amigos

El tesoro perdido

Ilustración: silverwyn

El sol poniente se hundía en los picos de las nevadas montañas, que se tornaban rojos como ascuas de fuego. En las calles de Lhasa, los niños hacían volar cometas de brillantes colores sujetas a hilos espolvoreados con purpurina. Los pequeños corrían y brincaban entrelazándose, mientras reían alborotadamente tratando de cortarse mutuamente los hilos que sujetaban sus cometas. Un pequeño, de unos ocho años, se sentó junto a su tío, un monje vestido con hábitos de color naranja que observaba la cometa del niño elevarse cada vez más alto en el cielo, sostenida por el viento. Volaba tan arriba, que parecía que no se movía. Sin dejar de mirar su cometa, el niño pidió:

—Tío, cuéntame un cuento.

El monje sonrió y empezó su relato:

«Un padre le dijo a su hijo —empezó el monje—: «Voy a morir pronto, hijo mío. Llévate el oro que tengo a tu casa. Es tuyo. Pero no se lo digas a nadie. El dinero no tiene amigos». El padre confiaba en que su hijo, Tathagata, tendría presente su consejo y comprendería cómo suelen funcionar las cosas en el mundo.

Pero Tathagata tenía un gran amigo, de nombre Theravāda. Habían ido juntos a la escuela de niños y al salir del colegio por la tarde, habían jugado a todos los juegos juntos. Theravāda vivía en una la aldea cercana con su mujer y sus dos hijos pequeños.

Un día, Tathagata decidió salir de peregrinaje para visitar el monasterio santo y pensó: “¿Qué haré con el oro? ¿Dónde lo guardaré? Cuando mi padre estaba vivo, me dijo que no me fiara de nadie”. Sin embargo, al pensar en su amigo Theravāda, no pudo admitir que estas palabras debieran aplicarse también a él. No a Theravāda. Así pues, llevó sus dos bolsas de pepitas de oro a casa de su amigo y le dijo:

—Theravāda, amigo, por favor, guárdame este oro mientras esté fuera. Es el oro que mi padre me entregó al morir.

Theravāda dijo:

—Naturalmente, Tathagata, amigo. Guardaré tu oro con mucho cuidado. Cuando vuelvas de tu peregrinaje, aquí lo encontrarás. No tienes por qué preocuparte. Tú  y yo somos buenos amigos.

»Así —continuó el monje—, pasó un año y Tathagata volvió de su viaje. Fue a casa de Theravāda y le pidió a su amigo:

—¿Puedes devolverme mi oro, Theravāda?

—¡Oh, Tathagata, lo siento muchísimo!, ¡Qué desgracia, qué desgracia! ¡Durante tu ausencia, el oro se ha convertido en arena! —contestó Theravāda, mirando a su amigo con cara de estar muy apenado.

Pero Tathagata, mientras su amigo le contaba este singular acontecimiento, no pareció sorprendido. Después de unos minutos de silencio, repuso:

—Está bien, Theravāda, no te preocupes; hiciste todo lo que pudiste para vigilar mi oro. Eres un buen amigo.

Los dos hombres comieron juntos y pareció como si la pérdida del oro hubiera sido olvidada por completo.

Al cabo de un año, Theravāda le dijo a su amigo Tathagata:

—Amigo, quisiera ir de peregrinaje al monasterio santo, ¿podrías cuidar de mis hijos durante mi ausencia?

Tathagata aceptó de buen grado:

—Claro que sí, Theravāda, me gustará cuidar de tus hijos durante unos meses, ya que no tengo familia propia. Les daré buena comida y buena ropa. Serán muy felices en mi casa.

—¡Gracias, Tathagata! —dijo Theravāda, que pensó—: “Aunque ha perdido todo su oro por mi culpa, quiere cuidar de mis hijos. Ciertamente, es muy buena persona y un gran amigo”.

Tathagata se llevó a los niños a su casa y los cuidó muy bien, pero compró dos monitos a los cuales les puso los nombres de los niños. Durante el año que siguió, adiestró a los monos para que cuando él llamase “¡Dharma, ven aquí!”, el mono mayor corriera hacia él, y que cuando llamase “¡Karma, ven aquí!”, el mono más joven acudiera a su llamada. Los monos entendieron muy bien lo que se esperaba de ellos y aprendieron muy rápido.

Cuando Theravāda regresó, fue a ver a sus hijos. Tathagata mostró un triste semblante a su amigo:

—¡Oh, Theravāda, lo siento muchísimo!, ¡Qué desgracia, qué desgracia! ¡Durante tu ausencia, tus hijos se han convertido en monos!

Theravāda no sabía qué pensar y llamó a sus hijos por sus nombres. Al instante, aparecieron los dos monitos y corrieron hacia él. Cogieron de la mano a Theravāda y bailaron a su alrededor como si fuesen chiquillos. Theravāda quedó muy apenado y preguntó a su amigo:

—¡Ay!, Tathagata, ¿qué podemos hacer? ¿Cómo podemos hacer que estos monos se conviertan de nuevo en mis hijos?´

Tathagata pensó durante unos instantes y luego le dijo a su amigo:

—No creo que sea difícil, pero, para conseguir eso, necesitaremos oro.

—¿Cuánto oro bastaría? —preguntó Theravāda.

—Yo creo que, por lo menos, dos bolsas de pepitas de oro.

—Tan pronto como pueda traeré las bolsas de oro —dijo Theravāda, que salió corriendo hacia su casa.

Al cabo de un rato, volvió con las bolsas de Tathagata y se las entregó a su verdadero dueño. Tathagata las tomó y le dijo a Theravāda que esperase mientras él subía al piso de arriba. Pasados unos minutos, volvió a bajar.

—Mira, Theravāda, ¡lo hemos conseguido! El oro ha transformado los dos monos en seres humanos. Aquí tienes a tus hijos.

Theravāda estuvo encantado de recobrar a sus hijos, pero miró con enfado a Tathagata. Sin embargo, el ceño fruncido se convirtió en sonrisa y, acto seguido, los dos amigos rompieron a reír”.

Cuando terminó de contar esta historia, el propio monje rompió a reír al ver cómo el hilo de la cometa de su sobrino había sido cortado mientras él escuchaba con atención el relato. Ambos contemplaron la cometa flotar sobre el valle de Lhasa, alejándose hacia los dorados tejados del Potala, el monasterio santo.

FIN

El caracol generoso (o ¿por qué hay caracoles y babosas?)

Ilustración: DavidLazzuri

¿Os habéis preguntado cómo es que hay caracoles sin concha? De hecho, los caracoles sin caparazón se llaman babosas y la historia de las babosas es bastante curiosa. Todo comenzó hace muchos años…

Cuando los sueños eran reales y lo imposible no existía, había un pequeño caracol que vivía feliz y contento en su prado. Este caracol tenía todo lo que necesitaba en el interior de su concha, dentro de su casa. Allí guardaba todo lo que iba encontrando por el campo. Cualquier objeto que algún animal olvidaba, cualquier cosa que alguna persona desechaba los recogía el caracol y los guardaba en su casa.

El caracol era feliz; su vida transcurría tranquila junto a sus vecinos, pero un día decidió que necesitaba más. El mundo era enorme y seguro que estaba lleno de objetos perdidos o abandonados que él podría recoger y guardar en su casa. Así que cargó todas sus cosas y partió de viaje.

Anda que andarás, se encontró con una anciana sentada junto a un pozo. La pobre viejecita lloraba desconsoladamente.

