pájaros

El color de los pájaros

Ilustración: Lucky978

Cuando el mundo estaba recién hecho y el tiempo aún no se medía, los pájaros tenían las plumas exactamente iguales; todas eran de color marrón. Las aves se podían diferenciar por su nombre, por la forma de su cuerpo o por su canto. Sin embargo, cuando miraban a su alrededor, veían que en la Tierra lucían hermosos colores por doquier. Los pájaros envidiaban el azul del cielo, el verde de las praderas y del mar, los siete colores del arco iris y las vivas tonalidades de las flores en primavera.

Un día, después de mucho parlamentar sobre el color de su plumaje, los pájaros decidieron formar un comité y pedir una cita con Madre Naturaleza para que solucionara su problema.

Madre Naturaleza, los recibió enseguida, los escuchó atentamente y estuvo de acuerdo en que no les vendría nada mal un poco de color, pero les puso una condición: ella no decidiría los tonos que lucirían los pájaros; deberían ser ellos mismos los que eligieran la tonalidad. Pero, ¡cuidado!, deberían pensar muy bien cuál elegirían, ya que, al ser tantos, debería repartir entre todos la pintura y solo podría pintarlos una vez.

Una vez de acuerdo, el águila, como portavoz de los pájaros, fue la encargada de comunicar la noticia a lo largo y ancho del planeta:

—¡Atención, atención! ¡Pájaros del mundo! Madre Naturaleza cambiará el color de las plumas a todos los pájaros que así lo deseen. Nos espera a todos la próxima semana en su palacio —gritaba el águila mientras sobrevolaba con sus poderosas alas selvas, bosques y valles.

La semana pasó lentamente. Todos los pájaros aguardaban impacientes el día y pensaban, nerviosos, en qué color les convenía más elegir.

La mañana del día señalado fueron volando al palacio de Madre Naturaleza.

La urraca llegó la primera y pidió:

—Creo que debo elegir colores de los cuales no me canse nunca. Algo clásico y elegante, que sirva para cualquier ocasión. Blanco o negro… Como no me decido, combinaré los dos. Quiero un negro azulado, de esos que brillan intensamente cuando les da el sol y un toque de blanco en el pecho y en la punta de las alas.

El siguiente en elegir fue el periquito:

—Yo prefiero algo menos formal. Una mezcla alegre será ideal. Quiero manchas blancas, azules y amarillas por todo el cuerpo.

Los que miraban estuvieron de acuerdo en que aquellos colores lo favorecían mucho.

El siguiente en la fila era el pavo real. Se acercó contoneándose y pidió con voz chillona:

—Como puedes observar, mi cola es especial, así que quiero que resalte. Me iría bien una combinación de colores armónicos, pero que no resulten aburridos. Azul, verde, amarillo, rojo y dorado sería perfecto.

Los demás pájaros se burlaron de él a escondidas. ¡Era tan presumido el pavo real!

El canario se acercó dando saltitos:

—¡Me encanta el sol! ¡Adoro el sol! ¡Quiero ser como el sol! ¡Por favor, pinta todas mis plumas de amarillo!

Después, llegó el turno del loro:

—No quiero pasar desapercibido. Quiero que se me vea bien desde muy lejos. Quiero que me pintes con tooooooooooodosssssssss los colores de tu paleta.

—¡Vaya desperdicio de pintura! —murmuraron algunos, enfadados ante tal atrevimiento y descaro. Pero el loro se alejó atusando sus plumas, más feliz que una perdiz.

Poco a poco, los pájaros fueron desfilando ante Madre Naturaleza. Los colores de su paleta se fueron gastando a medida que las aves elegían sus nuevas tonalidades. Todos lucían orgullosos sus recién estrenadas plumas y ella empezó a recoger sus utensilios de pintura.

De repente, una voz la frenó en seco y le hizo volver la cabeza. Por la puerta del palacio entraba corriendo un pequeño gorrión:

—¡Espera!, ¡espera!, por favor —piaba angustiado—, todavía falto yo. Estaba muy lejos y, como soy tan chiquito, he tardado mucho en llegar. ¡Yo también quiero cambiar de color!

Madre Naturaleza lo miró con tristeza:

—¡Lo siento! Ya no me quedan colores.

—¡Está bien!, no pasa nada —susurró el gorrión tristemente mientras se alejaba cabizbajo—, de todas formas, el color marrón tampoco está tan mal.

—¡Un momento! —gritó Madre Naturaleza—. Mira, he encontrado una pequeña gota de color amarillo en mi paleta. Debió sobrar al pintar al canario.

El gorrión se acercó corriendo muy contento. Madre Naturaleza mojó su pincel en la gota de pintura amarilla, se agachó y con mucho cuidado pintó al pajarito.

Por eso, si os fijáis bien en los gorriones, podréis descubrir una pequeña manchita amarilla; la última gota de color que había quedado en la paleta de Madre Naturaleza después de pintar a todas las aves del mundo.

