holgazanería

El flojo, el sabio y el lobo

Ilustración: CarolineRaquel

Había una vez un hombre tan flojo, que su mujer tenía que levantarlo cada día de la cama a empujones, pero ni así conseguía que trabajara en algo. Cada noche se acostaban sin que el hombre hubiera hecho absolutamente nada mientras su esposa, que no paraba en todo el día, le reprochaba que fuera tan gandul.

—No me regañes, mujer —le decía el flojo—; ya verás como un día de estos seremos muy ricos y no tendrás que trabajar ni tendrás de qué quejarte.

—¿Y me puedes explicar cómo crees que vamos a ser ricos si te pasas el día tirado al sol?

—Pues no lo sé —decía el flojo—, pero al otro lado de la montaña vive un hombre sabio que dicen que tiene respuesta para todas las preguntas, así que mañana prometo que haré un esfuerzo e iré a preguntarle qué debo hacer para salir de la miseria.

A la mañana siguiente, temprano, a la hora en que su mujer lo empujaba fuera de la cama, el hombre flojo cumplió su promesa y partió en busca del sabio de la montaña.

Había caminado todo un día y una noche, cuando se cruzó con un lobo tan flaco como hambriento.

—¿A dónde vas, buen hombre? —preguntó el lobo.

—A visitar a un hombre sabio, que me dirá qué debo hacer para dejar de ser pobre.

—En ese caso —dijo el lobo— pregúntale, por favor, qué debo hacer para poder saciar mi hambre, porque como y como, pero nunca tengo bastante.

El flojo prometió hacerlo y siguió su camino.

Después de andar otro día y otra noche por pedregosa tierra, divisó un solitario manzano junto al camino.

—¿A dónde vas, buen hombre? —preguntó el manzano.

—A ver un sabio varón que me enseñará cómo curar mis penas.

—En ese caso —dijo el manzano— pídele también un remedio para las mías. Hace años que no doy frutos. En plena primavera, mis hojas se secan de golpe, como joyas oxidadas.

El flojo prometió hacerlo y siguió su camino.

Tras otro día y otra noche de marcha, el flojo pasó por la orilla del lago en cuyas riberas vivía el hombre sabio.

Un pez enorme nadó a su lado, y le preguntó:

—¿A dónde te diriges, buen hombre?

—A la cabaña de un hombre sabio que me enseñará cómo solucionar mis problemas.

—En ese caso —dijo el gran pez— pregúntale qué debo hacer para solucionar el mío. Hace años que no disfruto mi comida, pues tengo algo como un tumor atorado en la garganta.

El flojo prometió hacerlo y siguió su camino.

Al día siguiente, cuando ya atardecía, el flojo vio a un anciano que plácidamente sentado sobre una roca contemplaba la puesta de sol. Impresionado por el venerable aspecto del anciano, el flojo se acercó con respeto y le explicó el motivo de su viaje:

—¡Dime, venerable anciano, ¿qué debo hacer para escapar de la miseria?

—¿Sólo deseas preguntarme eso? —dijo el sabio, sin desviar sus ojos del último rayo de sol.

El flojo iba decir que solo eso, pero como el anciano parecía saberlo todo, le transmitió los pedidos del lobo, del manzano y del pez.

Entonces el hombre sabio miró al flojo por primera vez, y no podía saberse si en sus ojos había pena o reproche.

—El pez —dijo el anciano —tiene una gran piedra preciosa atorada en su garganta, apenas alguien se la saque terminará su malestar. En las raíces del manzano hay enterradas cientos de monedas de oro; sus emanaciones envenenan la savia y queman las hojas y el fruto. En cuanto al lobo, para saciar su hambre, debe devorar al primer holgazán que se cruce en su camino.

—Y yo, maestro —dijo afligido el flojo—, ¿Qué debo hacer para salir de la miseria?

—Tú no tienes que hacer nada. Limítate a desandar el camino que te ha traído hasta aquí y regresa a tu casa. Haciendo eso, serás un hombre rico y podrás vivir sin esforzarte.

En ese mismo instante, el sol desapareció en el lago, el anciano se puso en pie, recogió su larga túnica y caminó majestuosamente hacia su cabaña.

