Skip links

Main navigation

elefante

La astucia de la tortuga

Ilustración: TehChan

El elefante y el hipopótamo eran muy bueno amigos y siempre comían juntos. Como eran tan grandes, comían mucho y para el resto de animales quedaba poco. Pero aún quedaba menos para la pobre tortuga, tan lenta ella, que como llegaba siempre la última,  siempre andaba con el estómago medio vacío.

Y como dicen que el hambre aviva el ingenio, la tortuga ideó un plan para proveer su despensa durante una larga temporada.

Una noche, mientas el elefante y el hipopótamo se daban el gran banquete, la tortuga se acercó a ellos:

—Feliz cena, amigos, ¿qué tal? —saludó—. En verdad sois una pareja grande y fuerte, aunque ninguno de vosotros dos es tan fuerte como yo. Me apuesto algo, a que ni el uno ni el otro es capaz de sacarme del agua tirando de esta cuerda. ¡Me apuesto cien kilos de hierba fresca!

El elefante, al ver lo pequeña que era la tortuga, no tuvo ni la más mínima duda:

—Muy bien, acepto tu apuesta y la subo. Si no soy capaz de sacarte del agua, no te daré cien kilos de hierba, ¡te daré quinientos!

Así pues, se despidieron y a la mañana siguiente se encontraron en el río tal y como habían acordado. La tortuga ató la cuerda alrededor de su pata y se sumergió en las aguas del río mientras el elefante la observaba, sujetando con su trompa el otro extremo de la cuerda.

Ya dentro del agua, y como la tortuga conocía a la perfección aquel lugar, se sumergió hasta el fondo y, rápidamente, desató la cuerda de su pata y la ató con fuerza a una enorme roca que había en el lecho del río y permaneció sumergida a la espera.

No tardó el elefante en tirar de la cuerda. Primero con suavidad, después con todas sus fuerzas y durante mucho rato. Cuando el exhausto elefante estaba a punto de rendirse, ¡chas!, la cuerda se rompió. La tortuga, que esperaba aquel momento, desató la cuerda, la volvió a anudar alrededor de su pata y se dirigió a la superficie sin mostrar ningún signo de cansancio. Arriba, todos pudieron comprobar que el elefante había sido incapaz de vencer a su pequeña contrincante, así que al paquidermo no le quedó más remedio que pagar el precio acordado en la apuesta.

Feliz marchó la tortuga a su casa y el elefante tras ella con toda la carga de hierba.

Pasaron algunos meses y la despensa de la pequeña tortuga volvió a vaciarse, así que pensó en utilizar el mismo truco para obtener más provisiones, está vez, engañando al hipopótamo.

El hipopótamo estuvo de acuerdo, pero recordando lo que había ocurrido meses antes con su amigo el elefante, le dijo a la tortuga:

—Acepto tu apuesta, pero esta vez seré yo el que me quede en el agua tirando de la cuerda mientras tú permaneces en tierra. Y como estoy seguro de mi fuerza, en lugar de quinientos kilos de hierba fresca, te daré mil si logras ganarme.

La tortuga aceptó el trato.

A la mañana siguiente, la tortuga ató una soga nueva alrededor de su pata y corrió hacia las altas hierbas que rodeaban el río. Mientras, el hipopótamo sujetó el otro extremo con su enorme bocaza y se sumergió con parsimonia en el agua.

Tan pronto como la tortuga estuvo fuera del alcance de las miradas de los testigos curiosos, desató la cuerda de su pata y la anudó alrededor del tronco de un gigantesco árbol.

Cuando el hipopótamo empezó a tirar de la soga, esta permaneció firmemente atada y por más que tiró y volvió a tirar de ella, el hipopótamo no pudo hacer nada.

Cansado y jadeante, se rindió. Salió del río echando agua por la nariz. En cuanto la tortuga oyó sus jadeos, desató la cuerda, la anudó a su pata y salió de entre los matorrales.

El hipopótamo tuvo que admitir que la tortuga era más fuerte que él y pagar la deuda.

Tanto el elefante como el hipopótamo estuvieron de acuerdo en que era mejor tener a la tortuga como amiga que como enemiga, ya que era el animal más fuerte de aquel lugar y así se lo dijeron.

—De acuerdo —aceptó la tortuga—. Seré vuestra amiga y viviré cerca para poder protegeros y vosotros, a cambio, llenaréis mi despensa. Pero como me será un poco difícil atenderos a los dos a la vez, he decidido que mientras yo protejo al hipopótamo en e l agua, una de mis hijas hará lo propio con el elefante en tierra.

Es por este motivo que, desde ese día, existen las tortugas de tierra y las tortugas de agua. Y si os fijáis, las últimas son mucho más grandes, pues la sabia tortuga de esta historia eligió el agua porque, aunque veces en la tierra la comida escasea, siempre es posible pescar algún que otro pez.

FIN

Si quieres, también puedes escuchar «La astucia de la tortuga» con la voz de Angie Bello Albelda

El elefante curioso

Ilustración: hollietree

En tiempos remotos, los elefantes no tenían trompa, solo una nariz negra y redonda, grande como una bota, que movían de un lado a otro, pero con la que no podían agarrar nada.

En ese tiempo, vivía en África un elefantito curioso que quería saberlo todo y nunca se cansaba de preguntar a todo el mundo.

Una vez, preguntó a su tía el avestruz por qué tenía plumas en la cola, pero su tía le dio un coscorrón con su larga pata.

Preguntó a su otra tía, la jirafa, cómo le habían salido las manchas en la piel, pero su tía le dio un coscorrón con su pezuña.

También preguntó a su rechoncho tío el hipopótamo por qué tenía los ojos tan rojos, pero su tío le dio un coscorrón con su enorme pata.

Preguntó igualmente a su peludo tío el babuino por qué los melones eran dulces, pero su tío le dio un coscorrón con su mano peluda.

Aun así, el elefantito seguía sintiendo una curiosidad insaciable y hacía preguntas sobre todo aquello que veía, oía, olía o tocaba.

Una espléndida mañana de verano, el elefantito hizo una pregunta que hasta entonces nunca había formulado:

—¿Qué come el cocodrilo?

Pero dándole un coscorrón, le gritaron todos a la vez:

—¡Cállate!

Se marchó, muy triste, en busca de su amigo el pájaro Kolokolo.

—Mi padre me ha dado un coscorrón, mi madre me ha dado un coscorrón, y todos mis tíos y tías me han dado un coscorrón —se quejó el pobre elefantito—. Y todo por preguntar. Pero a pesar de los coscorrones, yo quiero saber qué come el cocodrilo.

