Los duendes

Texto: Edición de Martes de cuento de «Die Wichtelmänner», de los hermanos Grimm, Jacob Grimm (1785-1863) y Wilhelm Grimm (1786-1859)

Die Wichtelmänner es el título de tres cuentos sucesivos de hadas recogidos por los dos hermanos alemanes. El del zapatero es el primero de ellos, al que le sigue las historia de una sirvienta pobre y trabajadora a la que los duendes enriquecen y la tercera es la de una madre a la que los duendes cambian a su hijo, aunque luego le devuelven el suyo.

Traducidos a cerca de doscientos idiomas y declarados los manuscritos originales en 2005 Patrimonio Documental de la Humanidad por la UNESCO, los cuentos de hadas de los hermanos Grimm constituyen un clásico de la literatura alemana.

A los dos hermanos les debemos la recopilación y escritura de estos cuentos, pequeñas joyas rescatadas de la literatura oral europea, que hasta que ellos decidieron recuperar corrían el riesgo de morir en el olvido.

A finales del siglo XVIII creció el interés por la literatura popular en toda Europa y los Grimm, en absoluto ajenos a la tendencia de los pueblos de recopilar sus mitos, leyendas y cuentos orales, reunieron más de doscientos relatos, muchos de los cuales reescribieron a partir de diversas versiones y les confirieron o destacaron la visión moralista que subyacía en ellos.

Aunque en esa extraordinaria labor los dos hermanos trabajaron codo con codo, ambos enfocaron su misión desde muy distintos ángulos. Pues mientras Jacob era un erudito y se volcó principalmente en la investigación —recuperó numerosos textos antiguos y tradujo algunos de ellos—, Wilhelm estaba más interesado en la poética que encerraban los relatos y cuidó, de manera muy especial, el estilo de los textos.

Ilustración: George Cruikshank  (1792-1878) 

El artista comenzó su carrera como aprendiz y asistente de su padre,  Isaac Cruikshank, uno de los principales caricaturistas de finales de la década de 1790. El hermano mayor de George, Isaac Robert , también siguió el negocio familiar como caricaturista e ilustrador.

Aunque los primeros trabajos de George Cruikshank fueron como caricaturista, a partir de 1823 comenzó a centrar su carrera como ilustrador de libros, entre ellos,  los cuentos de hadas de los  Grimm y algunos libros de Charles Dickens.

Reader Interactions

Nos encanta que nos cuentes

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.