

—¿Qué es lo más blando y suave?

—¿Qué es lo más agradable?

Después les advirtió:

—Tenéis tres días para resolver estas cuestiones. Al cuarto día, venid a darme las respuestas. Después, decidiré quien se ha de quedar el potro.

El rico se acordó de que tenía una vecina con fama de ser muy lista y se dirigió hacia su casa para pedirle consejo. Cuando la mujer vio su cara turbada, le preguntó:

—¿Por qué estás tan preocupado, vecino?

—Porque tengo tres días para resolver cuatro enigmas que me ha planteado el zar.

—Veamos qué enigmas son esos.

—El primero: ¿qué es en el mundo lo más fuerte y rápido?

—¡Vaya tontería! ¡Mi yegua! No hay nada más rápido ni más fuerte en este mundo.

—El segundo: ¿qué es lo más ancho y nutritivo?

—¡Vaya tontería! ¡Mi cerdo! Llevo tiempo dándole de comer y está tan ancho que ya no cabe en la porqueriza. Cuando lo mate, será lo más nutritivo del mundo.

—El tercero: ¿qué es lo más blando y suave?

—¡Vaya tontería! ¡Mi cama! Mi colchón es de plumas y no hay nada en el mundo más blando y suave.

—El cuarto: ¿qué es lo más agradable?

—¡Vaya tontería! Mi nieta Allochka. Es guapa y lista y en el mundo no hay nadie más agradable que ella.

—¡Muchas gracias! Me has sacado de un gran aprieto. Jamás olvidaré este favor.

Entretanto, el hombre pobre llegó a su casa llorando. Su hija, una niña de siete años, salió a recibirlo y al ver a su padre tan desconsolado le preguntó:

—¿Qué te pasa, querido padre? ¿Por qué lloras?

—¡Ay!, hija mía, el zar me ha planteado cuatro enigmas a los que debo dar respuesta en tres días, y yo no sería capaz de resolverlos ni en tres años.

—Dime qué te ha preguntado.

—¿Qué es en el mundo lo más fuerte y rápido?, ¿qué lo más ancho y nutritivo?, ¿qué lo más blando y suave? y ¿qué lo más agradable?

—¡No te preocupes padre! Cuando te presentes ante el zar respóndele lo siguiente: “Lo más fuerte y rápido es el viento cuando sopla con toda su furia. Lo más amplio y nutritivo, es la tierra, que alimenta a todos los que nacen y viven sobre ella. Lo más suave, la mano que acaricia y que al acostarnos ponemos debajo de la cabeza como si fuera la más blanda almohada. Y ¿qué otra cosa conoce el hombre más agradable que los sueños?”

Pasado el plazo, los dos hombres se presentaron ante el zar. El monarca, después de haberlos escuchado, le preguntó al pobre:

—¿Has resuelto tú solo los enigmas o alguien te ha ayudado?

El pobre contestó:

—Majestad, fue mi hija de siete años la que me dio las respuestas.

—Puesto que tu hija es tan sabia, ve y dale este hilo de seda para que me teja una colcha para mañana.

El campesino tomó el hilo de seda y volvió a su casa más desesperado que antes.

—¡Qué desgracia! —le dijo a la niña—. El zar ordena que tejas con este hilo una colcha para él.

—No te preocupes —contestó ella.

Rompió una escoba, cogió una astilla y dándosela a su padre le dijo:

—Ve a palacio y dile al zar que con esta astilla ordene a su carpintero hacer un telar para que yo pueda tejer su colcha.

El campesino le entregó la astilla al zar y repitió lo que su hija le había dicho. Este, después de escuchar la respuesta, le dijo al campesino:

—Ya que tu hija es tan sabia, dale estos ciento cincuenta huevos para que los empolle y me traiga mañana ciento cincuenta pollos.

El campesino volvió a su casa muy apurado.

—¡Oh hijita!, hemos salido de las brasas para caer en el fuego.

—No estés triste, padre.

Guardó los huevos en la despensa y envió a su padre de vuelta al palacio:

—Dile al zar que para alimentar a los pollitos necesitaré grano. Que ordene labrar el campo, sembrar trigo, recogerlo y trillarlo para que mañana puedan comer cuando rompan el cascarón.

