colgante

Caperucita, Ramiro y el colgante

Ilustración: poubelle-de-dav

Érase una vez un lobo llamado Ramiro, siempre sonriente y siempre dispuesto a ayudar al resto de animales del bosque. Un día, salió triste de su casa; había perdido el colgante que le había regalado su abuela. Era muy especial para él, porque le daba suerte y le permitía sentirse cerca de su abuela y pedirle consejo si lo necesitaba.

—¿Qué te pasa, Ramiro? —le preguntó su amigo Roberto, el pájaro carpintero, al verlo aparecer con cara compungida.

—He perdido el colgante que me regaló mi abuela. Lo he buscado por todos sitios, pero no logro encontrarlo.

—Yo sé quién lo tiene. La semana pasada, vi a una niña vestida con un traje rojo que recogía fruta; lo encontró al pie de un árbol y se lo llevó.

—¿Y sabes dónde podría encontrar a esa niña?

—Alguna vez la he visto visitando una casa en medio del bosque. Pregunta allí.

—Gracias, Roberto.

Tras caminar un rato, Ramiro escuchó que alguien cantaba:

—La, la, la, la…

—Hola, soy Ramiro. ¿Cómo te llamas?

—Hola Ramiro, soy Caperucita. Voy a casa de mi abuelita a llevarle esta cesta de comida —dijo la niña, que vestía una capa roja.

Ramiro se dio cuenta de que lucía en el cuello su colgante.

—¿Te puedo acompañar? El bosque es peligroso.

—Sí, gracias, Ramiro.

—Caperucita, ¿estuviste hace unos días en el bosque? —le preguntó poco después.

—Yo ando mucho por el bosque. Me gusta recoger flores y frutas para mi abuela.

—¿No encontrarías, por casualidad, un colgante? Perdí uno hace poco.

—¿Yo? —Caperucita escondió con disimulo la joya dentro de su blusa, pero Ramiro se dio cuenta—. No, yo no me llevo las cosas de los demás.

Triste, Ramiro pensó hablar con la abuela de Caperucita para que convenciera a su nieta de que le devolviese su colgante.

—Caperucita, ¿vive muy lejos tu abuelita?

—No, muy cerca, justo al lado del pantano.

—Como esta zona ya es segura, ¿te puedo dejar sola? Se me ha hecho tarde y tengo que volver a casa.

—Claro. Gracias por tu compañía.

—Por cierto, para ir a casa de tu abuela, te recomiendo que sigas el camino de la derecha en la bifurcación que hay más adelante, está lleno de flores y frutas.

Ramiro se marchó y fue por el camino de la izquierda, el más directo para llegar a casa de la abuelita. Cuando Ramiro llegó allí, a Caperucita aún le quedaba un buen trecho por recorrer.

—Buenos días, abuelita. Hace unos días, su nieta Caperucita se encontró un colgante que yo había perdido. He estado con ella hace un rato y aunque se lo he visto puesto, ella me ha dicho que no lo tenía. ¿Puede pedirle usted que me lo devuelva?

—¡No seas mentiroso! Mi nietecita es demasiado buena como para mentir así.

—¡Pero le digo la verdad!

—Bueno, tranquilo. Hablaré con ella. Te traeré algo de beber mientras la esperamos.

La abuelita fue a la cocina, descolgó un rodillo y, con él en las manos, se abalanzó sobre Ramiro, que asustado abrió la boca para gritar, pero en vez de eso, lo que hizo fue comerse a la abuela de un solo bocado sin querer.

En ese preciso instante, el lobo oyó el lejano canturreo de Caperucita, que se acercaba. Se puso nervioso y se metió en la cama de la abuelita temblando.

Al entrar en la casa, Caperucita vio el rodillo tirado en el suelo y lo recogió. Eso la hizo sospechar, porque su abuela era muy ordenada.

—Abuelita, ya he llegado —gritó desde el salón la pequeña.

—Pasa, pasa. Estoy en la habitación —dijo el lobo intentando suavizar la voz.

