deseo

La esmeralda mágica

Ilustración: yaamas

Hace muchos, muchos años, en una pequeña aldea, vivió una vez una niña, llamada Lula, que solía jugar debajo de una vieja haya cercana a su casa.

Cada vez que había una gran tormenta, cuando la fuerte lluvia daba paso al brillante arcoíris, alrededor de aquel árbol, formando círculos como si quisieran abrazar el grueso tronco, crecían infinidad de hongos, los cuales servían de asiento a un numeroso grupo de pequeños gnomos que desde tiempo inmemorial vivía en las raíces de la añosa haya. Los gnomos eran tan chiquitos como muñequitos en miniatura, pero tan poderosos, que eran capaces de hacer las cosas más maravillosas que imaginar se pueda. Un día, Lula los vio y al poco, ella y los gnomos, ya eran grandes amigos.

La pequeña mantenía en secreto esa amistad —la gente no suele creer en los gnomos y se burla de las personas que sí creen en su existencia—, pero siempre que podía, jugaba y se divertía mucho con ellos.

Llegó un invierno especialmente helado y el padre de la niña decidió hacer leña de aquella haya. Lula le rogó de todas las formas que no cortara aquel árbol, ya que era la morada de sus diminutos amigos. El padre, aunque la miró sin creerla, consintió en lo que le pedía su hija a condición de que Lula se ocupara de conseguir leña para la casa hasta que llegara el buen tiempo.

La pequeña pasó aquel invierno trabajando muy duro, recorría la comarca y juntaba leña para cumplir la promesa que salvaría el haya; y el padre, a su vez, cumplió la suya, porque así suelen hacerlo los padres.

Al llegar la primavera, llegó a oídos de los gnomos el sacrificio realizado por Lula para salvar el viejo árbol en el que vivían y decidieron recompensarla regalándole una cadena de oro, de la que pendía una gran esmeralda.

—Esta piedra —dijeron—, tiene poderes mágicos y te concederá todo aquello que hace felices a los humanos. Mientras la lleves colgada en el cuello serás amada, tendrás dinero y conseguirás para ti todo lo que quieras para llegar a ser inmensamente rica y poderosa. Sin embargo, para el resto de la gente será solo una simple esmeralda; muy valiosa, cierto, pero sin poder alguno.

Muy pronto Lula comprobó la verdad de esas palabras: tenía cuanto deseaba y todo lo que emprendía le salía bien sin ningún esfuerzo, aunque como no ambicionaba ni gloria ni riquezas, le daba poco uso a su esmeralda encantada.

Pasaron plácidos los años y llegó un verano en el que hubo una gran sequía y el hambre se apoderó de hombres y animales, porque se perdieron todas las cosechas.

Lula intentó solucionar esos males con su piedra encantada, pero todo fue en vano; sus poderes únicamente actuaban en su beneficio, no para el de los demás. Ella podía salvarse del hambre y la miseria, pero nunca podría ayudar a sus semejantes.

No se conformó Lula con aquello y, rápidamente, se dirigió a la ciudad más cercana, vendió la piedra preciosa, por la cual le dieron una fortuna, y volvió a su comarca con una enorme carreta cargada de alimentos, ropas y hasta grano para los animales. Para que nadie se enterara de que había sido ella quien trajera todo aquello, lo fue dejando frente a las casas de noche, sin que nadie la viera.

A la mañana siguiente, todos los habitantes encontraron grandes paquetes frente a sus puertas y fue como la mañana del día de Reyes. Hubo alegría y alivio, aunque nadie supo nunca a quién debían dar las gracias.

Pero Lula estaba preocupada, porque tendría que confesar a sus amigos, los gnomos, que había vendido la maravillosa piedra que le regalaran cuando era niña y quizá no comprendieran por qué lo había hecho si la esmeralda le podía proporcionar todo aquello que podía desear.

Finalmente, lo contó con un poco de miedo, pensando que se enojarían. Sin embargo, los gnomos comprendieron que Lula no necesitaba una piedra encantada para conseguir la felicidad, le bastaba con su propia bondad. Por eso le hicieron otro obsequio para que luciera en su cuello; esta vez le dieron un humilde pañuelo, que se ajustaba con un pequeño anillo hecho con un hueso de caracú.

Aquel pañuelo le recordaría siempre que de nada sirven las riquezas ni el propio bienestar cuando no se pueden compartir, que lo que se consigue sin esfuerzo carece de verdadero valor y que dar amor a las personas que están cerca es la mayor alegría que alguien puede gozar, porque no hay felicidad más completa y hermosa que la que se obtiene al regalar felicidad.

FIN

El califa, el pastor y la felicidad

10988968_726854320761390_7034698637456599964_n_by_masterss-damkye1

Ilustración: Bahloul

Un frío día de invierno, el califa de Córdoba salió de caza con su séquito. Quiso la mala fortuna, que un golpe huracanado de viento asustara su caballo, que desbocado echó a correr sin control. Tan veloz huía el despavorido animal, que no tardaron en perderlos de vista aquellos que los seguían.

De repente, el califa vio que ante ellos se abría un profundo barranco y comprendió que su montura se despeñaría sin remedio con él encima. Ya rezaba las últimas oraciones, cuando un humilde cabrero que había llevado a pastar sus cabras junto al precipicio, les salió al paso y consiguió dominar al brioso corcel justo al borde de la sima.

El califa, más que agradecido al ver que el pastor había arriesgado su vida por salvar la suya, quiso recompensarlo y le ofreció la felicidad como galardón por su buena acción. Juró a su salvador, por su barba, que le daría todo cuanto le pidiese y lo emplazó a acudir a su palacio al día siguiente.

No faltó el cabrero a su cita y, muy de mañana, se dirigió a la corte del califa, que había dado órdenes de que lo condujeran a su presencia en cuanto llegara.

Ben Adab, que así se llamaba aquel pastor dueño de cincuenta cabras, fue conducido sin demora hasta el monarca, que ya lo esperaba.

—Buen hombre —dijo el soberano—, dime qué necesitas para ser feliz. Cumpliré la promesa que te hice por mi barba y tu deseo será satisfecho al instante.

—Sería feliz si tuviera un rebaño de cien cabras. Ahora tengo cincuenta, pero si me das cincuenta más, mi dicha será completa.

—Veo que precisas bien poco para ser feliz —respondió sonriendo el califa—, así que te concedo las cincuenta cabras que me pides y, además, te regalo una pequeña casa y prados propios en los que paste tu ganado.

Loco de felicidad, y agradecido porque el califa le había dado mucho más de lo que él le había pedido, se marchó y se instaló en su nuevo hogar y, poco a poco, fue relacionándose con sus nuevos vecinos.