El pájaro Kolokolo le contestó con su triste voz:

—Ve a orillas del río Limpopo, el de aguas verdosas y grises, y allí descubrirás lo que quieres saber.

A la mañana siguiente, el elefantito cargó cincuenta kilos de plátanos y diecisiete melones para el viaje y se despidió de toda su familia.

—Adiós —les dijo—. Me voy al río Limpopo, el de aguas verdosas y grises, para averiguar qué come el cocodrilo.

Todos le dieron un coscorrón para desearle buena suerte, y él se puso en marcha.

El camino era largo. Subió montañas, atravesó valles y dirigiéndose siempre hacia la salida del sol llegó, por fin, a la orilla del río Limpopo, el de aguas verdosas y grises, tal y como el pájaro Kolokolo le había dicho.

Debéis comprender que hasta esa misma semana, día, hora y minuto, el elefantito nunca había visto un cocodrilo y no tenía ni idea de cómo era.

A la primera que encontró fue a una serpiente boa bicolor enroscada sobre una roca, y le preguntó:

—Hola, ¿has visto un cocodrilo por aquí?

—¿Qué si he visto un cocodrilo? —preguntó a su vez, la serpiente boa bicolor—¿Y qué querrás saber luego?

—Luego quiero saber qué come.

La serpiente boa de dos colores se desenroscó rápidamente y le dio al elefante un coscorrón con la punta de la cola.

—¡Ay!. mi padre, mi madre y mis tías y tíos siempre me dan coscorrones por preguntar demasiado, y tú haces lo mismo.

El elefantito se despidió de la serpiente y prosiguió su camino.

Por fin, llegó al río Limpopo, el de aguas verdosas y grises, y en la orilla tropezó con lo que le pareció un tronco caído. Pero aquello era, nada más y nada menos, que el cocodrilo, y el cocodrilo guiñó un ojo.

—Hola —le dijo el elefante cortésmente—, ¿has visto por aquí un cocodrilo?

El cocodrilo, entonces, guiñó el otro ojo y levantó media cola del barro. Al ver lo que hacía, el elefantito dio un salto atrás, pues no quería recibir otro coscorrón.

—¿Por qué te alejas? —preguntó el cocodrilo.

—Disculpa, pero es que todo el mundo me da coscorrones cuando pregunto y no quiero recibir otro.

—Pues no preguntes más —dijo el cocodrilo—, porque el cocodrilo soy yo.

Y se puso a llorar lágrimas de cocodrilo para demostrar que era cierto.

—¡Por fin! Te he estado buscando durante muchos días. ¿Me puede decir qué comes?

—Claro, chiquitín. Acércate, te lo susurraré al oído.

El pequeño elefante acercó la cabeza a la boca dentuda del cocodrilo y el cocodrilo lo agarró por la nariz, que hasta ese misma semana, día, hora y minuto no había sido más grande que una bota, aunque mucho más útil.

—Creo —dijo el cocodrilo entre dientes—, que hoy empezaré… ¡comiendo un elefante!

El elefantito, muy molesto, le dijo hablando con la nariz tapada:

—¡Suéltabbe, que be hace’ dallo!

La serpiente boa bicolor, que lo había visto todo, se acercó a la orilla:

—Amigo elefante, si no tiras hacia atrás enseguida con todas tus fuerzas, creo que ese pedazo de piel —Se refería al cocodrilo— se te llevará antes de que puedas decir esta nariz es mía.

El elefantito clavó sus patas traseras en el suelo y tiró y tiró y volvió a tirar con todas sus fuerzas, hasta que su nariz empezó a estirarse.

Mientras tanto, el cocodrilo daba coletazos en el agua haciendo espuma, y seguía tirando y tirando y la nariz del elefantito seguía alargándose más y más.

Poco a poco, el elefante empezó a resbalar y, entonces, la serpiente boa bicolor se acercó a él y se enroscó con doble vuelta en sus patas traseras y lo ayudó a tirar. Y como el elefantito y la serpiente juntos tiraban más fuerte, el cocodrilo, al fin, soltó la nariz del elefante.

El elefantito agradeció la ayuda a la boa bicolor y después envolvió la nariz en piel de plátano y la puso en remojo en las aguas del río.

—¿Qué haces? —le preguntó la boa.

—Quiero encoger mi nariz.

—Algunos no saben lo que les conviene… —suspiró la boa.

Tres días pasó el elefante con la trompa en remojo, pero la nariz no se le acortó ni un poquito, solo consiguió que se le arrugara.

Al tercer día, un tábano picó al elefantito en el hombro y, sin darse cuenta, levantó la trompa y lo espantó.

—¡Primera ventaja! —dijo la boa.

El elefantito sintió hambre, alargó la trompa, arrancó un buen manojo de hierbas y se lo llevó a la boca.

—¡Segunda ventaja! —dijo la boa.

El elefantito tenía calor, tomó agua del río Limpopo con su trompa y la derramó sobre su cabeza.

—¡Tercera ventaja! —dijo la boa— Y hay más. Piensa, que con la trompa podrás defenderte y ya nadie se atreverá a darte coscorrones…

—Gracias, lo recordaré. Ahora me vuelvo a casa.

Y regresó a su hogar balanceando feliz su trompa.

Cuando quería comer fruta, la arrancaba del árbol en vez de esperar a que se cayera. Si tenía calor, se daba una ducha. Y si se sentía solo, barritaba con su trompa y hacia más ruido que varias orquestas juntas.

En una noche oscura, llegó a casa con la trompa enrollada y saludó:

—¿Cómo estáis?

—¡Estábamos muy preocupados! Ven aquí, que te daremos un coscorrón por ser tan preguntón.

—¡Vosotros no sabéis nada de coscorrones!

Y desenroscando su trompa, fue él el que repartió coscorrones por doquier.

—¡Plátanos! ¿Quién te ha enseñado ese truco? ¿Cómo has conseguido esa nariz?

—Me la dio un cocodrilo que vive en el río Limpopo después de preguntarle qué comía.

—¡Qué fea! —dijo su tío el babuino.

—Será fea, pero es muy útil.

El resto de elefantes, al ver todo lo que podía hacer aquella trompa, se apresuraron a ir al río Limpopo para pedir una igual al cocodrilo.

