vender

El queso de Luna

Ilustración: hannelin

En una pequeña granja vivía una niña con sus padres. Su nombre era Luna, pero como era muy chiquita, todos la llamaban Lunita. Cada mañana, cuando el Sol aún no se había despertado, la pequeña, para ayudar al sustento de la familia, montaba sobre su pequeño burrito y se dirigía a la ciudad para vender los ricos quesos que ella misma elaboraba. Como el trayecto era muy largo, se entretenía cantando:

Yo soy Lunita

y vendo quesos,

si compras uno,

te doy un beso.

Niña bonita

dicen que soy,

todos me llaman

por donde voy:

«¡Luna Lunita,

dame un quesito

de esos tan blancos

y redonditos!»

Arre, burrito,

burrito arre,

anda de prisa

que llegas tarde.

Si corres mucho

yo te daré

unos churritos

para el café.

Un día, en el que Luna, iba distraída, cantando alegremente su canción, no se dio cuenta de que en medio del camino había un enorme agujero. El burro tampoco lo vio y metió una de sus patas en el boquete. Lunita, burro y quesos saltaron por los aires y rodaron camino abajo.

Al fin, en una hondonada, consiguieron detenerse. Luna no paraba de llorar al ver aquel terrible desastre. ¡Cuando sus padres se enteraran de lo que había ocurrido, la regañarían mucho por andar tan distraída!

Se apresuró a recoger todos los quesos y a ponerlos nuevamente en los cestos, pero no se dio cuenta de que el queso más grande seguía rodando y rodando sin parar, subiendo y bajando, de una montaña a otra y a otra y a otra… ¡hasta que se topó con el mismísimo arco iris! El blanco queso, de un salto, subió sobre el color rojo y siguió rodando, de color en color, hasta que llegó al cielo, y allí se quedó pegado. Desde entonces, el queso de Luna puede verse cada noche en el cielo.

FIN

El hombre necio que vendió su barba

Ilustración: sharandula

Había una vez dos mercaderes que eran amigos. Uno de ellos era listo y el otro era tonto. El mercader listo era tan listo que no tenía ni un pelo de tonto, tanto era así, que era completamente barbilampiño. El otro mercader, en cambio, tenía una larga y poblada barba. Podéis estar bien seguros de que la suya era una barba tan hermosa como pocas veréis.

Un día, estaban los dos sentados charlando y el mercader que no tenía barba le dijo al barbudo:

—Oye, amigo, ¿te gustaría venderme tu barba?

El mercader de la barba pensó que aquel era un negocio inmejorable y contestó:

—Sí, ¿por qué no? Si me la pagas bien, tuya es.

—Te daré lo que me pidas por esa hermosa barba que luce tan bien en tu cara.

—Fija tú el precio. Hace años que te conozco y estoy seguro de que serás justo y no me estafarás —dijo el barbudo.

—De acuerdo. Te daré un buen montón de monedas de oro, pero con una condición: quiero que la barba siga creciendo en tu cara, aunque seré yo quien la cuide. También decidiré cómo debe crecer, cómo se habrá de peinar, qué perfume poner en ella y cuándo cortarla. Todo se hará según mis deseos y tú no tendrás derecho a decir nada. La barba será totalmente mía. Si alguien te dice «¡qué barba tan bonita tienes! », tú deberás responder sin perder ni un segundo, «lo siento, pero esta barba no es mía, es de mi vecino el mercader barbilampiño y tal y cual». Y contarás todo lo que yo hago por ella. Eso es lo que tendrás que decir.

Al barbudo le pareció bien, así que no puso ninguna objeción.

—Perfecto —dijo—. Puedes encargarte de cuidar mi barba… quiero decir, ¡tu barba! Sin duda, a partir de ahora me saldrá mucho más barata.

Como estaban de acuerdo, redactaron un contrato y el mercader barbilampiño le pagó una buena suma al otro.

A partir de ese día, el barbilampiño fue muy exigente con el cuidado de la barba que había comprado en la cara de su vecino y no dejaba de enseñársela a todo el mundo cada vez que le apetecía —lo cual ocurría muchas veces a lo largo del día—. Iba continuamente a retocar la barba que su amigo tenía en la barbilla y no le importaba que el otro tuviera compañía o que estuviese durmiendo. Y, en ocasiones, tampoco era excesivamente delicado con la propia barba y tiraba de ella sin miramientos. Unas veces la cortaba en ángulo recto, otras en zigzag. Un día vertía sobre ella un aceite dulcemente perfumado y al día siguiente la untaba con vete a saber tú qué.

Las quejas del sufrido vecino eran palabras al viento. Sus súplicas y lamentos se estrellaban contra un muro.

—¡Escucha, amigo mío! ¡Escúchame, por favor! ¿Has perdido el juicio? Te estás comportando como un loco. Deja ya de una vez la barba en paz.

— ¡Pues vaya! —gritaba enfadado el mercader que había comprado la barba—. ¡No haces más que quejarte y protestar! ¿Acaso quieres romper el contrato? Si lo haces, tendrás problemas. La ley está de mí parte. Recuerda que has firmado, así que cálmate. Esta barba me pertenece y tengo derecho a hacer con ella lo que me plazca. ¡Está escrito!

Y se ponía a tironear de ella sin compasión. Tiraba y tiraba hasta que el pobre barbudo ponía el grito en el cielo.

Pasaron los días. El mercader que había comprado la barba seguía atormentando y haciendo llorar al mercader que tenía la barba en su barbilla y llegó un día en el que este ya no pudo soportarlo más.

—Amigo mío, quiero que me devuelvas mi barba. Te lo suplico, deja que vuelva a ser mía. Mi vida se está convirtiendo en una auténtica pesadilla; preferiría vivir con el mismísimo diablo antes que seguir sufriéndote a ti.

—No digas tonterías. Yo estoy encantado con mi barba en tu barbilla. Es una barba estupenda, muy poblada y lustrosa. Mira lo fuertes que son las raíces —Y empezó a tirar de ella con fuerza—. Quiero conservarla. Más adelante quizá podamos hablar de lo que se puede hacer.

Así que siguió cuidando de la barba a su gusto y manera, cada vez con más insistencia y asiduidad, y el mercader barbudo ya no sabía qué hacer.

—¡Basta! ¡Quiero comprarte mi barba! —imploró un día desesperado— . Quiero recuperar mi barba, porque me estás volviendo loco. Devuélvemela y te pagaré lo que me pidas.

—¿Cuánto me ofreces?

—Te daré el doble de lo que me pagaste.

—¿Solo el doble por esta estupenda barba tan poblada y lustrosa? Tócala, tócala —decía mientras la palpaba con sus manos—. Lo siento, pero tienes que darme más, hermano.

—¡De acuerdo! ¡Dime cuánto quieres! Te daré lo que me pidas.

—¡Así se habla! Quiero que me des cuatro veces lo que yo pagué por ella. Ese es el precio justo de tu barba… sumado al de tu necedad.

El mercader barbudo pagó lo acordado y acto seguido, sin perder ni un solo instante, se fue al barbero y se afeitó la barba.

FIN