Skip links

Main navigation

A un hombre de gran nariz

e2720b0703796c538fe0662c07c4608d

Ilustración: Daniela Volpari

Érase un hombre a una nariz pegado,

érase una nariz superlativa,

érase una nariz sayón y escriba,

érase un peje espada muy barbado;

 

era un reloj de sol mal encarado,

érase una alquitara pensativa,

érase un elefante boca arriba,

era Ovidio Nasón más narizado.

 

Érase un espolón de una galera,

érase una pirámide de Egito,

las doce tribus de narices era;

 

érase un naricísimo infinito,

muchísimo nariz, nariz tan fiera

que en la cara de Anás fuera delito.

Poema:   Francisco de Quevedo (1580-1645)

Ilustración: Daniela Volpari

Reader Interactions

Nos encanta que nos cuentes

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.