Desde entonces, todos los elefantes —los que verás en tu vida y los que no verás— tienen una trompa exactamente igual a la de aquel elefantito curioso y con ella entonan esta canción:

Tengo seis ayudantes honestos

—me enseñaron cuanto sé—,

sus nombres son  Dónde, Cómo, Cuándo,

Qué, Quién y Por qué.

Los mando por tierra y mar;

los mando de este a oeste

y después de trabajar para mí,

los dejo descansar.

Los dejo descansar de nueve a cinco,

cuando estoy ocupado,

pero les doy desayuno, almuerzo y té,

porque siempre tienen hambre.

Aunque otra gente tiene puntos de vista distintos.

Conozco a una personita

que mantiene a diez millones de ayudantes,

¡y no descansan jamás!

Los envía a todas partes con asuntos personales

desde el momento en que abre los ojos.

¡Un millón de Cómos, dos millones de Dóndes,

y siete millones de Porqués!

FIN

De cómo se instaló la gata dentro de la choza

Ilustración: Picolo-kun

Había una vez una gata, una gata salvaje, que vivía sola en el matorral. Cuando al cabo del tiempo se cansó de su soledad, tomó por esposo a otro gato salvaje que, a sus ojos, era la criatura más espléndida de la selva.

Paseaban juntos cierto día por un sendero entre la hierba alta, cuando, zas, de la pradera salió de un brinco el Leopardo y le pegó un revolcón al marido de la gata, que quedó despanzurrado en el suelo.

–¡Vaya! –dijo la Gata–. Mi marido ha mordido el polvo; ahora comprendo que la criatura más espléndida de la selva no es él, sino el Leopardo –y la Gata se fue a vivir con el Leopardo.

Vivieron muy felices hasta que un día, cuando cazaban en el matorral, de pronto, catapún, de entre las sombras saltó el León, aterrizó en el lomo del Leopardo y se lo zampó.

–¡ Vaya! –dijo la Gata–. Ahora veo que la criatura más espléndida de la selva no es el Leopardo, sino el León.

Y la Gata se marchó a vivir con el León.

Vivieron juntos muy felices hasta que un día, cuando acechaban a sus presas en el bosque, una figura enorme se cernió sobre ellos y fu–chu, el Elefante plantó su pata sobre el León y lo dejó planchado.

–¡Vaya! –dijo la Gata–. Ahora veo que la criatura más espléndida no es el León, sino el Elefante.

Así pues, la Gata se fue a vivir con el Elefante. Trepaba en su lomo y se acomodaba ronroneando en su cuello, justo entre las orejas.

Vivieron juntos muy felices hasta que un día, cuando paseaban entre las altas cañas de la margen del río, ¡pa–wa!, se oyó una fuerte detonación y el Elefante se desplomó en la tierra.

Al mirar a su alrededor, la Gata solo alcanzó a ver un hombrecillo con una escopeta.

–¡Vaya! –dijo la Gata–. Ahora veo que la criatura más espléndida de la selva no es el Elefante, sino el Hombre.

Y, así, la Gata echó a andar detrás del Hombre y, al llegar a su casa, se encaramó de un salto al techo de paja de la choza.

–Por fin he encontrado a la criatura más espléndida de toda la selva.

Vivió felizmente en el techado de la choza y comenzó a atrapar a los ratones y las ratas de la aldea. Hasta que un día, mientras se calentaba al sol sobre la choza, oyó ruidos procedentes del interior. Las voces del hombre y de su esposa fueron subiendo de volumen poco a poco hasta que ¡wara–wara–wara…yo–ui!, por la puerta salió despedido el hombre y aterrizó en el polvo.

–Con que sí, ¿eh? –dijo la Gata–. Ahora sé quién es de verdad la criatura más espléndida de la selva: la Mujer.

La Gata descendió del techo, entró en la choza y se arrellanó junto al fuego.

Y allí está instalada desde entonces.

FIN

Cómo tío Conejo les jugó sucio a tía Ballena y a tío Elefante

elephant_vs__whale_1_by_mtykwan

Ilustración: WilsonWJr

Pues señor, allá una vez tío Conejo se fue a cambiar de clima a la orilla del mar.

Un día que andaba dando brincos por la playa se va encontrando con tía Ballena y tío Elefante que estaban en gran conversona (1).

Tío Conejo se escondió entre unos charrales y paró la oreja para ver en qué estaban.

Y en lo que estaban era en que el uno al otro no hallaban donde ponerse:

—Que, tía Ballena, a usté sí que no hay quien le gane en fuerzas y eso de que ya se tomara usté tener las mías, es hablar por el hueso de la nuca (2).

—Que, adió (3) tío Elefante, no me salga con eso. Usté sí que es ñeque. Sí, sí, donde se llora está el muerto…

Y que esto, y que lo otro, y que por aquí y que por allá.

Bueno, para no cansarlos con el cuento, llegaron a convenir en que los dos tenían fuerzas y que lo mejor que podían hacer era unirse para gobernar toda la Tierra.

Pero a tío Conejo no le hicieron naditica de gracia aquellos planes y se puso a pensar: «Pues lo que soy yo, les voy a dar una buena chamarreada (4) a ese par de monumentos, ¡Ay! ¡Y la enredada de pita que les voy a dar!

Y no fue cuento sino que enseguida se puso en funcia (5): se fue a buscar una coyunda muy fuerte, muy fuerte y muy larga, muy larga; después yo no sé de dónde se hizo de un tambor que escondió entre unos matorrales y corrió a buscar a tía Ballena. Por fin dio con ella.

—Tía Ballenita de Dios. ¡Qué a tiempo me la encuentro! ¡Viera qué caballada me ha pasado! ¿Pues no se me metió la única vaquita que tengo entre un barrial como a media legua de aquí?

—No diga esa niño, ¿y eso cómo?

—¡Sepa Judas! El caso es que allí me la tiene en ese atolladero y como es tan poquita, está llora y llora, con el barro hasta el pescuezo. Por vida suyita, tía Ballena, sáqueme de este apuro, usté que es la más fuerte de todos los animales y además tan noble.

Tía Ballena se volvió muy chiquiona (6) al oír estos pericos y al momento se puso a las órdenes de tío Conejo.

¡No faltaba más, sino que se le fuera a ahogar en barro su vaquita, estando ella allí!

—¡Quién otra lo podía hacer! —dijo tío Conejo—. Bien me lo habían dicho, que no la vieran tan grande que hasta que da miedo, pero con un corazón que es un alfeñique! Lo que vamos a hacer es que yo voy a amarrarle una punta de esta coyunda de la cola y la otra voy a ver cómo se la amarro a mi vaquita. Cuando todo esté listo toco en mi tambor. Al oír el redoble, se me pone usté a jalar con toda alma.