El caracol se acercó:

—¿Qué le pasa buena mujer? —le preguntó.

—Necesito sacar agua del pozo para cocinar y beber, pero el cubo es más viejo que yo y está agujereado, ya no me sirve, y yo soy demasiado pobre para poder comprar uno nuevo.

—Yo tengo un cubo en mi casa…, pero es mío. Me lo encontré un día paseando por mi prado.

—¿Y no podrías dármelo? Tú no lo necesitas y, como puedes ver, yo sin cubo no sobreviviré muchos días.

El caracol entró en su caparazón y salió con un cubo nuevo y dándoselo a la viejecita le dijo:

—Tome, buena mujer, a usted le será de más utilidad. Seguro que durante mi viaje encontraré otro aún más bonito.

El caracol continuó su viaje y pasados unos días se encontró con un búho que a pesar de ser de día estaba bien despierto. El caracol lo miró y le preguntó:

—¿Qué haces despierto a estas horas, sabio búho? ¿No deberías estar durmiendo?

—¡¿Cómo quieres que duerma?! El mundo es muy grande y está lleno de sabiduría que yo ignoro. ¡No puedo dormir sin poseer todo ese conocimiento o no seré el más sabio del bosque!

El caracol entró en su casa y sacó un libro, y luego otro, y otro y otro más hasta un total de veintitrés.

—Esto es una enciclopedia. Aquí hay recogido todo el conocimiento del mundo. Con esto no te hará falta estar despierto toda la noche. Yo ya hace tiempo que me la leí, así que ya no la necesito. Además, seguramente está anticuada y durante mi viaje encontraré una de más moderna.

Después de que el búho le agradeciera aquel regalo, el caracol prosiguió su viaje.

A medida que caminaba iba encontrando más personas y animales que necesitaban cosas. Una vez se encontró con unos niños que querían una pelota para jugar al fútbol y él les regaló la suya. En otra ocasión, se topó con un lobo que estaba enamorado de la luna y el caracol le regaló su telescopio para que pudiera contemplarla mejor.

Así, el caracol, poco a poco, se fue quedando sin nada, únicamente le quedaba su viejo caparazón. Pero por muchas posesiones que hubiera regalado, el caracol no era infeliz, todo lo contrario, era más feliz que nunca. En el corazón sentía una cálida sensación, como nunca antes la había sentido y cuanto menos tenía, más disfrutaba de las cosas que lo rodeaban: el olor de la lluvia, los verdes colores de la hierba, la frescura de la noche o el calor del sol.

Un día, el caracol llegó a una playa desierta y allí se encontró con un cangrejo. El cangrejo iba removiendo toda la arena, buscando algo que había perdido. El caracol se acercó para ofrecerle su ayuda:

—¡Buenos días!, parece que buscas algo, ¿te puedo ayudar? —preguntó el caracol.

—Buenos días —contestó el cangrejo—, estoy buscando una casa. Resulta que he crecido y la casa que tenía se me ha quedado pequeña y ahora tengo que encontrar otra.

El caracol se quedó pensativo un buen rato mientras observaba al cangrejo. Entonces, una idea le vino a la cabeza. Despacio se fue estirando, estirando hasta que su cuerpo salió por completo de dentro de su caparazón. Cuando estuvo fuera por completo, llamó al cangrejo:

—Si quieres, puedes quedarte con mi casa. Es lo único que me queda, pero la verdad es que me molesta porque como quiero seguir viajando, me moveré más ligero sin ella.

El cangrejo examinó la casa, entró en ella y se sintió la mar de cómodo.

—¡Esta casa es perfecta! —exclamó—.  ¡Muchísimas gracias!

Y dicho esto, el cangrejo, con su nueva casa a cuestas, se encaminó hacia el agua y se alejó muy contento. Mientras, el caracol, que ya no tenía ni casa ni nada, prosiguió feliz su viaje.

La historia del caracol que había regalado todas sus pertenencias, incluida su casa, se fue extendiendo por el mundo. Otros caracoles quisieron seguir su ejemplo y también empezaron a regalar las cosas que poseían, casa incluida.

Desde aquel día, gracias al caracol generoso, en los bosques y ciudades podemos encontrar caracoles y babosas, que no son otra cosa que caracoles que han regalado su casa siguiendo el ejemplo del caracol generoso.

FIN

Mario, el Pequeño Marinero, busca amigo

Ilustración: Hermes

El Pequeño Marinero Mario llevaba ya dos años viviendo en Isla Imaginada. En ese tiempo, había surcado con su barquito los mares que rodean la isla muchas veces, pero como le gusta madrugar ninguno de sus amigos, que son perezosillos, había querido acompañarlo.

Eso no le había importado mucho, porque disfrutaba de la brisa marina, se entretenía con los saltos de delfines y ballenas que salían a saludarlo a la superficie y después se echaba una siestecita en cubierta acunado con el movimiento de las olas. Pero ahora tenía en mente ampliar horizontes y realizar un gran viaje…

Había convencido a Simbad el Marino, de que le prestara su barco, que era más grande y seguro, ya que quería llegar más allá del horizonte donde le habían dicho que existían tierras de ensueño. Pero no quería ir solo, así que inició la tarea de buscar un amigo de aventuras. Tenía que gustarle el mar y ser un buen compañero de viaje, de amena conversación y de carácter agradable.

Pensó que era buena idea hacer una prueba a aquellos que quisieran presentarse como voluntarios.

Pidió a su amiga, La Pequeña Hada, que escribiera unas palabras para pegar en el tablón de anuncios, ya que tenía muy buena letra y esta, encantada de ayudar, así lo hizo.

—No te preocupes, amigo Mario, en un pispás lo cuelgo en la plaza para que todo el mundo lo vea —le comentó solícita.

Y así quedó el anuncio:

En apenas dos días, se presentaron varios candidatos, entusiasmados con la idea de realizar un gran viaje.

La primera que se presentó fue la señora Hormiga, Mario pensó que como ocupaba poco espacio sería buena compañera, pero durante el viaje de prueba la perdía constantemente ¡Era tan pequeñita que le daba miedo pisarla en cualquier momento! «La Señora Hormiga no me sirve, seguiré buscando», pensó.

Al día siguiente, salió temprano a navegar con Blancanieves que, muy ilusionada, quería conocer mundo. Pero, ¡ay!, al regresar a puerto, la cara y brazos de la pobre niña eran del color de las gambas que bailan en el fondo del mar. El sol había quemado su piel blanca y delicada. Así que Mario la descartó porque un marinero tiene que llevarse bien con el mar, pero también con el sol.

—Pues habrá que probar otra vez —se dijo.

El siguiente en la lista era el señor Ratón. Se veía muy dispuesto a navegar. «Demasiado nervioso», pensó Mario cuando lo vio llegar agitando su cola y sus orejas sin cesar.

En efecto, era tan nervioso que en todo el día no paró de dar vueltas por el barco, de acá para allá y en varias ocasiones lo pilló royendo las cuerdas que sujetaban las velas.

—Nada, que el ratoncillo no me vale ¡Si me descuido se come hasta las velas! —Mario estaba ya un poquito nervioso— —¡A ver si no voy a encontrar a nadie que pueda venir a navegar conmigo!

Aún le faltaban por probar algunos candidatos.

La gallina Fina fue la siguiente. Muy contenta, subió a la embarcación. Se la veía muy trabajadora, pero también muy parlanchina, se pasó el día entero ¡clo, clo! por aquí ¡clo, clo! por allá, sin parar de cloquear en ningún momento. Desde luego, con ella Mario no se aburriría, pero se lo pensó bien y como al desembarcar tenía un dolor de cabeza de campeonato la tachó también de la lista.