El padre le repitió al zar las palabras de su hija.

—Puesto que tu hija es tan sabia, dile que se presente ante mí. Pero no quiero que venga ni a pie ni a caballo, ni desnuda ni vestida; ni sin regalo, ni con él.

«Esta vez, mi hija no podrá resolver tantas dificultades. ¡Estamos perdidos!», pensó el pobre hombre. Y se dirigió a su casa para contarle a la pequeña lo ocurrido.

—No te apures, padre. Ve al mercado y compra una liebre y una codorniz vivas.

Al día siguiente, la niña se desnudó y se envolvió el cuerpo en una red de pescador, se sentó a lomos de la liebre y con la codorniz en la mano se dirigió al palacio del zar.

Al verla, el zar salió a su encuentro:

—Gran señor, aquí tienes mi regalo.

Al alargar la mano para coger la codorniz, el ave emprendió el vuelo.

—De acuerdo, lo has hecho todo según lo había ordenado. Y ahora contesta una última pregunta para que pueda dictar sentencia: tú y tu padre sois muy pobres, ¿con qué os alimentáis?

—Como no tiene caña de pescar, mi padre atrapa con las manos los peces que nadan en la arena, me los trae a casa y yo cocina sopa con ellos.

—¡Pero mira que eres tonta, niña! ¿De verdad te crees eso? ¡Es imposible que los peces naden en la arena! Los peces solo viven en el agua.

—¿Y tú te crees mucho más listo que yo? ¿Dónde has visto que un caballo pueda dar a luz a un potro?

Avergonzado, el zar contestó:

—Tienes toda la razón.

Y sin más dilación, entregó el potro al hombre pobre.

FIN

Si quieres, también puedes escuchar “La niña sabia” con la voz de Angie Bello Albelda

 logoAngie

La extraña aventura de Liú

Imagen 1

 

En el gran lago Tung-Ting habitan, como se sabe, genios de las aguas. Estos seres son alegres y juguetones. Se burlan de los pescadores y asustan a los marineros, pero no hacen daño a nadie.

A menudo, los genios del lago se apoderan de las barcazas ancladas en los puertos y las utilizan para sus fiestas. Estas barcas, llamadas juncos, se sueltan misteriosamente de las amarras que las mantienen atadas a los muelles y, sin que nadie lo advierta, empiezan a navegar a la deriva. Los marineros aconsejan entonces a los viajeros que se escondan en el fondo de la embarcación y que cierren los ojos. Si se hace esto, nadie sufre daño alguno, porque los genios, una vez terminada la fiesta, conducen de nuevo el junco a sus amarras. La presencia de los genios se advierte porque se oye una música suave y deliciosa.

Una noche, a bordo de un junco se encontraba un estudiante llamado Liú, volvía de la ciudad vecina, muy triste y preocupado porque los exámenes para ser poeta de la corte no le habían ido como esperaba. Estaba sentado en la proa, pensando en su fracaso, cuando empezó a oírse una música suave que provenía de las olas. Todos corrieron a esconderse y se taparon los ojos con las manos, pero Liú no se movió. Inútiles fueron los consejos de los marineros de que se escondiese y se tapase los ojos. El joven estaba tan amargado, que no le importaban los peligros. Estaba dispuesto a desafiar no solo a los genios del agua, sino a todos los genios del mundo. Se escondió detrás de un rollo de cables y se dispuso a mirar el espectáculo de la fiesta de los genios, de la cual tanto había oído hablar. La música se oía cada vez más cercana y el aire se iba cargando de dulces perfumes. Sobre la cubierta del junco se iban delineando las figuras de los danzarines. En torno a ellos, se veía un cortejo de gente que vestía de gala. Todos llevaban vistosos trajes de terciopelo, sombreros con grandes plumas y calzaban zapatos que relucían como espejos.

El joven miraba asombrado el espectáculo que se desarrollaba ante sus ojos. Una de las bailarinas, que llevaba un traje de color del ave del paraíso y escarpines rojos, pasó tan cerca de Liú, que este no pudo contenerse. Se había quedado prendado del arte de la muchacha y, sin poder evitarlo, alargó la mano y tomó por el brazo a la joven.