—Ni diga más, tío Conejo, no me llamo tía Ballena si no se la saco aunque esté hundida hasta los cachos (7).

De veras, tío Conejo amarró la coyunda de la cola de tía Ballena y después el muy papelero, cogió tierra adentro haciéndose el afanado. Apenas calculó que la otra no lo veía se puso a bailar en una pata y a cantar.

Después se fue a buscar a tío Elefante y cuando lo divisió se hizo el encontradizo:

—¡Ay, tío Elefante, solo Dios pudo habérmelo reparado! ¡Viera en las que ando!

—¿Qué es la cosa hombré? —preguntó tío Elefante.

—¿Pues qué me había de pasar? Qué le parece que tengo una novillita chúcara que se me ha metido entre un barrial a media legua de aquí y no hay modo de sacarla. Allí estoy desde buena mañana sudando la gota gorda y la confisgada (8) cada vez se hunde más. Mire, tío Elefante, usté que es tan fuerte y tan noble, que dicen que nadie le gana, por qué no hace una gracia conmigo y de un tironcillo con su trompa, como quien no quiere la cosa, me la saca.

Tío Elefante le dijo que bueno, que le explicara lo que tenía que hacer.

Tío Conejo contestó:

—Pues nada más que dejarse amarrar el extremo de esta coyunda de su trompa. Enseguida iré yo y con mil y tantos trabajos amarraré mi novillita de la otra punta. Cuando todo esté listo redoblaré en mi tambor y entonces usté se pone a jalar con toda alma porque está muy metida.

—No tengás cuidado y aunque fuera más pesada que mil vacas juntas yo la saco. Si eso es un juguete para mí. Amarrá bien, hombré.

Tío Conejo le requintó bien la coyunda en la trompa y luego se alejó en una pura micada (9) como si fuera muy agradecido.

Así que estuvo a la mitad de la distancia entre los dos, sacó el tambor y se puso a redoblar.

Tía Ballena comenzó a tirar, pero la vaquita no tenía trazas de salir. Tío Elefante jalaba y jalaba y nada.

—¡Demontres con la vaquita para pesar!

—¡Carasta! Si la novillita chúcara pesa más de lo que yo pensaba.

Y siguieron cada uno por su lado a más y mejor.

En una de tantas, como tío Elefante se iba arrollando la coyunda en la trompa, se trajo a tía Ballena a tierra; pero tía Ballena se calentó tanto, que no supo a qué horas se tiró al agua y fue a dar al fondo y ya me tienen al otro patas arriba, corriendo hacia la playa sobre el espinazo.

Del colerón (10) dió tal jalonazo que se volvió a traer a tía Ballena a la superficie.

—¿Quién es el atrevido que está en ese juguete conmigo? ¡Conque esa era la vaquita?

—¿Quién es el tal por cual que no me respeta? ¡Miren la novillita chúcara! —gritó tío Elefante que había hecho a un lado su cachaza y estaba más caliente que un avispero alborotado.

¡En esto se van viendo!

¡Ave María, Gracia Plena! ¡Aquello sí que era contento! ¡Qué bocas y lo que se dijeron!

—¡Yo te contaré, trompudo, labioso, poca pena! ¿No te da vergüenza ver que te cogí la maturranga? ¡Creyó que yo me iba a dejar, como soy una triste mujer, para quedarse gobernando solo!

–¡Callate, vieja bocona! ¡A vos sí que no se te puede creer! ¡Quería salir de mí para quedarse reinando…! ¡Convidándome para que gobernáramos juntos y ya con su tortón entre la jupa!

Y no fue cuento, sino que se pusieron otra vez a tirar de la coyunda cada uno por su lado. Por fin la coyunda no resistió y ¡traca! reventó, y tía Ballena bien acardenalada y con la cola desollada fue a parar a los profundos, y tío Elefante fue a dar por allá, otra vez patas arriba, con la trompa bien luyida. Y Tío Conejo que ya no aguantaba el estómago de tanto reír, escondido entre los charrales.

No hay para qué decir que tío Elefante y tía Ballena quedaron enemigos y se quitaron el habla para siempre. Y cabalmente eso era lo que tío Conejo andaba buscando, para que no volvieran a hacer planes de gobernar ellos dos la Tierra.

FIN

El Bosque Azul

animals_by_esyre

Ilustración: esyre

Cuentan que todos los animales que están en el mundo entraron por las tres puertas que había en un principio. Por una puerta pasaron los que andan por el agua; por otra, los que vuelan, y por otra, los que viven en la tierra.

Por esta última puerta pasaron, antes que todos, el elefante, el león, el tigre y el oso y la cerraron, para que nadie se colara sin permiso.

Uno de ellos, por turno, era portero. Y los otros animales que iban llegando tenían que explicar qué servicios le darían al mundo. Si no servían para nada, no los dejaban entrar.

Aceptaron enseguida al mono, porque quería ser portero. Y también entraron muchos otros animales, después de explicar cada uno qué sabía hacer.

Los más chiquitos, como el piojo, la pulga y el mosquito se colaron en este mundo de contrabando, escondidos en el pelaje de animales más grandes.

Cuando ya fueron muchos, buscaron un lugar donde reunirse a conversar y eligieron el Bosque Azul.

Allí discutían todos los temas que les interesaban, y lo que decidían era ley para todos.

Un día llegó a la puerta de los animales terrestres uno que tenía cuatro patas escamosas, una cola larga con plumas blancas y negras, pico chato y ojos grandes. En la barriga tenia plumas y en el lomo un caparazón.

Este animal tan raro golpeó la puerta y esperó a que le abrieran.

El elefante preguntó:

—¿Tu nombre?

—Muliñandupelicascaripluma.

—¿Cómo? No entiendo. Escríbelo, por favor.

—No sé escribir.

—Ah… ¿y quieres entrar en el mundo?

—Para eso vine.

—¿Sabes que aquí todos trabajan y que es necesario servir de alguna forma?

—Si tú lo dices, así será.

—Veo que no tienes trompa. ¿Cómo haces para comer?

—Como puedo.

—¿Y qué es lo que comes?

—Lo que venga.

El elefante consideró que el caso era demasiado complicado y llamó al león, al que todos habían elegido presidente de la asamblea de los animales.

El león preguntó:

—¿Qué servicios nos prestarás?

—Los que me toquen.

Al león también le pareció complicado el asunto, así que llamó al mono, quien ya había conseguido que el león lo nombrara su secretario para las reuniones en el Bosque Azul.