—¡No tengo que desesperar! Aún me quedan voluntarios en la lista.

Así que le llegó el turno al Sastrecillo Valiente

—¡Este seguro que me vale! Siendo tan valiente, no habrá dificultad que se nos resista —pensó el marinero.

Pero, ¡ay!, el valiente sastrecillo no había montado nunca en barco y al ratito de empezar a navegar su cabeza y su tripa se pusieron a dar vueltas cual tiovivo y su cara se fue tornando de color verdoso ¡Se había mareado!

—Pues será imposible hacer el viaje con él —se lamentó Mario.

Al siguiente día, el turno fue para el Señor Pato.

—El señor Pato seguro que no se marea ni come cuerdas ni cloquea todo el día —se dijo Mario esperanzado.

El día empezó muy bien. Al ratito de partir, el pato se echó al agua pues le gustaba mucho nadar y eso fue lo que hizo en todo el día: del agua al barco y del barco al agua.

Nuestro pequeño marinero estaba desconcertado. Si esto era lo que le esperaba en el viaje, de poca ayuda le iba a servir el señor Pato y, para rematar, al final del día el aspecto que presentaba era lamentable. Las plumas se le habían quedado hechas un asco por la sal del agua y los ojos le picaban.

Así que fue él mismo quién le dijo a Mario que no estaba preparado para el  viaje.

—¡Madre mía! ¿Y ahora qué voy a hacer? —se lamentaba—. Solo me queda un candidato y aunque no creo que me vaya a ser de utilidad no tengo más remedio que hacerle la prueba.

La candidata de la que hablaba el marinerito no era otra que la señora Vaca. «Pero ¿cómo se va a manejar una vaca en un barco? ¿Y si pesa demasiado y nos hundimos?». Estas cavilaciones mantenían nervioso a Mario y procuraba buscar también las ventajas de tener una vaca a bordo. «No habría problema con las cuerdas, ya que solo come forraje, su piel es gruesa y no se quemará, habla poco y no se tirará al agua cada dos por tres y esperemos que no se maree».

La señora Vaca llegó puntual el día de la prueba y, muy entusiasmada, subió al barco, que se tambaleó un poco, pero aguantó. Y es que el barco de Simbad el marino era sólido y resistente.

Desde el medio, dónde se instaló, llegaba a proa y a popa sin esfuerzo y aunque un poco torpe, era muy voluntariosa y obedecía las órdenes de Mario, que ya se veía cual capitán de barco con gorra y todo, mandando a la tripulación.

Fue el mejor día de todos. La señora Vaca era muy alegre, sabía muchas canciones, pero también le gustaba contemplar el mar y juntos pasaron ratos en silencio que Mario agradeció acordándose de la señora Gallina y su ¡clo, clo! incesante.

Al lado de la señora Vaca nuestro marinero se sentía seguro y en las noches frías en el mar le procuraría un calorcillo agradable. Ya se veía recostado en ella observando las estrellas en las noches claras.

—¡Creo que por fin he encontrado mi compañera ideal!

Mario estaba muy contento. Presentía que el viaje sería una maravillosa experiencia y que la señora Vaca se convertiría en una gran marinera y en una gran amiga.

Algunos vecinos de Isla Imaginada que los vieron llegar a puerto se reían y comentaban:

—¿Dónde se ha visto una vaca marinera?

—Este Mario ha perdido la chaveta ¡Vaya pareja más rara!

Pero a Mario no le importó lo que decían y en pocos días preparó lo necesario para el viaje.

Sabía que la voluntad, las ganas de aprender, la alegría y el compañerismo de la señora Vaca eran mucho más importantes que la habilidad, la belleza, la forma física y el tamaño.

Pasados tres meses, los que estaban en el puerto vieron aparecer en el horizonte el barco de Simbad y esperaron impacientes su llegada al muelle.

La señora Vaca y Mario bajaron a tierra bronceados y contentos. Contaban, a quién quisiera escucharlos, sus aventuras a través de los mares: ballenas enormes como islas, tormentas y huracanes, simpáticos delfines que los acompañaron durante largas jornadas y ¡hasta sirenas vieron! También habían avistado barcos pirata y habían rescatado náufragos, que devolvieron a sus tierras de origen.

Además de todo eso, portaban con ellos esquejes y brotes de plantas desconocidas en la isla que en poco tiempo llenaron los jardines de frutos exóticos y flores exuberantes.

Aquellos que se rieron de la rara pareja de marineros que formaban la señora Vaca y Mario tuvieron que reconocer que se habían equivocado y que no hay que juzgar nunca por las apariencias.

Nuestro Pequeño Marinero cumplió su sueño de realizar un gran viaje, pero lo que no soñó es que encontraría una amiga tan especial ¡Aunque tenía que tener cuidado de que no lo aplastara sin querer!

FIN

El patito guapo

Ilustración: TurtleSunday

Érase una vez un patito muy, muy guapo… pero muy, muy presumido. Se llamaba Max. Todos los días, en su granja, se paseaba delante del resto de los animales hablándoles de lo bonitas que eran sus plumas, su pico o su cola.

—Mirad, mirad —les decía a las gallinas–, ¿habéis visto alguna vez unos andares tan estilosos como los míos?

Las gallinas lo miraban en silencio, pensando: «¡Será presumido! Cómo si nosotras no los tuviéramos».

Otras veces comentaba con los conejos:

—¿A que nunca habíais conocido a nadie con esta mirada tan hermosa?

Los conejos se miraban callados, con la misma idea en la cabeza: «¡Vaya prepotente!».

En cuestión de diez meses, los animales se cansaron de él y una noche se reunieron en una asamblea de urgencia, sin avisarlo.

—Os hemos convocado —decía el gallo Juan en voz baja, intentando ser escuchado por los demás animales— para decidir qué hacer con Max. Es inaguantable y cada día que pasa es peor. Yo no lo soporto más.

—Es cierto, es un pesado —decían unos.

—¡Un cansino! —se agitaban otros.

—Calmaos, o se despertará —tranquilizaba Juan.

La familia de Max, avergonzada, abandonó la reunión.

—Hay que solucionarlo de alguna forma —prosiguió Juan—. Solo se me ocurre echarlo de la granja. Quien esté a favor, que se quede callado. Si alguien está en contra, que hable.

Ninguno de los asistentes dijo nada.

—Mañana lo echaremos —zanjó Juan.

A la mañana siguiente, Juan fue a darle la noticia a Max.

—Max, quiero decirte algo en nombre de todos.

—¡No me lo digas, no me lo digas, me habéis votado como el animal más guapo de la granja!

—¿Quéééé? ¡No! Lo que vengo a decirte es que no queremos verte más por aquí. Te expulsamos de la granja.

Max se quedó boquiabierto y dijo:

—Pero ¿por qué me echáis?, ¡si soy muy guapo!

—Porque también eres muy presumido —contestó Emilio, el anciano perro.

—Demasiado —se quejó María, la cerda.

—Sí, muy pesado. Te crees que los demás somos peores que tú –replicó Manuel, el caballo–. Queremos que te vayas.

Max fue a buscar a sus amigos Charlie, Ana, Óscar y Chris, pero también estaban contra él. Cuando los encontró intentó hablar con ellos:

—Amigos, ¿habéis visto lo que me han hecho?

Los cuatro lo miraron con indiferencia, sin responderle.

