parsi

Así fue como al rinoceronte se le arrugó la piel

Ilustración: hellcorpceo

Había una vez, en una isla deshabitada frente a las costas del mar Rojo, un parsi cuyo sombrero reflejaba los rayos del sol con un resplandor-más-que-oriental. Vivía aquel parsi junto al mar Rojo sin más bienes que su sombrero, su cuchillo y un hornillo de esos a los que tú, por nada del mundo, debes acercarte.

Un buen día, tomó harina, agua, pasas, ciruelas, azúcar y esas cosas y se preparó un pastel de medio metro de ancho y un metro de alto. Aquel era un «Comestible Superior» (eso es mágico), y lo puso sobre su hornillo —porque el parsi sí tenía permiso para acercarse a él— y lo coció y lo coció, hasta que estuvo todo dorado y olía que daba gusto. Pero justo cuando se disponía a comérselo, apareció en la playa, procedente del Interior Totalmente Deshabitado, un rinoceronte con un cuerno en el hocico, unos ojitos de puerco y muy pocos modales.

En aquellos tiempos, el rinoceronte tenía la piel muy estirada, se le ajustaba muy bien, sin arrugas por ninguna parte. Era exactamente igual a los rinocerontes de un Arca de Noé de juguete, aunque mucho más grande, por supuesto. De todas formas, no tenía modales en aquella época, tampoco los tiene ahora y no los tendrá nunca.

Dijo: «¡Auummm!» y el parsi soltó el pastel y trepó a lo más alto de una palmera, sin llevarse con él más que su sombrero, que reflejaba los rayos del sol con un resplandor-más-que-oriental.

El rinoceronte derribó con el hocico el hornillo de aceite y el pastel rodó por la arena, lo ensartó con su cuerno y lo devoró en un periquete, tras lo cual se marchó tranquilamente, meneando la cola, al desolado Interior Totalmente Deshabitado, que linda con las islas de Mazanderan, Socotra y los Promontorios del Equinoccio.

Entonces, el parsi bajó de la palmera, puso en pie el hornillo y recitó un sloka que, como tú no lo sabes, te recito a continuación:

Aquel que el pastel comió,

el que el parsi cocinó,

un grave error cometió.

 

Y estos versos tenían mucha más miga de lo que tú puedas imaginar.

Cinco semanas después de este suceso, una gran ola de calor azotó las costas del mar Rojo y todo el mundo se quitó la ropa que llevaba. El parsi se quitó el sombrero y el rinoceronte se quitó la piel, se la echó al hombro y se acercó a la playa para bañarse. En aquellos tiempos, la piel del rinoceronte era de quita y pon, se abrochaba con tres botones por debajo y parecía un impermeable. Del pastel que se había comido no dijo nada. Ya sabemos que no tenía modales en aquella época, tampoco los tiene ahora y no los tendrá nunca. Dejó la piel en la playa, se metió en el agua y empezó a hacer burbujas soplando por la nariz.

Entonces, el parsi, que pasaba por allí, se encontró la piel del rinoceronte y sonrió con una sonrisa que le dio la vuelta a la cara dos veces. Luego, bailó dando tres vueltas alrededor de la piel y frotándose las manos. Corrió a su tienda y llenó su sombrero con migajas de pastel, pues hay que tener en cuenta que aquel parsi solo comía pasteles y nunca barría la tienda. Tomó la piel, la restregó, la sacudió la frotó y la llenó a más no poder de migajas de pastel, viejas, duras y punzantes y también metió algunas pasas chamuscadas. Después, se subió a lo más alto de una palmera y esperó a que el rinoceronte saliera del agua y se pusiera la piel.

Y el rinoceronte así lo hizo. Abrochó los tres botones y notó que la piel le picaba, como cuando la cama está llena de migas. Entonces quiso rascarse, pero eso fue peor; se tumbó sobre la arena, y empezó a revolcarse y a revolcarse, pero con cada revolcón, las migajas le picaban más y más. Entonces corrió hacia la palmera y se restregó y se restregó y se restregó contra el tronco varias veces. Tanto y tan fuerte se restregó que, al final, se le hizo una tremenda arruga en la espalda y otra debajo, donde solían estar los botones (que perdió de tanto restregar) y también aparecieron pliegues en sus patas. Todo esto le agrió el carácter, pero para nada solucionó las molestias que le producían las migajas del pastel que le picaban dentro de la piel. Se marchó a su casa de muy mal humor, con aquella terrible comezón y lleno de rasguños. Y desde entonces hasta hoy, todos los rinocerontes tienen grandes arrugas en la piel y un humor de mil diablos, todo por culpa de las migajas del pastel que llevan dentro.

El parsi bajó de la palmera llevando puesto el sombrero, que reflejaba los rayos del sol con un resplandor-más-que-oriental, empaquetó su hornillo y se marchó en dirección a Orotavo, Amígdala, las Praderas Altas del Anantarivo y las Marismas de Sonaput.

FIN