secreto

El tesoro oculto

Ilustración: cartonus

Había una vez un hombre que después de un largo viaje llegó a una aldea y en ella se instaló junto a su mujer. En aquel lugar eran unos extraños, no se relacionaban con nadie, y nadie trataba con ellos. Hablaban un idioma extranjero que nadie comprendía, ni quería comprender.

Un día, el extranjero se encontró una bolsa que contenía brillantes. Aunque no sabía a ciencia cierta lo que valía su hallazgo, no estaba dispuesto a desprenderse de aquellas preciosas piedras.

—Brillan mucho —se dijo el hombre —, seguramente he hallado una fortuna.

El extranjero sabía que podía ser muy peligroso vivir entre gente desconocida poseyendo lo que él creía que era un tesoro. Estaba seguro de que si los habitantes de la aldea se enteraban de que había hallado aquella bolsa, asaltarían su casa y, después de forzar la entrada, le arrebatarían las piedras, junto con su vida y la de su esposa. Era preciso, pues, ocultar aquello y no contar a nadie su feliz hallazgo. Ni siquiera a su propia mujer.

De regreso a su casa, enterró la bolsa en el jardín y para no olvidarse del lugar, colocó una gran piedra encima como señal, para que, en tiempos mejores, cuando ya no debiese temer la envidia y el odio de sus vecinos, supiera dónde buscar su preciado tesoro, el cual podría entonces brillar libremente a la luz del sol.

Poco después, la esposa del extranjero vio la piedra. No podía tolerar que esta ocupase inútilmente una parte del jardín, puesto que entorpecía el paso y podían tropezar con ella. No pudiendo mover ella sola la pesada piedra, llamó a su marido para que la ayudara.

Este quedó aterrado.

—¡Ni se te ocurra! —exclamó—. No toques esa piedra.

—¿Por qué?

—Es una piedra propicia.

—¡Pero si no es más que una simple piedra!

—Eso te parece a ti. Pero la verdad es que esta piedra posee un enorme poder; algún día nos traerá fortuna y bienestar. ¡Ya lo verás!

La mujer se admiró de aquello y como no sabía con certeza si el marido le hablaba en serio o no, lo miró fijamente y vio que sus ojos permanecían serios, severos casi, y no reflejaban indicios de burla, así que no dudó de su palabra. Le pareció buena idea creer en algo, sobre todo si ese algo era augurio de buena suerte y de un futuro mejor. Además, tampoco tenía mucho tiempo para reflexionar en todo aquello, puesto que era necesario cultivar la huerta, ordeñar las vacas, recoger los huevos… Dio por bueno lo que le decía su marido y retomó sus faenas.

Al día siguiente, el marido observó que en el jardín no había una, sino dos piedras.

—¿Qué es esto? ¿Quién ha puesto la otra piedra? —preguntó asombrado.

Sonrió la joven esposa; había dormido mal aquella noche, era tan extraño el brillo de la luna a través de la ventana… Su corazón sentía tanta angustia, tanta nostalgia de su lejana tierra… Tenía miedo del porvenir, pero no quería despertar a su compañero para contárselo. Se levantó sigilosamente de la cama, se dirigió al exterior y colocó otra piedra en el jardín. Hacer eso la tranquilizó.

—He sido yo —contestó sonriendo—, así será doble su eficacia.

¿Qué iba a hacer el extranjero? ¿Cómo podía decirle a su esposa que aquello era una tontería si ella lo miraba sonriendo dulcemente y lo abrazaba feliz? Le dio un beso y no volvieron a hablar del asunto.

La joven mujer lo pasaba muy mal en aquella tierra extranjera, rodeada de gente que no la entendía ni la quería. Por eso, cada vez que quería sentirse un poco mejor, ponía otra piedra en el jardín…

La pareja tuvo hijos y estos, sin preguntar el porqué, imitaban a su madre. La mujer colocaba piedras grandes; los hijos piedras pequeñas y el montón de piedras iba aumentando a medida que la nueva generación crecía.

Llegó un día en el que los hijos se hicieron adultos y la mayor empezó a reflexionar sobre aquello, hasta que al fin preguntó:

—Madre, ¿qué significan estas piedras?

—Las piedras —respondió la madre, orgullosa de su saber— nos son propicias.

