Cabeza hueca

Texto:  Dmitrii Dmitrievich Nagishkin (Нагишкин, Дмитрий Дмитриевич, 1909-1961)

La historia de este muchacho cabeza hueca, que hemos retocado muy ligeramente para dejarla a nuestro gusto, procede de un libro publicado por primera vez en 1946 que recopila cuentos de tradición rusa y que lleva por título Cuentos del río Amur (Амурские сказки). 0_ac643_95328912_L

De este mismo libro, hace ya un tiempo, compartimos con vosotros El oso y la ardilla e Intercambio de patas.

El autor, Dmitrii Dmitrievich Nagishkin, nacido en Chitá, decidió  recopilar las historias de su tierra.

Como ya os contamos en una entrada anterior el río Amur —para los chinos río del Dragón Negro—, es el noveno río más largo del mundo y durante una gran parte de su recorrido separa Rusia de China como frontera natural.

Amurrivermap

No es extraño, pues, que a lo largo de los 4.494 km de su recorrido atraviese los más variados paisajes: el desierto, la estepa, la tundra, y la taiga; y se encuentre con pueblos de lo más diverso: evenkos, nanayos, neguidalos, ulchíes, udegués, orochíes, nivjos…, todos ellos con ricas culturas e historias fascinantes que a lo largo de los siglos los viajeros se encargaron de transportar, junto a sus pertenencias, a lo largo del río y a los que Nagishkin les otorgó su impronta estilística e ideológica personal cuando decidió escribirlos.

De estos pueblos denominados nanai, cuya traducción es «persona de la tierra» —llamados en China akani—, nos llegan petroglifos datados en el siglo XI a.e.c., que nos dan cuenta de la antigüedad de esta milenaria cultura de la que se cree que quedan en la actualidad, aproximadamente, unas 12 000 personas consideradas étnicamente nanai, y de las cuales ya solo unas 3 000 hablan el idioma autóctono.

El idioma nanai, perteneciente al grupo de lenguas tunguses, está en grave peligro de extinción, ya que son principalmente las personas mayores las que lo hablan, mientras que las nuevas generaciones lo han abandonado por el ruso o el chino.

Ilustración:  Gennady D. Pavlishin ( Павлишин, Геннадий Дмитриевич 1938-)

Nacido en la ciudad de Jabárovsk, entre el río Amur y su afluente, el río Ussuri, creció fascinado por el arte popular de las tribus locales, que inspiraron gran parte de su obra.

Gif: Giphy

vuelve al cuento

Reader Interactions

Comments

Nos encanta que nos cuentes

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.