—Venga chicos, uno para todos y… –dijo extendiendo la mano.

Pero sus «amigos» tampoco dijeron nada. Ni se acercaron a él.

Entonces, Max pensó en su familia: «Mamá, papá… ¡Claro, ellos seguro que me ayudan!». Fue corriendo a llamarlos. Pero ellos, que eran unos sinvergüenzas y listillos, sabían que iba a llegar ese momento y no querían seguir sintiendo vergüenza por su culpa. Así que se marcharon a pasear en cuanto lo vieron y lo abandonaron.

—¡¡Mamá, papá!! —gritaba Max— ¡No me dejéis solo!

Cuando vio que no volvían, decidió que lo mejor para todos sería desaparecer de allí. Durante semanas, Max aprendió a vivir solo en la soledad del bosque que circundaba la granja. Sin amigos, sin familia, sin animales a los que poder hablar de su bonito plumaje, de su pico estilizado o de su dulce graznido. Max se alimentaba como podía. Perdió peso y su plumaje cambió. Pasado un año, su aspecto era diferente, pero todavía era presumido. Cuando se vio reflejado en un lago decidió volver a la granja. Quizá tan cambiado lo readmitirían. Cuando llegó, un gato se puso ante él.

—¿P-p-puedo entrar? —preguntó tartamudeando.

Max estaba nervioso. El gato miró a Manuel y a un perro nuevo que había llegado en lugar de Emilio. Se observaron durante unos instantes y asintieron.

—¡Claro, aquí eres bienvenido! —dijo Manuel.

Max sonrió.

—¿Me b-b-buscáis una familia? —agregó con timidez.

—Claro, ¡pero entra ya! —lo apremió Manuel.

—¡¡¡Gracias!!! —exclamó contento.

Cuando pasó ante Manuel, este se lo quedó mirando. Algo en él le resultaba familiar. «Se parece al patito guapo». Sin embargo, observó que las patas eran más largas, sus plumas de un color distinto, tenía un pico grande y un lunar bajo el ojo derecho. No recordaba que el patito fuera así. «No, seguro que no es él», pensó.

Como no lo habían reconocido, decidió cambiarse el nombre para no levantar sospechas. Delante de todos, se presentó:

—Hola a todos, me llamo Mario.

—Bienvenido Mario —corearon los animales.

—Esta es tu nueva familia —le dijo Juan, señalando a los patos con los que iba a vivir.

Eran dos patos recién instalados en la granja, hacía solo una semana que habían llegado buscando un hogar tras haber perdido el suyo en una gran tormenta. Mario los abrazó, agradeciéndoles que lo aceptaran con ellos, y se fue a casa de su nueva familia. Los días pasaron y Mario volvió a las andadas, alardeando de las cualidades que tenía. Sus nuevos padres pronto notaron lo presumido que era.

—Oye, David, nuestro hijo es presumido, tenemos que hacer algo o lo echarán de la granja —dijo preocupada Lucía, la mamá.

—Sí, tienes razón —contestó—. ¿Qué podemos hacer?

—No lo sé… Mario es un patito bueno y noble, pero como siga así, los demás lo empezarán a odiar. Yo lo quiero, porque es el hijo que nunca pudimos tener, pero entiendo que no es fácil soportar a alguien así.

—¿Y si hablamos con María? He escuchado que tiene experiencia tratando a animales con problemas.

—¡Me parece una gran idea! —dijo Lucía.

Al día siguiente, fueron los tres a ver a María.

—Querida María —dijo David—, necesitamos tu ayuda. Resulta que Mario tiene un problema. A veces… Cómo decírtelo… Es demasiado presumido.

—Uy, qué me vas a contar —dijo María indignada—. Me recuerda tanto a Max… Era un patito que echamos de aquí hace un año porque era inaguantable.

—Por eso estamos aquí —interrumpió Lucía—. Queremos que nos ayudes a que deje de ser tan presumido.

Mario estaba cabizbajo. Sentía que otra vez iba a ocurrir lo mismo.

—Lo que pasa es que solo puedo hacerlo si él colabora —dijo mirando a Mario—. ¿Lo harás?

—S-sí –dijo nervioso.

—Muy bien, ¡entonces solo será cuestión de tiempo que lo logremos! —dijo María con ilusión.

Y así fue. Poco a poco, con la ayuda de María, Mario mejoró su actitud. Cinco meses más tarde, ya no era presumido. Los demás animales de la granja festejaron que Mario se hubiera convertido en un animal agradable y simpático con los demás. Así que tuvo una vida buena para siempre.

FIN

La prueba

Ilustración: IZOLYZM

Eran grandes amigos desde la infancia. Uno de ellos era mandarín y se le había ofrecido un destacado cargo oficial. Un poco preocupado por la responsabilidad que tendría que asumir en breve, el mandarín se reunió con su amigo de la infancia y lo puso al corriente de la situación. El amigo le aconsejó:

—Lo que te recomiendo es que siempre seas paciente. Es muy importante. No lo olvides, ejercítate sin descanso en la paciencia.

—Sí, seré paciente. No dejaré de ejercitarme en la paciencia — aseguró el mandarín.

Los dos amigos empezaron a saborear un delicioso té. El amigo que había ido a ver al mandarín le dijo:

—Sé siempre paciente. No dejes de ser paciente; suceda lo que suceda.

El mandarín asintió con la cabeza.

Unos minutos después, el amigo dijo:

—No lo olvides: adiéstrate en la paciencia, sobre todo.

—Lo haré, lo haré —repuso el mandarín.

Cuando iban a despedirse, el amigo añadió:

—No lo olvides, tienes que ser muy paciente.

Entonces el mandarín, soliviantado, exclamó:

—¿¡Me tomas por un estúpido!? Ya lo has repetido varias veces y yo lo he oído perfectamente bien. ¡Deja de una vez de advertirme sobre lo mismo!

El amigo, sonriendo, manifestó:

—Me gusta ver cómo te ejercitas en la paciencia.

El mandarín se sintió ridiculizado, pero agradecido por el sabio consejo.

—Es muy difícil ser paciente — dijo el amigo, abrazándolo con todo cariño—. Más de lo que parece.

El mandarín no olvidó jamás la lección de su amigo de la infancia y desempeñó perfectamente su cargo. La paciencia le permitió desarrollar la ecuanimidad, la ecuanimidad, sabiduría, y la sabiduría, amor.

FIN

Buscando una razón

Ilustración: badusev

Un luminoso domingo de verano, muy de mañana tres amigos decidieron hacer una excursión y subir a una alta montaña cercana al lugar donde vivían. Se calzaron sus botas, se colgaron a la espalda sus mochilas cargadas con provisiones y emprendieron la marcha.

Cada uno de los tres tenía un motivo para pasear. El primero quería estudiar la flora del lugar; el segundo deseaba observar las aves que por aquellos parajes habitaban; y el tercero anhelaba bañarse en las cristalinas aguas del lago que había en la cima.

Una vez arriba, cada uno se dedicó a lo que más le gustaba.

—¡Qué maravilla de flores!

—¡Observad, amigos, esa majestuosa águila!

—¡Estas frescas aguas son mágicas!

Pasaron la mañana incansablemente dedicados a sus actividades y cuando ya se disponían a descansar y comer, vieron, no muy lejos de donde estaban, a un hombre que miraba hacia el horizonte. Estaba solo, inmóvil, sentado sobre una gran roca.

Los tres amigos se miraron y se preguntaron «¿Qué hará allí?». Y, a continuación, cada uno expuso su teoría:

—Está claro. Ese hombre se ha perdido y está esperando a orientarse o a que alguien pase para preguntarle cuál es el camino que debe seguir —dijo el primero de los amigos.

