Hombre verde

La historia verde de un hombre verde.

hombre verde

Ilustración: La casa de los cuentos

Si por casualidad un día conozco a alguien que no me comprende o que piensa que soy una criatura.
Si por casualidad un día conozco a alguien que no sabe ni llorar ni reír.
Si me encuentro con alguien así, le contaré la historia del hombre verde:

Había una vez que, en una ciudad verde, vivía un hombre.

Un hombre verde.

El hombre verde vivía en una casa verde,

con una puerta verde y ventanas verdes.

Tenía una mujer verde y dos hijos verdes.

Por las noches, dormía en su cama verde

y soñaba sueños verdes, verdes.

Un día, se levantó el hombre verde en una mañana verde,

se calzó sus zapatos verdes,

se vistió con su camisa verde y sus pantalones verdes.

Sobre la cabeza se puso un sombrero verde y salió.

El hombre verde subió a su coche verde

y empezó a conducir por una carretera verde.

A un lado de la carreta veía el mar verde;

al otro lado, un campo lleno de flores verdes.

Era un día precioso y el hombre verde estaba feliz,

cantó canciones verdes y se fumó un cigarro verde

del que salía humo verde.

Entonces, el hombre verde vio, junto a la carretera,

a un hombre azul que estaba de pie.

El hombre verde paró su coche verde

y le preguntó al hombre azul:

—¡Eh, hombre azul!, ¿qué haces tú aquí?

—¿Yo? —dijo el hombre azul— ¡Yo soy de otro cuento!

Este cuentecito es contado tanto a los niños de Israel como a los de Palestina y, entre todos ellos es muy popular. Nosotros lo conocimos gracias a Roni.

Aquí tenéis el audio, por si tenéis curiosidad de saber cómo suena en hebreo.

Was this answer helpful ? Yes / No

Reader Interactions

Nos encanta que nos cuentes

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.