Cómo a la ballena se le formó la garganta

Texto:  Edición de Martes de cuento de «How the whale got his throat», de Rudyard Kipling (1865-1936)

En este cuento, el autor nos descubre el motivo por el cual, a pesar de ser unos mamíferos tan grandes, la dieta de las ballenas consiste, básicamente, en kril, zooplancton y pequeños peces.

Rudyard Kipling

Sus historias fantásticas le valieron ser considerado uno de los más destacados escritores en lengua inglesa. Títulos como El libro de la selva  o El hombre que pudo ser rey, hicieron posible que se convirtiera en el escritor más joven galardonado con el Premio Nobel de Literatura en 1907, a la edad de 42 años.

Anteriormente ya compartimos con todos vosotros otros cuentos de Kipling:  «El elefante curioso» y «No me jorobes»

http://data.abuledu.org/URI/520e7d33

También, como en los dos cuentos anteriores, este de la ballena está extraído del libro publicado en 1912 Just So Stories, (en castellano Precisamente así, o Los cuentos de así fue)—, considerada una de las mejores obras de Kipling.

En estas historias cortas encontramos la explicación fantástica de algunos fenómenos o el porqué de las características de algunos animales.

El origen de esta colección lo debemos buscar en The Second Jungle Book (1895), cuando Mowgli averigua la procedencia de las rayas que adornan la piel de los tigres al escuchar el cuento de «Cómo empezó el miedo».

La primera edición de Los cuentos de así fue la ilustró el propio Kiplingy y bajo las ilustraciones escribía aclaraciones que eran, por sí mismas, un cuento más. Como en esta de la ballena, que nos cuenta dónde se escondió el pequeño pececillo astuto.

Aquí está la ballena buscando al pequeño pez astuto, que está escondido en el barro del fondo del ecuador. El nombre del pececillo es Pingle. Está escondido entre las raíces de las enormes algas que crecen delante de las puertas del ecuador. He dibujado las puertas. Estás cerradas. Lo están siempre, pues una puerta debe mantenerse cerrada. Eso que parece una cuerda y que cruza el dibujo de un lado al otro es el propio ecuador; y lo que parecen rocas son los dos gigantes Moar y Koar, que guardan el orden del ecuador. Ellos dibujaron las imágenes como de sombras que hay debajo de las puertas. Los peces de pico son delfines picudos y los otros peces, de extrañas cabezas, son tiburones de cabeza de martillo. La ballena no encontró al pececillo astuto hasta que se le pasó el enfado, y a partir de entonces volvieron a ser buenos amigos.

Reader Interactions

Comments

Nos encanta que nos cuentes

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.