—No. Más bien me parece a mí que durante la subida se ha cansado o se ha hecho daño y ahora está sentado esperando a reponerse —dijo el segundo.

—Pues yo, lo que creo, es que los dos estáis equivocados —repuso el tercero—. Está claro que es más rápido que sus acompañantes y como ha llegado el primero a la cima, ahora está esperando a que llegue el resto del grupo.

Iniciaron los tres una discusión, defendiendo cada uno su hipótesis y se fueron acalorando, cada uno de ellos empeñado en la veracidad de su versión.

Por fin, para saciar su curiosidad, decidieron acercarse hasta el lugar en el que estaba el hombre y salir de dudas.

Habló el primer amigo:

—Buenos días, ¿te has perdido?

—No —repuso el desconocido.

Los otros dos se miraron con una sonrisa.

—¿Estás cansado o te has hecho daño? —preguntó el segundo

—No.

El tercer amigo, seguro de tener razón, finalizó diciendo con orgullo:

—Tú estás esperando a alguien, ¿verdad?

—No.

Desconcertados, los tres amigos se miraron entre ellos y preguntaron al unísono:

—Entonces, ¿qué haces aquí?

Y el desconocido repuso apaciblemente:

—Simplemente estoy.

FIN

La Pequeña Hada y Lala

Ilustración: SteeveeJ

En aquellos días, los vecinos de Isla Imaginada andaban un poco aburridos. Entre ellos comentaban que hacía mucho tiempo que no sucedía nada extraordinario, importante o diferente de la rutina habitual.

También nuestra amiga, la Pequeña Hada, se aburría, así que empleaba sus días en favorecer a sus paisanos con pequeños encantamientos: encontrar un anillo perdido, apaciguar los insistentes rebuznos de un burro con un jarabe milagroso, fabricar polvos mágicos para que los zapatos del cartero fueran más deprisa… En fin, cosas sin importancia.

Hasta que una noche, terribles ráfagas de viento, que azotaban calles y ventanas, tuvieron a todos en vela. ¡Aquello era un torbellino impresionante!

Al día siguiente, muy tempranito, el canguro Horacio salió a desayunar como cada día. En dos saltos, se colocó junto al estanque y ¡¡¡ohhhhhhhhhhhh!!!, tal fue su descubrimiento, que salió pitando, mejor dicho, saltando, a compartirlo con todo el pueblo:

—¡Vecinos! ¡Vecinos!  ¡Todos al estanque! ¡Vamos! ¡Vamos! ¡Es increíble! ¡Es enorme!

Adormilados, se asomaban a puertas y ventanas:

—Pero, Horacio, ¿qué sucede?

—¿Qué horas son estas?

—¡Con la noche que hemos pasado por culpa del viento!

Horacio seguía con su cantinela y los fue guiando hacia el estanque. La mayoría aún iba en pijama, nadie había querido entretenerse porque la curiosidad era muy grande.

A medida que se acercaban, los vecinos vieron en medio del estanque, allí donde el agua era más profunda, una gran, gran, bola moviéndose arriba y abajo, arriba y abajo, haciendo un ruido como un soplido.

El canguro Horacio miró a sus amigos y les dijo:

—¿Qué me decís? ¿No es extraordinario?

Se miraban unos a otros, cada cual daba su opinión

—Es una piedra gigante.

—Un meteorito ¡Sin duda!

—Un gran bombón.

Tita, la tortuga, que la pobre había sido la última en llegar, dio también su opinión

—¡Nada de eso! ¿No veis que respira? ¡Es un animal! ¡Seguro!

Fue entonces, ante tanto ruido, que la gran bola del estanque se despertó y todos pudieron ver cómo del agua surgía una cabezota, con una gran boca, llena de dientes, grandes colmillos y una lengua enorme, que de un gran rugido, acompañado de un soplido, tumbó a todo el mundo por los suelos. La pobre Tita se quedó panza arriba y necesitó la ayuda de dos asnos para volver a ponerse en pie.

Asombrados quedaron todos al ver, en medio del estanque, a la hipopótama más grande que nunca hubieran imaginado.

La verdad era que la más sorprendida y espantada era ella, que los miraba con cara de susto:

—¿Dónde estoy?

En cuanto habló, volvió a salir de su bocaza un huracán que tiró por los suelos a la mayoría de los presentes. Menos mal que Tita estaba bien cobijada entre las patas de los asnos y, esta vez, se salvó del revolcón.

El canguro Horacio, el descubridor, fue el portavoz de los vecinos:

—Señora hipopótama, estás en Isla Imaginada, el país donde habitan todos los personajes de los cuentos que existen o han de existir. ¿Cómo has llegado hasta aquí y cuál es tu nombre? Pero, por favor, contesta bajito para que no salgamos volando.

La pobre hipopótama, haciendo un esfuerzo para no levantar mucha ventolera, les explicó:

—Soy Lala, me he escapado de un cuento que no me gustaba. Tenía que perseguir a los niños para asustarlos y eso a mí no me gusta nada ¡A mí me gustan los niños! Así que esperé al primer huracán que pasó, pude subirme a él y llegué hasta aquí. Por favor ¡dejad que me quede con vosotros! Prometo que no hago daño a nadie —Y entonces, sin ya poderse aguantar más, empezó a llorar con unos sollozos que emocionaron a los que allí estaban. Suerte que, en previsión de otra avalancha de aire, se habían agarrado a los árboles, echado piedras en los bolsillos y cogido unos a otros para no caer— ¡Ayyyyyyyyyy! ¡Ayyyyyyyy! ¡Buaaaaaaaaa! ¡Buaaaaaa!

Las hojas de los árboles empezaron a temblar y caían como si ya hubiera llegado el otoño; en el estanque se creaban remolinos que sacaron a la superficie a los peces que nadaban en el fondo; y las ranas, molestas, empezaron a croar sin parar.

La escandalera era tal, que ya, en toda la isla, no quedaba un alma dormida, y menos aún nuestra amiga la Pequeña Hada, que llegó tarde a la reunión porque se había entretenido, tan presumida era, en peinarse unas bonitas trenzas que en cuanto pisó la calle se le deshicieron debido al huracán creado por el llanto de Lala.

Como la Pequeña Hada era muy querida y respetada, en cuanto llegó empezaron a pedirle opinión y a ponerla al día de la aventura de la pobre hipopótama.

—¿Tú qué opinas Pequeña Hada?

—¿Se puede Lala quedar con nosotros?

—Pero ¿cómo haremos para no vivir en un continuo torbellino en cuanto abra la boca?

La Pequeña Hada se aproximó a la orilla del estanque y habló así:

—Querida Lala, fuiste muy valiente al huir de un cuento que no te hacía feliz. Has venido al sitio adecuado. Aquí nadie te va a obligar a hacer algo que no quieras. Así que puedes estar tranquila. Puedes vivir en este estanque y ya pensaremos en algo para que no nos hagas volar a todos

En ese momento, Lala se sintió tan agradecida y contenta que dejó escapar una gran risotada:

—¡Ja, ja, ja, ja, ja! ¡Gracias, amigos!

¡Y ya estamos! De nuevo un huracán barrió todo el parque. Algunas gallinas huyeron despavoridas, prometiéndose no volver nunca más al estanque porque la fuerza del aire las había dejado sin plumas.

Con tantas emociones, a Lala le entró hambre y salió del agua para tomar un rico desayuno de las frescas hierbas que crecían alrededor.

