monedas de oro

Las habichuelas mágicas

Ilustración: LindseyBell

Jack vivía con su madre, que era viuda, en una cabaña del bosque. La situación de la familia empeoraba día a día y la madre decidió mandar a su hijo a la ciudad, para que allí intentase vender la única vaca que poseían.

El niño se puso en camino con el animal atado de una cuerda. No había recorrido demasiado camino, cuando se encontró con un hombre que llevaba un misterioso saquito en la mano. Al ver a Jack le dijo:

—Niño, en este saquito llevo unas habichuelas mágicas. Te las cambio por la vaca.

Jack así lo hizo y regresó contentísimo a su casa. Su madre, al ver lo que había pasado, se disgustó muchísimo, cogió las habichuelas y las tiró por la ventana. Acto seguido, se puso a llorar y a lamentar la necedad de su hijo.

Al día siguiente, cuando se levantó Jack, fue grande su sorpresa al ver que las habichuelas habían crecido tanto durante la noche, que las ramas se perdían de vista en el cielo.

Jack empezó a trepar por la planta. Sube que sube que sube, hasta llegar a un país desconocido, cuyos habitantes estaban subyugados por un terrible ogro.

En la lejanía divisó un castillo y se dirigió hacia allí. Entró en él y descubrió que era allí donde vivía el malvado gigante, el cual poseía una oca que ponía un huevo de oro cada vez que su dueño se lo ordenaba.

Jack esperó a que el gigante se durmiera, tomó la oca y escapó con ella.

Al llegar a las ramas del árbol de las habichuelas, se descolgó por el tronco hasta tocar el suelo y entró en la cabaña.

Al ver aquel prodigio, la madre se puso muy contenta. La oca ponía huevos y ello los vendían. Con la ganancia obtenida vivieron tranquilos mucho tiempo, hasta que la oca murió.

Jack decidió trepar de nuevo por la planta y una vez arriba se dirigió al castillo del gigante.

Se escondió tras una cortina y observó como el dueño del castillo contaba monedas de oro que sacaba de una bolsa de cuero.

En cuanto se durmió el gigante, salió Jack y, recogiendo el saco que daba oro, echó a correr hacia la planta gigantesca y bajó a su casa. La viuda y su hijo tuvieron dinero para ir viviendo mucho tiempo.

Sin embargo, llegó un día en que la bolsa de cuero no dio más monedas de oro. Estaba completamente vacía.

Trepó Jack por tercera vez por las ramas de la planta hasta llegar a la cima. Entonces vio al ogro guardar en un cajón una cajita. Era mágica y cada vez que alguien levantaba la tapa la caja dejaba caer una moneda de oro.

Cuando el gigante salió de la estancia, cogió el niño la cajita prodigiosa y se la guardó.

Desde su escondite, vio Jack que el gigante se tumbaba en un sofá, y un arpa, ¡oh maravilla!, tocaba sola, sin que mano alguna pulsara sus cuerdas, una delicada música. El gigante, mientras escuchaba aquella melodía, fue cayendo, poco a poco, en un profundo sueño.

Apenas lo vio dormido, Jack, se apoderó del arpa y echó a correr. Pero el arpa estaba encantada y al verse en manos de Jack empezó a gritar.

—¡Señor ogro, señor ogro, despierte, que me roban!

Se despertó sobresaltado el gigante y viendo lo que ocurría, salió corriendo furioso tras Jack.

Resonaban a espaldas del niño los pasos del gigante cuando ya, sujeto a las ramas, empezaba a bajar. Aunque iba muy deprisa, al mirar hacia las alturas vio que también el gigante descendía.

No había tiempo que perder.

—¡Mamá, mamá trae enseguida el hacha, que el gigante me persigue! —gritó Jack.

Acudió la madre con el hacha y de un certero golpe, cortó el tronco del árbol de las habichuelas.

Al caer el árbol, arrastró consigo al gigante, que se estrelló con estrépito contra el suelo, pagando así sus fechorías.