Vino el mono, miró a ese bicho tan raro y le preguntó:

—¿Comes bananas?

—Si es algo bueno…

—¿Te gustan los cocos?

—Dame uno para probarlo.

—¿Sabes abrirlos?

—Dámelos abiertos.

—¡Este quiere engañarnos! —exclamó el mono.

El león rugió y el extraño animal que quería entrar dijo, asustado:

—Los servicios que prestaré serán muy grandes. Para alimentarme libraré al mundo del animal más inútil.

—Por ahí deberías haber empezado —dijo el león—. Vamos a estudiar tu caso. Quédate afuera y espera nuestra decisión.

A la noche, los animales se reunieron en el Bosque Azul.

El mono se puso los lentes y leyó:

—Vamos hablar del Muli…. ñandú… peli… cascari… pluma.

En seguida se oyeron risas y silbidos.

Pidió la palabra el tigre y dijo:

—Yo no puedo creer que exista un animal con semejante nombre. Me parece que se burla de nosotros.

—¡Silencio! —rugió el león—. Que el secretario vuelva a leer el nombre del candidato.

Así lo hizo el mono y esta vez nadie se atrevió a chistar.

El hipopótamo pidió entonces la palabra y dijo:

—Propongo que se acorte ese nombre.

—Yo le sacaría eso de “pluma” —opinó el lobo—. No sirve más que para confundir.

—Yo pido que se le saque lo de “cáscara” —dijo el zorro.

—Y yo, “dupeli” —agregó el tigre.

Entonces dijo el león:

—Que el secretario lea el nombre final.

Y leyó el mono:

—Muliñán.

—Suena bien —dijo el hipopótamo—. Mu-li-ñán…Mu-li-ñán

—Ahora —continuó el león— hay que resolver si se le permite o no la entrada. Él asegura librará al mundo del animal más inútil, pues se alimentará de él.

—Pido la palabra —intervino el búho—. Para entrar en el mundo todos demostramos nuestra utilidad. El Muliñán tiene que explicarse. ¡Aquí todos servimos para algo!

—Puede haber habido algún error —observó el cóndor—. El señor búho, por ejemplo, todavía no se sabe para qué sirve.

—Sirvo —respondió el búho— para comer muchos bicharracos que hacen daño. Yo no ataco, como algunos, a las aves más hermosas y más buenas.

—Pido la palabra —rebuznó el burro—. Propongo que se lo destine a reemplazarnos en nuestros trabajos. ¿Por qué tenemos que cargar cosas pesadas?…

—Quisiera saber —preguntó la martineta— cuáles serían entonces los servicios que prestaría el burro.

—Me dedicaría a la música. Creo que mis rebuznos son una prueba de talento para el arte.

El león pidió silencio, y le dio la palabra al oso hormiguero, que dijo:

—¡Dejemos al burro y sus rebuznos y pensemos en el Muliñán!

El león concedió la palabra al elefante, que dijo:

—Voto por dejar entrar al Muliñán. Propongo que se dedique a perseguir y comer a los ratones.

—¡Qué disparate! —dijo el búho—. El elefante olvida que ya existimos los encargados de comernos a los ratones.

—Propongo —dijo el lobo— que nos vayamos a dormir y que, con más calma, mañana por la noche terminemos de considerar esta cuestión.

A la noche siguiente, al empezar la asamblea, el tigre exclamó:

—¡Señor presidente! La asamblea se ha reunido nada más que para resolver si entra o no el Muliñán.

—¡Señor presidente! —añadió el leopardo con tono llorón—. ¡Me preocupa la situación de ese animal que quiere entrar! Hablamos y hablamos sin resolver nada. ¡Se va a morir de hambre!

Y la pantera lloraba a lágrimas viva, mientras decía:

—¡Pobrecito Muliñán!… ¡Esperando tanto tiempo!… ¡Y no se decide nada!

El benteveo pidió la palabra:

—Estoy conforme con que el Muliñán entre y se alimente de lo más inútil del mundo. Yo creo que lo más inútil es lo más feo, y lo más feo es el murciélago.

—El murciélago, señores —mugió el búfalo— es un animal muy útil. Durante las noches, caza sin descanso una cantidad de bichitos odiosos que luego molestan durante el día. Yo propongo que el Muliñán se alimente de tábanos.

—Si seguimos así —interrumpió el zorro—, nunca llegaremos a una solución.

El búfalo no ha calculado los millares de tábanos diarios que necesitaría el Muliñán para alimentarse.

El elefante se acercó al presidente y le habló al oído. Cuando se retiró, el león dijo:

—El elefante ha venido a anunciarme que Muliñán nos pide una respuesta.

Hubo un instante de silencio, y luego una batahola de bufidos, cacareos y silbidos.

—Pido la palabra —gritó el pavo—. ¡Nuestra situación es intolerable, nos rellenan y nos comen! ¡Propongo que el Muliñán sirva para eso: que lo engorden, y lo metan en el horno y se lo coman en Navidad!

Sus palabras provocaron fuertes carcajadas.

La nutria opinó:

—Nunca oí una pavada más grande que la que acaba de decir el pavo. ¡Hasta el lirón se ha despertado con tanta risa!

La comadreja pidió la palabra y dijo:

—Propongo que aceptemos al Muliñán, con la condición de que coma lo más inútil, que son las víboras y las serpientes.

—¡Qué disparate! —exclamó la perdiz—. Víboras y serpientes se alimentan de ratas y ratones que devoran las cosechas.

—Los más inútiles —señaló el cóndor— son los buitres y los caranchos, esas desagradables aves de rapiña.

—¡Apoyado! —exclamó el águila.

—Sin embargo —replicó el ciervo—, limpian el campo al alimentarse de los animales muertos.

—¡Los inútiles son ellos! —afirmó el carancho, mirando al cóndor y al águila con desprecio.

—Los inútiles —chilló la ardilla— son los peces. Imposible comerlos… ¡No sirven para nada!

—¡Y qué sabes tú sobre peces! —le contestó la gaviota.

—¡Señores —dijo el lobo—, no perdamos tanto tiempo. Lo único inútil es lo que está debajo de la tierra.

—¡Que el Muliñán se alimente de lombrices!

—¡Que salga la lombriz! ¡Que hable y se defienda! —ordenó el león.

Ante la sorpresa de todos, la humilde lombriz se asomó a la superficie de la tierra y dijo:

—¿Ustedes dicen que yo no sirvo para nada? Si estoy aquí es porque soy necesaria, quizá más que ningún otro de los animales.

