el conejo travieso

Perico, el conejo travieso

Ilustración: Beatrix Potter

Había una vez cuatro conejitos que se llamaban Pelusa, Pitusa, Colita de algodón y Perico. Vivían con su madre bajo las raíces de un abeto muy grande.

Una mañana, su madre les dijo:

—Hijitos, podéis ir a jugar al campo o a correr por la vereda…, pero no vayáis al huerto del tío Gregorio. «Ya sabéis la desgracia que le ocurrió allí a vuestro padre; ¡la tía Gregoria lo cocinó en pepitoria! ¡Hala! Id ya a jugar y no hagáis travesuras. Yo tengo que salir.

Entonces, la mamá coneja cogió su cesta y su paraguas y se fue por el bosque a la panadería. Allí compró una barra de pan moreno y cinco bollos.

Pelusa, Pitusa, y Colita de Algodón, que eran unas conejitas muy buenas, se fueron por la vereda a recoger zarzamoras. Pero Perico, que era muy travieso, se fue derecho al huerto del tío Gregorio, y estirándose mucho…, ¡se coló por debajo de la verja!

Primero comió unas lechugas, después unas judías verdes y por último…, ¡se zampó unas zanahorias! Al rato, ya le dolía la tripa de tanto comer y se fue a buscar unas ramitas de perejil.

Pero al dar la vuelta al invernadero… ¡se dio de narices con el tío Gregorio que estaba de rodillas plantando coles!

En cuanto vio a Perico, se lanzó tras él blandiendo el rastrillo y gritando: «¡Al ladrón!».

Perico estaba muerto de miedo. Corría de acá para allá por todo el huerto sin encontrar la verja por donde había entrado.

Perdió uno de sus zapatos entre las coles y el otro en el campo de patatas.

Sin zapatos, comenzó a correr a cuatro patas tan deprisa, tan deprisa que hubiera conseguido escapar a no ser porque… ¡los botones de su chaqueta se engancharon en una red que cubría una mata de grosellas! Perico acababa de estrenar una preciosa chaqueta azul con botones dorados.

Perico se dio por vencido y empezó a llorar. Por suerte, unos gorriones muy simpáticos que volaban por allí lo animaron para que hiciera un último esfuerzo.

El tío Gregorio ya estaba encima de Perico y trababa de atraparlo con una criba. Pero en el último instante, Perico consiguió escabullirse, dejando tras de sí su chaqueta.

Corriendo a más no poder, se metió en la caseta de las herramientas y, de un salto, se escondió en la regadera. Habría sido un escondite perfecto si no hubiera sido porque… ¡estaba llena de agua!

El tío Gregorio estaba seguro de que Perico se escondía en la caseta, así que fue levantando los tiestos uno por uno a ver si lo encontraba.

De repente, Perico estornudó:

—A… a… ¡achís! —Y el tío Gregorio se lanzó tras él de nuevo.

A punto estaba de pisarlo, cuando Perico, de un salto, se escapó por la venta, volcando unas cuantas macetas. La ventana era demasiado pequeña para el tío Gregorio y, además, estaba cansado de perseguir a Perico, así que dio media vuelta y volvió a su trabajo.

Perico se sentó a descansar; estaba sin aliento, temblaba de miedo y no tenía ni la menor idea del camino que debía seguir. Además, estaba empapado mojado por lo de la regadera.

Después de un rato, empezó a rondar por los alrededores, dando pequeños saltitos: «plop, plop, plop», y mirando a ver qué veía.

Por fin, encontró una puerta en la tapia que rodeaba el huerto, pero estaba cerrada y no había sitio para que un conejito tan gordo como él pudiera pasar por debajo.

Vio un ratoncito que entraba y salía por debajo de la puerta, llevando guisantes y judías a su familia que vivía en el bosque. Perico le preguntó dónde quedaba el camino para llegar a la verja, pero el ratón, que se estaba comiendo un guisante en ese momento, se atragantó. Solo movía la cabeza de un lado a otro; y Perico se echó a llorar.

Trató de encontrar un camino a través del huerto, pero cada vez estaba más desorientado. Llegó al estanque donde el tío Gregorio llenaba sus regaderas. Había allí una gata blanca que miraba fijamente a los peces de colores. Estaba sentada sin moverse pero, de vez en cuando, la punta de su cola se estremecía como si estuviera viva. Perico se marchó sin dirigirle la palabra… ¡Había oído cosas terribles de los gatos en boca de su primo, el conejito Benjamín!

Volvió de nuevo a la caseta de herramientas, pero, de pronto oyó el ruido del azadón, «zas, zas, zas», al cavar la tierra. Perico se agazapó bajo unos arbustos. Al ver que no pasaba nada, decidió salir de su escondrijo y se subió en una carretilla para echar un vistazo. Lo primero que vio, fue al tío Gregorio escardando cebollas. Estaba de espaldas a Perico, y el conejito pudo ver que más allá estaba… ¡la verja!

Perico se bajó de la carretilla sin hacer ruido y echó a correr por una senda medio oculta entre matas de grosella.

El tío Gregorio lo vio cuando Perico doblaba la esquina del huerto, pero ya era demasiado tarde. Perico se deslizó por debajo de la verja y llegó, sano y salvo, al bosque.

El tío Gregorio recogió la chaqueta y los zapatos de Perico y, con ellos, hizo un espantapájaros para asustar a los mirlos.

Perico no paró de correr hasta que llegó a su casa, bajo las raíces del gran abeto.

Estaba tan cansado, que se dejó caer en el suelo blando y arenoso de la madriguera y allí se quedó, con los ojos cerrados. Su madre estaba cocinando y, al verlo llegar, se preguntó qué habría hecho con su ropa… ¡era la segunda chaqueta y el segundo par de zapatos que perdía en dos semanas!

Lamento decir que Perico no se sintió muy bien aquella noche. Su madre lo acostó, le preparó una infusión de manzanilla amarga… ¡y obligó al pobre Perico a tomarla! «Una cucharada sopera antes de acostarse», como decía el médico.

En cambio, sus hermanas Pelusa, Pitusa, y Colita de Algodón cenaron tan ricamente sopas de leche y, de postre, zarzamoras.

FIN