Animado con tal pronóstico, el flojo no pensó más que en desandar de inmediato el largo camino de regreso.

Al pasar junto al lago, el gran pez se asomó para preguntarle qué había dicho el sabio sobre su problema.

—¡Sanarás en cuanto te saquen la piedra preciosa que tienes en la garganta! —le gritó el flojo, sin detener su marcha.

El gran pez le rogó que se la sacara, pero como el hombre no se detuvo, el pez reapareció para explicarle:

—Piensa que, si lo haces, yo sanaré y tú podrás quedarte con la piedra y serás rico.

—¡Uf!, ¿sacarte la piedra de la garganta? ¡Con lo fría que debe estar el agua! Además, el sabio me dijo que no tendría que esforzarme para ser rico —dijo el flojo—, que bastaba con que volviera por el mismo camino sin hacer nada y eso es lo que haré.

A su debido tiempo, volvió a pasar junto al manzano.

—¿Qué dijo el sabio? —preguntó tembloroso el árbol.

—Tus hojas sanarán y tus frutos madurarán en cuanto alguien desentierre el cofre de monedas de oro que se esconde entre tus raíces — dijo el flojo, sin detener su marcha.

—¿Y a qué esperas? —gritó el manzano—, ¡excava la tierra y saca el tesoro! Yo reverdeceré y tú serás un hombre rico.

El flojo, sin detenerse, contestó:

—¿Cavar ahora? ¡Qué cansado! El sabio dijo que no tendría que esforzarme para ser rico. Me bastará con volver por el mismo camino, y eso es lo que haré.

Dejó atrás el manzano y, a su debido tiempo, se encontró con el lobo, más flaco y más hambriento que a la ida.

—Cuéntame, ¿encontraste al sabio?

El hombre le contó al lobo su encuentro con el anciano y los sabios consejos que le había dado para el pez y el manzano.

—Caramba —dijo el lobo—, tendrás que ir con mucho cuidado, no vaya a ser que algún ladrón te asalte ahora que eres un hombre rico. —Y con aire dubitativo, continuó—. Aunque… Comprendo que lleves bien oculta la piedra preciosa que le sacaste al pez de la garganta, pero ¿dónde está el cofre con las monedas de oro que desenterraste?

—¿Qué piedra preciosa y qué cofre? —bostezó el flojo— El anciano sabio me dijo que viviría sin esforzarme y que para ser rico me bastaba con regresar por el mismo camino. ¿Para qué meterme en las frías aguas del lago o por qué romperme la espalda cavando la tierra?

Ya se disponía a partir el flojo, cuando el lobo lo detuvo:

—¡Espera!, ¿le preguntaste al anciano qué es lo que debía hacer yo?

—¡Claro! —dijo el hombre—, el sabio me dijo que lo que debes hacer para saciar tu hambre es arrojarte sobre el primer holgazán que se cruce en tu camino.

—En verdad,  ese anciano es un hombre muy sabio —dijo el lobo mientras se arrojaba relamiéndose sobre el caminante holgazán.

FIN

¡No me jorobes!

cabubi_by_stefanogesh-d32rd12

Ilustración: stefanogesh

Al principio del mundo, cuando todo era joven y nuevo y los animales empezaban a repartirse los trabajos para ayudar al hombre, había un dromedario muy holgazán, habitante del desierto Bramante, en el que siempre bramaba el viento, que se negaba a trabajar. Se pasaba el día tendido en la arena, tomando el sol y masticando palitos. Cada vez que alguien le dirigía la palabra, contestaba invariablemente:

—¡No me jorobes!

Solo contestaba eso, «¡No me jorobes!». Nada más. Después, seguía durmiendo o masticando ramitas, sin hacer caso de nada ni de nadie.

Un lunes por la mañana llegó hasta el desierto en el que habitaba el dromedario un caballo. Llevaba una silla de montar y un freno en la boca.

—Dromedario, dromedario ya tengo trabajo. Ven a trotar conmigo.

—¡No me jorobes!

El caballo se alejó de allí y fue a contarle al hombre lo que le había dicho el dromedario.

Después, recibió la visita de un perro con un palo en la boca que le dijo:

—Dromedario, dromedario ven a atrapar cosas con la boca para devolvérselas al hombre.

—¡No me jorobes!

