Matryoshka

matryoshka_one_by_poisonapple

Texto: Versión de Martes de cuento de un cuento popular ruso

Esperamos que nuestra versión del cuento os haya gustado. También os recomendamos leer la que hizo el escritor búlgaro Dimitar Inkiow (1932-2006). Está traducida al castellano.

Este cuento, muy famoso en Rusia, nos cuenta cómo nació la muñeca matryoshka. No obstante, la historia real, es un poco distinta.

Aunque estas populares muñecas parece que hayan estado en Rusia desde siempre, lo cierto es que, según cuenta la tradición más aceptada, se empezaron a fabricar a finales del siglo XIX en la ciudad de Sérguiev Posad.

matrioskas_by_susanagh-d6jd8y4

La época romántica europea decimonónica puso de moda el orientalismo y, seducido por él, Savva Mamontov (1841-1918), un importante industrial y mecenas artístico ruso, viajó a Japón, donde adquirió un muñeco que representaba, uno dentro de otro, a los Shichi Fukujin, los siete dioses de buena suerte y la felicidad.

En 1890, e inspirándose en esta figura, el pintor y diseñador de juguetes Sergey Malyutin (1859-1937) creó la primera versión rusa del juguete en su taller de artesanía popular ubicado en Sérguiev Posad.

Vasily Zvyozdochkin (1876–1956) talló las muñecas y el propio Sergey Malyutin las pintó, representado a una campesina rusa sonriente vestida con sarafan, el traje típico ruso.

1280px-prokudin-gorskii-08

Campesinas rusas ataviadas con el sarafan

La creación se popularizó rápidamente y recibió el nombre de Матрешки (Matryoshka), diminutivo del nombre propio femenino Матрена (Matrona), muy común y popular en la Rusia anterior a la Revolución de 1917,  que llevaban las niñas en honor de santa Matrona.

Este nombre está etimológicamente relacionado con el sustantivo latino mater (madre).  Así, la matryoshka, además de una campesina típicamente rusa es la «madre» de toda una familia de muñecas.

En 1900, el juguete ganó la medalla de bronce en la Exposición Universal de París y las muñecas se convirtieron en lo que son hoy: uno de los iconos de Rusia.

Generalmente, se usa la de madera de tilo para su fabricación, ya que es muy ligera y fácil de trabajar. Se tallan empezando por la más pequeña, así el encaje con la siguiente es perfecto. La menor es la única pieza maciza, el resto de muñecas son huecas y están divididas por la mitad, para poder colocar unas dentro de las otras y formar el conjunto. Posteriormente, se les da color. Si la matryoshka está hecha con esmero, se pinta a mano y cada artista aporta algo personal al diseño, con lo que su valor aumenta.

Cruise Wood Russia Doll Art Paint River Cruise

La cantidad de muñecas contenidas una dentro de otra varía, y depende de la paciencia y pericia del artesano pero, según se dice, sea cual sea su número este debe ser impar, aunque no siempre se cumple.

1280px-matryoshka_transparent

Hay diferentes supersticiones entorno a las matryoshkas; por ejemplo, si dentro de una de ellas se pone un papel en el que previamente se ha escrito un deseo, se dice que este se cumplirá seguro. Solo variará el tiempo, que será inversamente proporcional al que dedicó el artesano a tallar y pintar la figura.

También se dice que la matryoshka representa el calor del hogar y regalarla a alguien favorece el amor y la felicidad.

first_matryoshka_museum_doll_open

Con el tiempo, las matryoshkas se han fabricado inspirándose en personajes histórico, artistas, deportistas, políticos… y, entonces, tanto pueden representar personajes femeninos como masculinos. No obstante, la versión tradicional de la campesina sigue siendo la más famosa.

En 2001 se inauguró en Moscú el Museo de la matryoshka, en el que se exponen copias de las primeras, de finales del siglo XIX. En ellas queda reflejada parte de la historia de Rusia, puesto que su vestimenta refleja la evolución de la moda, así como el cambio en la indumentaria según la zona del país en la que se fabricaron. En esta colección, se cuentan hasta setenta variedades de trajes.

Este vídeo nos cuenta algo más sobre estas muñecas:

https://www.youtube.com/watch?v=NQCQ8ZzUayA

a

Ilustración 1: PoisonApple

Ilustración 2: SusanaGH

Fotografía 1: Library of Congress

Fotografía 2: Max Pixel

Fotografía 3: Wikimedia

Fotografía 4: Wikimedia

Gif: cecy meade

giphy

vuelve al cuento