—¿Por qué? —insistió la muchacha. ¿Y qué quiere decir ‘propicio’?

Esto no lo sabía la madre.

—Pregúntaselo a tu padre —le contestó.

Y el padre le reveló a su hija el secreto del tesoro escondido. Y así sucedió con una larga serie de generaciones, una transmitía a la otra el arcano. De cada generación, tan solo una persona conocía el secreto de los brillantes enterrados; los demás creían, simplemente, que las piedras traían suerte y que cuantas más hubiera amontonadas, más suerte tendrían, así que seguían añadiendo piedras y más piedras al montón.

Los vecinos contemplaban el espectáculo, llenos de admiración. Algunos se burlaban; otros, en cambio, respetaron aquella antigua costumbre extranjera, que ya lo era cuando ellos habían llegado al mundo. Más de uno pensaba que ese hábito debía datar de la época en la que los ángeles descendían del cielo por escaleras, a la vista de los hombres. Algunos vecinos, deseosos de mostrar su amistad a la familia, recogían piedras y las amontonaban también.

En el seno de la familia el hecho de colocar las piedras se convirtió en costumbre, en tradición, en culto.

Algunos jóvenes protestaban por tener que poner piedras y los viejos, irritados, los amenazaban con sus decrépitos puños:

—Tal como lo hicieron nuestros abuelos, así lo haremos nosotros… Nuestros antepasados eran sabios, y si ellos colocaban piedras, es señal de que así se debe hacer. No podemos modificar aquello que no comprendemos. ¡Estas piedras son sagradas!

Y hablaban y hablaban de los cimientos de la cultura, de las costumbres y de lo que venía de lejos, «desde que el mundo es mundo».

Muchos jóvenes, cansados, acababan por marcharse de la casa paterna para ir a buscar trabajo lejos porque la vida en su propia casa se hizo insoportable. El montón de piedras crecía diariamente, se desparramaba, y cada vez estaba más cerca de la puerta. Con el tiempo, las sagradas piedras obstruyeron las puertas y las ventanas.

—No importa —dijeron los ancianos.

Y colocaron una escalera para entrar por la chimenea y en aquella casa les llegó a faltar el aire. Hubo también escasez de víveres porque era imposible cultivar la tierra: todo el terreno estaba ocupado por las piedras…

Y por qué callaba el que conocía el secreto del tesoro enterrado, os preguntaréis…

El problema fue que, con el paso del tiempo, la bolsa de brillantes había sido olvidada por completo. Ya fuera porque el que conocía el secreto había muerto sin transmitirlo o porque alguien no quiso creer la historia que le contaban o porque alguien no quiso engañar a su hijo con lo que creyó que era un cuento… Lo cierto es que los brillantes cayeron en olvido y ahora, jóvenes y viejos aún se siguen peleando por unas simples piedras…

FIN

La tortuga cantora

yellow_ringed_tortoise_by_sethfitts-d5erf2s

Ilustración: SethFitts

Cuando los humanos aún comprendían el lenguaje de la naturaleza, vivió, en una remota aldea del centro de África, un gran cazador.

Cierto día, yendo tras las huellas de un león, se alejó más que de costumbre y se adentró en las profundidades de un espeso bosque, en un paraje en el que jamás antes había estado.

Miraba a su alrededor intentando ubicarse, cuando, de pronto, se quedó petrificado al oír una melodiosa voz que cantaba:

—El hombre es quien se obliga a las cosas. No son las cosas las que lo obligan a él.

El sosegado canto, acompañado por las suaves notas de un violín, dejó al cazador tan ensimismado, que se olvidó por completo del león y en su corazón sintió una gran paz.

Cuando la música se terminó, lleno de curiosidad, empezó a buscar entre los arbustos.

Intentaba orientarse por algún ruido, como solía hacer cuando cazaba. Le había parecido que aquella dulce tonada provenía de la derecha y allí se dirigió, para descubrir con asombro, al apartar una mata, que la intérprete era una tortuga gigante, que lo miraba con tranquilidad:

—Te deseo buenos días, cazador.

El hombre no salía de su asombro. Nunca en su vida había presenciado algo tan maravilloso.

Tal fue el efecto que provocó sobre él aquel encuentro que, sin poder resistirse, recorría cada día el largo camino desde su casa hasta el lejano bosque para escuchar la melodía de la criatura mágica.

