generosidad

El padre comprado

Ilustración: Pintura china tradicional

Hace mucho tiempo, en China, vivía un honrado pescador llamado Wang Hua, siempre servicial y dispuesto a ayudar a la gente necesitada. Un día, se encaminaba a su casa después de haber vendido la pesca en el mercado, cuando llamó su atención un grupo de curiosos parados en la acera que formaban un círculo. Se acercó y vio que en medio de ellos había un anciano que gritaba:

—¡Estoy a la venta! ¿Quién me quiere comprar? Me iré con el que me compre. Cómprame y seré tu padre. Ahora soy pobre, pero cuando me compres, te pagaré. Si me compras ahora, algún día te haré rico y noble.

La gente se reía de él y algunos niños le tiraban piedras. El pescador vio que el viejo estaba harapiento y sucio, pero en su cara enjuta, sus ojitos hundidos chispeaban con inteligencia y miraban curiosos a su alrededor. Por su aspecto, seguramente no había comido en todo el día. Wang Hua sintió compasión por el anciano y, sin vacilar ni un segundo, se dirigió a él y le dijo con una reverencia:

—¡Ven conmigo a casa, anciano! Yo seré tu hijo y tú serás mi padre.

El padre adoptivo lo examinó sonriendo durante unos segundos y, sin decir nada, lo siguió. Mientras, los curiosos seguían riendo y comentaban el asunto, haciendo todo tipo de conjeturas:

—¿Se habrá vuelto loco el pescador?

—Tal vez lo conoce…

—Quizá se cree de verdad que el viejo lo hará rico…

—¿¡Quién, en su sano juicio, querría cargar con semejante vejestorio!?

Al llegar a su casa, el pescador sentó al anciano en el mejor sillón y llamó a su mujer y a sus hijos para que lo conocieran. La familia entera lo recibió con cordialidad. La mujer del pescador llevó enseguida una palangana llena de agua caliente y una muda de ropa. Lo lavó y lo vistió. El mismo pescador lo peinó y le sirvió un té caliente y arroz. Los niños lo miraban con ojos sorprendidos y le preguntaban mil cosas:

—¿De dónde vienes?

—¿Cómo te llamas?

—¿Dónde está tu familia?

Pero el viejo no hizo mención alguna de su vida. Después de la cena, se acostó y concilio el sueño de inmediato.

Al día siguiente, el pescador regresó a casa y llevó el mejor pescado del día para que el anciano se alimentara. Aunque la vida de la familia era bastante austera, eran muy generosos con el viejo desconocido, que se convirtió en padre del pescador, suegro de la mujer y abuelo de los pequeños.

Transcurrieron varios meses, durante los cuales, la bondadosa familia no mostró nunca impaciencia o mezquindad hacia el anciano. Bien al contrario, lo rodearon de cariño y atenciones. Durante todo ese tiempo, el viejo se dejó querer, pero no les reveló nada de su vida.

Cuando la primavera ya llegaba, el abuelo llamó a su hijo adoptivo y a su nuera y les dijo:

—Llevo varios meses con vosotros y no puedo más que estar agradecido y conmovido por la hospitalidad que me habéis otorgado y por lo bien que me habéis tratado. Las personas honestas, generosas y compasivas como vosotros, deben ser recompensada de la mejor manera posible. ¿Recuerdas, hijo mío, lo que yo decía cuando estaba en la calle y tú me recogiste?

—Sí, padre, lo recuerdo.

—Pues no era broma lo que pregonaba. Hoy tengo que marcharme, pero os dejo esto —dijo mientras entregaba a su hijo adoptivo un lienzo de seda lleno de caracteres—. Si algún día venís a buscarme, os haré muy ricos y nobles. Mi historia y mi dirección está escrita en la seda.

Dicho esto, el viejo se despidió cariñosamente de todos y se marchó.

La familia quedó apenada con su marcha y como ninguno de ellos sabía leer, el pescador y su esposa fueron a buscar a un sabio para que descifrara lo que estaba escrito en el lienzo que les había entregado el anciano. El maestro, después de leer detenidamente los caracteres, les dijo:

—Este lienzo, escrito y firmado por el mismísimo Emperador, explica que, hace unos meses, el monarca salió de su palacio, solo y sin escolta, para recorrer el país y conocer personalmente a sus súbditos.

Confundidos por la sorpresa y temblando de emoción, el matrimonio guardó el lienzo con la ilustre firma estampada en él y volvió a su hogar. Los dos habían creído que habían ayudado a un pobre desamparado, pero resultó que habían dado cobijo, nada más y nada menos, que al mismísimo Emperador

Al día siguiente, se dirigieron a palacio para buscar a su padre adoptivo. Cuando llegaron allí, el viejo ya los esperaba y salió a recibirlos con los brazos abiertos, sonriendo amablemente.

Su hijo y su nuera, así como sus nietos, se pusieron de rodillas. Estaban aturdidos por el lujo y la majestuosidad que los rodeaba. Casi no podían reconocer al anciano humilde que había estado viviendo con ellos, ahora vestido con ropajes de seda bordada con hilos de plata y oro.

El Emperador les dio de comer y los alojó en su confortable residencia.