—Dime, ¿cómo te llamas? ¿De dónde eres?

Sin responder, la danzarina trató de desasirse, y en el forcejeo se desgarró el vestido. Un trozo de la manga de seda roja quedó en la mano de Liú, que solo en ese momento pudo apreciar la gravedad de su imprudencia.

Cesó el baile. Todos se quedaron mudos. Se produjo un silencio de muerte. Nadie se movía. Todos miraban al intruso. Liú no sabía qué hacer. Había cometido una doble falta. En primer lugar, por haber permanecido sobre la cubierta en lugar de refugiarse en el fondo de la nave, como le habían aconsejado los marineros, y en segundo lugar, por haberse atrevido a tocar a una de las bailarinas.

¿Qué sucedería ahora? ¿Cuál sería su castigo? ¿Lo arrojarían al mar? ¿Y si eso llegaba a ocurrir, se atreverían los marineros a socorrerlo?

—No hay duda de que la mala suerte me persigue hoy —dijo el joven, con evidente pesadumbre.

En ese instante, aparecieron veinte guardias y el que parecía el jefe ordenó:

—¡Llevadlo ante el Rey!

Con las manos atadas, el joven fue conducido al pie de un trono, desde el cual un imponente personaje le gritó:

—Has osado tocar el vestido de una de las bailarinas. ¿Sabes la pena que te espera? Prepárate a morir. Serás arrojado a las aguas por atrevido.

Liú no se turbó en lo más mínimo. Con calma respondió:

—Si no me equivoco, eres el rey del lago Tung-Ting. He oído hablar de ti. Sé que eres un genio amable y generoso. Pero si has decidido ser cruel conmigo, acepto mi destino. Está visto que hoy es el día más desgraciado de mi vida. Quizá sea mejor que acabe mi triste existencia.

Lleno de curiosidad, el genio del lago preguntó:

—¿Es posible que a tu edad sufras tanto?

—Todos los poetas sufrimos.

—¡Ah! ¿Así que eres poeta? Bien, entonces te someteré a una prueba. Si compones un poema que me haga reír, perdonaré tu falta.

Con un fino pincel mojado en tinta china el joven se puso a escribir inspiradamente. Cuando terminó, el rey empezó a leer y una sonrisa iluminó su rostro. A medida que leía, su sonrisa se acentuaba, y al acabar de leer el poema ya se reía a carcajadas.

—Tienes razón —dijo el genio del lago—, eres un gran poeta. Y como premio por tu ingenio, no solo perdono tu falta, sino que recibirás un regalo.

Dos servidores pusieron a los pies de Liú diez kilos de oro puro y una escuadra de carpintero de cristal de roca.

Antes de despedirse y desaparecer  con toda su corte, el genio del lago le dijo al joven:

—Si en medio del lago estás en peligro, esta escuadra te salvará.

Cuando al fin cesó la música, todos abrieron los ojos y subieron a cubierta. Los genios se habían marchado y sobre las aguas reinaba el más absoluto silencio. La nave reanudó su viaje rumbo al norte.

Liú permanecía sentado en la proa pensado en la bailarina. No contó a nadie lo que le había sucedido.

El día siguiente amaneció nublado. En vez de aclarar, el cielo se oscurecía cada vez más y más. Las aguas del lago se agitaban con furia e iban adquiriendo un color plomizo. Empezó a soplar un viento que se volvía cada vez más violento.

—¡Pobres de nosotros! -exclamó el capitán-; no podremos librarnos de la tormenta.

La terrible tempestad se desencadenó con tanta violencia que casi todos los juncos que navegaban en el lago fueron engullidos por las olas.

Liú, siempre en la proa, apretaba con ambas manos la escuadra de cristal que le había regalado el Genio del Lago y la alzaba contra el viento. El prodigio no se hizo esperar. Las ráfagas de viento amainaban en cuanto se acercaban al junco, y las olas furiosas se detenían antes de golpear contra el casco. De este modo, la embarcación pudo llegar al puerto.