Los vecinos de Isla Imaginada aprovecharon ese intermedio de paz para parlamentar:

—Hemos de encontrar una solución.

—Tiene que haber una manera para hacer que cesen los torbellinos que salen por su boca.

—¿Y en verano qué? ¡Nuestros niños y cachorros vienen a bañarse aquí! Lala ocupa casi todo el estanque y además los puede asustar, es que ¡es tan grande!

—¡Es muy grande! ¡Ese es el problema!

—La Pequeña Hada nos tiene que ayudar, siempre lo hace.

Así que la Pequeña Hada, que escuchaba pensativa, les dijo:

—Está bien, buscaré una solución. De momento, dejemos a Lala en paz. No nos acerquemos demasiado y os pido un favor: que nadie le haga cosquillas ni le cuente un chiste.

Ahora fueron los vecinos los que rieron de buena gana. Volvieron todos a sus hogares, cerraron bien puertas y ventanas en previsión de nuevas ráfagas de viento y procuraron no salir a la calle para no salir volando y acabar en la Luna.

La Pequeña Hada iba por el camino repasando las palabras del señor Oso: «Es muy grande. Ese es el problema».

Desde luego, su problema era el tamaño, nadie había visto nunca, ni siquiera en los libros, una hipopótama tan enorme. «Si fuera más pequeña, su potencia huracanada se reduciría y podría vivir sin problemas entre nosotros», se dijo la Pequeña Hada.

Todos esos pensamientos dieron doscientas vueltas en su cabecita, donde ya se vislumbraba una solución para el problema de Lala.

Decidida, la Pequeña Hada dio media vuelta y volvió al estanque, con los bolsillos cargados de piedras, ¡por si acaso!, y llamó a la hipopótama:

—¡Lala! ¡Lala!, creo que puedo ayudarte, pero tienes que decirme si te parece bien la solución que se me ocurre. Escúchame y después me contestas ¡pero bajito!

La hipopótama movió la cabeza de arriba abajo para indicarle que estaba de acuerdo y la Pequeña Hada le explicó:

—Estarás de acuerdo en que tu problema, ¡y el nuestro!, es que eres demasiado grande para vivir en este estanque y que tu voz, tan potente, desencadena algunos inconvenientes para nosotros. He pensado que si tu tamaño fuera más pequeño no habría ningún problema y estaríamos contentos de que fueras una nueva vecina. En el Gran Libro de los Conjuros para Hadas Buenas tiene que haber uno que nos sirva. Lo investigaré ¿Estás de acuerdo?

Los ojos de Lala se llenaron de lágrimas y con toda la suavidad que pudo respondió

—¡Oh!, eso sería maravilloso ¿De verdad podrías hacerlo?

—¡Pues claro Lala! ¡No hay nada imposible para la Pequeña Hada!

—Pues confío en ti. ¡Adelante!

Caminando deprisa, llegó a la Gran Biblioteca Hadística y fue directa a la mesa donde se consultaba el Gran Libro de los Conjuros para Hadas Buenas. Era un libro muy gordo y había que tener paciencia para encontrar el encantamiento adecuado. Las horas pasaron volando para la hadita consultando hojas y hojas, capítulos y más capítulos hasta que encontró uno que llamó su atención: «Conjuros para engrandecer y empequeñecer animales».

—¡Ya está! ¡Tiene que ser aquí! ¡Aquí estará la solución para Lala!

Estudió todo el capítulo con mucha atención, porque no podía equivocarse. Si en lugar de empequeñecer a la hipopótama la engrandecía, ¡sería un lío gordísimo!

Trabajó hasta estar segura de tener el conjuro perfecto y se dirigió al estanque donde Lala la esperaba impaciente.

—¡Lala! ¡No digas nada! escucha atentamente. He hallado el encantamiento para hacerte más pequeña, si quieres que siga adelante con él di que sí con la cabeza.

Y eso fue, exactamente, lo que la hipopótama hizo.

Entonces, La Pequeña Hada sacó su varita y haciendo con ella grandes círculos en el aire pronunció las palabras mágicas:

Varita brillante,

varita bonita,

que esta hipopótama

se haga pequeñita,

que su risa sea brisa

y su aliento un suspiro.

¡Mágica varita, yo te lo pido!

Inmediatamente, una cascada de puntitos brillantes escapó de la varita mágica y envolvió a Lala, que con los ojos abiertos como platos esperaba temerosa lo que pudiera pasar. Notó que le empezaban a subir cosquillitas desde las patas hasta las orejas mientras iba viendo cómo, a su alrededor, los árboles, las flores y hasta la Pequeña Hada se iban haciendo más y más grandes.

Pero lo que pasó, en realidad, es que ella se fue haciendo más pequeñita y tuvo que nadar hasta un lugar menos profundo de la laguna, porque ya no tocaba con sus patas el fondo.

La Pequeña Hada estaba entusiasmada, ¡el encantamiento había funcionado! Ahora, la hipopótama Lala era del tamaño de cualquier oveja de las que por allí pastaban.

—¡Hurra! ¡Hurra! ¡Funcionó! ¡Lala di algo! ¡Quiero oír tu voz!

Y Lala, complaciendo a su amiga, lanzó un grito lo más fuerte que pudo y que apenas si movió el flequillo de la Pequeña Hada y algunas hojas de un árbol cercano.

Nuestra Hadita había sacado del apuro a la ahora pequeña hipopótama y a todos los habitantes de Isla Imaginada. En adelante, podrían vivir tranquilos sin necesidad de andar con la preocupación de si iban a salir volando, y en verano podrían ir a refrescarse al estanque, como cada año. ¡Mejor aún!, porque ahora tenían una nueva amiga con quién compartir juegos.

FIN

Los doce primeros

Ilustración: Kitakutikula

Cuando el mundo era nuevo y todavía se comprendía el lenguaje secreto de plantas, nubes y mares, el Emperador de Jade, soberano del cielo y de la tierra, quiso ordenar el tiempo, así que envió emisarios por el mundo para convocar a todos los animales que vivían en él:

—Animales, os he reunido en mi palacio porque he decidido dividir el tiempo en periodos de doce años. He construido un zodíaco y a cada uno de esos doce años le asignaré el nombre de uno de vosotros —Los animales murmuraron emocionados, pero enseguida enmudecieron para seguir escuchando lo que decía el Augusto de Jade—. No obstante, hay dos pequeños problemas. El primero, es que solo doce de vosotros podrán presidir los años de forma cíclica. Y el segundo, es que debo decidir el orden con el que lo haréis. Por tanto, he organizado una carrera, para que sea la llegada a la meta la que resuelva la disposición. El ganador presidirá el primer año, el segundo el segundo… y así, sucesivamente, hasta llegar al decimosegundo, el cual completará el ciclo de doce años y después volveremos a empezar.

Casi todos se apuntaron para participar en la competición, excepto el perezoso y la tortuga, que sabían que lo tenían muy difícil y se rindieron antes de empezar.

Los participantes, en la línea de salida, aguardaron la señal del Emperador de Jade para ponerse en marcha:

—Uno, dos y… ¡tres!

El dragón y el tigre se situaron en cabeza desde el primer momento. No en vano eran los animales más poderosos de toda China. Luchaban el uno contra el otro para obtener el triunfo. El dragón lanzaba su letal fuego para retrasar al tigre, pero este, con sus poderosas patas, evitaba con ágiles saltos las hogueras.

