consejo

Los dos sabios

Ilustración: DeepBlueNine

En una montañosa comarca, entre todos los que allí habitaban, gozaba de gran fama y de prudente y parca sabiduría un enorme asno, ya bastante entrado en años, cuya conducta intachable era adornada con la rara virtud del silencio. Esto, además de hacerlo simpático, lo distinguía de los demás miembros de su familia, cuyo áspero rebuzno jamás pudo alcanzar ni un modesto accésit en las academias de canto.

Por esta discreción innata fue que un día, durante una asoladora gripe que azotó la región, los animales resolvieron pedir al reputado cuadrúpedo su consejo salvador y decisivo y, de este modo, poner remedio al común mal que los afligía.

Los recibió el docto asno con aire sonriente y bondadoso en el cual se transparentaba su acendrada modestia, y les dijo después de escucharlos con atención:

—Amigos…, el caso tiene…, como es natural…, una solución… pero me la reservo… Sería mejor que consultaran ustedes con el sabio Doctor Humano… Yo mismo los acompañaré a su consulta…

La asamblea de afligidos animales en pleno, encabezada por el sabio asno, se encaminó hacia la residencia semicampestre del afamado médico, ante cuyo saber se inclinaba, reverente y sumiso, todo el país (¡y parte del extranjero!).

Paciente y magnánimo, el docto galeno escuchó las cuitas de aquellos pobres bichos enfermos y, entonces, con cariñoso desdén, les aconsejó:

—El caso, queridos animalitos míos, no entra dentro de mi jurisdicción. Es de carácter tan local y tan propio de vuestra pequeña comarca, que sería preferible que pidierais la opinión de algún nativo de ella. ¿No habéis consultado allí con alguien?

—Sí; hemos pedido el parecer de nuestro convecino más preeminente, el asno, aquí presente, pero él…

—Bien… —rebuznó el aludido. Y bajó la cabeza como ruborizado.

—Y… bien… —añadió el sabio doctor.

—Y bien —los interrumpió un zorro viejo, con mal disimulada ironía—, es mejor volvernos a nuestro valle y curarnos con nuestros propios medios…

Porque aquí, amigos, a lo que discurro,

y sin querer a nadie hacer agravio,

el burro con callar quiere ser sabio,

y el sabio por no errar imita al burro.

FIN

La prueba

Ilustración: IZOLYZM

Eran grandes amigos desde la infancia. Uno de ellos era mandarín y se le había ofrecido un destacado cargo oficial. Un poco preocupado por la responsabilidad que tendría que asumir en breve, el mandarín se reunió con su amigo de la infancia y lo puso al corriente de la situación. El amigo le aconsejó:

—Lo que te recomiendo es que siempre seas paciente. Es muy importante. No lo olvides, ejercítate sin descanso en la paciencia.

—Sí, seré paciente. No dejaré de ejercitarme en la paciencia — aseguró el mandarín.

Los dos amigos empezaron a saborear un delicioso té. El amigo que había ido a ver al mandarín le dijo:

—Sé siempre paciente. No dejes de ser paciente; suceda lo que suceda.

El mandarín asintió con la cabeza.

Unos minutos después, el amigo dijo:

—No lo olvides: adiéstrate en la paciencia, sobre todo.

—Lo haré, lo haré —repuso el mandarín.

Cuando iban a despedirse, el amigo añadió:

—No lo olvides, tienes que ser muy paciente.

Entonces el mandarín, soliviantado, exclamó:

—¿¡Me tomas por un estúpido!? Ya lo has repetido varias veces y yo lo he oído perfectamente bien. ¡Deja de una vez de advertirme sobre lo mismo!

El amigo, sonriendo, manifestó:

—Me gusta ver cómo te ejercitas en la paciencia.

El mandarín se sintió ridiculizado, pero agradecido por el sabio consejo.

—Es muy difícil ser paciente — dijo el amigo, abrazándolo con todo cariño—. Más de lo que parece.

El mandarín no olvidó jamás la lección de su amigo de la infancia y desempeñó perfectamente su cargo. La paciencia le permitió desarrollar la ecuanimidad, la ecuanimidad, sabiduría, y la sabiduría, amor.

FIN