La maceta de albahaca

Texto: Versión de Martes de cuento a partir del cuento popular «La maceta de albahaca» recogido por Rafael Jijena Sánchez (1904-1979) 

A partir del cuento que recogió y escribió Rafael Jijena, hemos elaborado nuestra propia versión, con el respeto y el cuidado que siempre tenemos para preservar el mensaje implícito de la historia original contada.

El poeta y folclorista del que hemos tomado el cuento, nació en San Miguel de Tucumán y nunca olvidó su tierra natal a pesar de que vivió en muchos lugares:

 

 

Ahora lejos de mi tierra,
me pongo a considerar
las leguas que me separan
y los años que se van.
Y cuando miro las nubes
siento ganas de llorar
porque se me representan
las sierras de mi heredad.

Vidala (1936)

 

 

Estudiante de Filosofía y Letras, publicó su primer poemario en 1925: La locura de mis ojos. A partir de esta primera incursión literaria, va creciendo como autor y en 1928 publica Achalay, su obra preferida, con la que ganó en 1929 el Primer Premio Municipal de la Ciudad de Buenos Aires.

Además de sus poemas, Jijena llevó a cabo una importante investigación folklórica que plasmó en numerosos ensayos: Las supersticiones, en colaboración con Bruno Jacovella (1939), De nuestra poesía tradicional (1940), El perro negro en el folklore (1953), El chifle y el chambao (1955) y Cancionero de Coplas, en colaboración con Arturo López Peña (1959) y en una selección de textos populares: Hilo de oro, hilo de plata (1939), La luna y el sol (1939), Adivina, adivinado (1943), Los cuentos de Mama Vieja (1946), Retablo popular (1952), De oír y contar (1960), El curioso entretenido (1961), Don Meñique (1960).

Apasionado de la literatura popular, Jijena fundó la primera cátedra de Folklore en la Argentina, en el Conservatorio Nacional Carlos López Buchardo (1939). Fundó y fue director del Museo Folklórico de Tucumán (1943). Fue jefe de la sección de Folklore en la Universidad Nacional de Tucumán. Fundó y dirigió junto a Juan Alfonso Carrizo el Departamento de Folklore de los Cursos de Cultura Católica, dirigiendo al mismo tiempo su boletín Folklore.

Además de su labor en Argentina, fue nombrado miembro de centros folklóricos de México, Paraguay, Brasil y Perú; y miembro del Instituto de Arqueocivilizacion de París y de la Sociedad de Antropología de las Américas, en Estados Unidos.

Entre los numerosos premios y reconocimientos que recibió a lo largo de su vida, cabe mencionar el que le otorgó la Comisión Nacional de Cultura-Folklore en 1939.

Ilustración:  Clovie31

Reader Interactions

Nos encanta que nos cuentes

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.