El Lobo calumniado

Texto: Lief Fearn

Siempre hemos escuchado y asumido que la versión de Caperucita era la única cierta. La mayoría de nosotros nunca nos hemos preguntado qué tenía que decir el lobo al respecto. Aunque, seguramente, como presunto culpable, querría añadir algo en su defensa.

En 1988, Lief Fearn dio voz al Lobo y nos permitió conocer cómo había vivido él el cuento.  Sea o no cierto lo que cuenta, el relato del Lobo nos permite entender que es necesario escuchar todas las versiones de los hechos antes de emitir un juicio definitivo.

El cuento de Caperucita roja es uno de los más famosos que existe. Sobre él, además de la de Fearn, se han escrito miles de versiones y adaptaciones; se han hecho películas, cómics, publicidad… Su origen oral se pierde en la noche de los tiempos.

La versión literaria inicial se la debemos a Charles Perrault (1628-1703), el primero en escribir este famoso relato popular. Lo incluyó en su volumen de cuentos publicado en 1697.

Caperucita roja destacaba sobre el resto de piezas por ser un cuento cruel con un final trágico, aunque Perrault censuró alguna de las escenas más macabras de la leyenda original, ya que le parecieron poco apropiadas para la corte de Versalles, a quien iba destinado el libro.  Es el único de sus cuentos que acaba mal.

Más tarde, nos llega la Caperucita de los hermanos Grimm, Jacob Ludwig Karl Grimm (1785-1863) y Wilhelm Karl Grimm (1786-1859), que en 1812 volvieron a censurar partes de la historia y la reescribieron. Su versión, con el tiempo, haría de Caperucita roja un personaje mundialmente conocido. En su cuento, mucho más inocente, el final trágico pasa a ser un final feliz.

El cuento, que nunca ha dejado de cambiar y de reescribirse, nos ha dejado historias tan divertidas como Caperucita, Ramiro y el colgante, escrita por Óscar Bustamante; la versión de Martes de cuento, en la que aparecen dos lobos en lugar de uno; o el genial poema de Roald Dahl, en la que el Lobo no sale muy bien parado.

Ilustración: gregowich

Gif: gifsanimados.org

vuelve al cuento

Reader Interactions

Nos encanta que nos cuentes

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.