enano

Blancanieve y Rojaflor

Ilustración: Alexander Zick

Una pobre mujer vivía en una choza solitaria. Ante la puerta de su casa crecían dos rosales: uno, de rosas blancas; otro, de rosas rojas. La mujer tenía dos hijas que se parecían a sus dos rosales y les había puesto por nombre Blancanieve y Rojaflor.

Blancanieve era apacible y dulce y Rojaflor movida y nerviosa. A Rojaflor le gustaba correr y saltar por campos y prados, buscar flores y perseguir bichos y Blancanieve prefería estar en casa, junto a su madre, ayudándola en sus quehaceres o leyendo libros. Aunque eran muy diferentes, las dos niñas se querían con locura.

Blancanieve decía:

—Jamás nos separaremos.

Rojaflor contestaba:

—Jamás mientras vivamos.

Y la madre añadía:

—Lo que es de una, de la otra ha de ser.

Con frecuencia salían juntas al bosque, a recoger leña o frutos silvestres. Los animales, que las conocían, nunca les hicieron daño; al contrario, se acercaban confiados a ellas. La liebre comía hojas tiernas de su mano; el ciervo pacía a su lado, la gacela saltaba alegremente a su alrededor y los pájaros, posados en las ramas, les cantaban dulces canciones. Jamás tuvieron percance alguno en la floresta.

Una fría noche de invierno estaban las dos hermanas y la madre en casa, junto a la chimenea, cuando llamaron a la puerta.

—Mira quién es, Rojaflor. Tal vez sea un caminante que busca refugio —dijo la madre.

Rojaflor abrió la puerta y un gran oso pardo asomó su gorda cabezota. La niña gritó y retrocedió de un salto; Blancanieve se escondió bajo la mesa y la madre se quedó helada de espanto.

El oso entonces les dijo:

—No tengáis miedo, no os haré daño. Estoy helado de frío y solo quiero calentarme un poco. He visto que tratáis bien a los animales del bosque, por eso he venido.

—¡Pobre oso! —exclamó la madre—. Échate junto al fuego.

Las niñas también se acercaron y, al poco rato, ya eran sus amigas. Acariciaban su sedoso pelo, apoyaban los pies en su espalda, y le rascaban tras las orejas, como si de un gran perro se tratara. Y si él gruñía, se echaban a reír. El oso se dejaba querer.

Llegó la hora de acostarse y la madre y le dijo al oso:

—Puedes quedarte aquí, así estarás resguardado del frío y del mal tiempo.

Cuando amaneció, las niñas le abrieron la puerta, y el animal se alejó trotando por la nieve y desapareció en el bosque.

A partir de entonces, regresaba todas las noches a la misma hora; se echaba junto al fuego y dejaba que las niñas jugaran con él. Se acostumbraron tanto al oso, que cuando caía la noche, dejaban la puerta entornada para que pudiera entrar.

Al llegar la primavera, el oso le dijo a Blancanieve:

—Ya es primavera, debo marcharme y no volveré en todo el verano.

—¿Adónde vas, querido oso? —preguntó Blancanieve.

—Al bosque. Debo guardar mis tesoros para protegerlos de los malvados enanos. En invierno, cuando la tierra está helada, no pueden salir de sus cuevas ni abrirse camino hasta la superficie, pero ahora que el sol ha deshelado el suelo, suben a robar. Y lo que cae en sus manos y va a parar a sus madrigueras, es difícil que vuelva a ver la luz.

Blancanieve sintió una gran tristeza por la despedida de su amigo, pero le abrió la puerta. El oso se alejó rápidamente y desapareció entre los árboles.
Poco después, la madre envió a las niñas a buscar leña al bosque. Encontraron un gran árbol caído y, cerca del tronco vieron algo que saltaba de un lado a otro, pero sin distinguir de qué se trataba. Cuando se acercaron, descubrieron a un enanito de rostro arrugado y marchito, con una larguísima barba, blanca como la nieve, cuyo extremo se había quedado enganchado en una hendidura del árbol; por eso, el hombrecillo saltaba y saltaba, intentando soltarse.

Al ver a las niñas, clavó en ellas sus ojillos rojos y encendidos y les gritó:

—¿Qué hacéis ahí paradas? ¡Ayudadme!

—¿Qué te ha pasado, enanito? —preguntó Rojaflor.