Un día, lo visitó un propietario muy rico, que le contó que tenía una mansión, doscientas cabras y unos prados muy grandes, donde los animales se alimentaban.

Aquella noche, el pastor no pudo dormir. No hacía más que pensar en las doscientas cabras y se decía a sí mismo: «¡Qué tonto fui! Debí pedirle al califa doscientas cabras y ahora sería tan importante como mi vecino». Así estuvo, piensa que te piensa, hasta quedarse dormido de puro agotamiento.

A la mañana siguiente, el pastor decidió ir a la corte y pidió audiencia. El califa lo recibió enseguida.

Contó cabizbajo y avergonzado sus pensamientos de la noche al soberano. Este, después de escucharlo con atención, no pudo más que reír ante lo que le solicitaba. Le recordó que le había prometido, por su barba, darle cuanto le pidiese y que, por tanto, le entregaría otras cien cabras y así tendría doscientas, las mismas que su vecino.

El feliz pastor puso rumbo a su casa, pero a medida que se acercaba a ella, pensaba: «O sea, que si en lugar de doscientas cabras le hubiera pedido trescientas, o quinientas, o tal vez mil, también me las habría concedido. ¡Pero mira que soy tarugo! Podría tener más cabras que mi vecino y me he conformado solo con doscientas».

Estuvo unos cuantos días rumiando y dando vueltas a la cuestión y, por fin, se animó a regresar al palacio para contarle al califa que tampoco ahora era feliz y que quería más cabras y unos prados más extensos para alimentarlas.

El monarca, que había jurado por su barba que le concedería todo lo que pidiera, hizo realidad sus deseos y el hombre volvió a casa pletórico:

—¡Esto sí que es la felicidad!

Pero no le duró mucho su contento, porque todo lo que poseía pronto le pareció poco al pastor y empezó a pensar y a pensar cómo conseguir la felicidad y decidió que sería feliz si dejaba de vivir en el campo y se instalaba en la corte.

Con la ayuda del califa, se mudó a un nuevo hogar en la capital, pero con el correr de los días y a fuerza de pedir, lo que empezó siendo una casa, acabó convirtiéndose en un palacete; las mulas de su establo se trocaron en briosos caballos andaluces de pura raza; y las charlas con sus vecinos se transformaron en festejos y galas en los que nunca se terminaba ni la comida ni la bebida.

Al califa cada vez le hacían menos gracia los constantes caprichos del pastor, pero como le había jurado por su barba que le daría lo que fuera con tal de conseguir su felicidad, siguió otorgándole al insaciable cabrero todo cuanto pedía.

Sin embargo, el ambicioso Ben Adab nunca tenía bastante y llegó un día, en el que se dirigió al palacio a pedir un nuevo deseo al califa.

—Mi Señor —le dijo—, tú juraste por tu barba darme todo cuanto te pidiese para hacerme feliz.

—Cierto es —respondió el califa—, y si hasta ahora no has logrado ser feliz, no puedes decir que haya sido por mi culpa.

—Es verdad, todo me lo has concedido  —dijo Ben Adab—. Por eso, ahora, te pido ser califa y ocupar tu lugar. Solo así seré feliz.

Al oír aquello, el califa ordenó llamar al barbero real y allí mismo se hizo afeitar la barba. Después, dirigiéndose al pastor le dijo:

—Como ya no tengo barba, ya no tengo que cumplir nada de lo que juré por ella, así que tú tampoco tienes por qué dejar de ser lo que eras.

Dicho esto, mandó a sus sirvientes que despojaran al ambicioso pastor de todos los bienes que le había concedido y que lo devolvieran al lugar donde lo había encontrado por primera vez. Y allí sigue, con sus cincuenta cabras al borde del barranco, tal y como estaba aquel día que el califa juró por su barba.

FIN

Si quieres, también puedes escuchar «El califa, el pastor y la felicidad».

Un tren para Clara

dreaming_of_forgotten_toys_by_basia_almostthebrave-1

Ilustración: Barbara Sobczynska

Clara no se ilusiona con la Navidad. En su casa nunca hay árbol de luces, ni regalos con moños satinados, ni nieve de poliestireno, ni cenas hechas al horno. Nadie en la familia se emociona en estas fechas, tampoco se habla de Santa Claus. El papá de Clara dice que ese viejo no existe, que lo inventaron los gringos para vender más Coca-Cola y que dónde se ha visto un trineo volar. La mamá de Clara cree en el niño Dios, pero el dinero no alcanza para hacer fiesta por alguien que nació hace tanto tiempo.

A Clara le gustan estos días de invierno suave, porque no hay que ir a la escuela y puede jugar todo el día en la calle con sus hermanos y los chicos del barrio, ella es la única niña de la pandilla, aunque eso todavía no le importa a nadie. Es una campeona en bailar el trompo y tiene una enorme colección de canicas que ha ganado en competencia. Lo que más le gusta a Clara es jugar al béisbol y a su mano zurda no se le escapa ni una bola.

Cada año, las monjas de la capital vienen al barrio a repartir juguetes usados. Llegan en una furgoneta que parece sufrir de lo cargada que anda y se estacionan frente a la tienda de Doña Lupe. Con la ayuda de las vecinas, arman unas mesas de plástico y acomodan todos los juguetes que lograron reunir de donaciones de gente compadecida o que, simplemente, necesitaba deshacerse de los trastos que hacían bulto es sus armarios.

Clara y sus amigos detienen el partido de beis y se acercan a ver la exhibición de cientos de juguetes protagonistas de navidades pasadas. Son objetos bien conservados o que con una pequeña reparación vuelven a funcionar. Ella sabe que es mejor no llevar a casa nada que necesite baterías porque tal vez nunca se las compren. También está pendiente de que sus hermanos no acepten pistolas de juguete, ni nada que haga demasiado ruido, de lo contrario Papá lo tirará a la basura.

Mientras las monjas acomodan las cosas, la pandilla de Clara y otros niños y niñas que llegan de las calles aledañas, empiezan a formar una fila larguísima organizada por las vecinas que intentan mantener el orden y calmar el alboroto. Desde su lugar, Clara se pone de puntillas y hace un esfuerzo por encontrar algo interesante en la mesa. Entre tantas cosas revueltas, se fija en un pequeño tren despintado, con un vagón de carga, y ruega para que nadie más quiera llevárselo.

—¡Me pido el muñeco ninja rojo! —anuncia su hermano Toño.

—¡Yo quiero el camión de bomberos! —dice el amigo Luis.

—¡Y yo el cohete blanco! —pide su hermano Mario.

A Clara siempre le cuesta mucho decidirse. Además, las monjas parecen no estar de acuerdo con lo que ella quiere y terminan dándole cosas que no le gustan. No entiende para qué le dicen que elija. Lo que la consuela es que, le toque lo que le toque, siempre podrá jugar con las cosas de sus amigos y hermanos. Solo hay que esperar a que se aburran de sus juguetes, porque los primeros días no los sueltan ni para dormir.