Tras muchos días y muchos ruegos, consiguió que la tortuga cantora accediera a marcharse con él para vivir juntos en su choza. De este modo, no tendría que desplazarse a diario tan lejos para poder oír su canto.

Sin embargo, la tortuga puso una condición para emprender el camino. Le advirtió que únicamente cantaría para él y que nunca, nunca, bajo ningún concepto, debía pedirle que interpretara su canción en presencia de otros humanos. El cazador estuvo de acuerdo y prometió que respetaría el acuerdo.

Durante una larga temporada vivieron juntos y la tortuga entonaba su canto para él, tal y como le había prometido. Pero llegó un día en el que el cazador, no contento con escuchar a solas la maravillosa canción, empezó a imaginar lo mucho que podría presumir ante el mundo de aquel don mágico que el animal poseía y de los beneficios que aquel arte único le podía reportar.

Decidió, entonces, contar su secreto a una persona, y esa persona se lo contó a otra, y esa otra a otra y a otra más. Hasta que, finalmente, el secreto, que ya no era secreto, llegó a oídos del jefe de la tribu, el cual ordenó al cazador que se presentara ante él para oír, directamente de sus labios, aquella increíble historia.

Él cazador le describió con todo lujo de detalles cómo era la tortuga, cuál era el tono de aquella voz que enamoraba, e incluso se atrevió a tararear la canción que entonaba, pero ni el jefe ni nadie en el pueblo creyeron lo que les contaba. Se burlaban del que, en otro tiempo, había sido el mejor cazador del poblado y que ahora, decían, era solo un loco.

Tanto se mofaron, tanto porfiaron, que el cazador acabó por decir indignado:

—Os demostraré que no estoy loco. Mañana vendré acompañado de la tortuga y vosotros mismos comprobaréis que todo lo que cuento es cierto. Ya veremos quién ríe entonces. Si os he mentido, si no es cierto lo que cuento, me marcharé para siempre de aquí y nunca me volveréis a ver.

—De acuerdo —le contestaron—. Te damos todo el día de mañana, desde la salida hasta la puesta del sol, para demostrarnos que dices la verdad. Si es cierto que tu tortuga canta, podrás pedirnos lo que quieras.

El cazador regresó a su casa, contento del modo en que se habían desarrollado los acontecimientos y feliz, porque les daría una lección a todos por no haber creído sus palabras.

Cuando el primer rayo de sol entró por la ventana de la choza, se levantó y puso rumbo al lugar en el que se celebraban las asambleas del poblado. Junto a él, despacio, caminaba la tortuga.

El pueblo al completo lo esperaba para escuchar el milagro.

El cazador pidió a la tortuga que cantara, pero ella permaneció impávida, mirando hacia delante, como si no hubiera oído nada.

Una y otra vez, el cazador solicitó, ordenó, imploró y suplicó de mil formas distintas que interpretase su canción, pero fueron pasando los minutos, que se convirtieron en horas, sin que la tortuga se moviera. Permanecía muda; con la vista clavada al frente.

Primero avergonzado y después temeroso, el cazador seguía intentando, por todos los medios, convencerla, pero de nada sirvieron ruegos o amenazas. Todo fue en vano.

Con el último rayo de sol, el humillado cazador recogió todas sus pertenencias y se marchó para siempre del poblado. Entre burlas, se alejó río abajo con su canoa y nunca más se volvió a saber de él.

Justo en el momento en que ya solo era un puntito en la lejanía, para sorpresa de los habitantes de la aldea, la tortuga cantó:

Se miraron unos a otros y uno de ellos dijo con voz triste:

—Era verdad. Pero por culpa de la tortuga, que no ha cantado y por nuestra culpa, por no creer lo que decía, se ha tenido que marchar. Ahora nunca lo volveremos a ver.

—Él se lo ha buscado —aclaró la tortuga—. Yo vivía tranquilamente en el bosque, pero insistió tanto, que accedí a venir aquí con él. Solo puse una condición: que guardara mi secreto y que no me pidiera jamás que cantara ante otros. Si hubiera cumplido su palabra, no habría pasado nada.

Dicho esto, la tortuga se puso en marcha y se alejó del pueblo entonando su canción:

—El hombre es quien se obliga a las cosas. No son las cosas las que lo obligan a él.

FIN