—¡Tonta y curiosa! —replicó el enano—. Quise partir en trocitos este tronco para cocinar. Los tizones grandes queman la comida y mis platos son pequeños. Yo como mucho menos que vosotras, gente grandota y glotona. Tenía ya la cuña hincada y todo iba a las mil maravillas, pero esta maldita madera es demasiado lisa; la cuña saltó cuando menos lo pensaba y el tronco se cerró y mi hermosa barba quedó aplastada. No hay forma de sacarla. ¡Estoy aprisionado!

Tiraron y tiraron, pero, por más que se esforzaron, las niñas no pudieron desasir la barba.

—Iré a buscar ayuda —dijo Rojaflor.

—¡Bobaliconas! —gruñó el enano con voz gangosa—. ¿Ayuda para qué? A mí me sobra con vosotras dos. ¿No se os ocurre nada mejor?

—No te impacientes —dijo Blancanieve—, se me ocurre algo —Y sacando unas pequeñas tijeras del bolsillo, cortó el extremo de la barba.

Tan pronto como el enano se vio libre, agarró un saco lleno de oro, que había dejado entre las raíces del árbol y, cargándoselo a la espalda, gruñó:

—¡Has cortado un trozo de mi hermosa barba! ¡Qué gentezuela tan torpe!

Y se alejó, sin volverse a mirar a las niñas.

Poco tiempo después, las dos hermanas salieron de pesca y al llegar cerca del río vieron un bicho que avanzaba a saltitos hacia el agua. Parecía un saltamontes y pensaron que quería bañarse pero, al aproximarse, reconocieron al enano de barba blanca.

—¿Adónde vas? —preguntó Rojaflor—. Supongo que no querrás darte un baño en el río. Es peligroso.

—¡No soy tan tonto! —gritó el enano—. ¿Es que no veis que ese maldito pez me arrastra al río?

El caso era que el hombrecillo había estado pescando, pero quiso la mala suerte que una ráfaga de viento enredara el sedal en su barba justo cuando acababa de picar un pez gordo. El enano no tuvo fuerza suficiente para sacarlo, por el contrario, era el pez el que arrastraba al enanillo al agua. El hombrecillo se agarraba a las hierbas y juncos, pero sus esfuerzos no servían de gran cosa.

Las niñas habían llegado muy oportunamente; lo sujetaron e intentaron desenredar la barba, pero en vano: barba e hilo estaban sólidamente enmarañados. No hubo más remedio que acudir nuevamente a las tijeras y cortar otro trocito de barba. Al ver lo que hacían, el enano les gritó:

—¡Estúpidas! ¿No bastaba con haberme despuntado la barba, sino que ahora me cortáis otro trozo?¡Ojalá tuvieseis que echar a correr sin zapatos!

Y, cargando un saco de perlas que yacía entre los juncos, desapareció detrás de una piedra.

Otro día, la madre envió a las dos hermanas a la ciudad a comprar hilo, agujas, cordones y cintas. El camino cruzaba por un erial, en el que se veían, dispersas de trecho en trecho, grandes rocas. De pronto, observaron cómo una gran águila describía amplios círculos sobre sus cabezas, descendiendo cada vez más, hasta que se posó en lo alto de una de las peñas. Inmediatamente, oyeron un penetrante grito de angustia.

Corrieron hacia allí y vieron, con espanto, que el ave había apresado a su viejo conocido, el enano, y se aprestaba a llevárselo. Entre las dos sujetaron con fuerza al hombrecillo y no cejaron hasta que el águila soltó su presa.

Cuando el enano se hubo repuesto del susto, gritó con su voz gangosa:

—¿No podríais tratarme con más cuidado? Me habéis desgarrado la chaqueta, ¡torpes más que torpes!

Y cargando con un saquito de piedras preciosas, se metió en su cueva, entre las rocas.

Las niñas, acostumbradas a su ingratitud, prosiguieron su camino e hicieron sus recados en la ciudad.

De regreso, al pasar de nuevo por el erial, sorprendieron al enano, que había esparcido sobre el suelo las piedras preciosas de su saco. El sol poniente proyectaba sus rayos sobre las brillantes piedras, que refulgían y centelleaban como soles; y sus colores eran tan vivos, que las pequeñas se quedaron boquiabiertas, contemplándolas.

—¿Por qué os paráis? ¿Qué estáis mirando con esa cara de lelas? —gritó el enano; y su rostro ceniciento se volvió rojo de ira.

Se disponía a seguir con sus improperios cuando se oyó un fuerte gruñido proveniente del bosque y apareció un gran oso. Aterrorizado, el hombrecillo trató de emprender la fuga; pero el oso le dio alcance antes de que pudiera cobijarse en su escondrijo.

