Un botón perdido

Texto e ilustración: Arnold Lobel (1933-1987)

Autor e ilustrador estadounidense de casi un centenar de libros infantiles, trabajó ilustrando obras de diversos autores hasta que en 1962 publicó A Zoo for Mister Muster, su primer libro.

No obstante, su reconocimiento lo obtuvo, sobre todo, por su clásica serie de aventuras sobre Frog and Toad (Sapo y Sepo):

—Sapo y Sepo son amigos (Frog and Toad are friends, 1970).
—Sapo y Sepo, inseparables (Frog and Toad All Together, 1971).
—Sapo y Sepo, un año entero (Frog and Toad All Year, 1976).
—Días con Sapo y Sepo (Days with Frog and Toad, 1979).

Aunque la mayor parte de las historias escritas para los niños se orientan a desarrollar facultades, habilidades, sentimientos, etc. de forma explícita y en casi todas ellas se persiguen objetivos claramente didácticos, lecciones emocionales o se busca la consecución de un objetivo o meta, hay otros relatos que, simplemente, se escriben para disfrutarlos. Este es el caso de estos amigos, que no buscan aleccionar a nadie, y que, simplemente, viven su vida para que nosotros, como espectadores, disfrutemos de sus experiencias sencillas, cotidianas y llenas de encanto. El aprendizaje, entonces, cala de forma lúdica y sutil. Este es el tipo de literatura que a nosotros nos gusta especialmente.

Con Sapo y Sepo inseparables (Frog and Toad Together), Lobel ganó la medalla John Newbery, premio literario que otorga la Association for Library Service to Children (ALSC) por «la contribución más distinguida a la literatura estadounidense para niños».
Del primero de ellos,  Sapo y Sepo son amigos, hemos extraído este cuento, que nos habla de botones perdidos.

Cada uno de los libros contiene cinco relatos en los que los dos amigos corren distintas aventuras. Mediante situaciones simples, relatadas con un vocabulario sencillo, Lobel ahonda en las relaciones de amistad de estos dos tiernos sapos y el resultado son historias divertidas, poéticas y cargadas de filosofía intemporal. Relatos en apariencia sencillos, pero llenos de significado que los niños pueden comprender sin dificultad y los adultos disfrutar sin avergonzarse. Ambos motivos: la intemporalidad del contenido y el disfrute de la lectura por parte de los mayores, nos indican que estamos ante un clásico literario de calidad, ganador de numerosos premios:

Lobel, en sus cuentos, recupera al niño que fue, ya que cuando cursaba segundo grado enfermó y como no podía asistir al colegio, llenaba el tiempo dibujando.  Al regresar a la escuela, sus dibujos de animales le sirvieron para acercarse a sus compañeros de clase. Más tarde, en Frog y Toad, reflejó esta experiencia.

El mismo Lobel decía:

Frog y Toad son, realmente, dos aspectos de mí mismo.

Frog representa la parte práctica y sensata del yo, mientras que Toad es más emocional y temperamental.

En este sentido, hay incluso voces, como la de la escritora Kathryn Jezer-Morton, que van más allá y afirman que los dos personajes describen al Lobel gay, «encerrado durante la mayor parte de su vida».

Sus ilustraciones, de colores suaves y llenas de detalles, se suman al mensaje textual para complementar las historias de Lobel, que merecen, sin duda, un hueco en la biblioteca de los que empiezan a leer.

En esta entrevista que le hizo una famosa especialista de literatura infantil,  Lucy Rollin, podéis ampliar información y acercaros un poco más a la figura del escritor.

En su trayectoria profesional colaboró con otros artistas, entre ellos su esposa, Anita Lobel (de soltera Kempler), también dedicada a la ilustración infantil y premiada, asimismo, con la medalla Caldecott.

En el siguiente vídeo, podéis ver a Frog and Toad (Sapo y Sepo) en acción.

Reader Interactions

Comments

  1. Pero si son Sapo y Sepo!!!
    No sabes la ilusión que me ha hecho encontrármelos. Cuando mis hijos eran pequeños les entusiasmaban estos dos. Y a mí también, por eso les leía sus cuentos. Son geniales, tiernos y graciosos a la vez.
    Besos

    • 🙂 Gracias a ti, Isabel, por visitar esta sección en la que queremos dar las gracias a los autores e ilustradores que hacen que los cuentos se conviertan en pequeños tesoros.
      ¡Un gran abrazo!

Nos encanta que nos cuentes

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.