Jack y su madre vivieron felices, ya que cuando necesitaban alguna cosa, abrían la cajita y esta dejaba caer una moneda de oro.

FIN

La lavandera y el panadero avaro

Ilustración: Fuytski

En una pequeña aldea, frente a la panadería del pueblo, vivía María, una joven lavandera muy humilde. Todos en el pueblo la apreciaban porque era muy trabajadora y tenía buen corazón. Se ganaba la vida lavando la ropa de la gente del pueblo y esta, que era tan pobre como ella, le pagaba con huevos y hortalizas.

El panadero, vecino de María, era un hombre codicioso y antipático, que nunca tenía una palabra amable para nadie. Aun así, como horneaba los mejores panes de la comarca, su tienda siempre estaba llena de gente y él era un hombre muy rico.

Cada mañana, cuando María se levantaba al amanecer para lavar la ropa miraba hacia la ventana del panadero, por la que se escapaba el delicioso olor de los panes recién horneados.

—¡Qué bien huele! —decía la lavandera aspirando aquel aroma con los ojos cerrados—. El olor de ese pan, me hace volar a lugares lejanos y maravillosos.

Un día, el panadero escuchó las palabras de María y le dijo furioso:

—¡Pues si vuelas con el olor de mis panes, tendrás que pagar por ello!

María rio.

—¡Vaya ocurrencia, señor panadero! ¿¡Cómo pretende cobrar por un olor!?

—¡Pues claro que cobraré! Cada día me levanto muy de madrugada para mezclar la harina, la levadura, la mantequilla y la sal y amaso y amaso la mezcla hasta que me duelen los brazos. Tú te aprovechas de mi trabajo sin darme nada a cambio. ¡Deberías pagarme diez monedas de oro al año!

Los vecinos, que habían escuchado toda la conversación, se reían y hacían bromas:

—¿Habéis oído lo que pretende el panadero? ¡Quiere que María le pague por oler el pan!

El panadero estaba cada vez más furioso; le parecía que todos estaban en su contra y se burlaban de él. Cerró de un portazo la panadería y se fue, a toda prisa, a ver a la juez del pueblo para exponerle el caso.

A la mañana siguiente, en la plaza mayor del pueblo había un cartel colgado que decía lo siguiente:

Al leer la inapelable orden, María se asustó mucho. ¡Ella no tenía diez monedas de oro! Ni lavando durante un año entero la ropa de todos habitantes de la aldea podría reunir aquella cantidad.

Sin embargo, aquel día, al entregar la ropa limpia a una anciana que vivía a las afueras del pueblo, esta le dijo:

—Toma, María, te doy la única moneda que tengo para que la lleves al juzgado. Son los ahorros de toda mi vida.

María, muy agradecida, le dio las gracias y le prometió devolvérsela lo antes posible.

En cada casa a la que acudió a entregar la ropa, la historia se repitió y, en muy pocas horas, María logró reunir la cantidad que le reclamaba el panadero y aún más.

El día del juicio María se presentó puntual al juzgado. Llevaba las monedas de oro dentro de una bolsa.

El pueblo entero se había dado cita en los tribunales para asistir al juicio entre María y el panadero.

La juez pidió silencio y ordenó al panadero avaro que expusiera su caso.

— Cada día me levanto muy de madrugada para mezclar la harina, la levadura, la mantequilla y la sal y amaso y amaso la mezcla hasta que me duelen los brazos. María se aprovecha de mi trabajo sin darme nada a cambio. ¡Exijo que me pague diez monedas de oro al año!

A continuación, la juez interrogó a María:

—¿Es cierto que cada mañana hueles el pan del panadero?

—Sí, es cierto.

—¿Es cierto que disfrutas con ese olor?

—Sí, es cierto.

—¿Has traído las diez monedas de oro dentro de una bolsa como ordené?