—¿Qué regalo elijes? —pregunta una de las monjas cuando llega el turno de Clara.

—Por favor, quiero esa locomotora negra —responde Clara, apuntando al viejo y polvoriento tren, escondido entre los animales de peluche.

—Pero, eso es más para chicos, ¿no crees? —dice la religiosa, buscando otra cosa de la mesa, sin esperar una respuesta de la niña.

Clara se detiene a pensar un momento. No es la primera vez que le vienen con el cuento de que las niñas no deben jugar con cosas que tengan ruedas, a menos que se trate de cochecitos de bebé. Pero, de verdad, el tren le ha gustado mucho y se imagina que viajaría en él por tierras lejanas, construiría largas rutas y puentes para transportar mercancías y gente, a través de lugares misteriosos. Encontraría personajes extraños con los que aprendería a negociar en lenguas desconocidas. Esa locomotora y su vagón serían su transporte hacia un universo nuevo.

—Verá hermana, yo tengo una sola muñeca, que ustedes me dieron el año pasado, se llama Gertrudis, pero no juego con ella porque la pobre es un poco aburrida y no le gusta salir de casa, tal vez sea porque lleva pegados unos tacones altísimos que no la dejan caminar y mucho menos correr. Además, su ropa parece bastante incomoda. Si usted me regala el tren, yo la subiría al vagón para llevarla de paseo y así Gertrudis conocería el mundo fuera de la caja de zapatos donde vive.

La religiosa sonríe resignada y aunque sigue pensando que el juguete que la niña ha elegido no es muy apropiado, decide dárselo, tal vez por solidaridad con Gertrudis, para que al fin salga de su encierro, o porque piensa que el tren mantendrá a Clara lejos de la calle. Por la pinta desaliñada de la niña, es fácil adivinar que pasa muchas horas fuera corriendo y participando en juegos poco tranquilos, poco femeninos, digamos.

Esa Navidad, mientras el planeta brindaba y comía hasta el amanecer, Clara descubrió que su mente no tiene límites y que gracias a su tren podía ir a donde le diera la gana. Que si bien, le gustaba mucho jugar con sus amigos a la pelota, a las carreras y a trepar a los árboles, también era capaz de pasar muchas horas sola, construyendo historias a bordo de su tren, acompañada por Gertrudis que, aunque siguió usando tacones altos, por lo menos ya no sufrió con sus callos y pudo, al fin, abandonar la caja de cartón.

FIN

Si quieres, también puedes escuchar «Un tren para Clara» con la voz de Angie Bello Albelda

logoAngie

El pescador y el genio

unnamed

Ilustración: Ada Sinache

Hace mucho, muchísimo tiempo en un lejano país vivió un anciano pescador que tenía la costumbre de echar su red al agua solo cuatro veces al día y nada más. Una mañana, se dirigió al acantilado donde solía pescar, dejó su cesta en el suelo, echó la red al agua y esperó a que se hundiera. Cuando tocó fondo, el pescador recogió las cuerdas para sacar la pesca a la superficie y, al empezar a tirar, notó mucho peso. Tiró contento con más fuerza, pensando que sacaría muchos peces, pero solo pescó un borrico muerto.

Al verlo, exclamó desconsolado:

—¡Qué mala suerte he tenido! Paciencia.

Exprimió el agua de la red, la volvió a lanzar con todas sus fuerzas y aguardó a que llegara al fondo. De nuevo tiró de ella para sacarla y notó que pesaba más que antes, por lo cual creyó que esa vez si estaría repleta de buena pesca. Consiguió al fin sacarla a flote con gran esfuerzo y encontró un cofre enorme, lleno de arena y cerámica rota.

Cuando vio la pesca, se lamentó de su mala suerte:

—¡Qué tristeza! ¡Tanto esfuerzo para nada! ¡Salgo de casa en busca de Fortuna y resulta que Fortuna hace tiempo que se mudó! ¿Es así, Fortuna, como dejas a los sabios sin nada para que los necios se queden con todas las riquezas de este mundo?

Después, lanzó la red por tercera vez y, al sacarla, la encontró llena de cacharros, suciedad y vidrios, pero ni un solo pez y se lamento de nuevo:

—¿Ignoras, ingenuo, que ni tu pluma de caña ni las líneas armoniosas de tu escritura han de enriquecerte jamás, como tampoco la pesca podrá hacerlo? Solo echo la red cuatro veces al día, ¡y ya van tres!

Por cuarta vez, lanzó la red y esperó a que tocase el fondo. Tampoco en esta ocasión, a pesar de todos sus esfuerzos, conseguía recogerla, pues a cada tirón que daba, parecía que más se enganchaba en las rocas del fondo. Entonces se desnudó, se lanzó al mar y maniobrando alrededor, consiguió desprender la malla y la arrastró hasta la playa. Al abrirla, encontró dentro una tinaja dorada que tenía la boca cerrada con una pesada tapadera. Sobre ella, había grabados unos signos muy extraños que parecían antiquísimos y de los que no entendió el significado.

El pescador exclamó feliz:

—No hay peces, pero venderé la tinaja. ¡Me darán un buen dinero por ella!

La intentó cargar, pero era tan pesada que ni se movió. Entonces, el pescador dijo para sí: «No tengo más remedio que abrirla; meteré en mi saco todo lo que contenga y luego lo venderé por partes». Sacó el cuchillo y rompió el sello de plomo. Empujó con todas sus fuerzas el pesado recipiente para intentar volcarlo y vaciar el contenido en la arena, pero al hacerlo, de dentro solo se escapó una espesa humareda que formó una extraña columna. El pescador no salía de su asombro.

Una vez que hubo salido todo el humo, comenzó a condensarse en torbellinos, y al fin se convirtió en un genio que llegaba a las nubes. Su cabeza era como una cúpula; sus manos semejaban rastrillos; sus piernas eran mástiles; su boca una caverna; sus dientes, piedras; su nariz, una alcarraza; sus ojos, dos antorchas y su barba aparecía revuelta y enmarañada.

Al ver al genio, el pescador quedó mudo de espanto, temblándole las carnes, encajados los dientes, la boca seca, y los ojos cegados con la luz que desprendía aquel gigantesco ser.

El genio, mirando al pescador, le suplicó:

—¡Por favor, no me mates!

—¿Matarte yo?, ¿un humilde pescador? —replicó el anciano— ¡Imposible! Pero, por favor, cuéntame tu historia ¿qué hacías encerrado en esa tinaja?

Entonces el genio contestó:

—Así que no fuiste tú… Así que solo eres un pescador… Entonces te daré una buena noticia…

—¿Qué noticia es esa?