Muy de cerca, los seguía la serpiente, que se aprovechaba del camino que abría el fuego del dragón para deslizarse con más facilidad sin encontrar obstáculos a su paso. Todo le fue bien hasta que el dragón tuvo que retirarse momentáneamente de la carrera reclamado por sus hermanos para resolver un asunto urgente.

El buey, de zancada lenta y pesada, también se valió de la disputa entre dragón y tigre para obtener ventaja y, contra todo pronóstico, logró instalarse en cabeza de carrera, puesto que conservó hasta el último momento, cuando fue adelantado.

Lo que pasó es que, sin él saberlo, transportaba sobre su cuerpo a dos polizones, uno de los cuales aprovechó su esfuerzo para arrebatarle, en el último segundo de carrera, la primera posición.

Los dos animales que viajaban cómodamente a lomos del buey eran un gato y una rata, ambos buenos amigos hasta que pasó lo que pasó… Pero, antes de descubrirlo, deberemos seguir el curso de la competición…

A poca distancia del tigre y del dragón, el conejo saltaba como nunca lo había hecho en su vida, deseoso de alzarse con la victoria.

También un mono y un gallo corrían jadeantes para conseguir inscribir su nombre en el zodíaco chino, hasta que el mono, de repente, detuvo su carrera. Al pasar junto a un espeso bosque decidió que tendría más ventaja si se movía de árbol en árbol, donde su agilidad le haría adelantar muchos puestos.

Al verlo, el gallo, que no tenía ni idea de trepar, pensó por un momento en abandonar la carrera, pero cambió de opinión y decidió que también él explotaría sus habilidades y en lugar de seguir corriendo con sus cortas patitas, empezó a aletear y consiguió, con varios golpes de ala, adelantar de golpe a cuatro de sus competidores: caballo, cabra, cerdo y perro, que quedaron a la zaga. Esta ventaja no le duró demasiado al pobre gallito…

El cerdo, que sudaba a mares, frenó en seco al olfatear unas apetitosas trufas. Se desvió y empezó a escarbar bajo un roble plantado al borde del camino. Enterró su morro en la tierra y no lo levantó hasta acabar con todas. Su decisión le costó llegar el último y si hubiera encontrado una trufa más, hoy ni siquiera estaría en la lista de los doce del zodíaco.

La carrera tocaba a su fin. En la línea de llegada aguardaba ya el Emperador de Jade. Solo un caudaloso río separaba a los animales de la meta.

El buey hundió las pezuñas en el barro y buscó un lugar para vadear la corriente. Sobre su lomo la rata y el gato se sujetaban con fuerza.

Ya hemos dicho que ambos animales habían sido buenos amigos hasta entonces, pero se enemistaron para siempre cuando ya estaban a punto de alcanzar la orilla. Fue entonces cuando la rata, para asegurarse la victoria, saltó a tierra dándose impulso con sus patas sobre el lomo del gato. Este perdió el equilibrio y cayó con estrépito al río.

La rata fue la primera en tocar tierra.

El buey quedó segundo.

El tigre sorteó el río de un ágil salto y llegó el tercero.

Llegó el turno del conejo, que brincó de una orilla a otra, seguido del dragón, que cruzó volando la meta el quinto, a escasos centímetros.

Sexta fue la serpiente, que se valió de un tronco que flotaba en el agua para alcanzar la orilla y, desde allí, se arrastró hasta la meta.

El caballo trotó hasta la línea de llegada el séptimo y, después de él, mojados y titiritando, llegaron juntos la cabra, el mono y el gallo, que cruzaron la meta con una diferencia de segundos.

El perro, que hasta llegar el río iba tercero, llegó en undécimo lugar, porque al cruzar las aguas no pudo resistirse y se entretuvo buceando.

Cerró el desfile ganador el cerdo, que al llegar aún masticaba un trocito de trufa.

El gato, magullado y empapado por culpa de la rata, cruzó la meta en decimotercer lugar, por lo que no obtuvo su puesto en el zodíaco chino.

Aquel desgraciado incidente fue el origen del odio que separa a los dos animales y la causa de que, todavía hoy, los mininos quieran vengar la ofensa dando caza a cualquier roedor que se cruce en su camino. También, como consecuencia de aquel penoso suceso, los gatos no quieren acercarse al agua.

El resto de los animales fue llegando después del felino, pero, ninguno consiguió inscribir su nombre entre los vencedores.

Los doce triunfadores rodearon al Emperador de Jade y aguardaron en respetuoso silencio. El Augusto habló así:

—El tiempo ya tiene nombre. A partir de hoy, los años seguirán cíclicamente este orden: el primero llevará el nombre de la rata, la vencedora. El año siguiente será el año del buey. A continuación, llegarán, sucesivamente, los años del tigre, del conejo, del dragón, de la serpiente, del caballo, de la cabra, del mono, del gallo y del perro. Cerrará el ciclo el año del cerdo. Después, volveremos a empezar, de nuevo, con la rata.

De este modo, el Emperador de Jade asignó el nombre que ostentan los años del zodiaco chino.

Y si tú aún no sabes bajo qué signo naciste, haz clic sobre un interrogante…

Ilustración: freepik

FIN

El gato, el gallo y el zorro

Ilustración: dreamstime

En otros tiempos vivió un anciano que tenía un gato y un gallo muy amigos uno de otro. Un día el viejo se fue al bosque a trabajar; el gato le llevó el almuerzo y el gallo se quedó para guardar la casa. Pasado un rato se acercó a la casa un zorro y situándose debajo de la ventana, se puso a cantar:

—¡Quiquiriquí, gallito de cresta de oro! Si te asomas a la ventana te daré un guisante.

El gallo abrió la ventana y, en un abrir y cerrar de ojos, el zorro lo agarró por el cuello para llevárselo a su choza. El gallo se puso a gritar:

—¡Socorro!, ¡socorro! El zorro me ha atrapado y me lleva por bosques obscuros, profundos valles y altos montes. ¡Gatito, compañero mío, socórreme!

Cuando el gato oyó los gritos, echó a correr en ayuda del gallo; encontró al zorro, le arrancó el gallo y se lo llevó a casa.

—Ten cuidado, querido Gallito, de no asomarte más a la ventana —le dijo el gato—. No hagas caso del zorro, que lo que quiere es comerte sin dejar de ti ni siquiera los huesos.

Al día siguiente, se fue de nuevo el anciano al bosque; el gato le llevó la comida y el gallo se quedó a cuidar de la casa, no sin haberle recomendado el buen viejo que no abriese la puerta a nadie y que no se asomase a la ventana.

Pero el zorro, que tenía muchas ganas de comerse al gallo, se puso debajo de la ventana y empezó a cantar como el día anterior:

—¡Quiquiriquí, gallito de cresta de oro!, asómate a la ventana y te daré un guisante y otras semillas.

El gallo, nervioso, se puso a pasear por la cabaña sin responder al zorro. Entonces, este repitió la misma canción y le echó un guisante por la ventana. El gallo, después de comérselo, le dijo al zorro:

—No, zorro, no me engañas; lo que tú quieres es comerme sin dejar de mi ni siquiera los huesos.

—¿Pero por qué te figuras que yo te quiero comer? Lo que yo quiero es que vengas a mi casa a hacerme una visita. Te presentaré a mi familia y te agasajaremos como te mereces.

Y otra vez se puso a cantar con una voz muy suave:

—¡Quiquiriquí, gallito de cresta de oro y cabecita de seda!, asómate a la ventana; así como te di un guisante te daré también semillas.