—Sí, señoría. Aunque no creo que sea justo pagar al panadero solo por oler su pan porque…

—Eso lo decidiré yo —interrumpió la juez—. Me retiro ahora a meditar. Dentro de quince minutos emitiré mi veredicto.

María, el panadero y todo el pueblo, reunido en la sala del juzgado, aguardaron pacientes.

Pasado un cuarto de hora, la juez salió y habló así:

—Ya tengo mi veredicto. — dijo—. María, te declaro culpable por oler cada mañana el pan del panadero sin darle nada a cambio. Te condeno a que te acerques hasta él y sacudas la bolsa con las diez monedas de oro en su oído.

María obedeció y todos escucharon el sonido proveniente de la bolsa.

La juez miró al panadero y le preguntó:

 —¿Has oído el sonido de las monedas?

—¡Sí! —respondió el panadero.

—¿Te gusta ese sonido?

—¡Claro! —repitió el panadero.

—Bien —dijo la juez—, pues date por satisfecho. Ya que María se aprovecha de los olores de tu panadería, en adelante tendrá que pagarte con el sonido de sus monedas de oro una vez al año. ¡Caso cerrado!

FIN

Sabias palabras

Ilustración: oasiswinds

Vivió en lejanas tierras una reina muy poderosa y rica que una noche soñó que se le caían todos los dientes. Asustada por lo que había soñado, envío emisarios por todo el reino para que encontraran a un gran sabio que supiera interpretar lo que quería decir aquello.

Después de recorrer pueblos y aldeas, los emisarios dieron con un anciano que sabía interpretar lo sueños y lo condujeron a presencia de la reina. Después de escuchar lo que esta le contó habló de esta manera:

—Gran soberana, ¡qué desgracia más grande! Cada uno de vuestros dientes representa a un miembro de vuestra familia y que se caigan significa que esos parientes van a morir.

—¡Qué insolencia! —gritó fuera de sí la reina— ¿Cómo osas decirme tal cosa? Seguro que te has equivocado. ¡No sirves para nada!

Muy enojada, llamó a sus guardias y ordenó que encerraran al sabio en prisión durante cien días como escarmiento por su atrevimiento.

Envió de nuevo la reina a sus mensajeros para que localizasen a otro sabio que supiera interpretar sus sueños.

Después de muchos días, los emisarios dieron con una anciana muy sabia que vivía sola en lo alto de una lejana montaña y que sabía interpretar los sueños. Sin pérdida de tiempo la llevaron a presencia de la reina.

La sabia mujer, después de escuchar a la reina, interpretó de este modo su sueño:

—Gran soberana, ¡qué gran felicidad! Vuestro sueño indica que tendréis una vida muy larga. ¡Dichosa vos, que sobreviviréis a todos vuestros parientes!

La cara de la reina resplandeció llena de felicidad al oír estas palabras y, como recompensa, ordenó a uno de sus ministros que le entrega cien monedas de oro a la anciana.

Cuando el ministro le hizo entrega del premio, le comentó admirado:

—Anciana, aquí tienes el pago por tus servicios, aunque no lo comprendo. Tú y el otro sabio habéis interpretado el sueño de la misma forma. A él lo castigó con cien días de prisión y, sin embargo, a ti te premia con cien monedas.

La anciana lo miró sonriente y le respondió así:

—Amigo mío, no solo debes cuidar aquello que dices, sino la forma de decirlo. Comunicarse bien es de sabios. De la forma en la que hablas a tus semejantes puede depender que estalle una guerra o que reine la paz. Siempre debes decir la verdad, no lo dudes, pero cuida cómo la dices. La verdad se asemeja a una piedra preciosa; si la lanzas a la cara de alguien, hiere y duele, pero si la pones en un precioso estuche y la entregas como un regalo será aceptada con agrado y alegría. Recuerda bien mi consejo: si tus palabras no son un regalo, es mejor que no las pronuncies.

FIN

Si quieres, también puedes escuchar «Sabias palabras» con la voz de Angie Bello Albelda