El sabio maharajá

Texto: Versión de Martes de cuento de «The Wise King», de Gibran Kahlil Gibran (1883-1931)

Basándonos en el relato del escritor libanés (aunque su lugar de nacimiento pertenecía en 1883 a la Siria otomana), hemos escrito nuestra propia versión del cuento. Hemos respetado, como siempre, al autor y su mensaje. Esperamos que nos os defraude la edición que hemos llevado a cabo.

Kahlil Gibran, (Fred Holland Day, ca. 1898).

Gibran Kahlil Gibran se consideraba a sí mismo pintor antes que escritor, pero su fama la debe a las obras que firmó y que podemos separar en dos épocas:

La primera, abarca desde 1905 hasta 1918, en la que escribe en árabe: La música (1905), Las ninfas del valle (1906), Espíritus rebeldes (1909), Las alas rotas (1912), Lágrima y sonrisa, (1914). Posteriormente, ya incluida dentro de la obra de la segunda época, escrita en inglés, volvería a usar el árabe para expresarse con: Las caravanas, (1919) y con algunos ensayos publicados en periódicos, que se reunieron, posteriormente en forma de libro: Las tempestades (1920) y  Maravillas y novedades (1923).

La segunda época, de 1918 a 1931, incluye las obras que escribió en inglés: El loco (1918), El precursor (1920), El Profeta (1923), Arena y espuma (1926), Jesús, el hijo del hombre (1928), Las divinidades de la tierra (1931).

Póstumamente, vieron la luz El vagabundo (1932) El jardín del Profeta (1933).

De ellas, la más conocida para el gran público sea, tal vez, El Profeta (1923),  libro que aborda diferentes cuestiones relacionadas con grandes temas de la vida humana:

Gibran ilustró El Profeta con sus propios dibujos, como ya había hecho en anteriores ocasiones.

La obra, traducida a más de cuarenta idiomas, fue fuente de inspiración para los movimientos new age americanos del XX, y convirtió a su autor en el poeta estadounidense más vendido de ese siglo.

Ilustración: HOS73

Podéis ver más obras de este ilustrador en su Facebook

Gif: Giphy 


vuelve al cuento

Reader Interactions

Comments

  1. Adaptarse o sufrir y el rey eligió adaptarse.
    Leí de joven El Profeta, me gustó. La información complementaria de tus cuentos siempre es muy interesante.
    Un beso, Nona.

    • Muchas veces no nos queda más remedio que ser un poco «camaleones» y adaptarnos al medio para poder sobrevivir.
      Yo también leí El Profeta; creo que es uno de los libros que se lee durante la adolescencia 😉

    • Para que pudierais leerlo, puse el enlace en el título inicial. No obstante, te dejo de nuevo el link por si quieres leer el original The Wise King
      Gracias por leer siempre la ampliación del cuento que, a mi entender, nos aporta un punto más de comprensión al texto.
      Un beso, Isabel.

Nos encanta que nos cuentes

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.