El perro se marchó y fue a contarle al hombre lo que había dicho el dromedario.

Tras el perro, llegó un buey con su yugo al cuello:

—Dromedario, dromedario ven conmigo a arar los campos.

—¡No me jorobes!

El buey se marchó y le contó al hombre lo que había dicho el dromedario.

Aquella misma noche, el hombre convocó al caballo, al perro y al buey y les comunicó lo siguiente:

—¡Ay!, amigos míos, lo siento muchísimo, pero está visto que ese jorobador del desierto Bramante no sirve para nada, de lo contrario, ya estaría aquí colaborando con nosotros. Es terriblemente perezoso y no puedo hacer otra cosa que dejarlo en paz; pero entended que alguien tendrá que hacer su trabajo, así, que lo repartiré entre vosotros tres para compensar. A partir de mañana, tendréis que trabajar el doble.

Aquello enfureció mucho al trío, que celebraron enseguida, al borde del desierto, una larga reunión, un panchayat. un powwow y una indaba.

El dromedario, que merodeaba por allí cerca masticando hierbajos, se acercó con parsimonia hasta donde estaban y dijo indolente:

—¡No me jorobes!

Y dicho esto, se marchó por donde había venido.

Así estaban las cosas, cuando apareció un genio rodando en una nube de polvo (los genios del desierto se trasladan de este modo) y se detuvo ante los tres que celebraban la tediosa conferencia.

—Genio del desierto, ¿te parece justo que en un mundo tan nuevo habite un ocioso?

—¡Claro que no! —respondió el genio.

—Pues bien —prosiguió el caballo—, que sepas que en medio de tu desierto vive alguien de largas patas y cuello largo que desde el lunes no ha hecho nada de nada. Ni siquiera quiere trotar.

—¡Fiuuuuuuuu! —Silbó el genio a modo de respuesta—. Seguro que te refieres al dromedario. ¿Y él qué dice?

—Dice «¡No me jorobes!» —contestó el perro— Y tampoco quiere recoger un palo y llevarlo de vuelta al hombre.

—¿Dice alguna otra cosa?

—Solo «¡No me jorobes!», y tampoco quiere arar —añadió el buey.

—Bien —afirmó el genio—, esperad un minuto y veréis cómo lo jorobo yo a él.

El genio, en su polvoriento transporte, se fue a buscar al dromedario y le dijo:

—Larguirucho y haragán amigo, ¿es cierto que te niegas a entrar en el reparto de tareas de este mundo nuevo?

—¡No me jorobes! —respondió el dromedario.

El genio se sentó frente a él con la barbilla apoyada en su mano y empezó a pensar en un poderoso encantamiento. Mientras tanto, el dromedario admiraba su estilizado reflejo en un charco de agua.

Por fin, habló el genio:

—Desde el lunes no trabajas y, por tu culpa, hay tres que han de repartirse tu trabajo.

—¡No me jorobes! —exclamó el dromedario.

—Yo, de ti, no volvería a decir eso —le advirtió el genio— y me pondría a trabajar ahora mismo.

Y entonces, el dromedario repitió:

—¡No me jorobes!

Nada más pronunciarlo, su recta espalda, de la que estaba tan orgulloso, se hinchó y se hinchó, hasta que se formó sobre ella una enorme joroba.

—¿Te das cuenta? —dijo el genio— Tú mismo te has jorobado por haragán. Hoy es jueves, y desde el lunes, cuando se empezaron a repartir los trabajos, tú has estado ocioso. Ahora vas a tener que hacer algo.

—¡No me jorobes!, ¿cómo pretendes que haga algo con esta joroba en la espalda? —replicó el dromedario.

—Esa joroba tiene un propósito: con ella podrás vivir tres días sin comer ni beber, los mismos días que no has trabajado. No podrás decir que no he hecho nada por ti. ¡Joróbate! Y ahora únete al trío y cumple con tu parte.

Desde aquel día y hasta hoy, el dromedario, cargado con su joroba —aunque es mejor decir «giba», para no herir sus sentimientos—, trabaja, aunque nunca ha podido recuperar los tres días que perdió al principio del mundo ni tampoco, según cuentan caballo, perro y buey, ha aprendido a comportarse.

FIN