Las risas, cacareos, chillidos y rebuznos obligaron a la lombriz a suspender su discurso.

Cuando se callaron continuó:

—Debería darles vergüenza: ¡Todos ustedes viven gracias a nosotras!

—Vamos, vamos —replicó el lobo—. ¡Hay que hablar claro!

—¡Silencio! –rugió el león.

Todos callaron y la lombriz continuó:

—Si la tierra no está en buenas condiciones, no pueden existir los vegetales, y tampoco los animales. ¿Y quiénes son las encargadas de trabajar la tierra para que sea fértil? Somos nosotras las que renovamos la tierra trabajando día y noche. Excavamos, ventilamos y purificamos. Sin nosotras, el suelo sería reseco y duro. Por eso somos tan numerosas, para que en la tierra exista vida.

—Recibimos una lección de quien está tan abajo, tan abajo que ni sabía yo que existía —dijo el cóndor.

—¡Con todo mi poder, yo sería incapaz de realizar la tarea de la lombriz! —exclamó el león.

—¡Un aplauso, señores, por estas palabras! Los más pequeños también somos importantes —zumbó el mosquito.

—¡Alto ahí! —gritó el mono secretario—. Ese no tiene derecho a opinar. ¡Es de los que se colaron!

Pero el mosquito, al oír las primeras palabras del mono, ya se había escapado.

—¡Lo que dijo la lombriz —añadió el cascarudo— debe servir para que se nos tenga más consideración a los humildes y no seamos pisoteados por los grandes.

—Ya ven —agregó la golondrina— que todos los seres son de alguna utilidad. Los mosquitos se colaron en el mundo, pero nosotras nos alimentamos de ellos durante el día y los murciélagos los comen de noche.

—Es muy útil que alguien se coma los mosquitos y los tábanos —dijo la cebra.

—Este desorden es intolerable —exclamó el tigre.

—¡Señores! Lo mejor será que votemos por sí o por no. ¡Que el secretario junte los votos! —decidió el león.

Así lo hizo el mono secretario, pero era tan grande la batahola, que era imposible saber qué opinaba la mayoría. Algunos, muy astutos, habían votado dos veces. Otros, como los murciélagos, hacían ruidos que nadie entendía.

Ante la confusión, el león resolvió darle tiempo al Muliñán para que pensara en qué podría ser útil y de qué se alimentaría.

Dicen que, cada tanto, los animales vuelven a reunirse en el Bosque Azul. Pero todavía no pudieron tomar una decisión sobre el Muliñán. Por eso, ese raro animal aún no ha entrado en el mundo.

FIN

Si quieres, también puedes escuchar “El Bosque Azul” con la voz de Angie Bello Albelda

logoAngie

El pollito que llegó a rey

baby_chicken_i_by_snake_silent-d7s3id8

Ilustración: snake-silent

Érase una vez un pollito muy chiquitín, muy chiquitín que vino al mundo siendo ya huérfano, y lo primero que dijo al romper el cascarón fue:

—¡Qué injusticia! ¡Mis papás han tenido que morir de hambre y el rey les debía un grano de maíz!

Estaba muy triste, pero el valeroso pollito se enjugó las lágrimas, descolgó el zurrón de su difunto padre, se puso la bufanda de su difunta madre  y, anda que te anda, se dirigió hacia la capital decidido a cobrar la deuda.

Apenas había andado media docena de pasos, cuando en medio del camino encontró un palo que lo hizo tropezar y caer.

El pollito se levantó se sacudió el polvo y dijo:

—¡Hola, Palo!, he tropezado contigo. No te había visto.

—¿Adónde vas? —le preguntó el palo.

—A la ciudad, a cobrar un crédito de mis difuntos padres —contestó.

—Vamos juntos —dijo el palo.

El pollito cogió el palo y lo metió en el zurrón.

Anda que te anda, topó con un gato que, al verlo, exclamó:

—¡Oh!, un dulce pollito ¡Qué bocado más tierno!

—No valgo la pena —replicó el pollito—,  tengo poca carne.

—¿Adónde vas? —preguntó el gato.

—Voy a cobrar un crédito de mis padres.

—Pues voy contigo —dijo el gato—. Tal vez encuentre por el camino algo bueno para comer.

El pollito cogió al gato y lo metió en el zurrón.

Poco después, encontró a una hiena que le preguntó:

—¿Adónde vas con ese zurrón?

—Voy a ver al rey para cobrar un crédito de mis padres —explicó el pollito.

—Me gustaría conocer la ciudad. ¡Vayamos juntos! —dijo la hiena.

El pollito cogió a la hiena y la metió en el zurrón.

Anda que te anda, topó con un fiero león.

—¿Adónde vas pequeño pollito? —rugió la fiera.

—A cobrar un crédito de mis difuntos padres.

—Vamos allá juntos —dijo el león.

El pollito cogió al rey de la selva y lo metió en el zurrón.

Encontró después a un elefante que estaba hartándose de plátanos.

El elefante le preguntó alegremente:

—¿Adónde vas, chiquitín?

—A cobrar un crédito de mis difuntos padres.

—¡Pues vayamos juntos! —exclamó el paquidermo.

El pollito cogió al elefante y lo metió en el zurrón.

Anda que te anda, encontró a un guerrero, que le preguntó:

—¿Adónde vas con ese zurrón tan pesado?

—Voy a cobrar una deuda.

—¿A casa de quién? —preguntó el guerrero.

—Al palacio del rey —contestó el pollito.

—Pues iremos juntos —dijo el guerrero.

El pollito lo cogió y lo metió en el zurrón.

Por fin, cargado con su zurrón, llegó a la ciudad donde vivía el rey. La gente corrió a anunciar al soberano que el pollito había llegado y que pretendía cobrar el crédito de sus difuntos padres.

—Haced hervir un caldero de agua, que echaremos a ese insolente polluelo dentro y haremos un buen caldo con él, así no tendremos que pagar la deuda.

El hijo del monarca se puso a gritar:

—¡Yo haré el caldo! ¡Yo haré el caldo!

Cuando el pollito vio que se acercaba el príncipe, le dijo al palo:

—¡Palo, ahora es la tuya!

El palo hizo tropezar y caer al hijo del rey, que derramó el agua y quedó escaldado.

La gente de la ciudad dijo entonces:

—Hay que encerrarlo en el gallinero con las gallinas; ellas lo matarán a picotazos.

