fortuna

La fortuna

Ilustración: FrodoK

En remotos tiempos, en una pequeña aldea a orillas del mar, vivía en una humilde choza una joven llamada María que se dedicaba a hacer cordeles y a venderlos. Con lo poco que sacaba con su trabajo vivía como podía.

Un caluroso día llegó a la aldea una pareja de millonarios que al ver la pobreza de María, que trabajaba sin parar a la puerta de su choza, se acercaron y decidieron ayudarla:

—Muchacha, ¿te gustaría cambiar de vida?

Y María les contestó:

—¡Si tuviera dinero suficiente, ya lo creo que lo haría!

—Pues toma esta bolsa llena de monedas. Adminístralas bien y dentro de un año volveremos a ver cómo has invertido la fortuna.

María se volvió loca de contenta. Aseguró a la pareja que no se arrepentiría de haberla ayudado y se marchó inmediatamente a la ciudad. Allí compró carne, frutas, pan y de todo lo que encontró. Luego guardó el resto del dinero en el forro de su sombrero para protegerlo de los ladrones y regresó a su casa pensando en cómo invertirlo en una pequeña industria cordelera.

Andaba alegremente cuando un enorme pájaro le arrebató el sombrero de un picotazo. María lo persiguió hasta donde pudo, pero al ver que no podía alcanzarlo desistió y, abatida, regresó a su humilde casa.

Pasado un año, llegó de nuevo la pareja que, al ver a María en las mismas condiciones, se dijo:

—Esta se ha gastado el dinero de mala manera y nos ha engañado. Nos acercaremos y le preguntaremos, a ver qué nos dice.

María contó todo lo que le había pasado y aunque la pareja no creyó nada de lo que oía, decidió volver a confiar en la muchacha y entregó una cantidad de dinero aún mayor que la anterior.

Esta vez María apartó unas monedas para comprar comida y el resto lo metió en un cántaro viejo de barro que guardaba en un rincón de la casa. Después se marchó a la ciudad para hacer sus compras.

La madre de María, que vivía muy cerca, fue a visitar a su hija y al no encontrarla en casa decidió esperar su regreso. Mientras aguardaba, aprovechó para hacer limpieza y lo primero que hizo fue tirar a la basura el viejo cántaro roto pensando que ya no servía para nada.

Cuando María volvió y vio que el cántaro no estaba en su sitio, preguntó a su madre, que le dijo:

—Hija, como estaba roto lo tiré a la basura.

La pobre muchacha, desesperada, intentó recuperarlo, pero no dio con él. Gritó y lloró hasta que se quedó sin fuerzas, pero aquello ya no tenía remedio.

Siguió con su mísero trabajo hasta que, pasado el año, volvió la pareja, que viendo a María en la misma situación quedó convencida de que la muchacha había malgastado el dinero:

—Sigues igual de pobre, muchacha. ¿Qué mentira nos vas a contar esta vez?

María les contó la verdad, pero no la creyeron y se marcharon muy enfadados. Antes de partir, la mujer sacó una bola de plomo que llevaba en el bolsillo y se la dio a María diciéndole:

—Toma, a ver si con esto consigues cambiar tu suerte.

María guardó la bola de plomo dentro de un cajón y se olvidó de todo lo ocurrido.

Pasó el tiempo y una mañana llegó un vecino a pedirle a María algo pesado para ponerlo en su red de pesca. María se acordó del trozo de plomo que le había tirado la mujer, lo buscó y se lo dio a su vecino.

—Gracias, María, te prometo que el primer pez que coja será para ti.

Efectivamente, al día siguiente se presentó el pescador en casa de María y le entregó un hermoso pez rojo. Cuando María lo abrió para cocinarlo encontró un enorme brillante en su interior. La joven se dirigió a la ciudad para conocer el valor de la piedra y un joyero le dio por ella una buena suma de dinero.

«Esta vez no se me va de las manos», se dijo María. Y lo primero que hizo fue invertir parte de lo que tenía en maquinaria y materiales para hacer cordeles. Luego volvió a la aldea, compró un terreno y allí se construyó una casa y una fábrica. Pasado el tiempo, se casó, tuvo varios hijos y se convirtió en la dueña de un próspero negocio.

Al cabo de los años, volvió a pasar por allí la pareja, que quedaron sorprendidos al ver la transformación que se había operado en la aldea y aún se sorprendieron más al enterarse de que era obra de María, que ahora era ahora la alcaldesa del pueblo. La pareja entró en la fábrica y María los recibió con amabilidad, los tres fueron a comer a la gran casa donde ahora vivía ella con su familia.

Estaban sentados en el jardín cuando llegaron los dos hijos de María. Uno de los niños se acercó a su madre para enseñarle un nido que había cogido entre las rocas. María reconoció en el nido los restos de su sombrero; quitó los huevos, descosió el forro y ¡allí estaba su dinero!

El otro niño se había caído al saltar un arroyo y se había herido en una pierna. Tenía un gran arañazo y contó que se había cortado con un cántaro roto que había en el agua. Al oír lo del cántaro, María se acordó de aquel en el que ella había escondido el dinero. Salió corriendo a buscarlo y cuál no sería su sorpresa cuando comprobó que era su cántaro y que dentro todavía estaban las monedas.

Fue así como María demostró que siempre había dicho la verdad.

FIN