FIN

La sabiduría de las urracas

En la vida de todo ser, llega un día en el cual finaliza la infancia. Los juegos quedan atrás y se pasa a formar parte de la comunidad de adultos. Cuando llega ese momento, te dejan de cuidar y entonces eres tú el que cuida de otros y toma decisiones.

Pues bien, en esto, las urracas no son una excepción, aunque en su caso, además, deben someterse a una serie de pruebas para determinar si de verdad pueden dar el importante paso de la niñez a la madurez y si son capaces de superar en sabiduría al líder para ocupar su lugar.

Esta es la historia del día en el que tres jóvenes urracas se debían examinar para comprobar si ya estaban preparadas para volar junto a las adultas y si alguna era más sabia que la que dirigía la comunidad.

Una urraca muy docta, la más veterana y la que hasta entonces había sido líder de la bandada y que tal vez ahora debería ceder su puesto a alguien más capaz, llamó a la primera urraca candidata y le preguntó:

—Veamos, ¿cuál crees tú que es la cosa de este mundo a la que más deberían temer las urracas?

El pájaro cerró los ojos, reflexionó un buen rato y luego respondió:

—Yo creo, que la cosa más terrible de este mundo para una urraca es la flecha, que puede matar de golpe a una de nosotras, así que debemos huir de ella.

Al escuchar esto, las aves mayores pensaron que era una respuesta muy inteligente. Agitaron sus alas y graznaron contentas:

—Has hablado con acierto y sensatez. Dices verdad —alabó la que le había dirigido la pregunta—. Te damos la bienvenida a la comunidad de urracas adultas.

Después, llamaron a la segunda y repitieron la pregunta:

—¿Cuál crees tú que es la cosa de este mundo a la que más deberían temer las urracas?

El ave permaneció en silencio; reflexionó mucho antes de responder. Transcurrieron varios minutos antes de que sentenciara con un profundo graznido:

—Yo creo, que lo más terrible de este mundo para una urraca es un buen tirador. Hay que temerlo mucho más que a su flecha —afirmó con convencimiento—. Porque de flechas hay muchas, pero solo un buen tirador puede apuntarla hacia alguien y dispararla sin errar. Sin el tirador, una flecha es un simple pedazo de madera. Es tan peligrosa como esta rama en la que me he posado.

Quedaron las aves ancianas muy satisfechas con la respuesta y después de deliberar, consideraron que aquel razonamiento era aún más inteligente que el anterior. Es más, pensaron que aquella era la respuesta más inteligente que habían escuchado en mucho tiempo, así que dijeron:

—Has hablado muy sabiamente. Es un gran honor acoger a alguien tan sagaz como tú en nuestra comunidad. Es posible que incluso te elijamos como nuevo líder. Te auguramos un brillante futuro.

Los padres de la segunda urraca graznaban llenos de gozo y se atusaban las plumas con orgullo.

Llegó el turno de la tercera urraca.

Una de las aves adultas, convencida de que nadie podría superar la respuesta de la segunda, le habló con escepticismo:

—Llevo mucho tiempo escuchando lo que decís las aves jóvenes y estoy convencida de que no podrás superar la sabia respuesta de quien te ha precedido. Sin embargo, dinos, ¿cuál crees tú que es la cosa de este mundo a la que más debería temer una urraca?

La más joven, lo pensó solo un instante y respondió con seguridad:

—Lo que más debería temer en este mundo una urraca es a un tirador novato.

Se oyeron graznidos por doquier:

—¡Qué respuesta más rara!

—¡No sabe qué dice!

—¡Esto es muy extraño!

—¡Un tirador novato, dice!

Las urracas estaban confusas y sentían vergüenza ajena. Se miraban unas a otras, pensando que aquella joven ave aún no era lo suficientemente madura. ¡Seguro que no había comprendido la pregunta!

—A ver, joven, ¿qué quieres decir? ¿Es que tal vez no has entendido lo que te hemos preguntado? Lo que queremos saber es cuál crees tú que es la cosa de este mundo a la que más debería temer una urraca.

—He entendido muy bien la pregunta y aunque lo primero que he pensado es que lo más peligroso de este mundo para una urraca es una flecha, luego he comprendido que sin un buen tirador, una flecha no es más que un simple trozo de madera y no hay motivo para temerla. Pero no es menos cierto que la flecha de un buen tirador siempre va adonde debe ir. O sea, que si una urraca oye el ruido que hace el arco de un buen tirador al tensarse, lo único que debe hacer es volar a izquierda o derecha para evitar la flecha. Sin embargo, si el que tensa el arco es un tirador novato, será imposible saber hacía donde se dirigirá su saeta, así que no importa hacia qué lugar vuele la urraca, las posibilidades de que esa flecha le alcance son las mismas vaya hacia donde vaya. Simplemente no sabrá hacia dónde volar, ni tampoco si sería mejor quedarse inmóvil.

Al escuchar su razonamiento, todas las urracas entendieron que aquella ave poseía verdadera sabiduría e iba más allá de las simples apariencias. Con gran respeto y admiración, la comunidad al completo estuvo de acuerdo en nombrar a la tercera urraca nueva líder del grupo.

FIN