Cuando desembarcó, Liú guardó en un cajón la escuadra y ya no se preocupó de los exámenes ni se acordó de su fracaso. Se olvidó por completo de su poesía y, con el oro que le había regalado el genio, se dedicó al comercio y obtuvo grandes éxitos, sin embargo, no era feliz.

Un día, mientras se encontraba haciendo negocios en la ciudad de Wuchang, oyó hablar del extraño caso de una muchacha de la que estaban enamorados todos los jóvenes de la región, pero si alguno le pedía matrimonio, la respuesta era que solo concedería su mano al pretendiente que poseyese un objeto igual al que ella poseía.

—¿Y qué objeto es? —preguntó Liú.

—Una escuadra de carpintero hecha de cristal de roca.

Al oír tal respuesta, Liú viajó hasta su casa, tomó la escuadra que le había regalado el Genio del Lago y regresó a toda prisa a Wuchang; se dirigió al palacio y pidió audiencia.

La joven lo recibió con una sonrisa, que reflejaba en su hermoso rostro una alegría incomparable. En su mano llevaba una escuadra idéntica a la del joven. Se acercó a él y le dijo:

—¿Por qué has tardado tanto, Liú?

Con gran asombro, el joven vio que aquella chica que le sonreía vestía un traje del color del ave del paraíso y llevaba  escarpines  rojos. Una de las mangas del vestido estaba desgarrada; le faltaba un trozo de seda.

Liú creía estar soñando. La joven, al notar su asombro, sonrió burlonamente.

—¿Por qué me miras así? ¿Me reconoces? ¿Crees haberme visto alguna vez?

Cuando el joven pudo finalmente responder, exclamó jubiloso:

—¡Eres la danzarina que bailaba sobre el junco aquella noche!

—Sí, soy yo, Loto Naciente. La danzarina a quien desgarraste el vestido cuando intentaste atraparla. Quedé tan impresionada de tu ingenio de poeta que me enamoré de ti. Para poder encontrarte, el Genio del lago me dio una escuadra igual a la que te regaló a ti.

Liú pensó en todo lo que había ocurrido en su vida. Durante sus años de estudiante había pasado muchos días angustiado. No podía comprender los complicados libros de ciencia; él era poeta. Le gustaba componer versos en los que cantaba al cielo, a las nubes, a la luna, al mar y a los prados floridos en primavera y luego había abandonado la poesía y había sido muy infeliz. Pero ahora, la poesía lo recompensaba con la aparición de la bella Loto Naciente.

Liú no pudo pronunciar palabra. El estupor lo había enmudecido. Solo atinó a besar la mano de su amada. Felices, se dirigieron al puerto para regresar a su hogar y desplegaron las velas para la partida.

Durante la travesía, el lago permaneció sereno y la nave llegó a buen puerto. Ninguna nube empañó el cielo aquellos días, y la vida de aquella pareja también continuó así, como un cielo limpio y despejado, durante muchos, muchísimos años.

FIN

Las cabritas y el lobo

01_cabritas

En medio de la estepa rusa, en una pequeña isba con el techo pintado de rojo y con una mirilla en la puerta en forma de corazón, vivían, felices y contentas, Mamá Cabra y sus tres hijitas.

Las tres cabritas eran muy jóvenes y aún no tenían cuernos, de modo que no tenían con qué defenderse de sus enemigos.

De entre todos los enemigos de las cabritas, el más terrible era Lobo Gris, una fiera que atemorizaba a todos los animales de la estepa y, por eso, las cabritas tenían que permanecer siempre dentro de su casa. La única que salía a buscar comida era la mamá, una vieja cabra robusta, con unos poderosos cuernos, capaz de enfrentarse a cualquier enemigo por terrible y fiero que fuera.

Cuando Mamá Cabra salía, recomendaba a sus tres hijitas que cerraran bien la puerta y que la abrieran solamente cuando ella regresara, al anochecer.

Las tres cabritas se quedaban mirando cómo se alejaba su mamá y luego cerraban la puerta con doble vuelta de llave.

