La leyenda del uirapurú

Texto:  Edición de Martes de cuento de una leyenda brasileña.

De todas las versiones que hemos encontrado de esta hermosa leyenda, decidimos editar y retocar la que encontramos en el libro Leyendas de la Amazonia.

Aunque esta versión no es la única. En la selva amazónica circulan otras leyendas que explican que el uirapurú era un gran guerrero, otra refiere que es un dios que decidió vivir en la tierra con el aspecto de un pájaro.

Una tercera refiere que antes de pájaro, el uirapurú fue el joven más hermoso y valiente de una tribu y que era amado y deseado por todas las jóvenes del lugar, sin embargo, su juventud quedó truncada al morir en una batalla. Cuando la noticia llegó a su tribu, todos los habitantes lloraron su muerte y tanto se lamentaron, que sus cuitas llegaron hasta el cielo, a oídos del dios Tupá, el cual, compadeciéndose del triste destino del muchacho, transformó su espíritu en un hermoso pájaro y le concedió el don de cantar una melodía capaz de consolar las penas de aquel que la escuchara.

Otra versión muy conocida refiere que un joven guerrero se enamoró de la joven esposa del cacique de su tribu, pero consciente de que su amor era imposible, el joven rogó al dios Tupá que hiciera desaparecer de su alma el dolor que le provocaban sus sentimientos. El dios, apiadándose de él, lo transformó en uirapurú, «el pájaro que no es pájaro». Con su nuevo aspecto, cada noche volaba el joven junto a su amada y le cantaba una canción para hacerla dormir. El cacique, fascinado por aquella melodía, ordenó que capturaran al ave. Quería enjaularla para que cantara solo para él. Al saber el destino que lo aguardaba si se quedaba, el uirapurú se adentró en la selva, alejándose de su amada. Desde ese día, trina su triste historia. Se dice, que oír su canto trae suerte a aquellos que tienen la suerte de escucharlo.

Si vosotros conocéis alguna otra leyenda, contádnosla para llevarla junto a estas a Isla Imaginada.

Ilustración: GabbrielFrost

Reader Interactions

Comments

Nos encanta que nos cuentes

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.