El palacio para romper

Texto: Gianni Rodari (1920-1980)

A Rodari, uno de nuestro autores preferidos, ya le dedicamos un cuento del martes: «El joven cangrejo».

También a este escritor, pedagogo y periodista le hemos dedicado dos entradas en la sección Cualquier día, poesía: «Un señor maduro con una oreja verde» y «El planeta Guiseppe».

En manos de Rodari, la literatura infantil se renovó. Aportó al género historias llenas de fantasía y originalidad que le valieron en 1970 el premio Hans Christian Andersen.

El cuento «Il palazzo da rompere», está incluido en su libro Favole al telefono, publicado en 1962, y dedicado a su hija Paoletta.

La publicación en 1960 Filastrocche in cielo e in terra (Retahílas de cielo y tierra), de la que os dejamos aquí una muestra, supuso la consagración de Rodari:

EL DICTADOR
Un minúsculo puntito,
muy soberbio e iracundo,
gritaba: «¡Después de mí
solo queda el fin del mundo!».

Las palabras protestaron:
«Este chico está fatal:
no es más que un punto y aparte,
y se cree el punto final».

Lo dejaron solo en medio
de la página, chillando,
y una línea más abajo
el mundo siguió girando.

Sus Cuentos por teléfono constituyeron la segunda cita importante de Rodari con el público infantil y en la actualidad pueden considerar, ya, un clásico imprescindible. En este libro, Rodari toma como excusa a un padre muy ajetreado, viajante, que le promete a su hija que la llamará todas las noches, desde donde esté, y le contará un cuento por teléfono antes de irse a dormir. El resultado, es una preciosa mezcla de modernidad y clasicismo, tecnología y cuentos.

Podríamos afirmar que sus letras son una obra maestra de la pedagogía y de la didáctica, pero un tanto sui generis cuando vieron la luz. En ellas el escritor aborda con maestría la relación que se establece entre el adulto y el niño, pero que, a la vez, son un diálogo entre el adulto que las lee y el niño que lleva dentro. Rodari supo renovar los cuentos de hadas y adaptarlos al siglo XX, ofreciendo al público historias educativas, pero, a la vez divertidas. Incluso al abordar temas serios o tristes.

¡Qué no hubiera hecho hoy Rodari con los WhatsApp y los mails!

Como a él le gustaba decir,

La fantasía sirve para explorar la realidad, por ejemplo, para explorar el lenguaje, para explorar todas las posibilidades, para ver qué resulta cuando se oponen las palabras entre sí.

Las ideas aportadas por Rodari al mundo literario infantil fueron un soplo de aire fresco en su época y, en la actualidad, siguen estando vigentes.

Ojalá algún día se haga realidad lo que él deseaba: un mundo con gobiernos que nos gusten a todos, formados por ministros de los juguetes y ministros de la paz:

Signore e signori,
ancora non c’e’
un governo che piace a me.
Se potessi nominarlo
è così che vorrei farlo:
un ministro del Caffelatte
per cominciare bene la giornata,
con un Sottosegretario per I Biscotti
e uno per la Marmellata;
e se toccasse un mattino
a un solo cittadino
di rimanere senza colazione,
via! Il Ministro in prigione.
Nominerei, s’intende, un Ministro per i Giocattoli
e uno per le Merende,
E al posto del Ministro della Guerra
io ci metterei quello della Pace…
battetemi le mani
se il discorso vi piace!
Ilustración: ThreePoplarTrees

Gif: Giphy

vuelve al cuento

Reader Interactions

Comments

  1. Genial!!!, un humor magnífico y además es muy psicológico. Mientras lo iba leyendo sospechaba que podía tratarse de Gianni Rodari.

Nos encanta que nos cuentes

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.