Tranquila Tragaleguas, la tortuga cabezota

Texto: Michael Ende (1929-1995)

Este genial escritor de literatura infantil nació rodeado de los lienzos de su padre, el pintor surrealista Edgar Ende. De él heredó una imaginación desbordada que lo llevó a crear fascinantes mundos literarios.

Inspirándose en los lienzos paternos, publicó en 1984 El espejo en el espejo, un libro de relatos surrealistas.

Pero Michael había empezado a escribir mucho antes, desde muy joven. Al principio, guiones de teatro de carácter político, quizá recordando su deserción del ejército nazi y su lucha en un grupo antifascista durante la Segunda Guerra Mundial.

Pese a su deseo de ser dramaturgo, Ende acabó por estudiar arte dramático y mientras, en paralelo, daba forma a sus obras.

La primera en ver la luz fue la novela juvenil  Jim Botón y Lucas el maquinista, en 1960 a la que siguieron otras novelas imprescindibles también dirigidas a los más jóvenes:

  • Jim Botón y los trece salvajes (1962)
  • Momo (1973), ganadora del Premio de Literatura Juvenil en Alemania.
  • La historia interminable (1979)
  • El ponche de los deseos (1989)

Tampoco podemos olvidar su producción cuentística, que incluye relatos como el de Tranquila Tragaleguas, la tortuga cabezota, Tragasueños, El dragón y la mariposa, Norberto Nucagorda…

En su extensa bibliografía, encontramos, además, novelas escritas para el público adulto, obras de teatro, poesías… Seguro que habréis leído muchos de ellos, pero os animamos a releerlos ahora o a descubrir otros muchos aquí.

Y para los que visitéis Múnich, no olvidéis programar una visita al Museo Michael Ende, situado en el último piso de la biblioteca de esta ciudad. En una pequeña sala, en la que se exhibe la obra completa del autor, habitan para siempre los personajes de sus libros, junto  junto a una serie de pertenencias personales del escritor y su extensa biblioteca privada.

Ilustración: Alejandra Romero

Alejandra es ilustradora y su gran pasión es el diseño de libros infantiles.

A través de las preciosas imágenes que crea, esta artista argentina desea llegar al corazón de los que contemplamos su obra para hacernos ver el mundo a través de su mirada.

Alejandra se formó primero en la escuela de Bellas Artes Lola Mora y, después, en la Universidad Nacional de las Artes (UNA). Desde entonces, ha dejado su huella artística en cuadros, murales, vidrieras, talleres de arte…

Igualmente, ha querido trasladar a los niños su amor por las artes plásticas ejerciendo como guía en el Centro Cultural Borges.

En la actualidad, está centrada en la ilustración editorial, en la que, tanto para profesionales independientes o para la Editorial Tahiel,  diseña portadas e ilustra y maqueta libros. Para todos estos cometidos creativos, ha sido de inestimable valor su experiencia al frente de una librería de temática LIJ, que le permitió entrar en contacto con un amplio abanico de lectores, con gustos y necesidades diferentes a la hora de elegir un libro.

Os invitamos a conocer más a fondo la obra de Alejandra. La encontraréis en Instagram, Facebook, LinkedIn o en su web.

Gracias, Alejandra, por compartir con Isla Imaginada tu ilustración.

Gif: tenor

vuelve al cuento

Reader Interactions

Nos encanta que nos cuentes

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.