Cantino de oro

Ilustración Debi Hubbs

Cantino de Oro era una ilustre cuerda de violín.

Su sonido MI era elegante y exacto.

Lo escuché un día cantar en la calle;

era la única estrella que brillaba en el diapasón de un viejo violín.

Cantino de Oro no era de oro;

no era ilustre por juicio de otro ilustre;

ni era exacto.

Su sonido MI utilizaba la tensión justa para cantar;

la tensión acorde para ir de la mano del silencio,

para besar los labios de la melodía de un instante

y desvestir una lágrima de la tristeza.

Lo escuché un día cantar en la calle.

De las cuatro cuerdas de un viejo Stradivarius,

Cantino de Oro, ilustre músico por derecho propio,

era la estrella de oro del mejor violín del mundo.

Texto: Elvira Debeal

Elvira, o Angie, es la persona que pone voz a los cuentos del Martes es, además, escritora. Hace tiempo ya nos deleitó con Un minuto en el paro y ahora nos sorprende con este pequeño texto en prosa poética con el que nos hace escuchar música de violines. Así suena en la voz de Angie este musical micro cuento que Angie dedica a Miguel Ángel A. R.

Ilustración: Debi Hubbs

Esta magnífica ilustradora, a la que podéis seguir en su Facebook y en su Twitter, tuvo la amabilidad de darnos su permiso para utilizar la imagen que acompaña al texto. ¡Gracias, Debi!

Reader Interactions

Comments

Nos encanta que nos cuentes

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.