La historia de Kaguya-Hime

miyabi_by_aruarian_dancer

Texto: Versión de Martes de cuento de una leyenda japonesa

Nos hallamos ante un relato etiológico que intenta ofrecer al lector una explicación de por qué sale humo del Monte Fuji.

mountfuji

Monte Fuji sobresaliendo de un mar de nubes

Esta montaña de 3.776 metros, la más alta de Japón, es, en realidad, un volcán que permanece activo, aunque la última erupción se produjo el 16 de diciembre de 1707. Se trata del monte sagrado nipón por excelencia, a la cima del cual no pudieron acceder las mujeres hasta finales del siglo XIX. Cuenta con una compleja y amplia mitología y se dice de él que es el eje que une cielos y Tierra.

Su inconfundible perfil y su peso cultural y religioso, han hecho mundialmente famoso este monte y lo han convertido en un icono recurrente en el arte japonés —podéis ver, por ejemplo, la obra de Katsushika Hokusai o Utagawa Hiroshige, entre otros.

23_-_the_sea_off_satta

Grabado de Hiroshige, Vista del monte Fuji desde la Bahía de Suruga (1858)

De esta leyenda existen diversas versiones, en las que, sobre todo, difiere el final. Nosotros hemos hecho también el nuestro, que esperamos que no os defraude. De las otras que hemos encontrado, os dejamos un breve resumen.

En una, se cuenta que el humo del volcán japonés tiene su origen en la furia de la princesa Kaguya, encerrada por el Emperador en un espejo. En ese relato, la princesa recibe el humo de la carta de amor que quema el Emperador y, al no poder regresar a la Tierra, decide convertir el planeta en un erial oscuro y sin tiempo, para poder vivir en él. A fin de impedirlo, el Emperador encarga a un monje llamado Miatsu que la encierre en un espejo, que se conoce desde entonces como Espejo de la vida o Espejo de la Luna. Para liberarse, la princesa pide ayuda a los habitantes de la Luna, que provocan la erupción del monte Fuji concentrando en él la ira de la princesa. No obstante, su rabia no es suficiente, así que debe esperar a que se acumule en su interior para hacer estallar de nuevo el volcán. Es por ese motivo que cíclicamente el Monte Fuji despierta de su letargo.

En otra, el cortejo que baja a buscar a Kaguya ofrece a la princesa unas gotas del elixir de la vida para que los recuerdos de su paso por la Tierra se borren para siempre. Pero antes de tomarlo, ella escribe una carta al Emperador contándole por qué debe marcharse y, junto a su carta, le envía un astilla de madera impregnada con unas gotas del elixir de la vida. El Emperador, abrumado por la pena, le escribe unos versos a su amada y ordena quemarlos, junto con la astilla, en el monte más alto de Japón, puesto que no desea vivir eternamente sin Kaguya-Hime. Unos emisarios escalan el monte y queman la astilla y el mensaje de amor del Emperador para que ascienda a los cielos. Desde entonces, a ese monte se lo conoce con el nombre de monte Fuji (sin fin) y su humo asciende, de vez en cuando, hasta el cielo.

La leyenda de Kaguya-Hime (La princesa Kaguya), también conocida como Taketori Monogatari (La historia del cortador de bambú), es muy famosa en Japón, ya que se trata de la primera obra literaria de ficción en prosa. Tal es la fama de la princesa Kaguya, que aún en la actualidad la podemos encontrar en películas, videojuegos, manga, anime…

El primer relato de la princesa Kaguya que nos llega en soporte físico fue fijado sobre pergamino durante el siglo XVI, aunque proviene de la tradición oral y se cree que se compuso alrededor del siglo X dec.

imagen-2

Este cuento sirvió de inspiración a otras composiciones literarias en el país del sol naciente, ya que con él se inauguraron los monogatari (historia, relato),  un nuevo género de la literatura japonesa de relatos breves con poemas intercalados escritos en kana en lugar de en logogramas chinos.

Algunos expertos creen que esta historia podría haber sido compuesta por una mujer, ya que la escritura kana se desarrolló a partir de la simplificación de los más de ochenta mil ideogramas chinos que se utilizaban para transcribir el japonés, debido a que se pensaba que una mujer era incapaz de aprenderlos todos.

Ilustración: aruarian-dancer

Gif: Sheherazade

giphy-2
vuelve al cuento

Reader Interactions