Entonces se puso a suplicar, angustiado:

—Perdóname la vida y te daré mi tesoro. ¿De qué te serviría comerte a una criatura tan pequeña y flacucha como yo? Mejor es que te comas a esas dos; ellas sí serán un buen bocado. Cómetelas y buen provecho te hagan.

El oso, sin hacer caso de sus palabras, se tragó al malvado hombrecillo de un solo bocado.

Las muchachas habían echado a correr; pero el oso las llamó:

—¡Blancanieve, Rojaflor!, no temáis; esperadme, que voy con vosotras.

Ellas reconocieron entonces su voz y se detuvieron.

Cuando el oso las hubo alcanzado, su espesa piel cayó al suelo y quedó transformado en un hermoso joven:

—Soy un príncipe —contó—, pero ese malvado enano me había encantado, Como no pudo robarme mis tesoros, me condenó a errar por el bosque en figura de oso salvaje. Solo su muerte podía liberarme de su hechizo.

Blancanieve se casó con el príncipe y Rojaflor, con su hermano. Entre los cuatro se repartieron las inmensas riquezas que el enano había acumulado durante siglos en su cueva.

La anciana madre vivió aún muchos años tranquila y feliz, al lado de sus hijas en el palacio. Con ella se llevó los dos rosales que, plantados delante de su ventana, siguieron dando todos los años sus hermosísimas rosas, blancas y rojas.

FIN

El agua de la vida

Ilustración: Arthur Rackham

Hubo una vez un rey que enfermó gravemente. No había nada que aliviara ni calmara su dolor. Después de mucho deliberar, los sabios decidieron que solo lo podría curar el agua de la vida, tan difícil de encontrar que no se conocía a nadie que lo hubiera logrado. Este rey tenía tres hijos, el mayor de los cuales decidió partir en busca de tan especial medicina. «Sin duda, si logro que mejore, me premiará generosamente», pensaba, pues le importaba más el oro que la salud de su padre.

En su camino encontró a un pequeño hombrecillo que le preguntó cuál era su destino.

—¿Qué ha de importarte eso a ti?, ¡enano! Déjame seguir mi camino.

El duende, ofendido por el maleducado príncipe, utilizó sus poderes para desviarlo hacia una garganta en las montañas que cada vez se estrechaba más, hasta que ni el caballo pudo dar la vuelta, y allí quedó atrapado.

Viendo que su hermano no volvía, el mediano decidió ir en busca de la medicina para su padre. «Toda la recompensa será para mí»,  pensaba ambiciosamente.

No llevaba mucho camino recorrido, cuando el duende se le apareció preguntando a dónde iba:

—¡Qué te importará a ti! Aparta de mi camino, ¡enano!

El duende se hizo a un lado, no sin antes maldecirlo para que acabara en la misma trampa que el mayor, atrapado en un paso de las montañas que cada vez se hizo más estrecho, hasta que caballo y jinete quedaron inmovilizados.

Al pasar los días y no tener noticias, el menor de los hijos del rey decidió ir en busca de sus hermanos y del agua milagrosa para sanar a su padre. Se puso en marcha y no tardó mucho en encontrar al hombrecillo, el cual también le preguntó cuál era su destino:

—Mi padre está muy enfermo, busco el agua de la vida, que es la única cura para él.

—¿Sabes ya a dónde debes dirigirte para encontrarla? —volvió a preguntar el enano.

—Aún no. ¿Tú puedes ayudarme?

—Has resultado ser amable y humilde y, por ello, mereces mi favor. Toma esta varilla y estos dos panes y dirígete hacia el castillo encantado. Toca la cancela tres veces con la vara, y arroja un pan a cada una de las bestias que intentará comerte. Busca entonces la fuente del agua de la vida tan rápido como puedas, pues si dan las doce, y sigues en el interior del castillo, ya nunca más podrás salir —añadió el enanito.

A lomos de su caballo, pasados varios días, llegó el príncipe al castillo encantado. Tocó tres veces la cancela con la vara mágica, amansó a las bestias con los panes y llegó a una estancia donde había una preciosa muchacha que le dijo:

—¡Por fin se ha roto el hechizo! En agradecimiento, me casaré contigo si vuelves dentro de un año.

Contento por el ofrecimiento, el muchacho buscó rápidamente la fuente de la que manaba el agua de la vida. Llenó un frasco con ella y salió del castillo antes de las doce.