Al ver al animal entre las sábanas, Caperucita exclamó:

—Abuelita, abuelita. Te noto un poco rara, ¿qué te ocurre?

—E… esto… estoy un poco enferma.

—Abuelita, abuelita. Qué ojos más grandes tienes.

—Em… pues… ¡Es que son para verte mejor! —improvisó Ramiro.

—Abuelita, abuelita… qué nariz más grande tienes.

—Pues… es que… ¡Es para olerte mejor! —disimuló olisqueando su cabello.

Caperucita sabía que esa no era su abuelita.

De pronto, Ramiro vio reflejado en el espejo del armario el rodillo que la niña escondía a su espalda.

—Abuelita, abuelita… qué boca tan grande tienes.

—Es… ¡para comerte mejor! —gritó Ramiro intentando asustar a Caperucita para que no lo atacase.

La pequeña dio un salto hacia atrás y Ramiro aprovechó para quitarle el colgante. La niña gritó pidiendo socorro, mientras no dejaba de repetir que el lobo se la quería comer. Ramiro aullaba para intentar calmarla. Los gritos de ambos alertaron a un cazador que se acercó con cautela y observó desde la ventana cómo Caperucita corría hacia Ramiro. El pobre, arrinconado y temeroso, cerró los ojos y abrió su enorme boca para gritar y, justo entonces, Caperucita se metió sola en la boca del lobo.

Ramiro se sentó en un sillón para pensar en qué podía hacer y ahí se quedó dormido.

Mientras, el cazador, que había juntado muchas piedras en la entrada de la casa, entró sigiloso y con un enorme cuchillo le abrió la tripa a Ramiro para sacar a Caperucita y a la abuelita y meter las piedras en su lugar. Luego lo cosió y los tres se escondieron para ver qué ocurría.

Ramiro despertó y decidió ir a dar un paseo para seguir meditando. Caperucita, la abuelita y el cazador lo siguieron. En el pequeño pantano cercano, el lobo se paró para beber agua y, al inclinarse sobre el borde, el peso de las piedras lo precipitó hacia el fondo. Todos pensaron que aquel era el fin.

Pero, poco después, Ramiro salió a la superficie a lomos de un hipopótamo, al cual le agradeció que le hubiese salvado la vida. Por suerte, el agua había deshecho el hilo con el que el cazador había cosido la barriga del lobo y las piedras se habían hundido en el pantano. Preocupado, por si también había perdido el colgante, Ramiro se echó la mano al bolsillo, pero al comprobar que lo tenía, respiró tranquilo.

Volvió, muy enfadado, a casa de la abuelita para pedir explicaciones por lo mal que lo habían tratado, pero al acercarse, oyó música y risas. Se escondió tras unos arbustos y vio que Caperucita y los demás habían organizado una gran fiesta. Prefirió no pensar en lo que celebraban, simplemente se puso el colgante, sonrió y regresó, feliz, a su casa.

FIN

La caracola Paola

Ilustración: nipic.com

Ilustración: nipic.com

La Caracola Paola vivía en la Playa Transparente, llamada así por sus aguas tan, tan limpias. Era todo lo preciosa que puede ser una caracola: blanca, blanquísima por fuera y si la mirabas por dentro, veías el arco iris que formaba el nácar en ella.

Durante el invierno hibernaba al abrigo de una roca grande que la protegía; allí nadie la molestaba, y estaba tranquilita y segura.

Pero, ¡ay!, al llegar el verano, la playa se iba llenando de familias que pasaban el día entre toallas, neveras, bocadillos, flotadores y risas y la pobre Paola, con tanto alboroto y movimiento, era empujada por las olas, ummmmm, a un lado, ummmmm, a otro, dando vueltas y más vueltas por la arena, hasta que acababa con un mareo de campeonato. Pobrecilla, ¡lo pasaba fatal!

Estaba deseando que alguien la rescatara del mundo marino y la llevara a otro lugar con menos movimiento ¡Y es que una caracola que se marea es una cosa muy seria!