Pero el pollito sacó al gato del zurrón y le dijo:

—¡Te devuelvo la libertad!

El gato mató a todas las gallinas, cogió la más gorda y se escapó con su botín.

La gente dijo entonces:

—¡Que lo encierren en el establo con las cabras; allí lo pisotearán!

El pollito dijo entonces:

—¡Hiena, ya eres libre!

La hiena mató a todas las cabras, escogió la más gorda y con ella se escapó.

La gente dijo entonces:

—¡Que lo encierren en el establo de las vacas!

Y allí lo metieron, pero el pollito dijo:

—¡León, ahora es la tuya!

El león salió del zurrón y terminó con todas las vacas, escogió la más gorda y la devoró en un abrir y cerrar de ojos.

El pueblo entero estaba furioso y decía:

—¡Este polluelo es un desvergonzado y no quiere morir! ¡Lo encerraremos con los camellos! Ellos acabarán con él.

Lo encerraron allí, pero el pollito dijo:

—Elefante, buen amigo, ¡sálvame la vida! Ahora es la tuya.

Y sacó al paquidermo del zurrón.

El elefante miró desafiante a los camellos y los aplastó, del primero al último.

La gente del pueblo fue a ver al rey y le dijo:

—Aquí en la ciudad no podemos con este polluelo insolente; paguémosle lo que se les debía a sus padres y que se marche. Le daremos caza en el bosque y recuperaremos lo que le hemos dado.

El soberano ordenó abrir su real tesoro y entregarle al pollito el grano de maíz que se le debía.

Y el pollito, feliz y contento, abandonó el pueblo con su grano de maíz.

Cuando vieron que se alejaba camino adelante, montaron en sus caballos, incluido el mismísimo rey, y se lanzaron en pos del pollito. Pero el pollito, que se dio cuenta del peligro, sacó rápidamente al guerrero del zurrón y le pidió:

—¡Guerrero, por favor! ¡Ayúdame! ¡Demuéstrales que eres de armas tomar!

Y el guerrero, antes de lo que se tarda en contarlo, hizo trizas a todos.

El pollito volvió entonces a la ciudad del rey y se quedó con todas las riquezas del palacio y él mismo se proclamó rey de aquel pueblo al que había conseguido vencer con la ayuda de todos sus amigos.

FIN

Si quieres, también puedes escuchar “El pollito que llegó a rey” con la voz de Angie Bello Albelda

logoAngie

El país de las Nubes Grandes

8a6fab57-e287-4642-8539-ea9c3454fb33

Vero Tapia, Ruka de colores

Hubo un tiempo en el que siempre llovía. De día y de noche. En invierno y en verano. Con frío y con calor. En cualquier rincón del planeta lluvia, lluvia y más lluvia.

Viento y lluvia; sol y lluvia; nieve y lluvia. Incluso cuando lucía el más brillante arcoíris, sobre él se deslizaban risueñas y juguetonas gotitas que se teñían de colores. Nunca paraba de llover. Llovizna fina o chaparrón abundante; turbión violento o tromba que arrastraba a su paso arboledas enteras. Agua, agua y más agua. Y así, un día; y otro día; y otro más.

Barrigudas nubes cargadas de lluvia eran las dueñas del mundo y ni un palmo de terreno estaba seco, todo mojado. Árboles, praderas y montañas. Valles, caminos y pastizales. Se mirara hacia donde se mirara, todo estaba arriado, todo era un gran charco.

Solo los peces y las ranas eran felices, pero el resto de la animales que poblaba la Tierra estaban ya cansados de vivir en remojo.

El sol lucía aguado, algunas plantas morían por exceso de humedad y entre gota y gota, se oían estornudos, toses y carraspeos, porque como los seres que tenían patas andaban continuamente con los pies empapados, se resfriaban muy a menudo.

Estaban tan hartos, que algunas especies que no querían pasar el resto de sus días caladas hasta los huesos, decidieron reunirse bajo el saliente de una roca para debatir la situación y, después de muchas controversias, acordaron exigir a las nubes que dejaran de mojarlos. Sin embargo, no había manera de ponerse de acuerdo sobre quién se dirigiría al país de las Nubes Grandes, donde también habitan los rayos y los truenos.

Y es que no cualquiera puede emprender tan arriesgado viaje. Pocos son los valientes que osan adentrarse en este lugar en el cual reinan las más terribles tempestades. Donde el sonido de todos los truenos que en la historia han tronado es tan ensordecedor, que no es posible oír otra cosa, ni tan siquiera el rugir de los espantosos vientos huracanados, que corren como locos jugando al escondite. Además, rayos y centellas hablan a tan grandes luces, que la claridad es cegadora. Tanto, que se diría que hasta aquel inhóspito lugar jamás se ha atrevido a llegar una noche.

El león, fue el primero que habló. Sacudió con fuerza su cabeza y salpicando a los que estaban más cerca con el agua que chorreaba de su larga melena rubia, rugió:

—Soy valiente e impongo respeto. Soy fuerte y rápido y no hay nadie que no me tema. Iré yo porque mi voz es la más potente de todas y haré que me escuchen a pesar de los truenos. Exigiré a las nubes que dejen de llovernos encima o de un solo zarpazo las abatiré.

Doña elefanta, muy educada, levantó su trompa para pedir la palabra y barritó:

—Estimados amigos, ni los rugidos ni los zarpazos del león llegarán a las nubes. Lo que nos hace falta es un golpe de efecto inesperado que intimide a esas impertinentes. Yo viajaré discretamente, sin que nadie me vea y cuando llegue, las sorprenderé chapoteando con todas mis fuerzas sobre los charcos del Valle Anegado. Haré tanto ruido, que llegará hasta el cielo, las nubes se espantarán, se encogerán asustadas hasta desaparecer y dejará de llover.

Un milano blanco agitó nervioso las plumas y graznó furioso:

—¡Revuelo! ¡Necesitamos un gran revuelo! ¡Fuera lluvias! ¡Deben reinar los pájaros! Las aves, todas a una, volaremos hacia las nubes y bombardearemos con piedras el centro de cada una de ellas hasta conseguir deshacerlas. Si actuamos con presteza, conseguiremos que deje de llover.

Moscas, mosquitos, zánganos y abejas revoloteaban y batían sus alas. Aplaudían primero a unos, y luego a los otros, mostrándose entusiasmados con cada una de las propuestas.

Conejos, murciélagos y zarigüeyas movían pensativos los bigotes sin decidirse a apoyar ninguna opción. No querían mojarse.