Pasados unos días, la familia se despidió de su padre adoptivo, el cual los obsequió con una hacienda, una casa amplia y varias docenas de caballos. Además, les concedió un título nobiliario.

¡Cierto!, ya sé lo que estás pensando… Es muy raro que un acto de generosidad desinteresado cambie nuestra vida de forma tan radical, pero al menos sucedió una vez en el mundo… Fue en China, hace mucho tiempo.

FIN

El árbol que daba pena

01_árbol

Ilustración: Alessandra Fusi

El huerto de la señora Nicolasa era la envidia de todo el pueblo. Sus lechugas alineadas semejaban soldaditos a punto para desfilar. Las calabazas eran como naves espaciales de color naranja, ¡tan grandes se hacían! Las tomateras bien ordenadas, con sus orondos frutos rojos colgando. Pepinos y pimientos de un verde brillante… E igual de hermosas y relucientes eran todas las demás hortalizas, que hasta daba lástima tener que comérselas.

Pero el orgullo de la señora Nicolasa eran sus árboles frutales. En primavera, cuando florecían, parecía que una lluvia de algodón dulce hubiera caído sobre ellos de tan bonitos como lucían. Y cuando llegaba el verano, la señora Nicolasa recogía sus frutos riquísimos y los repartía entre los niños del pueblo, que acostumbraban a pasar por allí al salir de la escuela.

Pero, ¡ay!, la señora Nicolasa estaba triste porque el árbol más frondoso de su huerto hacía dos primaveras que no florecía y sus hojitas eran escasas y pequeñas.

El árbol, grandote como un gigante bueno y generoso, había dado siempre frutos y sombra. Aquel era su árbol preferido desde que era niña; a sus pies acostumbraba a merendar las tardes de verano y, después, se encaramaba por su tronco, imaginando ser un pirata en el mástil de su barco o una exploradora en medio de la selva.

La señora Nicolasa ya no sabía qué hacer para que el árbol floreciera de nuevo, porque su marido, que era un poquito gruñón y marimandón, le repetía cada día la misma cantinela:

—Tenemos que quitar de ahí ese árbol inútil ¡No quiero en el huerto un árbol que en vez de dar fruta, da pena! Si esta primavera no florece, haremos leña de él.

La señora Nicolasa pensaba que no era justo librarse de las cosas porque se hubieran hecho viejecitas y ya no pudieran servir como antes. ¡Bien que se habían refugiado a su sombra y habían comido su fruta durante muchos años! Así, que reunió a los niños y niñas del pueblo y les pidió ayuda.

—Hay que pensar en alguna solución o no quedará otro remedio que talar el árbol.

Todos se sentaron pensativos alrededor del gran tronco para intentar dar con la respuesta cuando, ¡zas!, la ayuda les llegó del cielo. Sí, sí, ¡del cielo!

Lo que ocurrió, fue que en un árbol cercano había posada una bandada de pajaritos que se estaba dando un banquete de cerezas cuando, de pronto, un ruido los asustó y salieron todos volando. En aquél instante, a algunos pajaritos se les cayeron del pico las cerezas, que fueron a quedar colgadas de las ramas del árbol que daba pena.

Uno de los niños, al darse cuenta, empezó a gritar:

—¡Señora Nicolasa! ¡Señora Nicolasa! ¡Mire! ¡Mire! ¡El árbol sí que tiene frutos! ¡Tiene frutos!

—¡Caramba! —exclamó la señora Nicolasa— ¡Ya tenemos la solución!

En su cabeza se encendió la bombillita de las ideas y les explicó a los niños su plan para salvar al árbol:

—Cada mañana, bien tempranito, colgaremos de las ramas de nuestro árbol frutas de los otros árboles. Lo haremos con cuidado, para que parezca que son suyas.

Y así lo hicieron. Todos colaboraban, muy contentos.

De este modo, el marido de la señora Nicolasa ya no podía decir que el árbol daba pena y no daba frutos y aunque los miraba de reojo y sospechaba lo que pasaba, nunca vio cómo la señora Nicolasa y los niños colgaban los frutos del árbol, así que no podía decir nada.

El viejo árbol ya no daba pena. Ahora estaba precioso, con distintas frutas colgando de sus ramas parecía una gran macedonia de muchos colores. Además, era un árbol de lo más original: en verano, daba cerezas, nísperos, ciruelas y albaricoques; en otoño, membrillos y granadas; y en invierno, dulces naranjas, mandarinas y manzanas.

Pero lo mejor era, que al llegar la Navidad, cuando ningún árbol tenía hojas, la señora Nicolasa y los niños se esmeraban en adornarlo con bolas de colores, estrellitas plateadas y guirnaldas brillantes.

Entonces sí que lucía deslumbrante ¡No había en el pueblo otro igual! Todos los vecinos pasaban por allí para admirar la decoración.

La señora Nicolasa estaba aún más orgullosa de su huerto, porque su árbol seguía allí y los niños se columpiaban en él, jugaban a su alrededor al pilla-pilla, al escondite y, cuando estaban cansados, se sentaban a su alrededor a contar bonitas historias y cuentos con final feliz.

¡Anda! ¡Como este!

FIN