Durante el camino de regreso, se encontró de nuevo con el duende, a quien relató su experiencia. Después le preguntó:

—Mis hermanos partieron hace tiempo, y no los he vuelto a ver. ¿No sabrías dónde puedo encontrarlos?

—Están atrapados por la avaricia y el egoísmo, pero tu bondad los hará libres. Vuelve a casa y por el camino los encontrarás. Pero ¡cuídate de ellos!

Tal como había anunciado el duende, el menor encontró a sus dos hermanos antes de llegar al castillo del rey. Los tres fueron a ver a su padre, quien después de tomar el agua de la vida se recuperó por completo. Incluso pareció rejuvenecer. El menor de los hermanos le relató entonces su compromiso con la princesa, y su padre, orgulloso, le dio su bendición y permiso para casarse. Así pues, al acercarse la fecha pactada, el menor de los príncipes se dispuso a partir en busca de su amada.

Ella, que ya lo esperaba ansiosa en el castillo, ordenó extender una carretera de oro para recibir a su amado, desde su palacio hasta el camino y ordenó a los guardianes:

—Dejad pasar a aquel que venga por el centro de la carretera. Cualquier otro será un impostor —advirtió, y se marchó a hacer los preparativos.

Efectivamente, los dos hermanos mayores, envidiosos, habían tramado, por separado, llegar antes que el menor y presentarse a la princesa como sus libertadores:

—Suplantaré a mi hermano y seré yo el que me case con la princesa. —Pensaba cada uno de ellos.

El primero en llegar fue el hermano mayor, que al ver la carretera de oro pensó que la estropearía si la pisaba y, dando un rodeo tomó un camino lateral a la derecha y se presentó a los guardas como el rescatador de la princesa. Mas éstos, obedientes, le negaron el paso.

El hermano mediano llegó después, pero apartó el caballo de la carretera por miedo a estropearla, y tomó el camino de la izquierda hasta los guardias, que tampoco lo dejaron entrar.

Por último llegó el hermano menor, que ni siquiera notó cuando el caballo comenzó a caminar por la carretera de oro, pues iba tan absorto pensado en la princesa que se podría decir que casi flotaba.

Al llegar a la puerta, le abrieron enseguida, y allí estaba la princesa esperándolo con los brazos abiertos, llena de alegría y reconociéndolo como su salvador.

Los esponsales duraron varios días, y trajeron mucha felicidad a la pareja, que invitó también al padre, el cual vivió muchos años sin enfermar gracias al agua de la vida.

FIN

Moc, moc, moc

cat_and_flu_by_loish-d8a2nzb

Ilustración: loish

Cuando viajas a Isla Imaginada puedes encontrarte cualquier cosa. Quien dice cosa, dice habitante. Lo que os voy a referir, me lo contaron en mi última visita.

Me gusta ir, de vez en cuando, para saludar a los personajes de mis cuentos y saber de sus vidas imaginadas. Ellos fueron los que me hablaron de un sitio especial que muy poca gente conoce.

Se encuentra al final de un camino escarpado, allí, en lo alto de un risco. Son unas cuevas casi invisibles, pues las entradas son pequeños agujeritos en la pared de la montaña. Si pasas por delante, parece una roca con la apariencia de un queso.

Pero, ¡ay!, es allí donde sestean o veranean unos personajillos que saben muy bien cómo fastidiarnos los inviernos: ¡los mocos! ¡Sí señor!, ¡los mocos!

Los mocos se refugian en sus cuevitas tras el invierno, a resguardo del sol y las altas temperaturas, que no son nada favorables a su naturaleza. Cogen fuerzas y vuelven apenas comienzan los primeros fríos y los chaparrones, cuando las hojas caducas se visten de otoño y caen de los árboles, los niños se enfundan sus abriguitos y gorros y todos comemos castañas y boniatos. Justo en ese momento, los mocos salen al exterior y esperan las corrientes de aire que los transportan a todo el mundo invernal y…

¡En marcha! ¡Ahí van!, dispuestos a arruinarnos los días de fiesta, los cumpleaños, los juegos con amigos y hasta los paseos y los días de escuela.

Te entran volando por la nariz y ni siquiera te das cuenta. Cuando ya están a gustito ahí dentro, con la humedad, calentitos, a ti te entra un cosquilleo y……¡Atchisssss! ¡Atchisssss!

¡Ya está! ¡Ya lo has pillado! Ahora seguirán las toses, los escalofríos, los dolores de cabeza y hasta los de barriga.