—Te dejo elegir el modo en el que vas a morir.

—¿Cómo? ¿Pero yo qué te he hecho? ¿Por qué deseas mi muerte? Te he salvado; te he liberado de tu cárcel.

—Te contaré mi historia, pescador. Soy un poderoso genio al que, mediante engaños, consiguieron encerrar en esta tinaja, que luego sellaron y lanzaron al mar. Al principio decía: «Haré inmortal a quien me libere», pero pasaron cien años y nadie me liberó. Después me dije: «Daré incontables tesoros a quien me libere», pero pasaron doscientos años y nadie me liberó. Entonces pensé: «Concederé tres deseos a quien me libere», pero pasaron cuatrocientos años y nadie me liberó. En los siguientes ochocientos años, me encolericé y me dije: «Mataré a quien me libere, aunque dejaré que elija el modo de morir».

El pescador le contestó:

—¿Es así como devuelves mal por bien?! ¡Los malvados no conocen la gratitud!

—Ya hemos hablado bastante, ¡elige!

Viéndose perdido, el pescador recurrió a la astucia:

—Ya que tengo que morir, me concedes, al menos, que antes te haga una pregunta para saciar mi curiosidad.

—Pregunta, que yo te responderé con la verdad.

—¿Cómo siendo tú tan grande es posible que quepas en esta tinaja tan pequeña?

—Es muy fácil, ¡fíjate!, puedo convertirme en humo.

Y el genio comenzó a agitarse y se convirtió de nuevo en una espesa humareda que subía hasta el cielo. Después, se fue condensando y empezó a entrar en la tinaja dorada, poco a poco, hasta desaparecer por completo. Entonces, el pescador cogió rápidamente la tapadera, tapó el recipiente y lo volvió a echar al mar con el genio dentro.

En la orilla, colocó un gran letrero advirtiendo de que, si alguna vez alguien encontraba aquella tinaja, por nada del mundo debía abrirla. Fue en ese cartel donde nosotros leímos esta historia y así os la hemos contado.

FIN

Si quieres, también puedes escuchar “El pescador y el genio” con la voz de Angie Bello Albelda

logoAngie

Digitalín y los elfos

nana____lullaby____by_arkenaya-d4ha7zj

Ilustración: Arkenaya

Hace mucho tiempo, en un tranquilo valle situado en lo más verde de la verde Irlanda, vivía un humilde cestero.

El hombre era extraordinariamente hábil en su oficio y en muchas leguas a la redonda no había nadie capaz de trenzar tan bien y con tanta rapidez como él canastas, cestas y cunas con juncos y paja.

Dada su excelente reputación, el trabajo nunca le faltaba y, aunque sin grandes lujos, vivía feliz y contento en una pequeña choza apartada de la aldea.

Su único pesar era la joroba de su espalda. Cuando iba al pueblo, mucha gente la señalaba riéndose y esto apenaba al pobre hombre, porque aunque la mayoría intentaba disimular, él se daba cuenta de que se burlaban de él.

En el pueblo lo llamaban despectivamente “Digitalín”, porque en verano prendía de su sombrero un ramito de digitalina en flor, cuyas campanillas solían balancearse al compás del viento.

Las chanzas hacían que el pobre cestero apenas se atreviera a dejarse ver y solo salía de su taller cuando necesitaba comida. Iba al mercado de la ciudad al amanecer y regresaba ya bien entrada la noche, cuando todos estaban dormidos en su casa.

En una ocasión, el cestero volvía en plena noche del mercado cargado de víveres. Estaba muy cansado y decidió acortar camino cruzando a través del bosque de los elfos. Tan agotado estaba, que decidió descansar un rato y se echó sobre la hierba para contemplar la Luna.

Cavilaba tristemente cuando le pareció escuchar una dulce melodía proveniente de las profundidades de la tierra. Aquella extraña música parecía disminuir de tono y después elevarse. Digitalín aguzó el oído y, al final, percibió con absoluta nitidez unas alegres notas que consiguieron alegrar su triste alma. Muchas voces coreaban sin cesar la misma tonada:

—Lunes, martes… Lunes, martes…

La repetían de todas las formas posibles: con un tono alegre y juguetón que, lentamente, se iba transformando en un triste y melancólico lamento; la susurraban primero y la voceaban después; pronunciaban las palabras muy despacio, como saboreando cada letra, o a tan vertiginosa velocidad que se fundían. Cantaban un rato, callaban después y, al momento, volvían a empezar:

—Lunes, martes… Lunes, martes…

Maravillado, el cestero no pudo resistir la tentación y empezó a cantar también. Al principio lo hizo muy flojito, como para sí, luego susurró y cuando ya no pudo aguantar más, cantó a pleno pulmón, aprovechando los momentos de silencio y continuando la estrofa:

—Miércoles, jueves… Miércoles, jueves…

Al cabo de un rato, los cantores subterráneos salieron en tropel y aplaudieron a Digitalín. Lo aclamaron y vitorearon como si hubiese realizado alguna hazaña fuera de lo común. Todos vestían trajes de seda verde y adornaban sus cabecitas con gorritos rojos cuya forma era como las campanillas de la digitalina.

Un poco más calmados, lo circundaron y lo condujeron bajo tierra para que participara en la fiesta que estaban celebrando en su palacio subterráneo.

Aquel palacio era la maravilla de las maravillas; en él brillaban miles y miles de luces que se reflejaban en los ladrillos de oro y plata con los que estaba construido. Resplandecía de tal modo, que casi cegaba.

El cestero comió de los exquisitos manjares que allí había y bebió las más exóticas bebidas. No cabía en sí de gozo, estaba rodeado de amigos y sonreía agradecido a los elfos. Todos juntos empezaron a cantar:

—Lunes, martes… Lunes, martes…  —decían los elfos.

—Miércoles, jueves… Miércoles, jueves…  —añadía Digitalín.

Entonces todos los elfos se reían, pero el que mejor se lo pasaba era el más anciano, que aseguraba no haberse reído tanto en toda su vida. Era el Rey de los elfos y estaba tan alegre que le preguntó a Digitalín si había alguna cosa que los elfos pudieran hacer por él.

—Tan solo deseo una cosa —suspiró el cestero—, pero, seguramente será imposible.

—Dilo —insistió el Rey de los elfos— Dinos qué deseas. Deberías saber que para nosotros no hay nada imposible.

El pobre cestero estuvo callado durante un buen rato, hasta que al final exclamó:

—¡Lo único que deseo en esta vida es poder librarme de mi joroba!

El Rey de los elfos dio un suave golpecito sobre la giba de Digitalín y, después, el resto de elfos hizo lo propio. Con cada golpe, el cestero tenía la agradable impresión de sentirse cada vez más y más ligero hasta que, al final, vio como su joroba, causa de todos sus males, yacía en el suelo medio aplastada.