Un oso pardo, que hasta entonces había estado removiéndose inquieto en su asiento, se levantó gruñendo muy irritado:

—¡Tonterías!, ¡todo esto son tonterías y nada más que tonterías! Esta reunión es una completa tontería. Las nubes siempre nos han empapado y siempre nos empaparán. ¡No hay nada que hacer!

Muy cerca del oso, un colibrí que no paraba quieto, metió el ala en el ojo de un caimán, que se asustó y mordió en la pata a un avestruz. El avestruz perdió el equilibrio y empujó a un flamenco, el cual se cayó de bruces en un gran charco y empezó a insultar al avestruz.

Un martín pescador, que sujetaba un pez globo con el ala izquierda, miraba de reojo la escena, moviendo la cabeza con desaprobación:

—Colibrí maleducado, ¡la que has liado! Por no estarte quieto, los metiste en este aprieto.

Todos los presentes empezaron a alborotarse y los murmullos no tardaron en transformarse en acaloradas discusiones. Unos apoyaban al león, otros a los pájaros, otros a la elefanta, y aun había los que acusaron al oso de pesimista y poco colaborador. Hubo incluso quien afeó al colibrí su actitud, aunque otros recriminaron al caimán, diciéndole que tenía poco aguante y que se quejaba por cualquier menudencia.

Y con semejante batahola, no había manera de ponerse de acuerdo y seguía lloviendo y lloviendo. Y el flamenco se mojaba cada vez más y gritaba cada vez más. Y el león rugía, y la elefanta barritaba, y el caimán se quejaba, y las moscas aplaudían, y el oso gruñía y el inquieto colibrí no paraba de aletear…

De pronto, en medio de toda aquella algarabía, se elevó una dulce voz y se hizo el silencio más absoluto bajo el saliente de la roca. Incluso la cellisca pareció amainar.

—Iré yo.

Todos los ojos buscaron al que había hablado.

—Iré yo —repitió un niño muy pequeño—, escalaré la montaña más alta y espantaré a las tempestades con estas palabras:

Nube que remoja

cuando se le antoja.

Trueno retumbante,

de muy mal talante.

Centellas y rayos

que causan estragos.

Con este conjuro

que ahora murmuro,

a todos anulo.

¡Fuera sin demora!

¡Antes de una hora!

Todos estuvieron de acuerdo en que él era el único capaz de detener las tormentas.

Sin perder ni un segundo, el pequeño viajó hacia la lejana montaña de Rubí, la más alta del país de las Nubes Grandes; escaló hasta su cima, entonó la prodigiosa fórmula mágica y, al instante, lluvia, truenos y rayos cesaron.

Desde aquel día, las tormentas tienen miedo de los niños, porque son los únicos que pueden pronunciar, en el tono exacto de voz, el conjuro capaz de deshacerlas. Por eso, cuando vienen a la Tierra, hacen tanto ruido, para intentar asustarlos, porque saben que si se encuentran con un niño o con una niña que pronuncie el hechizo, deberán regresar a toda prisa al país de las Nubes Grandes.

FIN

Si quieres, también puedes escuchar “El país de la Nubes Grandes” con la voz de Angie Bello Albelda

logoAngie

El elefante azul

elefant

Todo el mundo sabe que los elefantes azules dan la felicidad a quien consigue verlos.

También sabe todo el mundo que solo aparece uno cada mil años, después de que se haya marchado el anterior, porque en la tierra no puede haber dos elefantes azules al mismo tiempo.

Pero lo que nadie sabe es de dónde vienen, ni tampoco qué es lo que los hace venir aunque, lo cierto, es que aquel que consigue ver un elefante azul, es feliz mientras vive.

Por si alguien lo ha olvidado, los elefantes azules necesitan estar al aire libre, porque su peculiar color lo obtienen del cielo, del mar y de las flores de nomeolvides, que crecen junto a los ríos.

Cuando llegan a la tierra, lo primero que hacen es buscar un lugar bonito en el que vivir y se hacen amigos de los animales que allí habitan, es por eso que los animales siempre están felices.

No suelen tener amigos entre los humanos, porque los humanos crecen demasiado deprisa y, al crecer, se olvidan de los elefantes azules, cosa que a ellos los pone un poco tristes. ¡Los adultos tienen muy mala memoria para las cosas bonitas!

Os hablaré del último elefante azul y de lo que le ocurrió. Tal vez así comprendáis muchas cosas…

Cuando el elefante azul llegó hace ya algunos años, tal vez cien, se dio cuenta de que era muy difícil encontrar un buen lugar en la tierra en el que vivir, por lo que decidió marcharse a la Isla Imaginada.

Esta isla queda a medio camino de ninguna parte y solo se puede llegar a ella cerrando los ojos y quedándose muy quieto y callado. Después de un rato, uno empieza a ver…

Al principio, solo se ven nubes blancas pero, poco a poco, se van abriendo claros y entonces vuelas sobre un mar azul, tan lleno de peces de colores que casi ni pueden nadar y a lo lejos divisas una pradera muy verde por la que corren multitud de seres extraños y en la que hay árboles cargados de frutas jamás vistas.

Vas descubriendo que es un lugar infinito en el que puedes encontrar cualquier cosa: seres que no tienen boca y que, sin embargo, no paran de hablar; piedras que andan ágilmente sobre sus largas piernas de alambre; extraños monstruos irisados que cambian de color según les da el sol; pájaros, gente, edificios, barcos, hadas, ogros, genios… ¡Hay tantas cosas allí que ni aun viviendo siete vidas sería posible llegar a conocer toda la isla y a todos sus habitantes!

Al principio todo fue bien y el elefante azul viajó por toda la Tierra e hizo felices a muchas personas pero, un día, mientras descansaba bajo una jacaranda en flor, una araña negra, peluda y con veinte patas, que hacía tiempo que lo vigilaba, tejió una tela enorme y pegajosa y capturó al elefante.

Quería toda la felicidad del mundo solo para ella, así que lo encadenó y lo escondió en lo más profundo de una cueva sin sospechar que, al tenerlo encerrado, el elefante perdería su color y ya no podría darle la felicidad que tanto anhelaba.

Desde entonces, nadie ha conseguido ver al elefante y por eso cada vez hay más personas tristes en el mundo. Permanece cautivo y la araña aún no es feliz; sigue tan negra y peluda como siempre.

Pero hay quien dice, que antes de que pierda por completo su color, el elefante azul será liberado; y cuando eso ocurra lo sabremos, porque la felicidad volverá de nuevo a la Tierra.

FIN