Aunque no hay que preocuparse mucho, los mocos son inquietos y se aburren pronto. No les gusta estar mucho tiempo en el mismo sitio y enseguida se buscan otra nariz a la que fastidiar durante unos días. Pero veréis lo que le pasó a un moquito perezoso.

Cuando sus compañeros empezaron a viajar por el aire en busca de narices en las que refugiarse, él se decía: «Mañana. Yo me iré mañana. ¡Vaya unas prisas!, ¡aún queda mucho invierno!»

Y al otro día seguía en el mismo lugar: «¡Pues que manía de viajar tan lejos!, ¡yo me quedo aquí cerquita!»

Como era tan perezoso, ni siquiera quiso salir de Isla Imaginada; cuando ya no tuvo más remedio, porque en su rincón hacía mucho frío, se montó sobre una corriente de aire pequeñita que pasaba por allí y que lo dejó en la puerta de la casa de Caperucita.

Estuvo dando vueltas por los alrededores y ¡zas!, se puso la mar de contento al ver acercarse por el camino al Lobo Feroz:

—¡Vaya suerte! ¡Eso sí que es una nariz en condiciones! ¡Ahí puedo pasarme todo el invierno!

Pero el Lobo, que era muy astuto, apenas sintió el cosquilleo en su nariz estornudó y lanzó al moco perezoso al suelo.

—¡Ehhhh! ¡Lobo! ¡A ver si tienes más cuidado! ¡Me vas a pisar!

El Lobo, asombrado por su impertinencia, se lo quedó mirando y le respondió:

—¿Es que tú no sabes que no puedes vivir aquí? ¿Acaso has visto alguna vez un personaje de cuento con mocos? ¿Qué tal lucirían Caperucita, Blancanieves o Ricitos de Oro con un moco colgando de sus naricitas? ¡Por no hablar de todos los príncipes, reyes, piratas o magos! ¡Ningún niño los tomaría en serio!

El pobre moco perezoso se quedó pasmado al comprender que el Lobo tenía razón. Pero lo peor, fue que se dio cuenta de que si no encontraba pronto una nariz calentita, se congelaría y ya no podría regresar nunca más a la cueva para pasar otro verano.

—Pero, señor Lobo, dime, ¿de verdad no podría encontrar una nariz aquí cerquita? No hace falta que sea la de un personaje protagonista, podría ser una cocinera, un lacayo, una campesina… No tengo preferencias, y pasado el invierno, me vuelvo a casa.

El Lobo, pensativo, anduvo unos pasos:

—¡Ummmmmmm! ¡Déjame pensar! La casa más cercana a esta es la de Blancanieves y los enanitos. Son muchos. Siete, para ser más exactos. Quizás sorprendas desprevenido a alguno de ellos. Son confiados y buenas personas, ¡puaj!, ¡un asco! Toma ese camino y en el tercer cruce gira a la derecha. No tiene pérdida. Es una casita pequeña con una puerta enana ¡Ja, ja!

Y así fue como el moco perezoso se encaminó en busca de la pequeña casa de los enanitos.

Tardó dos días en llegar, porque no encontró ninguna ventolera que lo quisiera llevar hasta allí y tuvo que ir haciendo aire-stop. De soplo en soplo, llegó agotado y deseando encontrar calor narigudo.

Entró por una ventanita de la cocina. Allí estaban, los siete enanitos y Blancanieves terminando su cena.

Era una pena no poder recalar en la naricilla respingona y preciosa de Blancanieves, pero estuvo de acuerdo con el Lobo. Una protagonista mocosa no quedaba bien en un cuento. Así que se conformaría con la de uno de los enanos.

Los estuvo espiando a fin de hallar cuál de ellos poseía la nariz más grande y cuando estuvieron bien dormidos dio un salto y se coló en la de uno de ellos.

—¡Ahhhhhhhh! ¡Esta nariz es un maravilloso refugio!

Nada más decir esto, el enanito sintió un cosquilleo extraño:

—¡Atchissssss! ¡Atchissssss! ¡Ja, ja!, ¡qué cosquillitas!

Al enanito le había gustado aquella sensación nueva que acababa de experimentar y no podía evitar reírse cada vez que estornudaba.

El moco y él se hicieron grandes amigos y el enano, a cambio de que no lo molestara demasiado,  dejó que pasara, incluso, los veranos en su nariz.

Como ya habréis adivinado, a ese enanito lo llamaron, desde entonces, Mocoso, y no es otro que aquel que vive en uno de los cuentos más famoso del mundo: «Blancanieves y los siete enanitos».

 FIN