El gallo asomó la cabeza por la ventana y el zorro lo atrapó con sus patas y, sin perder ni un instante, se lo llevó a su choza.

El gallo, asustado, se puso a dar grandes gritos:

—¡Socorro!, ¡socorro! El zorro me ha atrapado y me lleva por bosques obscuros, profundos valles y altos montes. ¡Gatito, compañero mío, socórreme!

El gato oyó los gritos del gallo, lo buscó por todas partes y al fin lo encontró; se lo quitó a el zorro, lo llevó de regreso a casa y le dijo:

—¿No te había dicho, querido Gallito, que no mirases por la ventana? Cualquier día te comerá el zorro y no dejará de ti ni siquiera los huesos. Ten cuidado mañana porque iremos muy lejos de casa y no te podré oír ni ayudar.

Al día siguiente, el viejo se marchó otra vez al campo y el gato, como de costumbre, le llevó la comida.

Cuando el zorro vio que se habían marchado, se puso bajo la ventana de la cabaña y se puso a cantar la misma canción de siempre. La repitió tres veces, pero el gallo no respondía.

—¿Qué te pasa? –dijo el zorro–. ¿Por qué hoy, gallito, no me respondes?

—No, zorro; esta vez no me engañas; no miraré por la ventana.

El zorro le echó por la ventana un guisante y varias semillas y se puso a cantar muy dulcemente:

–¡Quiquiriquí, gallito de cresta de oro y cabecita de seda, asómate a la ventana! Yo tengo un gran palacio; en cada rincón hay sacos de grano y podrás comer tanto como quieras. ¡Si tú vieras cuántas golosinas tengo allí para ti! No creas lo que dice el gato, que si yo hubiese querido comerte ya lo habría hecho. Yo te quiero mucho, y mi deseo es que viajes y conozcas tierras nuevas para que aprendas a vivir bien en el mundo. ¿Me tienes miedo? Pues mira, asómate a la ventana, que yo me retiraré un poquito.

Y se escondió debajo de la ventana. El gallo saltó sobre el marco y se asomó. El zorro, de un golpe, lo agarró por el cuello y se lo llevó a su casa.

El gallo se puso a dar gritos desesperadamente llamando al gato para que lo socorriera; pero tanto el viejo como el gato estaban muy lejos y no lo oyeron.

Apenas el gato volvió a casa, se puso a buscar a su amigo, y no encontrándolo, pensó que le habría ocurrido la misma desgracia de siempre.

Cogió una lira y un palo y se fue en busca de la choza del zorro. Una vez llegó, se sentó y empezó a cantar acompañándose con la lira:

—Tocad, cuerdecitas de oro. ¿Está en casa el señor zorro? ¡Qué hermosas son sus hijas, la mayor Maniquí, la otra Ayuda Maniquí, la tercera Dame el Huso, la cuarta Carda la Lana, la quinta Cierra la Chimenea, la sexta Enciende el Fuego y la séptima Hazme Pasteles!

El zorro, oyendo cantar, dijo a su hija Maniquí:

—Sal a ver quién canta tan bonita canción.

Apenas Maniquí se presentó al gato, éste le dio un golpe en la cabeza con el bastón y la guardó en un saco que llevaba. Repitió la misma canción, y el zorro envió a su segunda hija, y después envió a la tercera, y así hasta la última.

Conforme salían de la choza, el gato les daba un golpe y las guardaba en su saco. Por fin salió el mismísimo zorro, y apenas el gato lo vio, le dio con el palo un golpe tan fuerte en la frente, que el zorro cayó rodando por el suelo para no levantarse más.

El gallo se puso muy contento, saltó por una ventana, dio las gracias al gato por haberlo salvado y volvieron los dos a casa del viejo, donde los tres vivieron muy felices durante muchos años.

FIN

El gusano y el escarabajo

Ilustración: TetraModal

Había una vez un gusano y un escarabajo que eran amigos, pasaban charlando horas y horas.

El escarabajo sabía que su amigo tenía muy limitada la movilidad, su visión era muy restringida y su carácter era muy tranquilo comparado con los de su especie.

El gusano sabía que su amigo provenía de otro ambiente, comía cosas que le parecían desagradables y siempre iba muy acelerado si lo comparaba con su estándar de vida. Su aspecto era grotesco y hablaba con demasiada rapidez.

Un día, los amigos del escarabajo le cuestionaron la amistad hacia el gusano.

—Pero ¿cómo es posible que camines tanto cada día para encontrarte con el gusano?

A lo que el escarabajo respondió:

—Al gusano le cuesta horrores moverse.

—Pero ¿por qué sigues siendo amigo del gusano si ni siquiera te saluda efusivamente cuando te ve? Tú, en cambio, desde lejos ya muestras lo contento que estás de verlo.

—Ya, pero es que el no ve muy bien. Muchas veces ni se entera de que alguien lo saluda y cuando sí se entera, no sabe si soy yo o es cualquier otro.

Muchos fueron los «pero» que buscaron los amigos del escarabajo para cuestionar la amistad de este con el gusano. Tanto porfiaron, que, al final, el escarabajo decidió poner a prueba su amistad con el gusano y durante un tiempo dejó de visitarlo. «Esperaré a que sea él el que venga a buscarme», pensó.

Pasó el tiempo y, un día, al escarabajo le llegó la noticia de que el gusano se estaba muriendo. Su organismo lo traicionaba por el excesivo esfuerzo. Cada día emprendía el camino para llegar a casa de su amigo, pero la noche lo sorprendía siempre a mitad de camino y lo obligaba a retornar a su lugar de origen.

El escarabajo decidió ir a ver a su amigo sin decirle nada a nadie. En el camino, varios animales le contaron las peripecias que había pasado el gusano para intentar saber qué le había pasado a su amigo. Le contaron que, día a día, se exponía para ir a dónde él se encontraba pasando cerca del nido de los pájaros. De cómo sobrevivió al ataque de las hormigas y así sucesivamente.

Llegó el escarabajo hasta el árbol en que yacía el gusano esperando pasar a mejor vida.

Al verlo acercarse, con las últimas fuerzas que le quedaban, le dijo lo mucho que se alegraba de que se encontrara bien. Sonrió por última vez y se despidió de su amigo, feliz porque ahora sabía que nada malo le había sucedido.

El escarabajo, avergonzado de sí mismo, por haber confiado su amistad a otros corazones que no eran los suyos, había perdido muchas horas de regocijo que las charlas con su amigo le habían proporcionado.

Al final entendió que el gusano, siendo tan diferente, tan limitado y tan distinto de lo que él era, era su amigo, a quien respetaba y quería, no tanto por la especie a la que pertenecía sino porque le había ofrecido su amistad.

El escarabajo aprendió varias lecciones ese día. Primera, que la amistad está en uno mismo y no en los demás, si la cultivas en tu propio ser, encontrarás el gozo del amigo. Segunda, la distancia no define las amistades, tampoco la raza o las limitaciones propias o ajenas. Y, finalmente, lo que más le impactó fue entender que la amistad se destruye con las dudas y los temores, que son los que más la afectan.

Cuando pierdes a un amigo, una parte de ti se va con él. Las palabras, los gestos, los temores, las alegrías e ilusiones compartidas gracias a la confianza se van con él.

El escarabajo murió poco después. Nunca lo escucharon quejarse de aquellos que tan mal lo habían aconsejado, pues, al fin y al cabo, fue únicamente su decisión de poner en manos extrañas su amistad y seguir los consejos ajenos los que hicieron que perdiera a su mejor amigo.

FIN