La luz del sol despertó a Digitalín, que pensó que todo había sido un sueño, hasta que comprobó que su joroba había desaparecido por completo. Entonces comenzó a dar saltos y más saltos de alegría.

Digitalín, ya no era un jorobado. La gente lo miraba, sin dar crédito a lo que veían sus ojos. Se había convertido en un guapo joven.

La noticia de aquel milagroso acontecimiento se esparció por todo el país y todo el mundo hablaba de lo mismo.

Un día, mientras el cestero se encontraba trabajando en el portal de su cabaña, apareció ante él un jorobado que le preguntó con muy malos modos:

—¿Eres tú el cestero que antes era jorobado?

—Sí, soy yo —respondió Digitalín—. ¿Qué deseas?

El hombre lo miro despectivamente de arriba abajo y, finalmente, le dijo malhumorado:

—Acaso estás ciego, ¿a ti qué te parece que quiero?

El cestero le contó lo sucedido de principio a fin, sin olvidar ni un solo detalle.

Aquel jorobado, que no solo tenía fea la espalda sino también el alma, se dirigió al lugar que Digitalín le había indicado y ajeno al precioso paisaje que lo rodeaba, se sentó en la hierba a esperar, fijando toda su atención en un enorme trozo de pan con queso que sacó de su bolsa.

No tardó en oír el canto de los elfos y molesto porque interrumpían su refrigerio, se puso a gruñir, a vociferar y a chillar de tal forma que incluso los mismos elfos se callaron asustados.

Al poco, se volvió a oír el dulce canto procedente de las profundidades de la tierra:

—Lunes, martes, miércoles, jueves… Lunes, martes, miércoles, jueves…

Cuando ya la habían cantado de todas las formas posibles, volvían a empezar:

—Lunes, martes, miércoles, jueves… Lunes, martes, miércoles, jueves…

Y así una y otra vez.

Entonces, el impaciente jorobado no pudo resistir por más tiempo y sin ninguna gracia, lanzó un ronco alarido:

—¡Y viernes y sábado y domingo!

De repente, como si con su vozarrón desacompasado el jorobado hubiese roto el encanto, el bosque entero se quedó mudo y los elfos, presurosos, salieron de bajo tierra y rodearon al inoportuno visitante.

Sin embargo, esta vez no le propusieron al extraño que los acompañase bajo tierra, ni le pidieron que participara de su fiesta, ni que cantara con ellos. Tampoco lo invitaron a degustar los exquisitos manjares de los que tan bien hablara el cestero. En vez de esto, preguntaron airados:

—¿Qué es lo que quieres, aguafiestas? ¿Por qué interrumpes así nuestra canción? ¿Quién te manda chillar tanto?

—¿Qué yo chillo? —se ofendió el jorobado—; ¡Chilláis vosotros! Además —protestó—, ¿creéis que resulta divertido estar oyendo todo el rato “lunes, martes, miércoles, jueves…”, sin llegar a oír nunca el resto de la semana?

Entonces fue cuando los elfos se enfadaron de verdad. Comenzaron a cuchichear y diez de ellos volvieron por donde habían venido. El impertinente jorobado, por un instante, pensó que, arrepentidos por haberlo tratado tan mal, habían ido a buscar regalos y comida.

Cuál no sería su sorpresa cuando los vio reaparecer cargados con la joroba del cestero y sin pensárselo dos veces, los elfos la pegaron encima de la espalda del visitante que ahora, para su desgracia, en lugar de tener una joroba tenía dos.

Por más que suplicó y suplicó a los elfos que le quitasen las jorobas, ya no se podía hacer nada. El poder de los elfos es indisoluble y lo que ellos hacen, hecho está y es imposible de deshacer… a no ser que los convenzas.

FIN

Si quieres, también puedes escuchar “Digitalín y los elfos” con la voz de Angie Bello Albelda

logoAngie

Los deseos ridículos

souhaits

Érase un pobre leñador tan harto de su dura vida que, según cuentan, lo único que deseaba ya era morirse para ir a descansar a orillas del Aqueronte, puesto que ni uno solo de sus anteriores deseos se había cumplido.

Cierto día se fue al bosque, y como era su costumbre, comenzó a quejarse y a lamentar su suerte. Así estaba, cuando se le apareció Júpiter con su rayo en la mano. Fue tan grande el espanto del leñador, que se arrojó al suelo, sin atreverse a mirar al dios, y murmuró:

—No quiero nada. No deseo nada.

—No temas —le dijo Júpiter—. Son tantas tus quejas, que quiero convencerte de que no tienen fundamento. Escúchame, puesto que soy el soberano del mundo, y no olvides mis palabras: verás realizados tus primeros tres deseos, sea lo que sea lo que desees. Elige bien lo que pueda hacerte dichoso; elige bien lo que pueda dejarte completamente satisfecho, y ya que tu felicidad depende de esos tres deseos, reflexiona muy bien lo que quieres antes de pedirlo.

Pronunciadas estas palabras, Júpiter regresó al cielo; y el leñador, loco de contento, cargó su haz de leña, que esta vez no le pareció tan pesado, y regresó a su casa, diciéndose mientras tanto:

—He de reflexionar mucho antes de pedir un deseo. El caso es muy importante y quiero que mi esposa me aconseje en esto.

Al llegar a su cabaña, entró saltando y gritando:

—Esposa mía, enciende una buena lumbre y prepara abundante cena pues somos ricos, pero que muy ricos. Y tanta es nuestra dicha que todos nuestros deseos se verán cumplidos.

Y le contó a su mujer lo que le había pasado en el bosque.

Cuando oyó la historia, la leñadora empezó a hacer proyectos, pero enseguida advirtió a su marido:

—Cuidado con que nuestra impaciencia nos perjudique. Procedamos con calma. Pensemos muy bien y consultemos antes con la almohada, que siempre es buena consejera.

—Sabias son tus palabras; opino lo mismo. Pero antes de acostarnos, comamos alguna cosa.

Encendieron la lumbre y se sentaron frente a la chimenea, dispuestos a celebrar su feliz suerte comiendo y bebiendo.

Tan a gusto estaban, que el leñador exclamó:

—¡Qué maravilla! Tenemos lumbre, pan, queso y vino. Lo único que falta ahora es una buena salchicha para asar. ¡Cómo me apetecería comerme una!

No bien hubo pronunciado estas palabras, cuando su mujer vio, con gran sorpresa, como una enorme salchicha salía de una de las esquinas de la chimenea y serpenteando se dirigía hacia ellos. Lanzó un grito de espanto pero, de repente, cayó en la cuenta de que aquella aparición se debía al ridículo deseo formulado por su marido:

—¡Pero mira que eres tonto! —exclamó—, pudiendo conseguir un Imperio entero, oro, perlas, rubíes, diamantes, ropa fina… Solo a ti se te ocurre desear tamaña tontería.