Al anochecer, volvía la cabra y, para darse a conocer, balaba dulcemente:

Cabritas, mis tres cabritas,

en el campo ya no hay sol;

muy pronto saldrá la luna.

Ha llegado vuestra madre,

que os quiere más que ninguna

y os ofrece el corazón.

Las cabritas reconocían la voz y la canción y corrían a abrir la puerta. Bajo la atenta vigilancia de la madre, correteaban y saltaban en el prado que había frente a la isba y luego se encerraban en casa para pasar la noche y no ser sorprendidas por el lobo.

A veces, en las noches de luna llena, Lobo Gris se acercaba, husmeaba en torno a la cabaña y rascaba la puerta. Tenía la esperanza de que alguna vez Mama Cabra se olvidara de dar la vuelta a la llave y entonces ¡qué cena más rica sería para él una de las tiernas cabritas!

Después de varios intentos, se convenció de que Mama Cabra no se olvidaba nunca de cerrar la puerta y que las cabritas jamás abrían a nadie en ausencia de su madre.

—¿Cómo conseguiré que abran la puerta? –se dijo un día Lobo Gris.

Después de pensar y pensar, se propuso aprender la canción de Mama Cabra y una tarde se fue hacia la isba y cantó:

Cabritas, cabritas,

en el cielo ya no hay sol;

ya va saliendo la luna.

y ya llega vuestra madre,

que os quiere como ninguna

y os comerá el corazón.

—¡Ja, ja, ja! —rieron las cabritas al oír como Lobo Gris imitaba a su madre.

La fiera se dio cuenta de que la letra de la canción era distinta y de que había cantado con su voz ronca.

—¡Seguiré aprendiendo! —se dijo el lobo.

Pero por mucho que ensayaba, la voz le seguía saliendo demasiado áspera. ¿Qué podía hacer? De pronto, se le ocurrió una idea. Fue a la aldea y le pidió al herrero que le hiciera una pieza especial de hierro para estrechar la garganta. Con este aparato, se presentó ante la puerta de la isba y empezó a cantar:

Cabritas, mis tres cabritas,

en el campo ya no hay sol;

muy pronto saldrá la luna.

Ha llegado vuestra madre,

que os quiere más que ninguna

y os ofrece el corazón.

—¿Será mamá de verdad? —dijo una de las cabritas—, es su voz y su canción.

—Es demasiado temprano. No es la hora habitual de su regreso —agregó otra.

—Me asomaré a la ventana —agregó la tercera— hay que ser prudente como dice siempre Mamá Cabra.

Cuando la cabrita vio que el que cantaba era el lobo, cerró sigilosamente la ventana y las tres se refugiaron en el fondo de la cabaña.

Lobo Gris siguió cantando hasta la caída de la tarde. Estaba seguro de que lo estaba haciendo bien. Por enésima vez iba a empezar de nuevo la canción:

Cabritas, mis tres cabritas…

cuando un feroz topetazo le aplastó el hocico contra la puerta de la cabaña. El golpe fue tan tremendo que se le partieron los colmillos. Sangrando por la boca y aullando de dolor se marchó corriendo de allí.

Dentro, las cabritillas estaban muy asustadas.

—¿Qué estará sucediendo ahí afuera? —preguntó una de ellas en voz baja.

Mamá Cabra, que tenía un oído muy fino, lo oyó y respondió:

—Un pequeño accidente, hijas mías. Lobo Gris ha tropezado con mis cuernos y se ha roto el hocico. Acaba de salir corriendo en busca de un dentista.

En el interior las cabritas se rieron a carcajadas:

—¿De manera que ha tropezado con tus cuernos mamá?

—Sí, hijas mías, ¡y qué tropezón!

—Mamá, ¿crees que Lobo Gris volverá por aquí?

—¡Hum! —contestó Mama Cabra— el lobo puede perder el pelo, pero nunca pierde la maña. Así que, por si acaso, cambiaremos la canción:

Cabritas, mis tres cabritas,

en breve saldrá la luna,

ya se va poniendo el sol.

No se ve fiera ninguna,

pero si aparece alguna

recibirá una lección.

FIN