Un día, apareció por la Playa Transparente una niña equipada con todos los bártulos para pasar un divertido día. Llevaba cubo, pala y rastrillo para hacer un gran castillo de arena, que era lo que más le gustaba hacer con su papá.

Los dos, empezaron la tarea escarbando un gran agujero en la orilla.

– ¡Hay que cavar hondo Emma! – le decía el papá a la niña.

– ¿Así, papá?

– Sí, así, para hacer el foso y luego empezar a hacer las murallas

Comenzaron a remover la arena con la pala justo allí donde estaba la caracola Paola, que se temió otra vez lo peor:

– ¡Ay, ay ay! ¡Me pasaré otra vez todo el día dando tumbos por la orilla!

Pero esta vez tuvo más suerte, el papá de Emma la vio brillar en la arena y llamó su atención.

–  ¡Mira Emma! ¡Qué caracola tan bonita!

–  ¡Sí, papá! ¡Es preciosa! Tan blanquita.

–  Vamos a guardarla y nos la llevaremos de recuerdo, ¿quieres?

–  ¡Vale, papi!, ¿y podremos hacer algo bonito con ella?

–  Pues claro, haremos algo precioso.

¡Qué contenta estaba nuestra amiga la caracola Paola! ¡Por fin había salido de las olas y ahora estaba tranquila! Sin embargo, un cosquilleo nerviosillo le daba vueltas por la barriguita. Se preguntaba qué harían con ella. Tendría que esperar para resolver el misterio; mientras tanto, disfrutaría de la paz dentro de aquel cubito azul.

Cuando Emma y su papá acabaron el castillo de arena, todos los niños de la playa fueron a felicitarlos. ¡Les había quedado impresionante! Con almenas, foso y murallas y ¡hasta le habían hecho ventanas y puertas!

Cansados, pero muy felices, regresaron a casa pensando en qué harían con la caracola:

 – Podríamos hacer un llavero. – Dijo el papá de Emma.

– ¡Oh , no papá! , ¡yo quiero que sea algo para mí solita!

– ¿Y si la pegamos en la tapa de un libro?

– Noooo, que se puede estropear con el pegamento.

– ¿Y un anillo?

– Noooo, que crezco muy deprisa y pronto me estaría pequeño.

– ¡Ya sé, Emma! ¡Haremos un colgante!

– ¡Síííí, papá! ¡Qué gran idea!

– Lo podrás llevar siempre, porque no creo que el cuello te crezca tanto como el de un hipopótamo ¿verdad?

– Jajaja, ¡claro que no!

Y se pusieron manos a la obra. El papá de Emma hizo con mucho cuidado un agujerito en la pequeña caracola. Fue como cuando nos ponen una inyección. ¡Pum! ¡Y ya está! Después, buscaron una preciosa cadenita. ¡Quedó tan bonita Paola colgando de ella que valió la pena el pinchacito!

Emma la lució presumida todo aquél verano. Les explicaba a sus amigos cómo habían rescatado de la playa la caracola y cómo su papá se había encargado de hacer para ella el collar más lindo del mundo.

Aunque la que estaba contenta, contenta de verdad, era Paola. Desde el cuello de la pequeña Emma estaba descubriendo un nuevo mundo: los árboles del parque al que iban a jugar; los colores de los dibujos y cuentos de la niña; los edificios que nunca se podían ver desde la playa; el cine… Y, sobre todo, el día que fueron de visita a la granja de los abuelos de Emma, Paola se quedó entusiasmada con tantos animales que no se imaginaba que existieran en tierra firme.

Cuando llegó el día de la vuelta al cole, Emma guardó en su joyero el collar con la caracola y le prometió que, apenas acabara el curso, volvería a colgarla de su cuello para pasar otro verano juntas.

Eso pasó hace más de veinticinco veranos, pero cada año, cuando llega el calor, Emma saca de su joyero el collar del que cuelga Paola, la caracola; aunque ahora es su pequeña hija Ana la que lo luce orgullosa en su cuello.

FIN