—¡De acuerdo, me he equivocado!, reconozco que he sido un tonto; procuraré enmendar mi error y hacerlo mejor la próxima vez.

—¡A buenas horas dices esto!; se necesita ser muy imbécil para hacer lo que tú has hecho.

Tanto y tanto dijo la mujer, y tanto y tanto le recriminó, que el hombre perdió la paciencia y exclamó furioso:

—¡Maldita salchicha que te hace hablar más de la cuenta! ¡Ojalá se te quedara colgada de la nariz! ¡Así te callarías de una vez!

Dicho y hecho. El Cielo escuchó sus palabras y la salchicha quedó colgando de la nariz de la esposa del leñador.

El deseo se había realizado. Ella se quedó muda de asombro, y él con la boca abierta y rascándose el cogote. Se restableció el silencio hasta que, por último, la mujer que había perdido los bríos y no apartaba la mirada de la salchicha, murmuró:

—¿Y bien?

Por un segundo, a él se le pasó por la cabeza dejar las cosas como estaban:

—Solo falta formular el tercer deseo… Puedo transformarme en rey… Pero entonces tú serías una reina con tres palmos de narices. Elige: reina con una nariz más larga que un día sin pan, o leñadora con tu antigua nariz.

Mucho discurrió la mujer antes de decidirse, al fin y al cabo, una vez fuera coronada reina a todo el mundo le gustaría su nariz, ya que querrían congraciarse con ella, pero sus ojos no podían apartarse de la salchicha que con cada movimiento se balanceaba como una rama mecida por el viento, así que la leñadora prefirió quedarse sin trono y recuperar su antiguo aspecto.

El leñador formuló el último deseo y su esposa volvió a quedarse como antes. Aunque para convencerse de que realmente su nariz era la de siempre y que la salchicha había desaparecido, se palpó la cara con las dos manos para comprobarlo.

No mejoró su posición, no se convirtieron en reyes y su bolsa no se llenó de monedas de oro pero, a partir de entonces, aprendieron a ser dichosos el uno junto al otro con lo que tenían.

Moraleja

¡Cuántos hay que de lamentos

llenan los cielos y tierra

y sin cesar de sus labios

solo salen duras quejas!

¡Cuán dichoso yo sería,

—van diciendo— si pudiera

hacer esto o bien aquello!

—¡Hazlo!, la suerte contesta,

y en vez de crecer su dicha,

crecen a veces sus penas,

que solo es dichoso el hombre

que con poco se contenta,

a su suerte se acomoda

y delirios no alimenta.

FIN

Si quieres, también puedes escuchar “Los deseos ridículos” con la voz de Angie Bello Albelda

logoAngie

¡Atrápalo, cisne!

Richter_Schwan_3__856x500_

Ilustración: Adrian Ludwig Richter

Jacobo, Federico y Godofredo eran hermanos; los dos primeros eran fuertes y robustos, pero el tercero era más bien paliducho y enclenque. Los dos mayores, en lugar de ser amables con el más débil, se aprovechaban de su poder y siempre le dejaban al pequeño los trabajos más agotadores y aburridos, como si creyeran que la debilidad era un delito que se debía pagar. El pobre Godofredo se entristecía por ello, pero no tenía valor para rebelarse, así que lo único que hacía era llorar cuando nadie podía verlo.

Un día que estaba recogiendo leña en el bosque, vio salir de detrás de un arbusto a una viejecita que le dijo:

—Hijo mío, ¿a qué viene ese llanto? A tu edad, lo que deberías hacer es reír. ¿Por qué no te marchas de aquí? El mundo es muy grande y la felicidad puede estar en cualquier otro lugar.

Godofredo, en aquel momento, no supo qué contestar, pero de regreso a su casa iba dando vueltas a las palabras de la extraña anciana y, finalmente, se dijo «Ciertamente esa viejecita tiene razón. Aquí nunca conseguiré ser feliz. ¿Qué me retiene?». Y como nada dejaba atrás que de verdad le importara, aquella misma noche puso sus pocas cosas en un hatillo y partió.

Desde la cima de la colina, se giró para ver, por última vez, la aldea en la que había vivido hasta ese día. En ese momento, para su sorpresa, la misma viejecita, que estaba tras él, le dio un golpecito en la espalda:

—No sientas nostalgia, ¡has hecho lo correcto! Quiero ayudarte y espero que te acuerdes de mí cuando las cosas te vayan bien. En el siguiente cruce encontrarás un árbol muy grande y a sus pies un hombre dormido, junto a él, atado al tronco del árbol, verás un cisne blanco. Desátalo sin hacer ruido y llévatelo. Luego, camina en línea recta, hacia la capital. Durante el camino, te encontrarás a gente que te preguntará si puede arrancar una pluma al cisne, o tocarlo. Tú diles que sí y cuando lo toquen, grita: «¡Atrápalo, cisne!» Quedarán pegados al blanco plumaje y no tendrán más remedio que seguirte a todas partes.

Dicho esto, la anciana desapareció.

Caía la tarde cuando Godofredo llegó al cruce. Vio el árbol, a sus pies estaba el hombre dormido y, junto a él, el cisne atado al tronco. Sin hacer ruido, lo desató, se lo llevó y empezó a caminar en línea recta.

Poco después, atravesó un pueblo. Un niño que jugaba en la calle le preguntó:

—¿Puedo arrancar una pluma al cisne?

—Claro.

Y cuando el niño tocó el plumaje, Godofredo gritó: «¡Atrápalo, cisne!» y el pequeño, por mucho que se esforzó, fue incapaz de separar su mano del blanco plumaje. No tuvo más remedio que ir tras Godofredo, que siguió adelante sin detenerse.

Al girar la esquina, ambos se encontraron con una criada que salía de una tienda:

—¡Pequeño!, ¿qué haces yendo tras ese cisne?

—¡Ay, ay!, no puedo soltarme ¡Ayúdame! —sollozó el chiquillo.

Cuando la criada intentó soltar al niño, Godofredo gritó: «¡Atrápala, cisne». Y la criada se quedó pegada.

Siguieron andando. Un deshollinador que conocía a la criada exclamó con asombro:

—Pero muchacha, ¿qué haces? ¿No ves que ya eres muy mayor para jugar al trenecito en medio del pueblo?

—¡Ay, ay, ayúdame! ¡No estoy jugando, me he quedado enganchada! —dijo alargando la mano que tenía libre.

Y el deshollinador, que se apresuró a tomar su mano, fue apresado a su vez.

