fábulas

El Árbol (o ¿por qué tenemos historias nuevas constantemente?)

En un remoto lugar de la Tierra, a salvo de la codicia humana, en un lugar que ni siquiera aparece en los GPS y que los satélites desde el espacio no pueden espiar, allí, en aquel recóndito lugar, vive el Árbol de las Historias.

El Árbol de las Historias existe desde el mismo momento en que apareció la primera palabra. De hecho, no se sabe muy bien si el Árbol nació con la primera palabra o bien la primera palabra apareció porque el Árbol brotó. Sea como sea, el Árbol lleva allí tanto tiempo, como tiempo lleva el hombre sobre la Tierra.

Su tronco es de color marrón y es retorcido. Si lo miras con atención, tienes la sensación de que de sus raíces nacen troncos y más troncos. Todos ellos se van entrelazando hacia el cielo, hasta llegar a la gran copa. Allí, infinidad de hojas se despliegan en un espectáculo magnificente de luz y color. Pero si observas con más atención, te das cuenta de que cada una de las hojas del carrujo es una historia.

De cada historia, de cada cuento, de cada narración, de cada fábula contada por un chamán, una bruja o brujo, un abuelo o una abuela, por padres, profesores, bibliotecarios y escritores… de cada uno de los que cuenta o escribe alguna, nace una nueva hoja. De este modo, el Árbol, a través de las palabras, se va nutriendo y va creciendo.

Aun así, la tierra que lo rodea está llena de hojas marrones, secas, muertas, sin vida. Todas aquellas historias que por algún motivo han dejado de contarse, las que han caído en el olvido y ya nadie guarda en la memoria, se han ido marchitando en su copa y han caído del Árbol. Pero, como ocurre en la naturaleza, esto no es tan grave; ellas son el alimento de nuevas historias.

Por ese motivo, el Árbol ha podido vivir durante tantos y tantos años. En algunas épocas se ha visto vacío, casi sin hojas, aguantando con pocas historias. En otras épocas, en cambio, su esplendor creó una sombra tan alargada, que era capaz de proteger del sol a kilómetros de distancia.

Cada cuatrocientos años el Árbol florece y da un único fruto; un fruto grande, redondo y granulado. De color naranja. No se sabe muy bien cuál es su sabor, pero cuentan las leyendas que aquel que pueda comerse el fruto se convertirá en un gran creador de historias. Algunos dicen que Cervantes, William Shakespeare, Julio Verne, Virginia Woolf o Àusias March llegaron hasta el Árbol y pudieron comer su fruto.

Allí, al pie del Árbol, vive una persona vieja como la misma Tierra, antigua como el Árbol y sabia como la humanidad entera. Esa persona tiene un solo cometido: nutrir al Árbol de las Historias. Cada día se sienta allí y le cuenta historias, cuentos, fábulas, narraciones. Así el Árbol no morirá jamás.

Conoce el Árbol a la perfección; se enamora, como el Árbol, de todas las historias escritas en las hojas; llora con el Árbol cuando una hoja se marchita y cae; y se alegra por cada nueva hoja nacida. Cuando le cuenta historias, es capaz de percibir como el Árbol se estremece de emoción y siente cómo se alimenta con las palabras.

Hay una historia que al Árbol siempre le ha gustado mucho. El hombre siempre la empieza del mismo modo:

En un remoto lugar de la Tierra, a salvo de la codicia humana, en un lugar que ni siquiera aparece en los GPS y que los satélites desde el espacio no pueden espiar…

FIN