Pasaron por otro pueblo y un payaso tambié fue capturado. Incluso el alcalde del lugar, quedó enganchado en la cola del cisne cuando quiso dispersar aquella extraña multitud:

—¿Qué estáis haciendo, bribones? —gritó—. ¿Quién es el instigador de esta revuelta? ¡Soltaos ahora mismo! —Y al estirar la chaqueta del payaso, ya no se pudo soltar.

Al salir del pueblo, la anciana salió de entre unos arbustos y le dijo a Godofredo:

—¡Bravo! Veo que me has hecho caso. Cuando quieras liberar a toda esta gente, solo tienes que tocarlos con esta varita —le dijo alargando la mano, y después desapareció.

El muchacho siguió andando hacia la capital y durante el recorrido se fue alargando aquella variopinta comitiva, cada vez más ruidosa y ridícula, puesto que las muecas, exclamaciones y gestos de los que se iban uniendo eran de lo más extraños que uno se pueda imaginar.

Entraron en la capital y el grotesco cortejo se cruzó con un carruaje dorado en el interior del cual viajaba una joven pálida y triste. Era la heredera de aquel reino, una muchacha siempre melancólica a la que nadie jamás había logrado ni tan solo hacer sonreír.

Cuando la princesa miró por la ventana de su carroza y vio aquel cómico grupo que saltaba tras un cisne conducido por un chico guapo y alegre que iba silbando, no pudo contenerse y estalló en carcajadas.

—¡¡¡La princesa se ha reído!!! —gritaron los lacayos.

Sin parar de reír, la princesa Calixta bajó del coche para ver mejor aquel revoltijo de gente tan ruidosa y ridícula.

Cuando al fin pudo controlar la risa, le dijo a Godofredo:

—Ven, te llevaré a ver a mi padre. Quiero que se ría tanto como yo. ¡Síguenos!

La buena nueva precedió a la comitiva y llegó antes que ellos a palacio.

—¡Majestad, majestad! ¡La princesa se está riendo!

El rey, llenó de felicidad, salió a recibir a su hija y no pudo menos que ponerse también a reír al ver aquel extraño espectáculo.

—¡Ja ja ja ja!, eres el mejor cómico del mundo —le dijo a Godofredo—. Mereces el premio que prometí a aquel que consiguiera hacer reír a mi hija. ¿Qué prefieres, mil monedas de oro o una hermosa finca? ¡Elige!

En realidad, lo que Godofredo quería era casarse con Calixta, de la que se había enamorado en el mismo instante en el que oyó su risa. Pero como no se atrevió a decirlo, respondió:

—Me quedaré con la finca, Majestad.

Después, con la varita que había recibido de la anciana, fue tocando a los que estaban enganchados a la cola del cisne, los cuales, a medida que quedaban libres, desaparecían tan rápidamente que de ellos solo se veía el polvo que levantaban al huir.

Godofredo se disponía ya a marchar hacia su nueva finca, cuando la princesa acarició las blancas plumas del cisne. Estaba triste por la marcha de Godofredo, del que se había enamorado porque la había hecho reír, y temía caer de nuevo en su antigua melancolía. Al ver su gesto, Godofredo no pudo evitar gritar: «¡Atrápala, cisne!» y Calixta quedó enganchada al plumaje.

Godofredo, no obstante, enseguida tocó a la princesa con su varita, porque entendió que nadie debe retener a otra persona a la fuerza.

La princesa, sin moverse de donde estaba y libre ya para elegir, preguntó:

—Godofredo, ¿te quieres casar conmigo?

—¡¡Por supuesto!! ¡Nada en el mundo podría hacerme más feliz, Calixta!

Y al oír pronunciar estas palabras, el cisne blanco extendió sus alas y se elevó hacia el cielo, perdiéndose de vista confundido entre las blancas nubes.

Godofredo y Calixta se casaron y fueron felices para siempre.

¿Y la anciana? ¿Os habíais olvidado de ella? Ellos no. La buscaron y la nombraron Jefa de Palacio y siguió trabajando allí hasta el día en que se jubiló.

FIN

Si quieres, también puedes escuchar “¡Atrápalo, cisne!” con la voz de Angie Bello Albelda

logoAngie

La hucha de los deseos

unnamed

Ilustración: Lauren Castillo

Pablo estaba en la habitación de juegos, dentro de la tienda de campaña con una linterna encendida y con un libro entre las manos.

Se pasaba horas y horas leyendo. Sus compañeros de clase pensaban que era un bicho raro, pero a él le daba igual.

Hacía unos días que Lucía, la enfermera que cuidaba a su madre, le había regalado El Principito y Pablo estaba encantado descubriendo el libro.

Lucía era la enfermera que su padre había contratado hacía ya un mes, al empezar la primavera, porque su madre había sufrido un accidente.

A Pablo le gustaba Lucía, y se divertía mucho con ella. Conseguía que aquellos extraños días fueran un poco más alegres. Pero le apenaba ver a su madre tan triste, tan rara, tan poco ella. Había perdido la sonrisa mágica que a él tanto le gustaba y casi no tenía fuerzas para nada.

Antes del accidente solían jugar mucho juntos. Su madre inventaba juegos diferentes, divertidos y muy bonitos. Sabía que su madre era especial, y que como ella, no había muchas.

A uno de los juegos solían jugar antes de ir a dormir. Los dos escribían un deseo y lo dejaban bajo la almohada. Su madre siempre le decía que tenían que ser deseos pequeños, para que se hiciesen realidad al día siguiente. Porque cuanto más grande era el deseo, mayor era el tiempo que tardaba en cumplirse.

Pablo no sabía cómo, pero al día siguiente el deseo siempre se realizaba. Cada día era emocionante para él.

Ahora deseaba que todo volviese a ser como antes, o por lo menos, lo más parecido posible. Muchas veces se preguntaba cuánto tiempo duraría todo aquello.

Quería volver a jugar al juego de los deseos. Pero desde el accidente, no había podido, porque el juego ya no funcionaba igual.

Una tarde, cuando el autobús del cole lo dejó en casa, Pablo estaba muy triste. Aquel día, en la escuela, unos niños de su clase le dijeron que su madre se iba a morir. Pablo se entristeció tanto que lloró durante todo el día.

Los niños, en ocasiones, pueden ser muy crueles y, quizá sin darse cuenta, dicen cosas sin saber la importancia que tienen y sin sospechar lo serias que pueden llegar a ser.

Lucía lo esperaba con una sonrisa y ya le había preparado la merienda, pero él llegaba con cara de cerilla y sin ganas de nada. Lucía se sorprendió mucho y le preguntó qué había pasado. Después de contárselo, Pablo añadió:

– Me gustaría que mamá estuviera bien y poder seguir jugando al juego de los deseos, porque pediría que esos niños se fueran de clase, y aunque tardase en cumplirse me daría igual.

– ¿Y qué juego tan chulo es ese?- le preguntó Lucía.

Pablo se lo explicó  y a Lucía se le ocurrió una idea.

– ¡Tú y yo vamos a inventar un juego aún mejor! Vamos a seguir pidiendo deseos, pero ahora lo que vamos a hacer es meter todos los deseos que pidamos en una hucha.

– ¿En una hucha? Pero si las huchas son para ahorrar dinero – interrumpió Pablo.

– El resto de huchas sí, ¡pero la nuestra no! En todas las demás huchas se pone dinero, y al final, todas acaban siendo iguales, porque el dinero no puede dar cosas tan bonitas y especiales como que un deseo se haga realidad. En cambio, la nuestra será mágica y dentro solo habrá deseos, así no se podrán escapar, y cuando tu mamá se ponga buena, podréis hacerlos realidad juntos.

A Pablo le pareció una idea genial. Enseguida cogió la hucha que tenía en su habitación y la decoró con dibujos y recortables, y escribió con letras muy grandes:

“HUCHA DE LOS DESEOS”

No dijo nada a sus padres, y pidió a Lucía que tampoco contara nada, sería una sorpresa, y cuando su madre estuviera mejor, podrían abrirla y hacer que todos los deseos se hicieran realidad. Pero uno detrás de otro, porque todos a la vez serían muchos.

Cada día, antes de dormir metía un nuevo deseo dentro. Lucía siempre le preguntaba, y él siempre decía:

– Estoy pidiendo deseos tan grandes, que cada día pesa más- Y reían juntos sin parar.

– Sigue metiendo deseos y no te rindas, porque aunque sean muy grandes, al final se harán realidad. Está bien tener deseos pequeños que se puedan ir cumpliendo en el día a día, pero cuando más grande es un deseo, mayor es la ilusión por conseguir que se cumpla. Recuerdo que mi abuelo y yo solíamos ir a la playa en agosto a ver las lágrimas de San Lorenzo, una lluvia de estrellas fugaces que durante unas noches hace que parezca que el cielo llore. Mi abuelo pensaba que lloraba de felicidad. Me decía que tenía que pedir deseos y que los deseos que pidiera tenían que ser, como mínimo, tan grandes como yo.

Lucía siempre se emocionaba al recordar los momentos vividos junto a su abuelo. Pablo la escuchaba con mucha atención. Le encantaban sus historias.

La primavera tocaba a su fin y daba paso a un verano verde, azul y soleado. El pequeño Pablo se esforzó mucho por sacar buenas notas para que sus papás estuvieran contentos.

Llegaron las vacaciones y Pablo se fue unos días al campo, con sus primos. No quería marcharse de casa, pero todos pensaron que sería lo mejor para él. Por supuesto, lo primero que metió en su macuto, fue la hucha.

Los días en el campo pasaron rápido entre risas, juegos en la casa del árbol, baños en la piscina, guerras de globos y pistolas de agua y meriendas en el porche. Pronto llegó la hora de regresar.

Pablo volvió con ganas de ver a sus padres para contarles todo lo que había hecho y también para contarle a Lucía que ya no cabían más deseos en la hucha, pues estaba llena.

Cuando el pequeño entró por la puerta, no podía creer lo que estaba viendo: ¡¡su mamá estaba en la cocina preparando la merienda!!  Aunque todavía estaba delicada, estaba fuera de peligro y podía empezar a hacer vida normal.

Se abrazaron, lloraron, rieron y se dieron tantos besos que hasta les quedaron marcas en las mejillas.

Pablo abrazó también muy fuerte a su padre y a Lucía, y le dio las gracias una y otra vez por haber cuidado a su mamá y haber conseguido que se recuperara.

Entre risas y emociones, Pablo sacó la hucha para enseñársela a sus padres y decirle a su querida Lucía que estaba llena de deseos.

– Mamá cuando estabas malita, Lucía y yo inventamos un juego parecido al nuestro, pero metiendo los deseos en una hucha. Ahora la hucha está llena y sé que se pueden pedir grandes deseos. Solo tienes que concentrarte en uno y no rendirte hasta conseguirlo.

Su madre lo abrazó tan fuerte como pudo y lloró de emoción durante largo rato.

Al abrir la hucha, en todos y en cada uno de los papelitos se podía leer:

“DESEO QUE MI MAMÁ SE PONGA BUENA”

FIN

El muñeco de nieve que no se quiso deshacer

snowman_by_bkrabbit-d5r70qo

Los muñecos de nieve solo son un montón de nieve al que se le pone un gorro, una bufanda, una zanahoria por nariz y dos piedrecitas por ojos. Después, cuando sale el sol y deja de hacer frío, el montón de nieve se convierte en agua y el muñeco desaparece.

Aunque no siempre es así. En ocasiones, los muñecos de nieve cobran vida y viven para siempre. Pero para que un muñeco de nieve pueda cobrar vida, se deben dar ciertas circunstancias.

Primero, se tiene que empezar a hacer el muñeco exactamente dos horas después de que haya caído el último copo de nieve del cielo.

Segundo, un rayo de sol tiene que tocar la punta de la zanahoria que le hace de nariz justo en el momento en el que se le coloca al muñeco.

Tercero, y muy importante, al ponerle las dos piedras que hacen de ojos, lo primero que tiene que ver el muñeco es una pluma azul de pájaro flotando en el aire.

Si se cumplen estas tres condiciones, el muñeco de nieve puede cobrar vida cuatro horas y siete minutos después de que el último ser humano lo haya mirado.

Pero para poder vivir, el muñeco de nieve tiene que desearlo y pedírselo de este modo a la primera estrella que aparece:

Estrellita del cielo,

la primera que veo,

estrellita te ruego:

¡que se cumpla mi deseo!

Es muy, pero que muy, muy difícil que todas estas circunstancias se den al mismo tiempo. De hecho, diríamos que es casi imposible y, que nosotros sepamos, solo se conoce un caso en todo el mundo. Ocurrió hace muchísimo tiempo y en los libros de historia no consta. Nosotros nos enteramos de su existencia por casualidad, ojeando la Enciclopedia de los hechos verdaderamente importantes una tarde lluviosa.

En el tomo XLI, leímos que el único muñeco de nieve vivo de la historia empezó a respirar la noche del 24 de diciembre de 1224 y que, en la actualidad, está viviendo en el Polo Norte (los climas cálidos parece que son un poco perjudiciales para su salud), y está felizmente casado con una osa polar.

Cada 24 de diciembre, para festejar su cumpleaños, el muñeco de nieve concede un deseo al primer ser humano que esa noche se asoma a la ventana y pide a la primera estrella que aparece:

Estrellita del cielo,

la primera que veo,

estrellita te ruego:

¡que se cumpla mi deseo!

FIN